ivanallue2
blanco y en botella
kalopsia
alienfood
cath gairard
hermana furia
zalez

Entrevistas |Nick Holmes (Paradise Lost)

«'Draconian Times' tiene algunos de nuestros mejores temas»

Por: Yorgos Goumas

En el siglo VII a.C. hubo en Atenas un legislador llamado Dracón cuyas leyes eran tan severas que desde entonces cualquier medida o situación dura se caracteriza como draconiana. Esta fue la inspiración detrás del título del clásico disco de metal gótico de Paradise Lost, ‘Draconian Times’ que acaba de cumplir 25 años. Debido a esta efeméride, ha salido su edición 25º aniversario, y es por ello que Yorgos Goumas se pone en contacto con su frontman, Nick Holmes, para hablarnos acerca de los pormenores de su elaboración en una conversación regada con el humor característico seco de los que son del norte de Inglaterra.

A inicios de los noventa, el post punk y el new wave aún dominaban los gustos del público así que era inevitable que vosotros no estuvisteis influenciados…

“La verdad es que cuando queríamos salir de marcha sólo había un garito a donde escuchar música rock y metal, The Frog and Toad, y eso estaba en Bradford, es decir, en otra ciudad. Teníamos que conducir unos diez kilómetros para llegar. Era un bar (digo era porque ya no existe) que tenía dos plantas: en la baja ponían metal de toda la vida, mientras que en la superior ponían cosas más oscuras como Fields Of The Nephilim (de hecho, llegamos a telonearles en nuestros inicios), The Sisters Of Mercy, The Mission, etc. así que solíamos subir y bajar la escalera cuando queríamos cambiar de aires (risas). De hecho fue en aquel bar donde conocimos al jefe de Peaceville (yo llevaba la camiseta de una banda de punk fichada por su sello), con quien después grabamos nuestros dos primeros discos. Aunque nosotros proveníamos de la escena metalera, también nos llamaba mucho la atención la oscuridad de bandas como Dead Can Dance o los sonidos electrónicos de los Depeche Mode. Lo que teníamos claro desde el principio es que no queríamos repetirnos, ya que hacer death todo el rato no sólo nos aburría por mucho que nos gustara, sino que sentíamos que nos limitaba a nivel artístico. Los discos hasta 1995 fueron los pasos necesarios para dar forma al sonido del ‘Draconian Times’”.

Y fue al final de la gira del disco ‘Icon’ (1993) cuando vuestro batería, Matthew Archer, os dijo que quería marcharse de la banda…

“Después del disco ‘Shades of God’ (1992), nuestro mánager, quien por cierto sigue con nosotros al día de hoy, nos reservaba giras una detrás de otra, y llevábamos cuatro años sin apenas estar en casa. Bueno, no todos están hechos para la vida en la carretera, y Matt quería dedicarse a otras cosas. De hecho, hoy en día es un reputado productor televisivo, y algunos de los reality shows más famosos en Gran Bretaña como ‘Gran Hermano’ o ‘Supervivientes’ son de su productora. Seguimos siendo muy buenos amigos, y ahora entendemos su decisión de irse: ha ganado mucho más dinero ahora que todos nosotros con la banda (risas). Lo que sí fue curioso entonces es que Greg tuvo que componer ‘Draconian Times’ entero con una caja de ritmos hasta que encontramos a Lee Moris”.

¿Qué crees que aportó su estilo al sonido del disco?

“Lee provenía del rock más clásico y del glam, así que aportó toques más “juguetones” -por falta de un término mejor- a los arreglos, y eso nos venía como anillo al dedo ya que los temas del disco eran los más animados que habíamos compuesto hasta entonces. Me acuerdo que nos hablaba de bateristas que yo personalmente no conocía para nada como Simon Phillips (Gary Moore, Toto, Judas Priest). Fue un gran acierto haberle fichado justo en aquella época porque fue todo un soplo de aire fresco para nosotros” (ndr: actualmente toca en Magnum).

