Scorpions: 40 aniversario de 'Animal Magnetism'

31 marzo, 2020 2:30 am Publicado por  11 Comentarios

Corre el año 1979. La banda alemana Scorpions acaba de terminar su primer periplo estadounidense y, pese a haberlo hecho teloneando a otras bandas, el éxito es tan abrumador que tanto su sello discográfico como su mánager la obligan a grabar un nuevo álbum.

La banda vuelve a Colonia a grabar en sus estudios de siempre, sin embargo, el estudio uno está en obras y la grabación se tiene que llevar a cabo en el estudio dos, en el que las condiciones no fueron las ideales. El propio Herman Rarebell reconoció a Melody Maker en 1981 que se vieron obligados a aceptar porque, aunque la grabación no había comenzado, toda la gira promocional ya estaba programada. Hablamos de 'Animal Magnetism', el séptimo disco de estudio de Scorpions.

Como la mayoría de los discos de la banda, este también presentaba una portada polémica, aunque quizás no tanto como las de 'In Trance', 'Virgin Killer' o 'Lovedrive', razón por la que finalmente sería la primera portada del grupo no censurada en EE.UU. El diseñador de la portada, Storm Thorgerson, comentó acerca de la misma: “No creo que la hayamos comprendido tampoco, lo único que sabía era que había algo grosero en alguna parte”. Más gracioso estuvo Francis Buchholz en 2007 en unas declaraciones a Metal Rules en las que afirmaba que “Herman vino con el título y a todos nos encantó porque era un título interesante.  Teníamos a este menda ¿Storm?, que había hecho portadas para Pink Floyd, creo que hizo aquella del tío ardiendo. Así que Storm vino con la idea de la portada para 'Animal Magnetism'. A mí particularmente no me gustó, a la banda le encantó. A mí me gustó el perro”.

Un aspecto que parecía conducirse por sí solo fue el de la guitarra solista. Después de los sucesos acaecidos en 'Lovedrive', con la vuelta y posterior marcha definitiva del grupo del maestro Michael Schenker, parecía que Matthias Jabs se asentaba definitivamente en el puesto. Yo soy de los que piensan que Matthias no es un guitarrista del nivel de Uli John Roth o Michael Schenker, sin embargo reconozco que encajó perfectamente en la banda, en la que incluso empezó a colaborar en la composición de temas, y que fue el guitarrista perfecto para los años de gloria que se aproximaban a pasos agigantados.

El disco empieza con uno de esos temas imperecederos,"Make it Real". Fue el primer tema de Scorpions que escuché de chaval, recuerdo que venía en una recopilación llamada 'Metalmania' junto con temas de Iron Maiden, Whitesnake o Sammy Hagar, entre otros, y que desde la primera vez que la oí me quedé colgado de ella. Un temazo de los que te enamora para siempre. Le sigue la veloz "Don’t Make No Promises (Your Body Can´t Keep)", escrita por Matthias Jabs y Herman Rarebell. Este es un hecho curioso, pues son hasta seis los cortes que el batería firma en el disco, descubriéndose como un gran letrista que acabaría escribiendo las letras de muchos de los éxitos venideros de la banda. A continuación la guitarra de Rudolph nos introduce "Hold Me Tight", más lenta que las anteriores, pero igualmente poderosa. En esa misma línea de guitarreo lento, pero contundente, le sigue "Twentieth Century Man", aunque tal vez aquí las voces de Klaus Meine suenan un puntito más melodiosas si cabe. Cerraba la cara A "Lady Starlight", el baladón de turno. Pese a no ser una de las más conocidas del grupo, es impresionante, las voces de Meine ponen la carne de gallina. Es el corte más largo del disco, y es que desde la marcha de Uli Roth la banda ya no parece capaz de componer los temas de largo minutaje de antaño. En manos de Rudolph la banda vira hacia temas más cortos, menos complejos, pero a la vez más pegadizos y radiofónicos, lo que finalmente se traduciría en una subida de varios peldaños en la escalera de la fama para el grupo, cuya cima en breve coronaría.

