magictostadora

Entrevistas |Fernando Ribeiro (Moonspell)

«Nos hemos mantenido ajenos a eso de las subvenciones ya que preferimos seguir siendo independientes”»

Por: Yorgos Goumas

La banda en tiempos de 'The Butterfly Effect'.

En el número 424 de La Heavy publicamos parte de la entrevista que Yorgos Goumas hizo con el frontman de la banda lusa Moonspell, Fernando Ribeiro, acerca de la reedición de su disco ‘The Butterfly Effect’. Fue una entrevista larga y distendida y recuperamos aquí lo que se quedó fuera por razones de espacio.

¿Cómo afrontan los artistas portugueses esta crisis?
“Una ley-decreto aquí dicta que los ayuntamientos tienen que pagar entre un 30% y un 50% de su presupuesto en actividades artísticas de toda índole. Una suma que por otra parte, ni se puede devolver ni acumular. Los ayuntamientos portugueses son los mayores contratantes de artistas, y esa ley fue una gran conquista del colectivo artístico luso pero, como siempre, los artistas, y el pueblo en general, tenemos que correr detrás del gobierno, como decimos aquí, para reclamar lo que nos deben porque ellos (los ayuntamientos) casi siempre se las ingenian para no pagar y de eso de hablo por experiencia propia”.

La verdad es que en muchos medios de comunicación, Portugal reluce como un ejemplo a seguir, no solamente por su actuación efectiva contra el Covid-19 sino que también por su recuperación económica…
“No puedo negar que las cosas han mejorado aquí, pero el gobierno es también un experto en relaciones públicas y la imagen ‘resplandeciente’ pública no es del todo correcta. La corrupción sigue campando por sus anchas, y si eres un artista independiente, como nosotros, sin algún conocido dentro de las organizaciones públicas, entonces verás como otros que sí cuentan con ‘enchufes’, se lo tienen más fácil a la hora de ser contratados o recibir ayudas directas e indirectas. Básicamente, mucho de este dinero se queda para los artistas cercanos a Lisboa y no solamente hablo en un sentido geográfico Nosotros, sólo recibimos una subvención cuando fuimos a la Feria del Libro de Guadalajara en México, como representantes de Portugal, tanto a nivel literario como musical, junto a otros artistas lusos, ya que el país era el invitado de honor de aquel año (2018). Ha habido casos donde el artista subvencionado presentó algo de bajo estándar, por ejemplo una obra de teatro cutre y malamente montada, porque se quedó con la mayoría de la subvención”.

“De todos modos, tanto yo como escritor (ndr: ha publicado algunas antologías poéticas y está preparando un libro actualmente) como los Moonspell, nos hemos mantenido ajenos a eso de las subvenciones ya que preferimos seguir siendo independientes y no estar bajo los caprichos de cualquier mecenazgo. Sabes, hubo una petición popular por parte de los fans lusos que nos galardonaran con la Medalla de Mérito Cultural como representantes de la cultura portuguesa, pero sinceramente no nos veo acudiendo al Palacio de la República, siendo galardonados por políticos que ni siquiera conocen a nuestra música. No sé, preferimos ser independientes y representar a nuestro país con nuestros propios medios sin politiqueos de por medio. Lo único que sí intenté hacer fue, a través de una asociación cultural muy grande, convencer al gobierno para que bajara el impuesto del consumo del 23% al 12%, pero no nos hicieron caso. Me gustó mucho lo que hizo Alemania ya que bajó el IVA del 19% al 16% porque eso me parece mucho más efectivo a la hora de estimular el consumo que simplemente dar subvenciones sin criterio alguno o con criterios poco transparentes”.