Y también tuvo suerte de que no tenía un kit de batería de color rosa como el de Jeff Singer, que se presentó de esa guisa en la prueba…

(Risas) “Sí, es verdad. Se dice que no hay que juzgar un libro por la portada, pero cuando vino a la prueba y montó su kit, los demás nos miramos entre la incredulidad y el cachondeo. Resulta que acababa de volver de una estancia en EEUU donde se había metido en la escena glam, y de ahí el color de su batería. La prueba acabó en plan: “Gracias, ya te llamaremos”. De hecho, le llamamos, pero diez años más tarde, cuando Lee se fue de la banda en 2004” (ndr: Singer tocó con PL hasta 2008 y actualmente toca en My Dying Bride).

Por otra parte, fue el tercer (y último) disco que hicisteis con Simon Efemey (Wolfsbane, Crowbar, Amorphis)…

“Simon fue testigo privilegiado de nuestra evolución musical, y siempre se había mostrado entusiasmado con las novedades que introducíamos progresivamente en nuestro sonido. Fue gracias a sus ocurrencias que tengo gratos recuerdos de las sesiones de grabación. La verdad es que podía cometer una locura en un momento dado y después volverse totalmente serio y profesional a la hora de grabar. Sin embargo, ya empezaba a mostrar señales de que atravesaba un momento oscuro de su vida, aparte de estar totalmente exhausto, ya que empezó con nosotros el día después de haber acabado de trabajar con The Wildhearts. De todos modos, con la dirección que tomamos posteriormente con ‘One Second’ (1997) y ‘Host (1999) puede que él no fuera la opción ideal como productor. Pasaron muchos años sin tener noticias suyas, y sólo recientemente hemos retomado el contacto y nuestra amistad con él”.

Háblanos del segundo CD de esta edición…

“La verdad es que fui el primero en sorprenderme cuando la discográfica nos dijo que habían descubierto las demos de algunos temas del disco porque no las teníamos guardadas ni siquiera nosotros mismos, así que fue curioso volver a escucharlas después de 25 años. Por otra parte, los temas sacados de la sesión de la BBC fueron grabados para el programa de Tommy Vance, ‘Friday Rock Show’. Fue uno de los primeros DJs que puso el heavy metal en el mapa radiofónico británico, y poder tocar en su show era algo importante para cualquier banda de metal. De hecho, creo que fue el primero a la hora de hacer sonar a Metallica en la radio británica. Me acuerdo que entramos en el estudio de la BBC y ahí estaban sus ingenieros de sonidos con unas pintas de hombres de mediana edad que no saben nada de metal y aburridos de la vida. Creíamos que por su actitud la cosa acabaría sonando mediocre, pero eran tan buenos profesionales que hacían que cualquier banda sonara sensacional aunque les vendaran los ojos (risas). Me acuerdo que no teníamos mucho tiempo y grabamos los temas (“Shadowkings”, “Sweetness”, “Once Solemn” y “Yearn for Change”) en directo y de una toma por cada uno, así que muestran la faceta más directa de la banda pero captada en cinta”.

¿Cómo describirías tu estilo vocal por entonces?

“Lo describiría como una voz áspera melódica, y es algo que no he vuelto a hacer porque me resulta difícil. Puedo ir de una voz puramente melódica a  la gutural sin problema, pero a ese estilo intermedio no lo he vuelto a probar desde entonces. Greg y yo describíamos por entonces a ese estilo como “la mano en la tetera eléctrica”, que es la voz que produces cuando tocas accidentalmente la tetera hirviendo (risas). Ahora con mi edad no me imagino cantando de principio a fin aninguno de nuestros cuatro primeros discos porque me destrozaría la garganta. Me resulta mucho más fácil cantar durante una hora con Bloodbath cada noche” (ndr: el proyecto de death clásico que tiene con miembros de Opeth y Katatonia).

La banda en el metro de San Blas en 1995, un rato antes de actuar en Canciller 2.

¿Ha cambiado tu manera de escribir letras desde entonces?

