Madness Live!
rivasrock
dobleesfera
neo
doctoryao
leyendasdelrock
resurrection
jupiter
kikogarcia
parcas
rockinghorse
johndealer
cabramacabra
arwen
nanowarofsteel
joseandrea
zentaura

Crónicas

Amorphis + Soilwork + Jinjer + Nailed to Obscurity: Excelente Estado de Forma y Temas Incontestables

«La banda agradeció la vista de una sala casi hasta arriba con un bolo impecable»

8 febrero 2019

Sala Black Box, Madrid

Texto: Yorgos Goumas. Fotos: Sami Auvinen

Tanto los finlandeses Amorphis como los suecos Soilwork han visto cómo su empeño a la hora de sacar discos de una constante calidad alta sigue dando sus frutos a nivel de poder de convocatoria en sus directos. El hecho de que tuvieran que trasladar este bolo de su gira conjunta desde la sala Mon a esta (que se encuentra dentro del Palacio de Vistalegre), con un aforo que por poco no llega a las dos mil personas, tiene más merito aún si tenemos en cuenta que el tipo de metal que profesan no es de lo más popular en la península (en Barcelona también agotaron entradas, aunque el aforo de la sala Salamandra es de unas 800 personas).

Que el autocar de la gira tuviera problemas técnicos llevó a un leve retraso (menos de media hora, creo), y permitió que los primeros teloneros, los alemanes Nailed to Obscurity, salieran a tocar ante una sala que ya registraba un aforo por encima de la mitad (un viernes laboral a las 17:30 es un horario algo difícil para muchos). Tal como dije en mi entrevista con ellos en el último número de La Heavy (410), su propuesta musical oscila entre el doom de la “Santisima Trinidad” inglesa (Paradise Lost, Anathema, My Dying Bride) y el metal oscuro escandinavo de unos Opeth, Insomnium o Before the Dawn. Intentando ser objetivo, ya que se trata de uno de mis géneros favoritos, creo que su propuesta caló entre un respetable que se mostró bastante receptivo. Dada la duración de los temas, sólo tocaron cinco, y cuatro de ellos fueron de su último disco, ‘Black Frost’. Poco más se puede decir de su correcta actuación; si os gusta este híbrido de doom death, no deberíais perderlos de vista. Muy recomendables.

Tatiana Shmailyuk (Jinjer)

Tenía mucha curiosidad por ver a los ucranianos Jinjer en directo porque no solamente su vocalista, Tatiana Shmailyuk, tiene una voz increíble (su voz gutural es absolutamente brutal y cambia entre esta y las voces melódicas, muy buenas también, con pasmosa facilidad) sino que su propuesta entre el metalcore y el djent suena muy atractiva. Afortunadamente, mis expectativas no fueron defraudadas. Temas como “Words of Wisdom”, “I Speak Astronomy”, “Who Is Gonna Be the One” o “Sit Stay Roll Over” parecen ser ya pilares fundamentales de su repertorio, combinando tralla con pasajes sonoros memorables que consiguen mirar a unos Arch Enemy desde una igualdad de altura, aunque temas nuevos, de su EP ‘Micro’, como “Ape”, nos muestran su faceta más djent/progresiva que resulta igualmente interesante. En resumidas cuentas, todo este hype acerca de ellos me pareció acertado y, desde luego, son de esos combos que vale la pena ver en directo; seguramente cuando vuelvan por estos lares (en el festival Rock the Coast en junio), volverán a aumentar más aún su número de fans.

Llevo siguiendo a Soilwork desde ‘A Predator’s Portrait’ (2001), pero por una razón u otra nunca les había visto en directo, así que ya había ganas de poder disfrutar de su death melódico sobre las tablas, aunque confieso que el resultado final distó algo de ser satisfactorio. No sé si achacarlo a la frialdad de su frontman, Björn “Speed” Strid, que parecía desganado (sus llamadas al circle pit no tuvieron el efecto deseado) o sus desafines en las partes melódicas (algo aparente en el tema “Death in General”, por ejemplo) o algo más que no puedo identificar, pero admito que su actuación se me hizo larga, y sé que no soy el único con la misma sensación. Esa sensación ni siquiera pudo ser paliada por un repertorio que combinaba, casi de manera magistral, temas nuevos con sus clásicos.

