john conde
reylobo
Gernika Fest
estereofitos

Crónicas

Ensayo de Sôber

«Los madrileños siguen pedaleando fuerte, con una frescura tan convincente en directo que hace que dudar de su vigencia sea quimérico, un ejercicio de inconsciencia. Y si la reivindican con un discazo como ‘Elegía’, más todavía»

16 junio 2021

Revirock Studios, Madrid

Texto: Jason Cenador | Foto: Sandro Santos

La cuenta atrás para el lanzamiento estelar de ‘Elegía’, el nuevo álbum de Sôber, cada vez está más cerca de llegar a su fin, pues será este viernes 18 de junio cuando vea la luz. Apenas  una semana después, el 26 de mayo, el madrileño Parque de Tierno Galván será testigo de su prometedora puesta de largo en directo, para la que llevan tiempo volcados en unos ensayos que han servido para engrasar la maquinaria y dejarla reluciente, tal y como pudimos comprobar en el ensayo general que unos pocos privilegiados pudimos presenciar a resguardo de una descomunal tormenta en los Revirock Studios, a las afueras de Madrid.

Tras demasiado tiempo lejos de los focos para una banda bien acostumbrada a las mieles de los grandes directos, los hermanos Carlos y Jorge Escobedo, Alberto Bernardini y Manuel Reyes se nota que pisan las tablas de un escenario como antílopes en estampida, con una firmeza y una avidez por devorar cada segundo de electricidad y expresividad sonora propias de una banda a la que los años no han borrado la sonrisa. Al contrario, pese al aura lúgubre que rodea temáticamente ‘Elegía’, tal vez su disco más robusto en términos metaleros, el futuro para ellos es más luminoso e ilusionante que para el clásico grupo de chavales que, nada más lanzarse, ha pegado el pelotazo.

La sensible diferencia es que ellos llevan en la brecha más de un cuarto de siglo, 27 años – paréntesis incluido – de entrega y entusiasmo perpetuo e inmune al paso del tiempo, bailando sobre las emociones que con agudeza y profundidad han sabido siempre transmitir en un repertorio cuyos clásicos ni han perdido ni gota de fuelle. No en vano, es sonar los primeros acordes de “Diez años” y sentirnos guarecidos musicalmente como el que llega a su casa del pueblo. Tamaño temazo sigue gozando de una eficacia en vivo descomunal, multiplicada en este caso por sorprendentes desarrollos instrumentales a los que no nos tienen tan acostumbrados, con un Carlos Escobedo hiperactivo en un gustoso solo de bajo con mucho slap y magnetismo, y un Manu cuyo portentoso solo de batería final bien podría haber provocado alguna que otra arritmia cardiaca.

Nada que no cure el maravilloso estribillo de otro tema con galones de clásico, “Blancanieve”, que tiene un estribillo de esos que empapan nuestras neuronas dándoles un baño de serotonina. Es una de las que siguen siendo imprescindibles en su directo, con una fluidez y accesibilidad que contrasta con la cadencia rugosa aunque contagiosa de “La araña”, más contundente pero igualmente acertada para el repertorio.


Sôber protagoniza la portada de La Heavy 432, que cuenta con un reportaje principal en profundidad en el que los hermanos Escobedo lo cuentan todo sobre ‘Elegía’ y el presente y futuro de la banda. ¡Hazte con ella en tu kiosco por solo 4,5€ o cómprala en nuestra tienda online para que te llegue al buzón de casa!


Más afiladas todavía, bordeando el groove metal, sonaron las guitarras de “Oxígeno”, con la que se remontaron a aquel pretérito álbum ‘Synthesis’, tercero de su factoría, publicado hace veinte años, en 2001 .  Cada uno a un extremo del escenario, Jorge Escobedo, cada vez más recuperado de sus afecciones de salud, y Antonio Bernardini forman una dupla de hachas firmes en su propósito y avezados en su interpretación, auténticos metrónomos humanos que en los solos de este ensayo se mostraron particularmente exuberantes con solos trepidantes, enérgicos y, las cosas como son, muy heavys.

