Madness 2
gusylosimpostores

Crónicas

Stereozone + The Manflows: Calidad al servicio de unos pocos

«Las pinceladas de stoner teñían una música rabiosa, un estilo lleno de personalidad que llevará muy lejos a estos levantinos. »

1 junio 2018

Sala Barracudas, Madrid

Texto y fotos: Pablo Camacho

A pesar de las inclemencias, la noche del viernes acogió un concierto de un nivel altísimo, en el que la conexión entre público y banda fue total. Stereozone y The Manflows expusieron su calidad ante los allí presentes, que disfrutaron de una música que merece mayor reconocimiento.

Resultaba un tanto desolador llegar a la madrileña sala Barracudas a las diez de la noche, cuando las puertas llevaban ya media hora abiertas, y ver que estás prácticamente solo. Uno se empieza a plantear cuales son los problemas. Quizás Madrid tenga “demasiada” oferta de música y las bandas nacionales no tengan suficiente atractivo para que la gente haga el pequeño esfuerzo de desplazarse hasta el barrio de Ventas, o puede que los irrisorios 6€ de la entrada echasen a alguno para atrás. A lo mejor las cuatro gotas de lluvia dejaron a alguno en casa o quizás la gente no se había enterado que el concierto se llegaba a celebrar por falta de promoción. Conozco algún caso que no asistió porque los horarios no le cuadraban, y es que, en otros recintos, los conciertos ya hubiesen acabado a la hora que empezó este. Sea como fuere, el concierto se llevó a cabo y, con el paso de los minutos, un buen número de rockeros acabó disfrutando del espectáculo.

The Manflows es una banda madrileña que cuenta ya con dos discos a sus espaldas. Su música es difícil de etiquetar, yendo desde el rock alternativo al sludge y el doom, pasando por el groove metal.  Y es que lo que si podemos apreciar son retazos de grandes bandas como Down, Black Sabbath, Mastodon o Pantera. Los sonidos de los noventa se aprecian rápidamente, llevando la distorsión por bandera. El público, que difícilmente superaba la docena de personas en ese momento, fue acercándose poco a poco, en un recital que no dejaba de mejorar. Los pasajes instrumentales eran los momentos más destacados, con los que daban rienda suelta a su creatividad. Su último disco, ‘Tree Of Us’ tuvo un destacado papel con temas como “Cajuna” en el que el frontman, Miguel Palacios, nos deleitó con unas notas de armónica. La actitud del grupo fue fantástica, con tintes de punk rebelde o emulando el rocanrol de Motörhead. Una hora de The Manflows sobre el escenario cuyo último tramo fue sin duda el mejor. Se ve que el ambiente necesitaba entrar en calor y los madrileños subieron la ya alta temperatura de la sala.

Cuando quedaban veinte minutos para la media noche, los valencianos Stereozone ocuparon su lugar en las tablas. Su actitud rocanrolera era total, incluso desde el punto de vista estético, en la que su cantante, Pepe, lucía chupa de cuero. El calor de la sala hizo que pronto todo pasase a ser más natural y la música fuese el centro de todo. Stereozone llegaba a Madrid para presentar su nuevo trabajo, ‘Malabestia’, un glorioso EP de seis cortes en el que el castellano se convierte por primera vez en la lengua de sus letras. Así pues, el grupo fue alternando temas en inglés, ya clásicos, a pesar de su juventud, con canciones en español, sin que por ello rechinase en ningún momento. El single “En blanco” hizo de efecto llamada y acercó a un ya considerable público a las primeras filas de la sala. Alguno de los presentes incluso se atrevía a cantar las canciones, como “El camino”. El número de personas de la sala hacía que la forma de interactuar entre músicos y aficionados fuese muy directa. El bajista, Diego Balmer, llevó su instrumento hasta el centro de la sala en repetidas ocasiones, haciendo que todos se sintiesen como parte de la banda.

Momentos destacados como el de “Some Things Will Never Change” o su reciente “Parasomnia” de ‘Malabestia’, llevaban a que recordásemos a bandas como Alice in Chains o el groove de Queens of the Stone Age. La actitud de los cuatro músicos es impecable. El uso de megáfonos, efectos y un movimiento constante nos hacía vivir de forma más intensa que nunca una música compuesta desde la pasión. Uno se podía imaginar el espectáculo que un grupo como Stereozone podría dar con más medios. Las pinceladas de stoner teñían una música rabiosa, un estilo lleno de personalidad que llevará muy lejos a estos levantinos. Durante la interpretación de “Ícaro”, Pepe puso a cantar a todo el público los versos de su estribillo. El concierto llegó a su fin con “Brown Eyes”, tema perteneciente a ‘Rage Warriors IV’, para el que Diego montó un mosh pit en el que él mismo participó mientras tocaba su bajo. Los presentes se entregaron totalmente a la banda, que se fue en toda su gloria. Una hora de show que al final supo a poco.

Acabamos de madrugada, pero bien satisfechos de lo vivido. Ambas bandas merecieron más asistentes, pero los presentes fueron partícipes de lo visto. Stereozone es aquella banda que vas a ver a primera hora en un gran festival sin esperar mucho y que acaba comiéndose a todos los que tocan después.  ‘Malabestia’ puede abrirle nuevas puertas y debe aprovecharlas para dar un nuevo salto en su carrera.

Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Pablo Camacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.