bones factory 2
korriban
crisix lomo promo
Anunnaki
the rasmus
aienruta
leo carnicella
clean agent fire
ambroxx
jj fuentes
yacar

Crónicas

Homenaje a Bosco el Tosco con La Gripe, Zer Bizio? o Doctor Deseo en Bilbao: Hasta la derrota siempre

«En suma, fue un evento de esos que solo sucede una vez en la vida y en el que había que estar sí o sí en caso de que uno valorara la versátil escena local.»

27 agosto 2022

Sala Santana 27, Bilbao

Texto y fotos: Alfredo Villaescusa

La gente que te permite descubrir grupos siempre es importante. Recordamos en este sentido aquella madrugada en un garito con solera de esos que todavía pinchaba vinilos y había una niebla en el ambiente que ni en las calles londinenses en invierno. En un momento dado, el encargado de la música sufre una especie de espasmo y pega un salto que coincide con el grito inicial de “Pero me aburro” de Kaka de Luxe. Tal terremoto emocional provocó que un servidor quisiera saber de inmediato de esos chalaos que revolucionaron el panorama patrio con letras incendiarias que insultaban al público y se proclamaban “peligrosos sociales”.

Ese carácter subversivo de una de las bandas seminales de nuestro rock en la que coincidieron futuros miembros de Radio Futura, Alaska y Pegamoides o La Mode lo heredó por completo Bosco el Tosco, personaje fundamental de la escena vizcaína al que le debemos lemas vitales como “Del deporte se puede salir” que hasta contó con un partido político para presentarse a la alcaldía de Bilbao. “El voto inútil, el voto como tú”, era su sincero eslogan.

Lamentablemente, no consiguió su objetivo de gobernar a los bilbaínos, pero los organizadores del acto en recuerdo de Bosco, fallecido hace un par de años, recalcaron que una de sus reivindicaciones sigue siendo contar en Bilbao con una calle en su memoria. Desde luego que la política habría ganado con su triunfo después de los reyezuelos autoritarios que hemos padecido mandando en la ciudad en los últimos años.

Kopi, uno de los artífices del homenaje.

Había muchos invitados, por lo que el acto comenzó bien temprano en una nutrida sala Santana. Kopi, uno de los artífices del evento, se encargó de dar la bienvenida a los asistentes recordando la figura de Bosco y le tomó el relevo Julio de la revista Karma, que rememoró el instante en el que conoció al polifacético artista.

Los primeros en rendir tributo en clave musical, pero con mucho cachondeo, fueron Los Gandules, que irrumpieron en pijama como si les hubieran sacado de la cama y adaptaron éxitos de los ochenta a su peculiar manera. Basta mencionar que “Parásitos y botes abombados” es su reinterpretación del “Smooth Criminal” de Michael Jackson, ahí es nada.

Los Gandules

Y de Bosco además dijeron lo siguiente: “Es de esas personas que no se puede morir, porque te acuerdas de él y te ríes”. Pocas frases podría haber más acertadas para definir a un tipo que vivía para cachondearse de todo y de todos.

Si algo iba a quedar claro durante la velada es que predominaría la variedad estilística alejada de sectarismos, por lo que tras un carismático dúo jocoso tocaba ahora el rapero Xatiro, que confesó ir con Bosco “a conciertos de Siniestro Total”. De hecho, en uno de sus temas, que tenían guitarra y no estaban nada mal, intercaló el “Miña Terra Galega” de Julián Hernández y compañía. Nos sorprendió, sí.

La Gripe

Los entremeses habían servido para abrir apetito, pero lo primero contundente para nosotros fue La Gripe, que también fueron Sedientos, pues contaron posteriormente con la aportación de Javi Crespo Pumuki a la segunda voz y a las baquetas. Ese triángulo sonoro que forman Txema Olabarri a las cuerdas vocales, Juantxu Olano al bajo y Jesús García a la batería (los dos últimos eran la sección rítmica de Platero y Tú) se antoja imbatible en las distancias cortas. Ya les habíamos visto en otro homenaje precisamente, por lo que eran unos de los grandes atractivos de la velada.

