Entrevistas |The Buyakers

«Quisimos buscar nuestros límites sin perder la esencia»

Por: Pablo Camacho

The Buyakers está de dulce tras el lanzamiento de su nuevo álbum de estudio, ‘El bar de los muertos‘, el cual ansían presentar por todo el territorio nacional con su confluencia característica de géneros e instrumentos. Pablo Camacho ha charlado con Suko, Mazo, Grego, Pablo, Fernández, Johnny, Vic y Ortega para conocer en profundidad esta extensa formación.

Enhorabuena por vuestro nuevo disco. ‘El bar de los muertos’ es toda una fiesta musical. ¿Estáis contentos con el resultado?

(S): “¡Muchas gracias! Estamos realmente contentos con el resultado. Creemos que este disco dice mucho de nosotros en este momento, que la banda ha crecido a la vez que la música que hemos ido haciendo. ‘Empieza la función’ era un disco que decía mucho de nosotros en esa época, y que sigue diciendo actualmente en muchos aspectos… Pero decidimos seguir explorando, seguir creciendo y plasmar todo ese camino en nuestra música. Creemos que ‘El bar de los muertos’ es una evolución inteligente y honesta de nuestro primer trabajo… cuando lo fácil hubiera sido seguir la estela de las canciones que mejor funcionaron, nosotros quisimos abrir un poco más el abanico e intentar buscar nuestros límites sin perder la esencia”.

Habéis cuidado mucho el aspecto visual en la edición física del CD. ¿Qué podéis contarnos sobre ello?

(S): “El tema visual es un aspecto que tenemos siempre en mente. Un disco no debe ser solo un buen disco por dentro (que por supuesto es primordial), también debe serlo por fuera. Nosotros queremos sentirnos igual de orgulloso de lo que ocurre cuando lo pones en el reproductor, o cuando simplemente lo tienes en la mano. Queremos que la gente lo quiera tocar, coger, abrir, leer… Cuando estuvimos haciendo el primer disco no queríamos meter fotografías nuestras y cosas así, queríamos que todo fuese cartoon, divertido y a la vez elegante. Viendo lo bien que había funcionado quisimos dar un paso más allá en ‘El bar de los muertos’ y hacer un libreto más largo, hacer ilustraciones individuales en cada página, ir haciendo una pequeña historieta y no dejar ninguna zona sin detalles, ya sea el borde, la trasera del CD o la propia galleta”.

(M): “De todo ello se ha encargado Chema Gallardo, un gran ilustrador, amigo y además paisano de Puertollano, con una dilatada experiencia trabajando, no solo como ilustrador, también como pintor o dibujante de animación (trabajo por el cual ha conseguido incluso un Goya). Tenemos la suerte de contar con Chema desde hace muchos años y si el primer disco quedó estupendo bajo su batuta. ¿Cómo no íbamos a tenerlo en el segundo?”

(G): “Es muy fácil trabajar con él… Nos conoce muy bien y sabe lo que queremos en cada momento… Nos cala y clava lo que teníamos en mente”.

El LP ha llegado a buen puerto gracias a una campaña de crowdfunding. ¿Puede ser este el sistema definitivo para la financiación de bandas emergentes?

(S): “No sabemos si es el definitivo, pero si que sabemos que funciona. Nosotros, imagino que como cualquiera, teníamos ciertas dudas acerca del crowfunding, y al final ha reusultado ser la piedra angular de la financiación de este disco. Lo más importante es ser honesto y ofrecer recompensas que realmente merezcan la pena, que la gente no sienta que tira el dinero o que estas siendo abusivo. Hay que ser llamativo, no intentar conseguir el dinero por conseguirlo, sino hacer ver a los demás que te vas a dejar la vida para que se sientan orgullosos de ser parte de esto… por que es la verdad y porque desde el momento en que lo consigues, es un disco de muchas personas y debes hacer que éstas nunca se arrepientan de haber confiado en ti. Es una responsabilidad mayor, pero es muy bonito”.

Habéis salido triunfantes de grandes escenarios como el de Viñarock o el Juergas. ¿Cómo conseguís esa conexión con el público?

(S): “Lo más importante es estar bien y a gusto encima del escenario, si la gente sabe que estás en tu casa, ellos también están en la suya… y entonces ya todos estamos en pijama. Nosotros nos conocemos desde hace muchos años, sabemos lo que pensamos, lo que queremos y lo que nos apetece y por eso nos llevamos tan bien encima del escenario (y debajo, por supuesto). Para nosotros, estar ahí es un premio y es especial, por eso disfrutamos e intentamos estrujar la experiencia al máximo y eso al final se traslada a la gente, que acaba metiéndose en el show y convirtiéndose en un buyaker más”.

(F): “Efectivamente, un concierto de Buyakers es un derroche de energía sobre el escenario. Uno de nuestros grandes retos a la hora de diseñar los directos, ha sido buscar la manera de ser lo más fieles posible a lo que suena en el disco, pero además, inyectar energía a los temas para hacer vibrar al público, pero siempre sin distorsionar la esencia de los temas musicales.Además, aprovechamos mucho la trayectoria cómica de Suko para dar ese toque de humor en el concierto, que a veces puede significar un punto de inflexión”.

Vamos a hablar un poco de vuestra formación. Además de los elementos clásicos de una banda de rock, contáis en vuestras filas con un trombón, una trompeta y un sorprendente laúd. ¿Qué os hizo decantaros por estos instrumentos?

