Madness 2
Invisible
vaka
Burning
blackened
rokavieja
Cherokee

Crónicas

Swallow the Sun + Aeonian Sorrow + Oceans of Slumber: Las sombras vieron la luz

«Tienen seguidores totalmente entregados que conciben sus temas como una parte de sus vidas»

29 abril 2019

Sala Bóveda, Barcelona

Texto y fotos: Víctor Vallespir

Lanzaron ni más ni menos que un triple disco repleto de canciones de lo más variopintas y variadas, pero la muerte de la mujer del guitarrista Juha Raivio significó un punto y aparte en la historia de la banda. El músico se encerró en sí mismo, buscó entre sus sentimientos las notas y melodías necesarias para describir aquello que no podían decir las palabras… y tuvimos ‘When a Shadow is Forced into the Light’ como perfecto resultado. El nuevo disco de Swallow The Sun, más allá de su calidad técnica y de ser uno de los mejores lanzamientos del año, es un verdadero esfuerzo mental y emocional que nos pone la piel de gallina tan solo con pensarlo… Encarar la muerte y el dolor a través de la música, la catarsis definitiva para canalizar todo aquello que se siente y padece. Escalofríos.  Tocaba tenerles por aquí de nuevo, y el plato que nos servirían sería uno de esos que oscurecen el ambiente a más no poder: un trío de bandas que beben de las notas más desgarradoras para configurar el doom metal más envolvente que nos podamos imaginar.

Los primeros en salir al escenario serían los nuevos Aeonian Sorrow, una banda con tan solo un disco a sus espaldas pero que consiguió cautivar a las pocas personas que ya pululaban por la sala Bóveda de Barcelona a esas alturas de la tarde. Despedazaron algunos temas de su único LP ‘Into the Eternity a Moment We Are’, composiciones verdaderamente lentas que se ven apoyadas por el gutural más rasgado de Ville Rutanen y por las preciosas voces de la cantante Gogo Melone, quien se llevó la mayor parte de las miradas durante la actuación de los fineses. Temas como “Forever Misery”, “Under the Light” o “Insendia” atraparon durante una actuación de media hora realmente intensa, lo justo y necesario para crear la suficiente tensión escénica como para dejarnos con el gusanillo a flor de piel. De hecho, sonaron bastante mejor que las bandas que les sucederían. Algo tendrán esta gente… Estaremos atentos.

Los esperados Oceans of Slumber se subieron al escenario de la Bóveda condal con más problemas de los esperados. Las guitarras eran casi imperceptibles y el compendio sonoro final distaba muchísimo del deseado. Por  suerte, todo ello se nos olvidó cuando tuvimos la figura de Cammie Gilbert frente a nuestros ojos, con esa voz que transmite como ninguna y que nos atrapa a más no poder. El nuevo esfuerzo discográfico de la banda, ‘The Banished Heart’, demuestra el buen hacer compositivo de la formación, que tira de estilos como el black metal o el doom para configurar canciones verdaderamente especiales (y únicas) que andan enamorando la parroquia metalera allá por donde van. Si el concierto junto a Enslaved hace unos años les hizo más conocidos por estas tierras, estoy convencido de que su actuación junto a Swallow the Sun terminó por consagrarles dentro del variopinto territorio del metal más oscuro.

“The Decay of Disregard” o la propia “The Banished Heart” desplegaron el talento de la banda, mientras Semir Ozerkan al bajo intentaba animar al respetable allí congregado. Las voces guturales del guitarrista Alexander Lucian nos pusieron en tensión, pero todo ello se iría diluyendo con la preciosa “No Color, No Light”, otro de los grandes temas que cayeron en una actuación de poco más de cuarenta minutos de duración. Pese a los problemas y las condiciones, que no fueron las más adecuadas, a servidor se le pasó volando el concierto de los tejanos. Algunos empiezan a reclamarles como cabezas de cartel; sin duda se lo empiezan a merecer.

La oscuridad nos invadió de forma definitiva con las notas de los esperados Swallow the Sun, quienes, bajo unas luces que nos impedirían ver los rostros de los integrantes de la banda, irían desgranando unos temas tan pesados como emocionantes, esa combinación que les ha valido para ser considerados una de las bandas más dramáticas del doom contemporáneo. Salieron con la genial “When a Shadow Is Forced into the Light” y aquello, aunque sonaba regular, se convirtió en una auténtica reunión de culto donde cada uno de los allí presentes trataba de rastrear entre sus emociones para encontrar ese rinconcito de luz del que habla la canción. Recuperaron su ‘Songs From the North’ con la segunda “Lost & Catatonic” (única referencia al triple-disco de la banda), para luego volver con “Firelights”, otra gran canción del último esfuerzo del grupo.

Los nuevos temas de la banda, pese a hablar de oscuridad, de reflexión y de cómo sobrellevar el peso de la muerte, tienen tanta luz como alma, una combinación de desgarradora lentitud con preciosas melodías que se quedan pegadas a nuestro subconsciente sin que ningún remedio pueda liberarnos del dolor que transmiten sus temas. Como bien hemos dicho, el sonido no llegó a estar a la altura de las circunstancias en ningún momento de la actuación, con un volumen algo bajo y con una mezcla final que no terminó de convencer; pese a ello, temas como las nuevas “Upon the Water” o “Stone Wings” cuajaron en el ambiente mientras que perlas de su anterior discografía como “Cathedral Walls” o “New Moon” seguían sometiéndonos a la más terrible de las oscuridades.

Encarábamos el final de un concierto de hora y cuarto de duración con la última del set principal, una “These Wood Breathe Evil” que lo puso todo en tensión para que, a la vuelta, nos remataran con unas “Emeral Forest & the Black Bird” y “Swallow (Horror Pt.1)” que acabaron por desgarrar el ambiente que sostenía a los allí presentes. El público, contemplativo durante todo el concurso, respondió con aplausos; se nota que tienen seguidores totalmente entregados que conciben los temas de la formación como una parte realmente importante de sus vidas. Al final, encontramos la luz.

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Víctor Vallespir

1 comentario

  • Juandie says:

    Dignos conciertos por parte de estas tres bandas en la ciudad condal y aunque los cabezas de cartel como eran SWALLOW THE SUN no tuvieron el mejor de los sonidos si que cuajaron con esos grandes temas una buena actuación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.