Supongo que los músicos más subvencionados serán los que hacen pop, fado o música clásica…
“Exacto. Hace poco, una fundación muy grande aquó que se llama Calouste Gulbenkian, hizo un concurso para músicos, para una suma total de 2,000,000 de euros, pero claro, era para proyectos de música clásica, jazz, vanguardista, lo que aquí se llama música erudita, pero nada de rock o metal. Para los gobernantes, el arte es una comodidad y por eso se les hace poco caso a los artistas a la hora de escuchar a sus reivindicaciones, y si ya haces música que no encaja dentro de sus gustos, olvídate. Les da igual que seamos la banda nacional con más proyección internacional, no hemos recibido ningún apoyo institucional. La verdad es que también, nuestra carrera se basa mucho más en el extranjero, tanto que no estamos inscritos a la sociedad de derechos de autor alemana GEMA (ndr: la que sería como la AISGE en España) y no a la portuguesa (SPA)”.

“Lo curioso es que aunque tenga casi 300 obras registradas en GEMA, no recibo alguna retribución económica de allí porque según ellos no cumplo sus requisitos… y no me preguntes el por qué porque es muy complicado de explicar, especialmente dado mi bajo nivel de alemán y que aún estoy traduciendo sus razones en portugués (risas). Teniendo en cuenta este panorama, en el cual, básicamente el negocio de la música tal como lo conocíamos, está muerto, los músicos tenemos que reinventarnos, adaptarnos o simplemente, desaparecer. Ves cómo el público se jacta de poder escuchar música gratis en la Red pero a la vez tiene la exigencia que la calidad del sonido, de producción, del todo, sea de lo más alto nivel. Si vamos a grabar al extranjero, no lo podemos hacer gratis y si el público no  apoya financieramente a las bandas, comprando sus discos o acudiendo a sus conciertos, ¿cómo pueden esperar que el nivel de calidad siga siendo siempre alto?”.

“La gente tiene la impresión de que las bandas tienen vidas lujosas pero para la inmensa mayoría eso no es verdad y tenemos que estar muy diligentes e inteligentes con el dinero para no desperdiciar ni un euro. La última gira que hicimos junto a Rotting Christ y que fue muy extensa, más de 50 fechas, nos ha permitido poder sobrellevar este año de parón total (ndr: se puede leer la crónica de aquel bolo en Madrid aquí). Me acuerdo que mis amigos me preguntaban que por qué tenía un Ford Fiesta y no un Cadillac o lo que fuera, ya que estoy en una banda tan popular y yo les decía que tener una banda de metal no te hace rico y el dinero ganado es preferible volver a invertirlo a la propia banda. Yo personalmente, conozco a algún que otro músico quien antes de la crisis del Covid-19, vivía por encima de sus posibilidades y ahora está metido en graves problemas económicos. Siempre hemos sido una banda muy cauta con el dinero y desde siempre teníamos ahorros por si acaso llegara un año de crisis financiera o de guerra o que simplemente los gustos del público cambiaran y nadie querría vernos en directo, y ahora este plan de contingencia lo hemos puesto finalmente en marcha. Además en el 2021, si todo va bien, todas las bandas y artistas se echarán en la carretera para recuperar el tiempo perdido o porque han sacado disco este año y no han podido promocionarlo porque sacarán disco nuevo, como nosotros, así que va a haber mucha, pero que mucha competencia”.

Cambiando de tema, aparte del disco ‘The Butterfly Effect’, también has expresado tu deseo de rehacer el disco anterior, ‘Sin/Pecado’ (1998)…
“Bueno, si al primero sí que me gustaría regrabarlo entero algún día (ndr: Fernando expone sus razones para ello en la entrevista para La Heavy), al segundo me gustaría más bien remezclarlo y remasterizado. Verás, aunque Waldemar Sorychta (Samael, Lacuna Coil, Sentenced, Therion) tuvo un papel fundamental en los dos primeros discos de Moonspell y era como un miembro más de la banda pero en la sombra, nuestra relación por entonces ya había cambiado. No podría explicarte exactamente el porqué; quizás porque había alcanzado un alto estatus como productor en la escena y aquello se le subió a la cabeza, no lo sé. Lo que sí sé es que durante la grabación del ‘Sin/Pecado’, chocamos a la hora de definir el sonido, entre otras cosas, así que personalmente, el resultado final no me dejó satisfecho del todo; no a nivel de canciones, ya que hay algunas de las mejores de nuestra carrera como “Handmade God”, “Mute” o “Let the Children Cum to Me…”, sino del conjunto ya los temas finales no suenan igual que tal como las habíamos envisionado y grabado en las maquetas. Cuando comenté al resto de la banda mi deseo de volver a grabar este disco, no se mostraron muy receptivos a la idea que se dice y, como somos una banda democrática, tuve que respetar a la mayoría”