Sylvain Coudret (Soilwork)

De su último disco, ‘Verkligheten’, sonaron “Arrival” (con el cual arrancaron su actuación), “Full Moon Shoals” (un tema muy melodico), “The Nurturing Glance” (con riffs guitarreros del metal ochentero, cual versión más heavy de su otro proyecto The Night Flight Orchestra), “Witan” (un tema de death melódico sueco marca de la casa) y “Stålfågel” (acaso uno de sus mejores temas, con el cual cerraron su actuación). De sus temas viejos, los que mejor respuesta obtuvieron fueron: “The Crestfallen”, “Nerve”, “Stabbing the Drama”, “The Living Infinite II”, “Like the Average Stalker”, “Bastard Chain” (estos dos últimos son unos clásicos del death sueco y supusieron unos de los pocos momentos álgidos del bolo), mientras que en temas como “The Phantom” o “Drowning in Silence” pudimos ver como el jovencísimo sustituto de Dirk Verbeuren (y exalumno suyo), Bastian Thusgaard, maneja el doble bombo y los blastbeats sin despeinarse; buen fichaje. Lo dicho, me pareció que la banda simplemente cumplió sin poner toda la carne sobre el asador para una actuación que no se calificaría de memorable.

Tomi Joutsen (Amorphis)

Amorphis salían entusiasmados (se intuía ya que, como buenos finlandeses que son, sus expresiones faciales serían las mismas en cualquier circunstancia) sabiendo que casi agotaron entradas, y así nos lo dijo nada más salir al escenario su vocalista, Tomi Joutsen, quien agradeció de parte de toda la banda la vista de una sala casi hasta arriba de gente con un bolo impecable. Puede que en el pasado la banda haya editado algún que otro disco con menos calado como ‘Am Universum’ (2001) o ‘Far from the Sun’ (2003), pero en mi opinión desde la incorporación de Joutsen en 2005, sus discos han mantenido un alto nivel de calidad de manera constante (ocho discos de estudio, ocho joyas, no es moco de pavo, como decimos en España), un logro del que muy pocas bandas actuales en cualquier ámbito metalero puedan presumir.

Su último disco de estudio (y decimotercero de su carrera), ‘Queen of Time’ no es una excepción, así que pudimos disfrutar de lo lindo con las versiones en directo de temas como “The Bee”, “The Golden Elk”, “Message in the Amber” (con esta melodía folk épica central correada por todo el respetable poniéndonos los pelos de punta), “Daughter of Hate”, “Heart of Giant” (con esos aires orientales y que no desencajaría en la BSO de una película de fantasía épica) y “Wrong Direction” (con ese saxófono pregrabado y que nos recuerda sus experimentaciones sonoras en su disco ‘Tuonela’ del 1999), aunque por mí podrían haber tocado el disco entero. Por otra parte, sonaron temas como “Sky Is Mine”, “Sacrifice” (con ese groove en la guitarra rítmica que personalmente me estremece), “Silver Bride” (otro tema coreado hasta la extenuación por todos) y “Hopeless Days” (con esa línea de piano tan efectiva y a la vez melancólica).

Esa Holopainen (Amorphis)

La única concesión a su pasado más remoto fue con su himno “Black Winter Day” con el que cerraron su actuación. Debido al pequeño retraso, no solamente tuvieron que comerse el tema “The Smoke” (un tema cuya línea de guitarra seguramente hubiese sido correada por todos) sino que los bises se llevaron a cabo muy rápido sin apenas esperar: “Death of a King” (otro tema de ínfulas orientales con esa guitarra a lo sitar) y otro de sus temas indispensables, “House of Sleep”. Aunque llevábamos más de seis horas de pie y nuestras plantas de los pies estaban ya on fire salimos de la sala plenamente satisfechos y aquí cabría incluir la opinión de un colega quién acudió al concierto sin conocer a Amorphis y por fuerte recomendación mía (y que además es guitarrista) así que creo que su opinión está lejos de ser parcial: básicamente, destacó el buen uso de los arpegios por parte de Esa Holopainen y que aunque su estilo está bien marcado y característico, no llegan a cansar debido al alma con el que inflan sus composiciones y la manera ingeniosa de sus arreglos, por lo que consiguen crear melodías que enganchan y que se quedan grabadas en la memoria.

No hay más preguntas, señoría. El veredicto está claro: Amorphis son unos grandes.

Yorgos Goumas

Yorgos Goumas

Si quieres garantías en esta vida... cómprate una tostadora
Yorgos Goumas
Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Yorgos Goumas

4 comentarios

  • Tryum says:

    Amorphis son grandes desde hace ya… ya, vamos, mucho tiempo.

  • Juandie says:

    Dignos conciertos por parte de estas y bandas cada una en su estilo y con esos temazos que con solo tocarlos ya tienen a la peña ganada. Un placer que esta gira haya pasado por nuestro país.

  • Hautalinnut says:

    Totalmente de acuerdo con el análisis de Soilwork y Amorphis. Pero echo en falta una mención a lo brillantes que son los músicos de Jinjer, especialmente su bajista

  • Anónimo says:

    Coincido totalmente, soilwork también me dejaron frío, ahora Amorphis, son de lo más del metal mundial

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.