el dromedario
romeo
tres de copas
sormoky
clang
artabans redemption
dino rockys
haches
spin offs
3n
poire
javier solo
VAIRE
Playa 4

Crónicas

Be Prog! My Friend 2018 (29 de junio)

«Tremendo concierto de A Perfect Circle, que esperemos no nos haga esperar otros quince años para la próxima ocasión»

29 junio 2018

Poble Espanyol, Barcelona

Texto: Victor Vallespir. Fotos: Hughes Vanhoucke

Por fin llegaba uno de los días más esperados en este inicio de verano; el Be Prog! My Friend se postraba frente a nuestros ojos y el placer de dos días de música elegante y progresiva, en uno de los emplazamientos más acogedores de la Ciudad Condal, se nos antojaría como irresistible. ¿Qué tendrá este festival que hace que la mayoría de sus asistentes hayan repetido edición tras edición? La respuesta es todo, desde grandes bandas a mejores repertorios, la consideración de casi cada artista como verdadero cabeza de cartel y la postal que se construye a lo largo y ancho del festival. En medio de las dudas que propicia un evento de estas características, con un nicho de público tan concreto y sin el tirón mediático de otros festivales peninsulares con estructuras masivas, el Be Prog! My Friend se plantó este año en la que era, ni más ni menos, que su quinta edición. ¡Casi nada!

Persefone

La primera actuación de la tarde vendría de la mano de los andorranos Persefone, quienes se han embarcado recientemente en una gira como cabezas de cartel por Europa y que ya tienen programada una gira por América del Norte con su nombre en lo más alto del programa. Las primeras actuaciones del Be Prog! se han caracterizado siempre por un sol imponente que hace resguardar a la mayoría de los visitantes en los laterales del Poble Espanyol en la desesperada búsqueda de una preciada sombra. Nada más lejos de la realidad, fueron muchos los que se acercaron al escenario para comprobar de primera mano cómo se las gastan estos death metaleros progresivos. Y mucha más gente tendría que haber sido la que se postrara frente las notas de Persefone: la cola de entrada al recinto se alargó hasta la media hora de espera para muchos de los asistentes. En fin, suponemos que es buena señal y que el festival va ganando cada vez más adeptos. Sea como fuera, allí estaban los primeros protagonistas del día con ‘Aathma’, su último lanzamiento, un álbum envuelto en épica que viaja por las principales directrices del sonido de la formación, ni más ni menos que un sinfín de melodías recubiertas de un teclado omnipresente que deja todos los huecos posibles para el más puro de los virtuosismos. Aparte de canciones como “Living Waves” o “Prison Skin”, tuvimos el placer de disfrutar de temas de su ya amplio catálogo como la genial “Mind As Universe”. Potentes y energéticos a más no poder.

Baroness

Mientras el sol se iba escondiendo por detrás de las preciosas murallas del Poble Espanyol, Baroness se acercaría a nuestro espectro sonoro para demostrar el porqué son una de las bandas más de moda en lo que a sludge se refiere. Ya han pasado tres años desde que lanzaran ‘Purple’, sin duda uno de los mejores trabajos de 2015, así que, mientras esperamos pacientemente ese nuevo trabajo de estudio, los georgianos nos entregaron una completa recopilación de grandes éxitos centrada, obviamente, en esos “Shock Me” o “Morningstar” que tantas veces han ido repartiendo durante los últimos años. John Baizley, el voceras y guitarra de la banda, es todo un frontman encima del escenario, desprendiendo una simpatía increíble en cada una de sus poses y demostrando con creces su valía vocal durante los pasajes de cada uno de los temas de la formación. A su derecha, y como más reciente incorporación a Baroness, Gina Gleason, que se dejaría entrever durante los coros de muchas de las canciones de la banda, aportando nuevos matices vocales en medio de una calidad incuestionable a la guitarra. Su álbum titulado ‘Yellow & Green’ tendría mucha cabida durante su espectáculo, pues temas como “Take My Bones Away” o “March To The Sea” despertarían una más que agradable respuesta de un público que se iría acumulando en las primeras filas del evento. Es cierto que su actuación se vio algo enrarecida por lo alejado de la tónica general del festival… pero ¿qué más dará? El Be Prog! lleva la variedad estilística por bandera y el eclecticismo como mensaje final. ¿Por qué quedarse con un solo tipo de bandas?