¿Y los servicios de qué productor reclamarías en caso de regrabarlo?
“Tanto para este disco como para “The Butterfly Effect”, mi productor de ensueño habría sido Trent Reznor (Nine Inch Nails), porque sería el mejor a la hora de comprender el concepto del sonido que buscábamos en ambos discos. No solamente daría a las guitarras y a la batería un sonido más orgánico y con más punch (hay partes de guitarra que a mí me suenan como el zumbido de una mosca) (risas), sino que en las partes más experimentales les sacaría más juego. Al día de hoy, Resnor se ha centrado en componer bandas sonoras de películas y series, junto a su compañero en NIN, Atticus Ross, con resultados muy, muy interesantes, para mi gusto por lo menos, como la de la serie “Watchmen”, así que por soñar que no quede (risas)”.

¿Sigues escuchando entonces a este género, el industrial?
“Por supuesto. A parte de Nine Inch Nails, que es mi banda favorita de este estilo de todos los tiempos, escucho a Front Line Assembly, a Front 242 (aunque ellos hacen más bien EBM, Electronic Body Music), Skinny Puppy e incluso a cosas más populares como The Prodigy”.


Kirk Hammett (Metallica), Dee Snider... ¡Hazte ya con La Heavy 424, en la que también encontrarás a bandas como Ozzy Osbourne, Avatar, Finntroll, Seether, Pain of Salvation, Napalm Death y muchos más, en el kiosko o en nuestra tienda online!


En la reedición del ‘The Butterfly Effect’ hay también dos temas remezclados ¿Qué nos puedes contar al respecto?
“Sabes, en casi cada banda hay un miembro que está más loco o más atrevido a la hora de experimentar y en nuestro caso, ese es Pedro (Paixão, teclados). Es el que más tiempo pasa jugando con los últimos cachivaches tecnológicos, el que más tiempo pasa en un estudio de grabación y a la vez siempre está al tanto de las nuevas tendencias musicales. Por entonces, estaba muy de moda el trip hop y yo lo descubrí gracias a él y es así como empecé a escuchar a Tricky, Massive Attack, Portishead, etc. Pues bien, Pedro entonces quiso experimentar tanto con “Lustmord”, el tema más brutal del disco, como con “Angelizer” y darles un toque más trip hop, más electrónico. Son dos remezclas que habían permanecido inéditas hasta ahora pero que dan una buena muestra del ingenio de Pedro a la hora de hacer cosas diferentes”.

¿Hay intención de volver a editar a toda vuestra discografía poco a poco?
“Sí. En una colaboración conjunta de nuestro propio sello, Alma Matter Records, y nuestros sellos anteriores, primero queremos reeditar toda nuestra discografía con Century Media. El último disco que hicimos para ellos, ‘The Antidote’, creo personalmente que es uno de los mejores de nuestra carrera, y por eso, estamos pensando crear una reedición muy, muy especial para su 20º aniversario en 2023. A través de Alma Matter Records, vamos a editar una edición muy lujosa del ‘Irreligious’, en CD, vinilo, e incluso en casette, como un homenaje a nuestra generación, que estábamos en el underground intercambiando cintas por correo, y también reeditaremos el disco de Daemonarch (ndr: el proyecto paralelo de black metal que crearon los de Moonspell y con el que sacaron un disco, ‘Hermeticum’, en 1998). Sabes, la gente dice que ya no se vende el formato físico, que todo es digital ahora, etc. Sin embargo, lo que he notado, por lo menos con nuestros fans, es que consumen el formato físico y nos lo piden, y no se trata de viejos románticos como yo, que quieren tener un formato físico sino también de fans más jóvenes quienes no pueden encontrar a nuestros primeros discos en físico porque están agotados. Me imagino a los Moonspell como un museo virtual, donde los fans entran y a la salida compran un disco físico como un suvenir. Como somos todos unos amantes del formato físico y respetamos a los fans, intentamos hacer unas reediciones a la mejor manera posible para darles el mayor valor posible a su compra”.

