bones factory 2
korriban
crisix lomo promo
Anunnaki
the rasmus
aienruta
leo carnicella
clean agent fire
ambroxx
jj fuentes
yacar

Crónicas

The Offspring en Reino Unido con su gira ‘Let The Bad Times Roll’

«No creo que haya banda que, sin ser heavy, atraiga a más público heavy que esta»

SSE Arena, Wembley, Londres

Texto: Ñako Martínez @nakomartinez   Fotos:Tijs-Van-Leur y Joe Guppy JGvisuals

The Offspring en Londres. Foto: Joe Guppy JGVisuals

The Offspring presentó en concierto en Reino Unido su gira ‘Let The Bad Times Roll’ con The Hives y Bob Vylan acompañando. Seis fechas que trajeron de vuelta a las islas el calor y la diversión del mejor Punk californiano. MariskalRock estuvo en Londres.

Lo mejor en un concierto de The Offspring

1. Los teloneros: Bob Vylan y The Hives.

Cuando vas a tocar un arena de 15 mil personas, es bueno rodearse de bandas de nivel. Rompe la noche el dueto llamado Bob Vylan. El cantante se hace llamar… sí, Bobby Vylan. Y para mayor confusión, el batería dice llamarse Bobbie Vylan.

Son dos mulatos con rastas que están poniendo Reino Unido patas arriba con su fusión cruda de rap y punk. Esta noche se atreven a decir que “alguien debería matar a la Reina” o que la “policía son cerdos”. “England's Ending” es un clásico ya entre las secciones más irreverentes de las Islas. En directo son una bomba, y hacía tiempo que no salía una banda con un mensaje que diera miedo de verdad.

Con The Hives cambiamos de tercio en lo estilístico. Su garaje rock sigue vigente desde que reinaran en 2000 con la publicación de 'Veni Vidi Vicious'. Desde entonces, un puñado de hit-singles les han mantenido en lo más alto. A eso hay que sumarle que la revista Spin les dio el premio a “Mejor Banda en Directo del Mundo”. Su energía es brutal. El desparpajo de su cantante y líder, Pelle Almqvist, le convierte en un líder irreverente y chulo.

"Somos The Hives. Ahora nos odiáis, pero en 45 minutos nos vais a amar”, grita recién empezado el show. Y no puede tenar más razón.

The Offspring en Dublín. Foto: Tijs Van Leur

2. Se agradece un mensaje positivo

Es el mensaje que The Offspring le lanza al mundo en su último disco, 'Let The Bad Times Roll' (Que vengan los malos tiempos). Como Dexter Holland, su cantante y guitarra rítmica, le contaba a Pau Peñalver en nuestra entrevista de La Heavy 430: "Queremos ser realistas sobre los problemas del mundo moderno, pero dando un mensaje de que todo va a salir bien".

Ese mensaje que trasciende en el disco ha calado entre sus seguidores, que han recibido el disco bastante bien. Muestra de ello es que en el setlist de esta noche tocan tres temas (en otras noches incluso cuatro): “Let The Bad Times Roll”, “The Opioid Diaries” y la versión “In The Hall Of The Mountain King”.

Del último disco también tocan la reversión que hacen de su clásico “Gone Away”. Es uno de los momentos más emotivos de la noche, con Dexter solo en el escenario arrancando a piano: “Esta canción la escribí hace muchos años cuando una persona muy especial se fue de mi vida. Seguro que os ha pasado”. Es uno de los momentos de mayor conexión artista-audiencia.

3. Qué pedazo de catálogo tiene The Offspring

Aún así, a The Offspring no le haría falta haber publicado un muy buen último disco para llenar un arena con quince mil personas. Su catálogo enganchó de lleno a dos generaciones, la que va de mediados de los '90 y la que arranca en el '00.

Un show de The Offspring es cantar y cantar hasta no poder más. Si bien dejan sus dos primeros discos en el olvido, desde que publicaran 'Smash' en 1994 The Offspring se convirtió en una banda especialista en facturar clásicos del punk californiano.