Pain Of Salvation

Llegaba el turno de Pain Of Salvation, aquellos quienes, en medio de una tremenda expectación tras la recuperación de Daniel Gildenlöw, dieron uno de los peores conciertos de todo el historial del Be Prog! My Friend en aquella primera edición de 2014. Sea como fuera, y todo sea dicho, pudimos comprobar la potencia del directo de la formación sueca en la presentación de ‘In The Passing Light Of Day’ en su visita a salas españolas, por lo que todo indicaba que se podrían rehacer de tan agridulce experiencia. Y vaya si lo hicieron. Su repertorio se basó en gran medida en ese último lanzamiento de la banda, de la mano de temas como la inicial “Full Throttle Tribe”, la polifónica “Reasons” o el single “Meaningless”, que levantó los coros de la gran mayoría de espectadores. Evidentemente hubo hueco para otros temas de su discografía, canciones como la espectacular “Linoleum”, que arrancó los gritos del respetable, o una “Beyond The Pale” realmente estremecedora. Daniel fue un verdadero frontman encima del escenario, sabiendo como interactuar con el público y demostrando que esa recuperación no es fruto de una sola gira: estos han vuelto para quedarse. Con una preciosa (y larga) “The Passing Light Of Day” (tremendo el coro de “Ending Theme”) se despedirían de Barcelona. Misión superada: uno de los conciertos del festival.

A Perfect Circle. Foto: Borja Llorente

Y, por fin, quince años después de su última visita a nuestras tierras, A Perfect Circle venía como absoluto e indiscutible cabeza de cartel. Las voces sobre los problemas técnicos que arrastró durante su paso por el Download Festival madrileño se hacían presentes en los momentos previos a su actuación. El caso del Be Prog!, eso sí, totalmente distinto al anteriormente mencionado. Desde las primeras notas de “Eat The Elephant”, tema que da nombre a su genial y más reciente lanzamiento, Maynard y los suyos sonaron a la perfección, con una elegancia verdaderamente impresionante y con una puesta en escena que llenaría cada uno de los recovecos del escenario. Los juegos de luces, las plataformas al fondo del escenario, las imágenes de distintos colores que se irían intercalando durante el devenir del show… todo estaba perfectamente calculado y engrasado para que el concierto fuera toda una experiencia para el público catalán. Maynard, como no podía ser de otra forma, se colocó en la plataforma central del escenario, pasando la mayor parte del tiempo a oscuras y dejando que fuera el guitarrista Billy Howerdel quien acaparara la mayor parte de las miradas. Evidentemente centraron gran parte de su repertorio en este nuevo disco que llevan presentando por los mejores escenarios europeos. Canciones como “Disillusioned” o la sorprendentemente popera “So Long, And Thanks For All The Fish” se incorporaron a la perfección a un repertorio que, como no podía ser de otra forma, también contendría perlas para todos los gustos. Y es que temas como “3 Libras” o la hipnótica “Counting Bodies Like Sheep to the Rhythm of the War Drums” despertarían también una gran reacción entre la audiencia. Su concierto, de una hora y cuarenta y cinco minutos, pasó realmente volando; pese a que la banda no se caracteriza por una variedad sónica remarcable, es innegable destacar que su elegancia y puesta en escena suplen cualquier tipo de cuestión encima del escenario. La parte final de su concierto se centró en las piezas “The Outsider” y “The Package”, de su álbum titulado ‘Thirteenth Step’, para finalmente poner el broche de oro con “Feathers”, también perteneciente a ‘Eat The Elephant’. La comunicación entre público y banda no fue lo más reseñable del concierto, pero fue acercarse al público y Maynard recibió la ovación más sonora de la velada. Por algo será. Tremendo concierto de una banda que esperemos no nos haga esperar tanto para la próxima ocasión.

Oranssi Pazuzu

Una vez rehechos del concierto que acabábamos de presenciar, sería Oranssi Pazuzu quien nos despediría de este primer día de festival con las densas y violentas notas de ese repertorio que baila entre el sludge y el black metal. La atmosfera que generaron a esas horas de la noche fue verdaderamente impresionante, con los repetitivos y místicos pasajes que envuelven su música y con unos cuantos fanáticos dándolo todo en las primeras filas. Los acoples intencionados fueron un continuo durante su actuación, construyendo un verdadero ritual perfectamente acompañado por las luces y la oscuridad que se postraba sobre Barcelona a esas horas de la noche.  A decir verdad, fue mucha la genta que desfiló hacia la salida del Poble Espanyol después de la actuación de los cabeza de cartel. Pese a ello, los fineses pudieron presentar los mejores temas de su discografía, cuyo último álbum, ‘Värähtelijä’, data ya del 2016. Temas como la inicial “Kevät”, la genial “Saturaatio” o “Vasemman käden hierarkia” retumbaron por todo el recinto y llevaron al éxtasis al gentío allí congregado.

Tras un primer día que nos dejaría un muy buen sabor de boca, nos dispondríamos a pensar en lo que daría de sí la segunda y definitiva jornada del Be Prog! My Friend de 2018. Steve Hackett, Sons Of Apollo y muchos más. ¡A por ello!

Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Víctor Vallespir

2 comentarios

  • Aina Heey dice:

    Perdona Mariskal, pero APC no tocó 3 Libras. Ojalá. La tenían en el repertorio, pero se la saltaron y no la tocaron. Si no, hubiera estado yo ahí como una loca

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.