¿Cómo ves entonces a las plataformas digitales como Spotify?
“Entiendo que los tiempos cambian y que las nuevas generaciones están acostumbradas a tener acceso a toda la música del mundo cómodamente con un solo click y poder escucharla en el gimnasio, en la piscina en verano o donde sea. Pero hay que tener en cuenta que detrás de todos esos algoritmos hay personas que crean y que viven de la música, sean músicos, ingenieros de sonido, etc. y si no reciben una compensación por su esfuerzo, sus artistas favoritos ya no podrán seguir creando. Creo que si las plataformas digitales encontraran una manera de crear música prescindiendo de los músicos reales, a través de bots o algo así, lo harían para ahorrarse así totalmente la ya muy poca plata que dan a los artistas actualmente, un 0,00003 del céntimo por ejemplo por una escucha, aunque esto varia de un país a otro. Hablo con conocimiento de causa porque cuando el sello Steamhammer, con el cual sacamos ‘Memorial’ (2006) y ‘Night Eternal’ (2008), quebró, obtuvimos los derechos digitales y te digo que con un solo disco vendido de ellos en formato físico ganamos más dinero que con las miles y miles de escuchas en streaming de los mismos (ndr: Curiosamente, según Spotify, dos de los diez temas más populares de la banda, “Scorpion Flower” y “Finisterra”, provienen de estos dos discos). Por no hablar de la diferencia en la calidad de sonido”.

“Siempre he usado esta metáfora, aunque pueda llegar a ser malsonante incluso, para algunos: escuchar música en formato físico es como hacer el amor; escuchar en formato digital es como hacerse una paja (risas). Pero, por otra parte entiendo que las nuevas generaciones no pueden entender a su vez el porqué de tener que escuchar música en vinilo para obtener una experiencia sonora mejor, si pasan la mayoría de su tiempo delante de un ordenador o con su teléfono móvil. Sabes, estaba hablando con un directivo del Spotify hace tiempo, y me comentaba todos lo bueno que hace la plataforma para los artistas con respecto a la propagación de su música y yo le contesté que sí, que está bien, pero que estaría mejor aún, si en la cifra de la recompensación de los artistas por escuchas acumuladas, si quitaran algún que otro cero después del coma porque actualmente hay demasiados ceros. Qué se va a hacer, en las compañías se busca el máximo beneficio y al primero que hay que tener contento es a los accionistas. En los EE.UU. salió recientemente una decisión judicial que dicta que a partir del 2022, el Spotify tendrá que pagar a los creadores el 40% de las ganancias de sus obras. Obviamente, esas ganancias están condicionadas por el tipo de contrato que cada artista tiene y por su grado de popularidad que condiciona las escuchas, pero aun así me parece una resolución mucho más justa para los creadores. Sin embargo, creo que el Spotify va a apelar la sentencia alegando peligro de bancarrota. Prefieren gastarse millones en abogados en lugar de quitar un cero y crear así una recompensa más justa para los artistas”.

