Madness Live!
demonik
elperrodelbar
70000tons
daeria
magodeoz
morlanriver
tarque
gritandoensilencio
ancestronautas
estereofitos
confessintheblues
eldromedariorobedvd
rosendo
dobleesfera
ironmaiden

Entrevistas |Green Nomad

«Robert Plant dijo que los zanfonistas eran los rockstars de la edad media, y tiene razón»

Por: Pablo Camacho

Un sonido único es lo que nos ofrece ‘I‘, el debut discográfico de Green Nomad, una banda que ha querido viajar en el tiempo y sustituir el sonido de una guitarra por el de la zanfona medieval. Se autodenominan como una banda de vielle metal. ¿Te vas a perder esta experiencia? Pablo Camacho ha entrevistado a Serj, Abel y José Luis sobre las peculiaridades de este álbum.

¿En qué momento se os ocurre montar una banda de rock con una zanfona como protagonista?

(S) “Más que una idea para la banda, ha sido una idea para el disco, que se ha ido fraguando poco a poco. Abel (zanfonista) y yo somos amigos de toda la vida y muchas veces habíamos hablado de hacer cosas juntos, pero siempre andaba liado con un montón de proyectos folk. Algunas veces al año cuando su agenda se lo permitía, se venía con Green Nomad a pasar un buen rato o a colaborar en algún bolo, así que ya sabíamos que éramos capaces de fusionar nuestro estilo y su zanfona.

La idea inicial al grabar el disco era meterla en un par de temas, en “Bed of Leaves” que es una composición que hicimos juntos hace muchos años y el cover de Anathema, que siempre hemos disfrutado mucho tocando en directo. Pero nos fuimos liando poco a poco, arreglando temas, sustituyendo guitarras por zanfonas… y al final ya ves, de lo que iba a ser una colaboración puntual, se hizo un disco de rock zanfonico (risas)”.

Vuestro debut , ‘I’, está teniendo una buena acogida por parte de la crítica. ¿Qué respuesta está teniendo entre el público?

(S)” La verdad es que estamos muy contentos y a la vez sorprendidos. No nos lo esperábamos y cuando leemos alguna reseña o alguien nos dice lo mucho que está enganchado al disco, de verdad que vale la pena todo el esfuerzo y la inversión realizada”.

(JL) “Vemos mucha similitud entre lo que leemos del álbum y lo que nos dice la gente. Yo creo que “sorpresa” sería el término. Ahora solo necesitamos que llegue a más gente. Creemos mucho en nuestra música y estamos convencidos de que, si se escucha, podemos hacernos un hueco, aunque sea pequeño, tanto en el panorama musical nacional, como internacional. Lo que tenemos claro es que no deja indiferente a nadie que lo escucha”.

Contadnos un poco cómo ha sido el proceso de grabación. ¿La zanfona tiene requisitos peculiares?

(S) “La zanfona es un instrumento muy complejo con una cantidad de matices enorme y nuestra idea en el disco era seguir la misma línea que hace el violín en el country, que fuera apareciendo y desapareciendo durante el tema, con personalidad propia, y que te invitara a cantar cuando la voz no lo hace.

Para ser grabada, como todos los instrumentos, tiene su historia. La grabación no fue el problema, sino la mezcla. Nosotros no hemos encontrado referentes; se ha hecho algo en grupos de folk metal, Page y Plant hicieron algún tema acústico espectacular, pero no con el tipo de música que tocamos nosotros. Por lo que sabíamos, estábamos abriendo camino”.

(A) “La mezcla fue una locura. Queríamos sonar como lo hacemos en directo, pero con las pistas de guitarra y sus punteos, las voces y sus coros y las zanfonas con su melodía, mosca, bordón…. todo sonando al mismo tiempo, no había manera. Estuvimos dándole un montón de vueltas hasta conseguir lo que buscábamos. Había momentos en el que las frecuencias se anulaban, se dejaban de escuchar instrumentos, se superponían y no conseguíamos que se escucharan bien. No entendíamos nada. Pero al final conseguimos darle coherencia y hacer que funcionase. No igual que en directo, donde somos un cañón, pero que sonara bien. Si no hubiéramos dicho basta, todavía estaríamos mezclando en el estudio. Aquí tenemos que agradecer el grandísimo trabajo realizado por Fern, de Firework Studios y su infinita paciencia con nosotros”.