Sonó, por supuesto, “Barrancos rocosos”, el tema suyo que consiguió mayor repercusión y que en su día contó con la colaboración de Robe de Extremoduro. Y también cayó “Tu pelo rojo”, de Sedientos, que definieron como “un clásico”. La peña pidió canciones de Platero y Tú, pues no todos los días se contempla a una banda con dos de sus miembros, pero no hubo nada que rascar. Ya molaría haber oído “No hierve tu sangre”, “Me dan miedo las noches”, “Si miro a las nubes” o cualquiera que no sea de las típicas que toca Fito en la actualidad. ¡Ojalá en algún momento se animen! A pesar de esa ausencia, fue un bolo dinámico muy notable.

Coppel

Fijo que pocos se imaginarían que entonces saldría el televisivo presentador Iñaki López, que aprovechó para recordar algunas de las insólitas propuestas del PKD (Partido Karma Democrático) de Bosco, como “cuadrar la Plaza Circular” o un premio al “incendio forestal más creativo”, iniciativas por las que calificó al desaparecido artista como “un visionario en muchos sentidos”.

El cantautor Coppel tomó el relevo y añadió poso poético a la velada con maravillas como “Blues hablado sobre la propuesta de ley para soltar leones persas en las calles de Madrid”, en la que colaboraba el propio Iñaki López y que el creador modificó a su gusto para valorar la posibilidad de que las fieras se hubieran comido también a Loquillo o Rosalía.

Coppel poseía además anécdotas jugosas junto a Bosco, pues relató cómo ambos montaron un dúo con el que se recorrían garitos y cantaban cosas como “Brote de salmonella en la taberna Aritza”, compuesta tras una desagradable experiencia en el establecimiento en cuestión. Este compositor getxotarra afincado en el foro es una suerte de Dylan de los bajos fondos con un talento enorme para las letras, basta pegar la oreja a “Incidente en Puerto Lápice”,  imposible crónica desternillante de un viaje a La Mancha con aparición estelar de Saxon, Bud Spencer o la actriz Jennifer Connelly. Qué genial cuelgue el que lleva siempre este tipo.

Peligro Martínez

Otro de los combos reunificados para la ocasión era Peligro Martínez, que allá por 2012 editaron un debut que rezumaba clasicismo por doquier, dejaron un segundo trabajo en el tintero, pero la brecha que habían abierto en el panorama rockero no se esfumó ni mucho menos, por algo en el 2016 reaparecieron en un bar de Portugalete que acabó abarrotado hasta la bandera.

Por lo tanto, habría que aprovechar la ocasión, pues vete a saber cuándo volvería a darse una oportunidad similar. No faltaron temas imprescindibles en los directos de este grupo con gente vinculada a Extremoduro o Zer Bizio? como “Inténtalo tú por mí”, “Tus tetas” o ese soberbio “Palos de ciego” que bordaría a la voz Fito Cabrales, aunque Txortxe sigue conservando la garganta en idóneo estado y sudó de lo lindo, como atestiguaba ese pañuelo que escurría de vez en cuando sobre el escenario. Ya podrían tocar más a menudo.

Toni Metralla y Javi Negracalavera

Toni Metralla debería estar en cualquier homenaje que se realice en el Botxo, por algo es una de las figuras destacadas en la escena, pero no vino acompañado de sus Antibalas, sino de Javi Negracalavera. En ese formato íntimo se marcaron piezas solo con guitarra y la habitual voz descarnada del veterano vocalista que llevaron muy bien a su terreno. Un ejemplo palmario de esto último era el “A-68” de M.C.D., que sonó macarra incluso con cierto poso country. Curioso.

Que se trataba de una noche muy especial lo demostraron los grupos que no resultaba frecuente ver sobre las tablas. Ya habíamos visto a algunos, pero todavía había balas en la recámara como los portugalujos Hash, míticos de la margen izquierda, pues ahí ha militado peña de The Flying Rebollos o Fito & Fitipaldis, entre otros. Su rollo hard rock de corte setentero aportó del mismo modo mayor variedad al homenaje, y la verdad es que se agradeció, pues contemplar a estos tipos tocar era todo un espectáculo. Entretuvieron al personal y certificaron que cuando hay talento de por medio, da igual el estilo que se interprete.

Zer Bizio?

Muchas ganas había de volver a ver a las leyendas del llamado “rock radikal vasco” Zer Bizio?, pues en el anterior homenaje que les catamos apenas hubo espacio para dos o tres temas. En esta ocasión se estiraron un poco más, aunque nos quedamos de nuevo con ganas de escuchar “Atentado” o “Venganzas y sentimientos”, entre otras. Pero vayamos a lo positivo, su vocalista sigue siendo un auténtico crack sobre las tablas y desde luego estremeció escuchar piezas tan incendiarias como “Gasolina y fuego” o “Dios ha muerto (En Larrauri)”, elocuente testimonio de la libertad de expresión que había antaño. Menos mal que por aquel entonces no existía el Santo Oficio de las redes sociales.