Como graduado de filosofía en la universidad, ¿te vino útil a la hora de sobrellevar esta situación impuesta por el Covid-19?
“La filosofía es una buena herramienta para poner un orden en tus pensamientos y tomar las decisiones adecuadas en cada momento y por eso es una pena que actualmente no ocupe un lugar destacado en nuestra sociedad. En los viejos tiempos, los reyes y emperadores casi siempre contaban con un filósofo como consejero porque la estimación del valor de esta disciplina era muy alta pero ahora su lugar ha sido ocupado solamente por tecnócratas y científicos. Obviamente, no menosprecio la labor de la ciencia, faltaría más, pero creo firmemente en el equilibrio entre la ciencia y la filosofía y creo que se complementan perfectamente. Ahora la filosofía basa su poca influencia en el espectáculo. ¿Por qué, por ejemplo, tengo que ver cómo Bernard Henry-Levý, un filósofo francés, va vestido con ropa de marca y viaja con maletas de Louis Vuitton? La gente actual ha perdido el sentido crítico, tiene casi miedo a la hora de intentar a usar su intelecto y, para agravar el asunto más, cada vez tiene menos cultura general y esto es campo abonado para que se traguen todo tipo de demagogia y de fake news. La filosofía te ayuda a hacer, para usar una terminología tecnológica, un zoom out y tener una así una perspectiva más amplia e inclusiva de las cosas”.

¿Qué leíste durante la cuarentena?
“Te podría decir ‘La Peste’ de Albert Camus porque encaja con el panorama actual, pero esto lo leí hace años ya (risas). De lo que leí durante este periodo destacaría primero al ‘El Mal en el Pensamiento Moderno: Una Historia no Convencional de la Filosofía’ de Susan Neiman, una filosofa inglesa, a la que precisamente iba a conocer en persona en Lisboa ya que íbamos a hacer un showcase acústico con nuestro último disco, ‘1775’, en la Olimpiada Internacional de Filosofía que se organiza cada año en Lisboa, pero que debido al Covid-19 se canceló. En su libro, Neiman, se refiere al terremoto de Lisboa, como el nacimiento de la idea colectiva de que un Dios que permite que ocurran catástrofes así, sea un Dios bondadoso e intrínsecamente bueno. El otro libro destacado que leí fue ‘Armas, Gérmenes y Acero: Breve Historia de la Humanidad en los Últimos Trece Mil Años’ de Jared Diamond, que no es filosofo sino biólogo, y que analiza las causas del porqué algunos pueblos prevalecieron sobre los otros a lo largo de la Historia”.

Para terminar, ¿qué aguarda el futuro para Moonspell?
“Primero, habrá que sobrevivir y sobrellevar este año maldito en muchos sentidos para todo el mundo y después empezar a preparar el próximo disco de Moonspell, que tenemos previsto para sacarlo el próximo marzo si todo sale bien. Es un disco que precisamente tratará de temas filosóficos, más que en ningún otro disco de nuestra carrera. Para el 2021 ya empezamos a cerrar fechas que anunciaremos en breve”.

Ndr: Un día después de esta entrevista, la banda hizo el siguiente comunicado en su cuenta oficial de Facebook el 4 de julio:
“Los Moonspell vienen por este medio (a) comunicar la salida del baterista Mike Gaspar. Los motivos de esta salida permanecerán entre las partes interesadas y pedimos que se respete esta privacidad.
Los Moonspell inician así un nuevo ciclo, y ya se encuentran trabajando con el baterista Hugo Ribeiro (sin parentesco con nuestro cantante), teniendo un nuevo álbum a ser grabado con Jaime Gómez Arellano (Paradise Lost, Ulver, Ghost) entre septiembre y octubre de este año. El título provisional es ‘H’ y será lanzado por Napalm Records, con distribución Alma Mater Records en Portugal, en el primer semestre de 2021. Mike continuará su actividad como baterista y revelará sus proyectos cuando sea oportuno”.

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Yorgos Goumas

1 comentario

  • Juandie dice:

    Un placer haber leído esta extensa entrevista hacia la reedicion de uno de los mejores álbumes de los lusos MOONSPELL junto con otras interesantes anécdotas. Un placer igualmente disfrutar de estos dos temazos en directo a través de ambos videos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.