guadaña octubre
jorge salan
puente rock 2021
eyrem
frack carducci
mar de fondo
higgs
hyde xxi
escuela de rock de palencia
pipo & travelin\
sodom

Entrevistas |Arturo Bornay, Jorge Vilaplana ‘Vila’, Raúl Egido y Nando Rico (Malditeria)

«El rock está zozobrando para llegar a buen puerto sin dejar a muchas bandas por el camino»

Por: Alfredo Villaescusa


Arturo
Bornay (vocalista y guitarra rítmica), Jorge Vilaplana ‘Vila’ (bajista), Raúl Egido (guitarra solista) y Nando Rico (batería) componen Malditeria, combo de rock valenciano que debuta con su LP ‘Zozobra’, del que puedes leer nuestra crítica a través de este enlace. A raíz de este estreno Alfredo Villaescusa charla con el cuarteto.

Lo primero, ¿de dónde viene el título ‘Zozobra’? ¿Tan mal veis el panorama?

(N) “Sí, la verdad es que el nombre del LP encaja a la perfección con la situación actual. Ahora mismo el rock está zozobrando para llegar a buen puerto sin dejar a muchas bandas por el camino, pero si somos honestos nosotros ya zozobrábamos de mucho antes. Por eso titulamos así nuestro primer trabajo, porque como toda banda que se precie hemos tenido que arriesgarnos y luchar contra el naufragio de forma continua en nuestra travesía para poder autodenominarnos rock & roll maldito, y esta pandemia es una tormenta más de la que saldremos zozobrando y achicando agua como sólo nosotros sabemos”.

Este es vuestro debut, ¿cuál ha sido el camino para llegar hasta aquí?

(J) “Ha sido un camino que se ha prologando años, pero ha sido tan jodidamente divertido que parece que fue ayer cuando empezamos.  Los cuatro miembros nos juntamos por primera vez para ayudar a unos amigos que estudiaban sonido y necesitaban músicos para un trabajo de clase, que era grabar y masterizar una canción.

Nuestro guitarrista, Raúl, compuso un rock and roll, llamó a los tres desgraciados que tenía más a mano y grabamos una versión que ahora parece prehistórica de nuestro tema “Cuando caiga la noche”. Nos gustó tanto el sonido tan macarra que sacamos que no hemos parado de quedar para tocar y, tras años de constancia, cuando nos hemos querido dar cuenta estábamos ya con el agua hasta el cuello y zozobrando una vez más para sacar nuestro primer trabajo en plena pandemia”.

Para ser un debut, me parece un disco sensacional, ¿habéis seguido algún método de trabajo concreto?

(J) “¡Gracias por el halago! Pues creo que ha quedado tan bien porque no hemos parado de dar vueltas y vueltas a los temas hasta que nos sangraban los oídos. Primero un miembro del grupo traía una letra con unos acordes o un riff y nos los presentaba con todo el mimo de quien presenta a su recién nacido en sociedad para que el resto de miembros, como si de una jauría de perros hambrientos se tratase, empezásemos a despedazar el tema, a masticarlo y a tocarlo una y otra vez hasta que acaba sonando totalmente distinto.

En este momento, y tras mucho esfuerzo para ponernos todos de acuerdo, lo grabábamos nosotros mismos con nuestros medios y se lo mandábamos a nuestro productor, Agustín Amat. Si ya había sido difícil componer un tema del agrado de todos los miembros de la banda, llegaba y nos mandaba volverlo a despedazar (esta vez sólo a medias) y volvimos a montarlo de nuevo con toda la delicadeza posible. Al final, tanta repetición y tantas mentes aportando su creatividad día tras día tenían que dar su fruto y creemos que así ha sido”.

Desde el inicio se nota una huella importante de grupos como Platero y Tú, ¿son un referente para vosotros? ¿Desearíais su vuelta o sois más de Fito en solitario?

(R) “Es prácticamente imposible que cualquier amante del rock and roll que haya curioseado algunos discos de este género en lengua castellana no se haya sentido atraído por Platero y Tú. Recuerdo cuando los descubrí y di dos o tres volteretas de la descarga que me provocaron. Me parecen un pilar fundamental del rock and roll de este país, y por supuesto todos los miembros de la banda los hemos mamado, pero la verdad es que no son de los grupos que más hemos quemado su discografía, eso sí, nos encantan. Han sido una de las muchas influencias que nos han acompañado durante este viaje.

Su vuelta sería cojonuda y más ahora, probablemente sería de las mejores noticias del 2021. Nos gusta Fito y todo el pedazo de equipo que tiene detrás, pero Platero nos hizo enloquecer de otro modo... La verdad es que somos más de Uoho”.