Hubo proposiciones como la de “un chute de amoniaco para el jefe del Estado” antes de ese “Sr. Juez” que seguro que en la actualidad ofendería a alguien, pero ya se sabe lo que pasa en este país en el que está prohibido hacer chistes de dictadores y todavía existen víctimas de primera y de segunda. Que no tarden mucho en subirse a un escenario, grupos como ellos, Ilegales o Def Con Dos son más necesarios que nunca en tiempos represivos.

Félix Landa con Francis de Doctor Deseo

Poco hemos hablado todavía de Félix Landa, uno de los protagonistas de la noche, pluriempleado en varios grupos, pues ya le vimos con Peligro Martínez o en una tesitura diferente con Francis de Doctor Deseo arrancándose con “Adiós”, si no me equivoco. Un notable guitarrista o bajista, con la capacidad de hacer coros decentes y encima compositor reseñable, crack absoluto, sin él este evento no habría salido adelante, no cabe duda.

Y por último quedaba La puta banda, el grupo que tocaba con Bosco el Tosco, en el que, por supuesto, también metía mano el omnipresente Félix Landa. Ya nos avisaron que aquello no se iba a repetir, a no ser que tocaran “en San Mamés”, por lo que el show sería un despiporre absoluto con invitados varios y los miembros de la banda ataviados con colorines y corbatas en la cabeza como en una despedida de soltero.

La puta banda

“¿Dónde estabas tú el 11-S” calibró el terreno y ya con el aire a lo Def Con Dos de “Chaleco reflectante” daban ganas de botar, una interpretación además engrandecida por Álex Ron y Dani Oñate de The Daltonics, que tenían bolo esa noche en el Kafe Antzoki, pero no querían perderse esta ocasión de homenajear a un amigo. Grandes.

En “Piensa en rojo” Félix se ocupó de las tareas vocales, no sin antes declararse “marxista, de Groucho, de Harpo…”, mientras que la irreverencia a lo Kaka de Luxe estuvo bien representada en “Qué duro es el pop”. El cantautor de ingenio privilegiado Iñigo Coppel salió para “Si no puedes contra ellos, confúndelos”, no en vano él era el autor de ese tratado de pura incorrección con halo a lo Eskorbuto.

Y “Ciudadano Kino”, con  la colaboración a la batería de Mikel de Nasti de Plasti, desató las gargantas de la afición. Pidieron a “la escoria” que se acercara para “La familia muy bien, gracias”, pero tal grado de entusiasmo no pasó desapercibido a la hija pequeña del cantante de Hash, que invadió el escenario. “A mí me pasaba lo mismo con el perro, pero él no quería cantar”, dijo Félix ante el cachondeo general.

La puta banda ejecutando su coreografía de "Escoria".

Se podía subir la apuesta en cuestión de esperpento y no hubo dudas con “Hoy mi polla sabe raro”, con el vocalista de Calcetines y Cachetes, si no me equivoco, ataviado con un traje cantoso de gala de esos que hace daño hasta mirar y que se despojó para quedarse en tanga y liga. De semejante guisa solo faltaba ponerse a dar vueltas y vueltas por el escenario para que los niños tuvieran claro que “Del deporte se puede salir”. Mira que hay cosas jodidas, pero es que eso es lo peor.

Y como brillante colofón final, puta banda e invitados entonaron y hasta hicieron una coreografía especial para “Escoria”, su peculiar adaptación del “Gloria” de Van Morrison. Otro momento impagable para la saca. Ya iban unos cuantos.

En suma, fue un evento de esos que solo sucede una vez en la vida y en el que había que estar sí o sí en caso de que uno valorara la versátil escena local. Quizás la duración se fuera un poco de las manos, puesto que alcanzó las seis horas en plena traca final de fiestas y había que ser muy aguerrido para aguantar ahí impertérrito, pero bueno, sarna con gusto dicen que no pica. Hasta la derrota siempre. ¡Calle para Bosco ya!

Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

  • Juandie dice:

    Extenso resumen hacia las rockeras y cañeras descargas que se marcaron todas estas buenas bandas en una de las salas mas emblematicas de la rockera bilbao en homenaje a BOSCO EL TOSCO el cual se lo merecia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.