Madness Live!

Crónica de Against The Waves + Cannibal Grandpa: Contra los elementos

31 enero, 2017 3:52 pm Publicado por 
Deja tus comentarios

Boite Live, Madrid.

La fauna que merodeaba alrededor de la Boite (¿boit, buat, bouat?) era digna de ser retratada para hacer un mapa visual de la generación Y. No es necesario especificar más de la cuenta, pero la renovación del público metalero puede beber de esta cantera: jóvenes que no superan la treintena, armados con dilatas, tatuajes, flequillo y ropas oscuras: no, no estamos hablando de un revival del emo noventero, pero casi.

No sorprendía, eso sí, ya que la propuesta de Against the Waves, metalcore melódico con toques de música electrónica, encajaba perfectamente con su público objetivo.

La noche comenzó con Cannibal Grandpa (y ya basta de estudio demográfico). Nos sorprendieron, para bien, con una sólida actuación, la cual traspasaba lo puramente musical para tratar de marcar la diferencia en la extensa escena madrileña. En primer lugar, chocaba la estética, con los instrumentistas conjuntados con sus camisetas de imaginería masónica así como varios roll up dispuestos por el recinto. En segundo lugar, su actuación, con coordinaciones a la hora de hacer headbanging o el papel de su bajista Leo, que parecía completamente poseído entre sonrisas siniestras y miradas perdidas. Escalofriante. En tercero, y aquí viene lo importante, lo musical: deathcore cercano al brutal, con una contundencia manifiesta y una conjuntadísima base rítmica que son capaces de sostener la conducción vocal de Fernando. Riffs técnicos, breaksdown bien elegidos, una “Where Is Your God” redonda y en la recta final unas mínimas concesiones melódicas que dieron volumen a su propuesta, recogida en su ‘Feed Your Food’. Apuntan alto. Claro, también hay que decir que todo el bien que le hacía el sonido de la sala a su género, perjudicó en el balance final a Against The Waves, combo que venía para presentar por primera  vez su nuevo álbum ‘Borealis’ al público de la capital estatal.

against-the-waves-directo

La coordinación de la facción rítmica seguió presente, así como la versátil voz de Mike, pero el resto… desapareció. Los samples electrónicos apenas se oían, la voz melódica (espectacular, Dejota se salió) no adquirió el protagonismo de su versión de estudio y la guitarra solista difícilmente se intuía en la bola de sonido que asolaba el garito madrileño. Al público poco pareció importarle estos inconvenientes, a los cuales se sumaba que los dos primeros metros del escenario estuvieran anulados por un par de notas que asumirían el mosh con extremada dureza. Pero centrémonos en lo que importa. Tras una elegante introducción, el telón cayó para dar comienzo a “Captive Comfort” y “Too Far Gone”, dos grandes temas que levantan el ánimo a cualquiera. Bajo un “esto requiere más coros angelicales“ y un “vamos a bailar que es puto viernes” se montó la rave de “Northern Light”, con toda la sala respondiendo a los coros, demostrando que traían los deberes hechos de casa. Agradecimientos varios condujeron a “Ecotone” de su primer LP, más bestia y guitarrera que sus anteriores temas, con la guitarra solista dando un paso al frente por primera vez; “Hivemind” continuó con el repaso y “Hold Back” nos fascinó con una estupenda alternancia entre los contrastes sonoros y vocales, la verdadera seña de intensidad de la formación. “Commited To Fiction” mantuvo la apuesta, aunque lamentablemente la conducción de la puesta en escena se quedara escasa. “Nebraska”. “Brighter Days” y “Spotlights” finiquitaron el bolo por todo lo alto, con la consecuente respuesta de la sala pese a los problemas que arrastraron durante todo el concierto.

Against The Waves demostraron ser una banda sólida, poseer grandes composiciones y tener una notable presencia en el escenario… con apenas la mitad de los instrumentos a pleno rendimiento. Con más suerte en lo técnico, pueden convertirse en referencia del género a nivel estatal. Tiempo al tiempo.

Texto: Sergio Julián (@sergio42)
Fotos: Dani Claudín

Etiquetas: , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Sergio Julián Gómez