“Solamente ha cambiado el hecho que ahora no tengo que ir hasta la biblioteca pública para consultar libros y diccionarios de sinónimos, ya que ahora lo tengo todo a mi alcance con Internet (risas). Por lo demás, sigo escribiendo la letra después de haber escuchado lo que ha compuesto Greg (Mackintosh) y sigo usando muchas metáforas porque no va conmigo escribir panfletos. Quiero decir que ya sé que el cambio climático es un problema, por ejemplo, pero no necesito escuchar una canción sobre ello, y tampoco es el estilo que va con Paradise Lost”.

¿Es verdad que un día Greg te preguntó de qué va el tema “Enchantment” y le dijiste que es sobre la masturbación?

(Risas) “Ya conozco la leyenda urbana, pero ya sabes cómo son las conversaciones entre amigos, casi siempre incluyen el tema del sexo. De todos modos, a menos que una canción sea claramente sobre un tema, cuanto más miras la letra de una canción más cosas descubres, y cada uno saca sus propias conclusiones, así que si alguien cree que el tema va sobre la autosatisfacción, ¿por qué no?”.

¿De quién fue la idea de usar la voz de Charles Manson al inicio y al final del “Forever Failure”?

“Fue mía, porque por entonces había acabado de ver un documental sobre él y me había quedado con su voz grave, casi siniestra; la voz de alguien que ha vivido muchas cosas. No es que tenga ninguna relación con el tema en sí mismo, simplemente me pareció como un buen añadido extra”.

Otra de las cosas que hacen el disco tan memorable es su diseño…

“Una cosa que siempre nos había llamado la atención eran los diseños oscuros y evocadores de los discos del sello discográfico 4AD (Dead Can Dance, Cocteau Twins, Pixies), mientras que a la vez siempre quisimos evitar las típicas portadas heavys de la época. Por entonces, ya habíamos colaborado en discos anteriores con la agencia de diseño gráfico Stylorouge, y fueron ellos los que asignaron a Holly Warburton para el diseño de este disco, lo cual nos pareció una buena idea ya que conocíamos su trabajo con bandas como All About Eve y Danielle Dax. ¿Sabías que ella sigue trabajando como diseñadora de ropa de cama de alta gama? Si te compras almohadas rellenas con plumas de cisne, por ejemplo, puede que la funda sea diseñada por ella. Puedes curiosear en su página web, donde reconocerás su estilo inmediatamente. Sólo me acuerdo haberla visto en persona una vez, e inmediatamente sabía que no tenía nada que ver con nuestra música; es una persona que vive exclusivamente en su mundo artístico, pero aun así consiguió hacer un diseño icónico para el mundo del metal. Un personaje muy interesante”.

He leído que de los dos millones de discos que habéis vendido, la mitad se debe sólo a este disco, ¿es verdad?

“Para serte sincero no lo sé. Vendimos muchas copias, pero no podría darte un numero en concreto”.

Te lo pregunto porque me parece valiente que en lugar de seguir con la fórmula exitosa decidierais dar otro vuelco a vuestro sonido con los dos discos siguientes…

“Desde 1993 con ‘Icon’ hasta 1997 sentíamos que estábamos haciendo la misma cosa más o menos y al final de la gira del ‘Draconian Times’ ya estábamos quemados con ese sonido, Greg sobre todo. No sé, fue una combinación de circunstancias quizás: si no hubiésemos estado de gira tanto tiempo quizás habríamos podido distanciarnos un poco de ese estilo y volver después con más ganas, pero al mismo tiempo Greg estaba coqueteando cada vez más con los sonidos electrónicos y todo lo relacionado con lo digital, así que el giro musical más bien era inevitable. Por otra parte, ya estábamos notando en nuestros conciertos que no solamente acudía el público de siempre, sino también gente de la escena gótica y de los nuevos románticos, así que no tuvimos tantos reparos a la hora de dar ese giro”.

De todos modos, la escena de música industrial, con bandas como Nine Inch Nails o Ministry, también estaba en alza…

“Estas bandas nunca fueron santos de nuestra devoción. Nosotros más bien estuvimos más influenciados por el synth pop y el new wave ochentero, y cuando llegamos a la conclusión de que el sonido de ‘Draconian Times’ había completado su ciclo, la inclusión de elementos electrónicos fue el paso siguiente más lógico para nosotros”.

