Madness 2
evildog

Crónicas

Mastodon + Kvelertak + Mutoid Man: Satisfacción que pone la piel de gallina

«Todos satisfechos, habría que ser un verdadero pesado para quejarse»

013 Tilburgo, Países Bajos

Texto y fotos: Hughes Vanhoucke

A mediados de enero, comenzó en Belfast una gira de cinco semanas con tres bandas que últimamente no lanzaron un nuevo álbum. Una de las bandas presenta a un nuevo cantante mientras que la otra celebra el 15 aniversario de su álbum conceptual ‘Leviathan’. Estoy hablando de los noruegos Kvelertak y los estadounidenses Mastodon, de Atlanta, que abarrotaron en buena parte la sala 013 en Tilburgo, Países Bajos.

La primera banda de la noche fue Mutoid Man, neoyorkinos que tocaron en Tilburgo hace menos de un año como parte del emblemático festival Roadburn.

Mutoid Man

Mutoid Man es la banda del batería Ben Koller, quien también está detrás de la batería en Converge principalmente, pero también en Killer Be Killed, un proyecto paralelo del bajista de Mastodon, Troy Sanders. Lamentablemente, no vemos a Ben Koller, según el bajista Koller sufrió una lesión en el codo y tuvo que rendirse para esta gira europea, su lugar lo ocupa su colega Chris Maggio.

Al igual que las dos bandas que se presentarán más adelante, los de Nueva York no tenían ningún material nuevo que presentar, el trío traía la mezcla de garaje rock con toques progresivos y tonos psicodélicos de sus dos primeros álbumes.

Tanto el guitarrista Stephen Brodsky (Cave-In) como el bajista Nick Cageao están cada uno en un lado del escenario armados de flying-V. Para mí, es especialmente el batería sustituto, Christopher Maggio, quien impresiona. Los chicos se divierten en el escenario y comparten esa diversión con el público que aún se está descongelando o tomando un descanso dominical antes de la llegada de los noruegos.

Ivar Nikolaisen (Kvelertak)

Con Kvelertak ya se acabó el descanso, después de algunos acordes de guitarra acústica que anuncian a la banda, vemos al batería sentarse detrás de su kit. Los sonidos acústicos rápidamente dan paso a violentas guitarras durante el tema de apertura “Åpenbaring”. Poderosos sonidos que no provenían de una o dos guitarras, sino de tres unidades.

Alrededor de un minuto después de que los músicos subieron al escenario, Ivar Nikolaisen, el nuevo cantante de la banda después de que Erlend Hjelvik la abandonara el pasado verano, los sigue con una copa de bebida en la mano. La primera palabra que me viene a la mente para describir al nuevo vocalista es energía, la segunda Axl Rose en una versión 25 años más joven. Nikolaisen desborda de energía y se mueve de un lado a otro del escenario entre los tres guitarristas y el rubio bajista, balanceando los brazos por todos los lados. Esperábamos que no eliminara un guitarrista con un uppercut involuntario.

La tercera canción, “Nekroskop” de ‘Meir’, sin haber llegado a la mitad del set, ya tenía a Nikolaisen en las barreras, respaldado por la seguridad, que perdía el control sobre el frontman cuando se lanzó a la multitud.

El set se acababa con el tremendo tema homónimo, “Kvelertak”, y el vocalista ondeando una enorme bandera negra desde el borde del escenario. Espero volver a ver Kvelertak en un futuro cercano, pero como cabeza de cartel.

Durante 45 minutos, los de Stavanger asombraron a buena parte de la asistencia sin quitar el pie del acelerador ni un momento con una mezcla de subgéneros. Un conjunto energético que promete mucho para el nuevo álbum del que ya se ha escrito mucho material. Según varios medios de comunicación se dice que el cuarto hijo de la banda debería ver la luz a finales de este año. Una pena que el sonido no se ajustara completamente al principio.

Mastodon con Scott Kelly

Son las 9:20 cuando escuchamos las primeras notas de “Singin ‘In The Rain” de Gene Kelly. Sin embargo, es Scott Kelly (Neurosis) quien pronto se unirá a Mastodon, no Gene, quien por motivos evidentes no podría hacerlo aunque quisiera. Un sonido bombástico llena de inmediato la sala mientras, en el escenario, la pantalla LED de fondo reproduce las primeras psicodelias, una pantalla que se divide en rayas verticales para que no obtengas una imagen completa y cuyo resultado es sumamente efectista.

Los poderosos sonidos de guitarra de Brent Hills y Bill Kelliher se complementan con la voz de Troy Sanders y la sección de ritmo que consta del mismo Sanders y del excelente batería Brann Dailor. La audiencia lanza suspiros de satisfacción que ponen la piel de gallina.

Con la grada inhabilitada y algún hueco aquí y allá en la pista, estimo que hay más de dos mil personas presentes (la capacidad con la grada cerrada es de 2.300, abierta, 3.000).

Brent Hinds y Bill Kelliher (Mastodon)

La variedad en el espectáculo de luces (algunas imágenes me recuerdan al pintor noruego Edvard Munch) y el uso sutil del humo muestran que este espectáculo está pensado hasta en el más mínimo detalle. Musicalmente todo está bien, el sonido es buenísimo y los músicos tocan de manera impecable. Agregue a esto la variedad de voces y todos estarán satisfechos, habría que ser un verdadero tiquismiquis para quejarse.

Las primeras tres canciones emanan de los dos primeros álbumes, después de lo cual traen una mezcla homogénea de canciones antiguas y trabajos más recientes. En el 15 aniversario del segundo álbum, ‘Leviathan’, hay más canciones antiguas en esta gira que en otras anteriores por nuestro continente.

Hay poca comunicación verbal con la audiencia, pero las luces y los vídeos mejoran con cada tema. Las dos últimas canciones antes de cumplir la hora, “Megalodon” y “Ancient Kindgom” son, sin duda, de las más destacadas del concierto; la una porque representa como nadie las lindezas del aún relativamente reciente ‘Emperor of Sand’, la otra por ser de las más heavy del conjunto.

Nada se puede decir sobre la música, al menos nada negativo. Tal vez pudiera haber una queja sobre el hecho de que no tocaran algunas de las canciones más famosas de los últimos discos. Apenas una del exitoso ‘The Hunter’ y solo dos del siguiente ‘Once More ‘Round The Sun’. ¿Y qué?

Después de una hora, Scott Kelly (Neuroris), que desde el lanzamiento de ‘Leviathan’ (2004) ha proporcionado voces en cada álbum de Mastodon, se une a sus amigos por última vez durante esta gira. Lamentablemente, para los conciertos de España Scott ya no estará presente.

Durante el tercer tema con Kelly, “Spectrelight”, Bill Kelliher se saca un solo de la chistera que no puede dejar a nadie indiferente, como tampoco lo hace este “mastodóntico” final con “Blood and Thunder”. Fue una presentación única, que envió a todo el público de vuelta a casa con buenas sensaciones después de una divina velada en la que tres bandas dieron lo mejor de sí mismas.

SETLIST DE MASTODON: Iron Tusk – March of the Fire Ants – Mother Puncher – Chimes at Midnight – Steambreather – Precious Stones – Sleeping Giant . Toe to Toes – Ghost of Karelia – Capillarian Crest – I Am Ahab – Megalodon – Ancient Kingdom – Scorpion Breath – Crystal Skull – Spectrelight – Aqua Dementia – Crack the Skye – Diamond in the Witch House – Blood and Thunder.

 

 

Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Hughes Vanhoucke

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.