Por fin llegó el momento de defender ante los presentes uno de los temas de su nuevo trabajo, y el honor fue para “Verona”, sobre cuya bucólica historia nos habló en exclusiva largo y tendido Carlos Escobedo en la entrevista en profundidad que protagoniza las páginas de La Heavy 432. Igual que en el disco, este single grabado ya a fuego en la mente de todos sus seguidores y seguidoras gozó de una sublime presencia e intensidad en vivo, con la incólume marca de agua de Sôber en cada uno de sus compases.

Volvieron atrás en el tiempo con “La prisión del placer”, que tiene uno de esos estribillos infalibles en directo y que sonó impecable como el resto de los temas, gracias también, claro, a la labor del productor Alberto Seara “Flor” tras la mesa de sonido. Y eso que era el momento para optimizarlo todo y que no quedase ni un cabo por atar antes de que las masas, de momento con distanciamiento social, vibren de nuevo con un show de los madrileños. Tal vez por eso, o quizá porque les apetece más dar rienda suelta a sus habilidades, volvieron a inmiscuirse en un desarrollo instrumental envolvente y absorbente, con esos reverbs tal aplicados al rock alternativo del que son militantes activos. Carlos se lucía a las cuatro cuerdas, disfrutaba y hacía disfrutar.

La acompasada profundidad inaugural de “Sombras” rompió después en una agitación de alto voltaje que, a su conclusión, dio lugar a un largo parón del ensayo por unos ruidos en la zona de Antonio Bernardini. “Para esto vienen bien los ensayos” recalcó el frontman, que tras el parón técnico incitó a los suyos a tocar “Cubos”, la más antigua de cuantas se precipitaron sobre nuestros oídos en esa lluviosa tarde. El álbum que la contiene, ‘Morfología’, vio la luz en el año 2000.

Una de las piezas que se tornarán imprescindibles del nuevo álbum de Sôber es, sin resquicio para la duda, “Mi heroína”, una preciosa declaración de amor y sinceridad a corazón abierto a una madre. Su hondura, su formidable letra y su impresionante capacidad de cautivar diría que hasta se multiplica en directo, haciendo de este alegato maternofilial una de las joyas con más quilates que blandirán de nuevas ante la audiencia en los futuros conciertos. En ella, por cierto,  exprimen de maravilla esos vaivenes entre partes menos y más distorsionadas que tan bien han sabido manejar a lo largo de los años.

Con “Tic Tac”, un tema de los más apropiado, lamentablemente, ante la grave proliferación de casos de violencia machista que lacran nuestra sociedad en estos días, se fueron aproximando al final de un breve repertorio en el que finalmente no pudimos escuchar “Eternidad”, “Vulcano” o “Arrepentido”, las cuales estaban contempladas y, por tanto, se prevé que sean fijas los setlists venideros.

Sí que pudimos gozárnosla con otra de las imprescindibles, “Loco”, ente la que Carlos nis instó a volvernos locos y repetir hasta la extenuación el título. Si ante unos pocos hace gala de ese vigor y carisma, qué no hará cuando vuelvan a ser cientos o miles los que disfruten del buen hacer del cuarteto sobre las tablas. El tema con el que arribaron al final es pura dinamita, una decisión perfecta para culminar en alto con fuerza, como los grandes escaladores. Y es que Sôber sigue pedaleando fuerte, con una frescura tan convincente en directo que hace que dudar de su vigencia sea quimérico, un ejercicio de inconsciencia. Y si la reivindican con un discazo como ‘Elegía’, más todavía.


Próximos conciertos

Aunque será previsiblemente en otoño cuando eche a andar una gira más a lo grande y colmada de fechas, son varios los shows que Sôber tiene a la vuelta de la esquina:

  • 26 de junio – Parque Tierno Galván (Madrid)
  • 24 de julio – Fernando Buesa Arena (Vitoria-Gasteiz) + CICLONAUTAS
  • 28 de julio – Las Noches del Malecón (Murcia) + CICLONAUTAS

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de MariskalRock (@mariskalrock)

PARA LEER MÁS: 

Jason Cenador
Algún día en
Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Jason Cenador

1 comentario

  • Juandie dice:

    Mas que dicho ensayo lo más importante es la vuelta a los escenarios con la banda de uno de sus miembros fundadores como es JORGE ESCOBEDO tras su estancia en el hospital lo cual para ser sincero me alegro de verle de nuevo con sus compañeros de banda y ojala estén más pronto que tarde presentando su nuevo álbum ELEGIA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.