En “Ay mama” se me hace también imposible no acordarme de Los Zigarros o Tequila, ¿qué me podéis decir acerca de ellos?

(A) “La verdad es que unos son un clásico del rock and roll en castellano y eso no deja ser un referente, así que es normal que pueda haber tintes de ese rollo en la música que componemos. Sobre Los Zigarros, son de los pocos que están petándolo en el rock actual en España, y por supuesto, admiramos lo que hacen por la escena en estos días. Creo que estas bandas hacen un gran trabajo por hacer llegar el rock al máximo público posible y eso se lo debemos”.

Creo que os confesáis admiradores del rock clásico de los 60 y 70, ¿es así?

(A) “Por supuesto, nos mola el rock que se hacía en esa época -entre otras, claro-.  Estos fueron unos años dorados para el rock and roll y las bandas que triunfaron entonces siguen vigentes hoy en día, y es por algo.  Estos grupos marcaron muchas bases de este estilo como lo conocemos y esto es siempre una referencia, inevitablemente”.

Me llaman también la atención esas letras tan curradas que en temas como “Por las chispas” se acercan a grupos tipo Poncho K o Doctor Deseo, ¿creéis que es importante cuidar el mensaje?

(A) “El mensaje puede ser más o menos sutil, pero pensamos que siempre tiene que haber algo detrás de una letra. Esto no significa que un tema no deba tener una letra facilona si le da un rollo particular a la canción, aunque a mí personalmente me gusta sugerir ideas algo más reflexivas en las letras que escribo.  No sé, pienso que dejo un pedazo de mí, pensamientos a los que le he dedicado tiempo en algún momento de mi vida y me parece interesante compartir. También es una motivación el hecho de pensar que alguien pueda sentirse identificado y le encuentre algo especial a nuestros temas”.

Muchos temas casi me los puedo imaginar en directo, ¿es importante eso mientras estáis componiendo un tema?

(R) “No necesariamente, se experimentan distintas fases a la hora de componer un tema.  Bueno, supongo que se trata de un proceso personal, al menos en mi caso. Cuando comienzo a crear una canción o desarrollar una idea, no pienso en el directo. De hecho, es el momento en el que me dejo llevar y nada ni nadie puede condicionar esa expresión. Luego, una vez tienes medio plasmada esa idea o ese sentimiento, es hora de empacar esa obra. Aquí sí que pueden entrar factores enfocados más a la actuación en directo como pueden ser la formación de la banda, la instrumentación, el sonido necesario, etc.

Lo que tengo claro es que tenemos muy pocos tabúes en la cabeza y si algún día nos apetece hacer algún tema más orientado a la grabación, pues lo haremos, no dejaremos que nada nos condicione. Eso sí, en el caso de que esto ocurriese, luego adaptaríamos una versión bien potente para el directo. Actualmente, los temas de ‘Zozobra’ son potentes y directos, es por eso que cuesta muy poco imaginarlos en directo. No está hecho adrede, es que ahora nos sentimos naturales y desvergonzados”.

Y hablando de conciertos, ¿habrá planes al respecto a lo largo del 2021?

(R) “Tenemos claro que tenemos que presentar ‘Zozobra’ cuanto antes, ya sea en formato eléctrico o en formato acústico. Actualmente estamos trabajando duro para poder hacer todos los conciertos posibles de cara a este año, pero bueno, ya sabemos toda la desesperante situación actual que vivimos, nadie sabe lo que puede pasar mañana o cómo va a evolucionar el mundo del espectáculo. Por nuestra parte, haremos lo posible por ir publicando fechas cuanto antes, y por veros a todos y todas las caras, aunque sea con mascarilla”.

Lo del nombre Malditeria viene del malditismo y el estigma de malditos, ¿no? ¿Sois tan canallas como dan a entender las letras?

(R) “Malditeria tiene algo que ver con el estigma de malditos, pero no va por ahí exactamente. Todos nosotros venimos de un pueblo valenciano dónde nos decían desde pequeños “no feu malditeries”, que viene a ser algo como “no hagáis gamberradas”. De ahí viene exactamente el nombre de Malditeria, de gamberrada o de ser algo pillo.

Sí, es cierto que siempre nos hemos sentido identificados con esta palabra, aunque no fuese la primera opción para el nombre del grupo (de hecho, fue Zozobra, pero, al estar ya ocupado, optamos por Malditeria).  En cuanto a lo de “canallas”, sólo te puedo decir que las letras están hechas de forma particular, es decir, en ella contamos lo que vivimos, lo que nos pasa o lo que sentimos… Así que, nos guste o no, tenemos una relación personal con ellas”.

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

3 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.