Tenéis un estilo único. ¿De qué fuentes bebe vuestra música?

(JL) “Pues no sabría decirte, cada uno tiene sus gustos, que van de un extremo a otro dentro del rock. Pero lo que creemos que hace peculiar al disco, es que los temas (salvo “Bed of Leaves”) están compuestos para tocar como una banda clásica de rock, con sus guitarras, bajo batería y voz. En la grabación del álbum fuimos cambiando las melodías que tocaba la guitarra para que las tocara la zanfona, y al ver el resultado, se siguieron componiendo para seguir enriqueciendo los temas.

(S) “Si en lugar de tocar la zanfona tocáramos la guitarra como íbamos a hacer inicialmente, sería como cualquier otro disco de rock. Mejor o peor. Pero las hemos sustituido por la zanfona, por eso cuando lo escuchas da la sensación de estar escuchando rock, pero inevitablemente te ves transportado por su sonido al folk. Robert Plant dijo que los zanfonistas eran los rockstars de la edad media. Y tiene razón, si lo piensas, nadie podía marcarse unos solos como ellos en aquella época. Nosotros lo hemos añadido para este álbum porque queríamos hacer algo diferente”.

Cantáis en inglés. ¿Vuestro objetivo es llegar a un público internacional?

(JL) “La idea inicial era llegar a un público internacional. Siempre hemos pensado que encajaríamos 100% con cualquier festival europeo o americano. Las redes sociales además nos permiten ver dónde vamos consiguiendo fans, y la verdad es que es alucinante como tenemos gente que nos sigue de todos los países, desde Indonesia a Australia o Estados Unidos.

(S) “Pero tampoco queremos creernos lo que todo el mundo nos está diciendo, que en España lo tenemos imposible por el tipo de música que hacemos, que tiene calidad pero que esto no es para aquí… Vamos, que de cara a la crítica y a 4 entendidos hemos hecho un buen trabajo, pero que aquí nos vayamos olvidando. Y nos negamos a pensar eso. Este país tiene bandas con mucho nivel, el problema es que están tapadas y siempre suenan los mismos. Hay que conseguir que las buenas bandas lleguen a sonar y esperamos poder estar ahí para hacerlo”.

¿Cómo es un concierto de Green Nomad?

(S) “La gente flipa. Si la sensación al escuchar el disco es de curiosidad, en directo se multiplica. Ten en cuenta que la zanfona le da un toque especial al directo y la música no es difícil de escuchar”.

(JL) “Una buena banda con la que tocamos no hace mucho nos comentaba que con lo complicado que era hacer algo diferente para destacar, nosotros lo habíamos conseguido. Que se habían tirado todo el concierto pensando, y que iban a ver como metían también una zanfona ellos (risas)”.

¿Os estáis planteando girar con este disco?

(JL) “Todo va a depender de la calidad de los conciertos que podamos encontrar. Aunque este sea nuestro primer disco, llevamos muchos años tocando y dando vueltas por ahí, y no queremos tampoco quemarnos con este proyecto. Recomendaríamos que la gente nos siguiera en las redes sociales donde iremos anunciando las novedades al respecto.

¿Cuál es el siguiente paso a dar por vuestra banda?

(S) “Nuestra intención es poder meter la cabeza en algún festival para que la gente nos vea y nos escuche. Tenemos un producto diferente y tenemos un buen directo. Solo necesitamos una oportunidad para demostrarlo y que la gente pueda conocer de primera mano el vielle metal”.

Etiquetas: , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Pablo Camacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.