Madness Live!
demonik
sonandosuenos
eldromedariorobe
striker
70000tons
iraka
magodeoz
judithmateo

Atlántico

El tipo que siempre se va

Rock Estatal Records (2018)

Por: Pablo Camacho

8

El nuevo proyecto de Juan Durán (Lugosi, Rockadelica) lleva por nombre Atlántico y recopila todas las inquietudes musicales del guitarrista y cantante. Un sonido directo y distintivo, gracias a la trompeta de Patxi Utchegui y los teclados de Sergio Valdehita, mece unas letras comprometidas con las que es fácil empatizar. ‘El tipo que siempre se va’ es un disco plagado de matices con el que lo mejor que podemos hacer es dejarnos llevar.

Cuando pinchamos la aguja en los surcos de este álbum, enseguida descubrimos la pasión con la que Durán ha dado forma a sus diez cortes. Una guitarra acústica abre “Promesas de Portal”, en la que, de forma orgánica, nos damos cuenta de la importancia que van a cobrar los vientos en este viaje, un viaje que evoca los polvorientos caminos sin final del sur de Estados Unidos. Durán muestra su lado más gamberro en temas como “No, no, no” o “Sol de otoño”, en los que saca sus armas de viejo bluesero y pide a gritos que bajemos la ventanilla mientras recorremos una carretera desierta. Atlántico domina también las baladas y los temas pausados. “El tipo que siempre se va”, tema que da nombre al disco, y “Vuelo de emergencia” son dos bellas piezas en las que la melancolía no impide que crezcan según pasan los segundos.

Podemos reconocer influencias de bandas como M-clan, presentes en cortes como “Salto y vuelo”, cuyo estribillo no podrás quitarte de la cabeza. “Soy Pleamar” ha sido la elegida como single de presentación y lo cierto es que recoge un vaivén de ritmos, con vientos y guitarra fundiéndose con exquisitez. En “Chamberí” encontramos un Hammond en estado de gracia y podemos recordar las guitarras de los míticos Allman Brothers. El instrumento que destaca por encima los demás en “Y sonreír” es la batería de Nacho García, que también ejerce de fotógrafo y diseñador del álbum. No perdáis de vista los interesantes componentes experimentales que podemos encontrar en este disfrutable corte de más de seis minutos. El disco cierra por todo lo alto con “En Berlín”, una canción que será coreada en los conciertos mientras abrazamos a nuestros colegas.

La producción de Álvaro Escribano ha conseguido un sonido prácticamente perfecto en todos sus puntos. La voz dulce y profunda de Juan conquista y sus letras demuestran que los rockeros también pueden ser poetas. Trabajazo para que Atlántico inicie su camino, que esperemos sea largo y próspero.

Etiquetas: ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Pablo Camacho

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.