(S): “La verdad es que Victor y yo siempre hemos sido unos enamorados de los instrumentos de metal, tocábamos los dos solos pero sabíamos que tarde o temprano meteríamos uno, dos… o quince si hiciera falta. Cuando comenzamos la grabación del primer disco queríamos reforzar la trompeta con un trombón y llamamos a un musicazo y amigo (Fernando Fernández), que ya había hecho algunos temas en conciertos con nosotros… Sonó todo tan bien que pasó a ser rapidamente un instrumento muy importante para nosotros.  Mazo es un gran guitarrista, pero vino un día porque sabíamos que tocaba el laúd y queríamos probar a meterlo en una canción, para ver que tal… y fue un cortocircuito. Molaba tanto que nos pusimos a meter laudes por aquí y por allá, de tal manera que hoy en día es uno de los instrumentos principales para nosotros y una seña de identidad gigante para la banda”.

(P): “Aunque hay muchos grupos que mezclan metales y rock en toda España, nuestro estilo es una mezcla un poco inusual, con laúd, teclados, metales y a veces hasta banjo y ukeleles también. Parece una locura… ¡Y lo es! Pero es genial”.

Vuestra música suena a muchas cosas: circo, cabaret, cine clásico o de animación… ¿De dónde surge vuestra inspiración?

(M): “La verdad es que es difícil de definir. Nosotros lo hemos llamado “fun rock”, algo así como “rock divertido”, un conglomerado de estilos en el que el rock clásico es la base, pero coquetea con estilos como el swing, el blues, el reggae, el ska e incluso el punk o el funky… Todo esto, con juegos atractivos de metales o de laúd yunas letras directas, concretas y divertidas, hace que el cómputo general suene de una manera distinta, pero dentro de los márgenes que hacen que las canciones suenen a Buyakers”.

(P): “A la hora de componer, todos visualizamos la canción, le damos forma y poco a poco la vamos construyendo de la manera más buyaker. Además, dedicamos tiempo también a saber cómo será en directo, cómo hacerla de la manera más interesante, divertida y completa posible.Cuando tenemos todo esto a nuestro gusto, una canción ya está preparada para ser tocada o grabada. A la hora de hacer las letras, nos influyen nuestras vivencias con el grupo y nuestro día a día. Temas como “Locos de atar” o “Empieza la función”. Otras canciones beben de la comedia o el cine, ya que Suko se dedica a ello. “Payaso triste”, “Tarantino” de nuestro anterior álbum, o “El Bar de los Muertos”, entre otros, vienen de toda esa inspiración”.

(S): “Nosotros siempre intentamos buscar lo positivo de las cosas, contar historias y hacer que la gente empatice con ellas. Muchas veces una canción puede ayudarnos, cobrar un significado en algún momento malo… o bueno”.

El genial Lichis anda detrás de la producción del álbum ¿Cómo ha influido su trabajo en el resultado final?

(J): “Ha habido una evolución muy grande con respecto a anteriores trabajos, y todo ha sido gracias a Lichis, que se ha preocupado desde el primer día. Se han elegido los instrumentos que creíamos más convenientes para cada tema. Así que si para cada tema se creía necesario desmontar la batería para probar con diferentes cajas o bombos, se hacía. Y disponíamos de una gran variedad de guitarras y amplis para ir probando hasta encontrar el sonido buscado… En eso ha sido fundamental su ayuda, que se metió de lleno en nuestro mundo y se ha convertido en uno más… y eso es de agradecer”.

(V): “Nos pusimos en manos de Lichis y hemos experimentado muchos cambios: en esta ocasión la producción empezó en los ensayos antes de entrar en el estudio, por lo que le dimos una vuelta a todas las composiciones antes de ponernos a grabar, por ejemplo, cosa que te ayuda mucho a la hora de estar más seguro y concentrado con los nervios del estudio”.

(S): “A parte de todo esto, Lichis dedica mucho tiempo también a ver las letras, a escucharlas y a ver que le dicen y que siente al oírlas… eso es algo maravilloso para los cantantes, ya que en otros sitios prestan mucha atención a la música y luego como si cantas con hipo… Aquí todo esta bien revisado y estudiado, y te produce una sensación de comodidad muy buena”.

Hace poco vimos a Suko tocando en El Hormiguero. ¿Fue un buen escaparate para The Buyakers?

(S): “Bueno, yo llevo ya unos años dedicándome a la comedia, además mi formación ha ido siempre enfocada al cine y a la televisión. He dirigido, escrito y editado cortos, programas de televisón e incluso los videoclips de Buyakers. Ahora mismo soy guionista de El Hormiguero y eso me permite poder aprender mucho, no solo de televisión y de comedia, también de música, ya que en muchas ocasiones nos ponemos a pensar que instrumentos divertidos podemos hacer para el programa, los fabricamos, los afinamos, los probamos… Todo esto parece que luego es una broma, pero nos lo tomamos muy en serio… algún día con Buyakers tocaremos algunos de estos instrumentos y ya verás, ya… (Risas)”.

¿Cuáles son vuestros planes de futuro?

(O): “Pues ahora mismo estamos preparando el terreno de lo que podría ser la gira de 2018 para presentar ‘El Bar de los Muertos’, y la verdad es que estamos constatando las dificultades y limitaciones que tiene tratar de confeccionar una gira con tus propios medios y contactos cuando quieres salir un poco de tu zona de confort. Aún así estamos muy ilusionados y no dejaremos de llamar festival por festival, pub por pub y sala por sala. Nosotros queremos transmitir buen rollo en nuestros conciertos sin ponernos un “cercado” de lo que debe entrar y lo que no. En todos sitios se hace música y por eso nosotros queremos ir a todos sitios. Queremos pasárnoslo pipa y que la gente se venga arriba y se deje llevar. Lo decimos mucho, pero aquí “o follamos todos…”

Pablo Camacho

Pablo Camacho

Progresivo y melancólico.
Pablo Camacho

Latest posts by Pablo Camacho (see all)

Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Pablo Camacho