peter martinez
sons of exodus
jorge valverde
brote

Crónicas

Leo Jiménez: Una noche memorable

«La banda estuvo a la altura en todo momento y nos ha devuelto toda la ilusión y la energía de la música en directo»

4 julio 2020

Centro Municipal “La Pollina”, Fuenlabrada (Madrid)

Texto y fotos: Darachriss

Hasta que se ponga fin a la pandemia, "La Pollina" es una buena alternativa para hacer conciertos.

Y por fin ha pasado, fuimos a uno de los primeros conciertos de heavy en la Comunidad de Madrid después de muchos meses con ganas de música en directo.

Se realizó en el Centro Municipal “La Pollina”, zona al aire libre con un sorprendente espacio de ocio para toda la familia. El escenario fue montado ex profeso para el concierto, que promete ser el primero de muchos en este espacio. Todo muy bien colocado  y con todas las nuevas normas de prevención bien establecidas. Las sillas, colocadas con la separación mínima interpersonal, aunque fue permitido el agrupamiento de dos, máximo tres personas, que viniesen juntas.

El público entró con tranquilidad y esperó plácidamente hasta las 22:00, cerveza en mano, que eso no puede faltar. El fuenlabreño Leo Jiménez entró al escenario ovacionado por los asistentes, que mostraron las ganas que tenían.

El concierto empezó “Con razón o sin razón”, “La Era de la Individualidad” y “Misantropía” sin pausa entre temas.

Pasadas las tres primeras canciones, Leo hizo una pausa para dirigirse a su público, y entre risas nos trajo más riffs densos y contundentes, empezando con la genial línea melódica de “Desde niño” y continuando con “Ballena negra”, originalmente cantada en su último disco junto a Diva Satánica pero que esta noche cantó junto a Mr. Korpa de Fuck Division, en la que su potencia gutural contrasta con el registro de Leo. Al público le gustó mucho.

Seguimos con temazos como “Hambre” y “Condenado”, que son de los primeros trabajos de Leo y tienen estribillos mágicos, marcando una diferencia con el primer set de canciones.

Leo Jiménez.

Leo deja de lado su guitarra para darnos el gustazo de escucharle cantar  “Aún sigo aquí”, bonus track de su último trabajo y versión de Nocturnal Rites (“Still Alive”) con un estribillo que me encanta. Después de eso nos comentaba  con un tono de broma (aunque se le apreciaba a la hora de hablar) que no estaba excesivamente bien de voz, agradeciendo la  ayuda en los coros durante toda la noche de Carlos Expósito, quien además de ser una máquina tras los platos estuvo acertadísimo en las segundas voces, armonizando a la perfección en todo momento.

Con su guitarra una vez más, canta y toca “La ira” y “Vuela alto”, y el público que ya se quería venir arriba y levantaba los cuernos con ganas de saltar y tirar las sillas lejos.

Korpa vuelve al escenario  para cantar “No hay más canciones para ti”, “El dilema” o la magnífica “Soy libertad”.

Ya íbamos acercándonos a lo que parecía ser el final con “Keroseno” y el cantante pregunta si  preferíamos dos temazos y a casa, o alargar el concierto con canciones más “normalitas”. La gente quería mucho más, y el bueno de Leo bromeaba con que preferíamos la cantidad a la calidad, y es que seremos avariciosos, pero este concierto de casi dos horas se nos antojó incluso corto.

Y fue con los clásicos de Saratoga “Vientos de guerra” y “Maldito corazón” que Leo, lejos de esquivar esos agudos impresionantes, los terminó por bordar a pesar de su estado vocal.

El final que nadie quería que llegara fue con Leo acompañado de Korpa -muy protagonista también durante toda la noche- en “Mesías”, tema que comparten en el nuevo trabajo y que da nombre al mismo, para cerrar definitivamente con una aclamada “Volar”; con ese tema sí se echaba el cierre a una noche bastante inusitada. Increíble concierto de casi dos horas de una banda que estuvo a la altura en todo momento y que nos ha devuelto toda la ilusión y la energía de la música en directo.

Dejo el espacio final para los agradecimientos: al ayuntamiento de Fuelabrada, que puso en marcha esta excelente idea y cuya organización llevó a cabo de manera impecable; al público, pues un concierto no es un concierto sin él; y a Leo y su banda, que nos brindaron una noche memorable.

El guitarrista Rufo J Cantero.

Los conciertos han vuelto y MariskalRock ya ha cubierto un puñado de ellos. No te pierdas nuestras crónicas de Loquillo, Medina Azahara, Belako y Razkin.

Redacción
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.