Aunque tanto Dexter como el guitarrista Noodles (ambos los miembros originales del grupo), están un pelín pasados de kilos, su nivel vocal y técnico acompaña perfectamente clásicos como “Come Out And Play”, “Hit That”, “Gotta Get Away”, “Why Don't You Get A Job”, “Pretty Fly (For A White Guy)” o “The Kids Aren´t Alright”. Te lo dije, lleno de clásicos.

4. El escenario y su público

Tocar en un arena también te pone en la responsabilidad no solo de funcionar en sonido y estado de forma, sino también en escenografía. Ver a The Offspring en su show gana muchos enteros a verles en un festival.

Pantalla gigante de fondo que acompaña constantemente con diferentes imágenes e historias dependiendo de la canción y juegos de luces de primera.

También destacar lo increíblemente variado que es el público de The Offspring en sus conciertos. Muchas más camisetas de Iron Maiden y chaquetas con parches de bandas de heavy metal de lo que nadie se podría imaginar. No creo que haya banda que, sin ser heavy, atraiga a más público heavy que esta.

5. Tributo a los grandes

Otro gran momento llega cuando Noodles se queda solo en el escenario y con el público en el bolsillo empieza a decir que cree que es un muy buen guitarrista.

Para probarlo, el guitarrista de The Offspring arranca con un medley de riffs clásicos de nuestra cultura, ganándose el corazón del público cuando suena “Paranoid”, “The Trooper”. “SmokeOn The Water” o “Panama”. Siempre es de agradecer que haya detalles así entre las bandas grandes.

The Offspring en Hull. Foto: Tijs Van Leur

Lo peor en un concierto de The Offspring

1. El show es corto

Apenas una hora y veinticinco minutos de directo no es suficiente para tiempos en los que la competencia de las bandas más jóvenes te puede poner en aprietos. Más aún si contamos que a pesar de la lluvia de clásicos que tocan esta noche, todavía les quedan temazos como “Nitro (Your Energy)”, por ejemplo. Vamos, ¡que podrían estirarse un poco más!

2. Su humor a lo poli bueno y poli malo

The Offspring en concierto lleva bastante tiempo explotando esta técnica. Dexter hace de serio, un poco de quien “controla” entre los amigos. Mientras que Noodles es el “borrachillo”.

Sin más, dice un par de veces durante la noche que “vaya borrachera me estoy pillando”. Abre una cerveza, le da un trago y se la tira a las primeras filas. Si con los 58 años que tiene se pillara una borrachera así cada noche que toca, cancelaría casi todos sus shows.

El público ya lo sabe, y aunque hayan perdido un poco la gracia, tolera el juego siempre y cuando nos siga quedando The Offspring para rato.

Conclusión: The Offspring sigue siendo en concierto un chorreo constante de diversión, cantar y bailar. Energía punk rock de la soleada california para un dueto de músicos geniales a los que les llegó el éxito ya con 30 años y que casi 30 después siguen sonando vigentes entre varias generaciones.

Ñako Martínez @nakomartinez  

Etiquetas: , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Ñako Martinez

3 comentarios

  • Juandie dice:

    Me gustaban más los THE OFFSPRING de sus primeros álbumes cuando hacian Punk Rock cañero y que con el paso de los años se volvieron otro producto comercial de mierda para pijos con lo cual ni me molesto en leer dicha crónica.

    • Capitán Nosecuantos dice:

      Joder, ya opinando sin leerte la crónica, macho. Que por cierto está cojonuda.

      Estimado Juandie, dejemos que Punsetes, vídeo que no te vas a molestar en ver, te conteste:

      https://www.youtube.com/watch?v=N5FNZoT-DMc

      Igual deberías verlo y aplicarte el cuento.

      A mi también me molaban más en los primeros discos, pero para opinar primero me leo la noticia/crónica, y luego opino con mayor o menor acierto, como todos. De echo no conocía a los tales Bob Vylan y me han integrado voy a echarles un tiento. Para eso sirve LEER, amigo: ampliar horizontes e informarse .

      Tú sigue en tu caverna tirando mierda y contestando leyendo tan sólo titulares que das buena cuenta de tu inteligencia.

    • AXEL_RUDI dice:

      Te gustaba mas cuando hacian musica para niñas?, di la verdad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.