Nick en el Doctor Music Festival de 1996

Siempre os habéis mostrado vuestra sorpresa  cuando os dicen que ‘Draconian Times’ ha sido toda una referencia tanto para fans como para otros músicos y eso que ni siquiera se trata de uno de vuestros discos favoritos…

“Ese disco es fruto de su época a nivel de producción, y no de material, ‘Draconian Times’ sigue teniendo algunos de nuestros mejores temas sin duda alguna. Sin embargo, no creo que habría tenido el mismo impacto si hubiese salido hoy, y la verdad es que sí, aún flipo cuando veo a gente como Dani Filth (Cradle of Filth) diciéndome que sigue siendo uno de sus discos favoritos. Personalmente, prefiero a nuestros dos discos siguientes, aunque sé que muchos de nuestros fans estarán en desacuerdo con ello”.

Y ahora resulta que además hay una salsa picante que se llama Draconian Times…

“Sí. Resulta que todos en la banda somos fans de la comida picante, y por eso se nos acercaron con una propuesta comercial de esta índole. Nos enviaron varias muestras, y la que elegimos no solamente era picante sino que dejaba un buen sabor de boca; no es de las que las pruebas y buscas aliviarte del picor en seguida con un trago de cerveza (risas). Ahora que está de moda que las bandas tengan su propia marca de cerveza o de whisky, nos pareció una buena alternativa. Eso sí, no será un producto precisamente barato, pero no se tratará de una botella que te compras y después te la guardas, porque la salsa está tan buena que la acabas usando. Es un producto gourmet, y creo que se puede adquirir por internet”.

¿Te gusta cocinar?

“No tengo otra opción porque nadie más en casa lo hace (risas). Mi mujer trabaja todo el día, y a mis hijas no les interesa el tema”.

Me consta que a tus hijas tampoco les interesa el metal…

“Pero nada de nada (risas). Más emocionados están sus amigos metaleros de saber que su padre es el frontman de PL que ellas, que dudo de que hayan escuchado más que un tema de PL en su vida” (más risas).

Por lo menos, tu mujer será fan de la banda…

“Tampoco (risas). Ella está más interesada en el rock de toda la vida”.

Paradise Lost en la actualidad. Foto: Anne C. Swallow

Aparte de cocinar ¿cómo te ocupas tu tiempo en tiempos de COVID-19?

“La verdad es que mi vida no ha cambiado mucho ya que cuando no estoy de gira me quedo en casa. Atrás quedan los tiempos en los que salía de fiesta con los colegas. Eso sí, se me hace raro beber en casa un día de diario en lugar de un sábado, ya que ahora todos los días son iguales (risas). Ahora, igual que antes, sólo salgo de casa para hacer la compra, y es sólo el ver a la gente con la mascarilla lo que me recuerda que vivimos en tiempos excepcionales. Por otra parte, me entretengo desmontando y montando cachivaches eléctricos, creo que he descubierto una nueva afición” (risas).

¿Se os han fastidiado mucho los planes de este año?

“No tanto, ya que la gira del último disco, ‘Obsidian’, no iba a empezar hasta el 2021 de todos modos, pero sí hemos visto cómo se cancelaban las fechas de todos los festivales, aunque se supone que se han trasladado automáticamente para el verano del 2021. Veremos qué pasa…”

¿Tienes algún plan de contingencia para estos tiempos duros para los músicos profesionales?

“Qué va. Ojalá fuese legal que a partir de los 55 años uno pudiese meterse en un agujero y explotar; así no tendría que preocuparse por su plan de pensiones” (risas).

Lee nuestra crítica de ‘Draconian Times (25th Anniversary Edition)’.

Hazte aquí con el disco.

 

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Yorgos Goumas

2 comentarios

  • Juandie dice:

    Lo veo genial la redición de uno de los mejores álbumes ya no solo de PARADISE LOST sino del Rock Gótico en general para la peña que aún no lo tenga o la que quiera pillarselo en esta nueva edición. Pocos álbumes de PARADISE LOST han superado esta joya del 95.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.