La cara B empieza con "Falling in Love", con la guitarra de Rudolph sobresaliendo de nuevo por encima del resto de la sección rítmica, una de las mejores de todos los tiempos, y las cuerdas vocales de Meine, que adornan el estribillo tanto con agudos como con gemidos. "Only a Man" es curiosa, tiene de todo, guitarreos contundentes, un estribillo potente y hasta tramos un poco caóticos. Un tema, como he dicho, curioso.

Pero si hay un tema peculiar en el disco, ese es "The Zoo". ¿Qué os puedo decir de ella? Lenta como un chuletón bien cocinado a la brasa, lo mejor es oírla o, mejor aún, experimentar en directo ese poderosísimo riff. Rudolph escribió la mayor parte de la música durante la gira yanqui de 1979. Cuando Klaus escuchó por primera vez el riff dijo que le recordaba a su anterior visita a una calle de la ciudad de Nueva York a la cual humorísticamente se referían como “el zoo”. Posteriormente, cuando Klaus escribió la letra incluyó referencias a la calle 42 de NY, por lo que se supone que esa calle es a la que denominaban “el zoo”. Cierra el disco la canción que da título, "Animal Magnetism". Es el tema más lento del disco y tal vez el más complejo. Tiene un principio un tanto oscuro, con un leve sabor a Black Sabbath que se va abriendo poco a poco con el riff hasta que entra la voz de Klaus, a veces calmada, a veces casi un susurro y a veces histriónica, pero siempre majestuosa.

Pese a que con el tiempo se acabó convirtiendo tanto en disco de oro (1984) como de platino (1991), 'Animal Magnetism' no fue un disco que rompiese las listas, quedándose en un modesto puesto 52 en el Billboard 200. Tampoco alcanzaron puestos relevantes ninguno de los sencillos que se lanzaron: "Make it Real" y "The Zoo". También fue lanzado un tercer sencillo con "Hey You", un tema no incluido en la versión original del disco aunque sí en versiones posteriores, y que además de su sonido con reminiscencias al pasado del grupo tiene la particularidad de que Rudolph se encarga de las cuerdas vocales, eso sí con Klaus a los coros. Resumiendo, un disco histórico, clave en el devenir de los chicos de Hannover, plagado de buenos temas y, cómo no, de grandes recuerdos.

F.J. Villasante

 

Redacción
Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

11 comentarios

  • Alberto dice:

    Impresionante crónica de este discazo. Mi enhorabuena al Sr. Villasante por haber captado tan bien la esencia. Me ha gustado el bonus de 'Hey You', con Rudolph a las voces como en los inicios. Una auténtica 'raritie', yo la descubrí en medio de un recopilatorio. En cuanto a la portada, tiene algo atrevido que me gusta, aunque en estos tiempos de dictadura políticamente correcta sería impensable

  • Tony dice:

    Wow! Gran reseña, enhorabuena. Aún conservo el cassette de Metalmania, el recopilatorio que me cambió la vida!

  • Juandie dice:

    Muy buen resumen hacia tan histórico álbum de los SCORPIONS aunque lo mejor estaría por llegar en 1982 con un discazo como BLACKOUT y sus extensas giras por territorio yanky.

  • Ros dice:

    Un album normalillo....sin màs

  • La Caverna In Rock dice:

    Grandioso!!

  • Miguel dice:

    Otro obra maestra de los teutones

  • Nikaguti dice:

    Buen disco lanzadera para lo que vendría posteriormente.
    Buena crónica.
    Up the Scorpions.

  • pepeillo dice:

    Que es que el tío tiene la picha fuera?

  • Mary dice:

    All things about Scorpions is exciting, amazing

  • Alberto dice:

    Mathias Jabs es posiblemente uno de los guitarristas más infravalorados de los 80. Es rápido, creativo, melódico, lo tiene todo, pero por lo que sea, no tiene "nombre".
    En Blackout y Love at first Sting, toca de forma increíble, tanto las rítmicas, haciendo arreglos, como los solos que son extraordinarios. Hace falta dedicarle una escucha con atención para ver lo bueno que es. Y luego, en directo, siempre lo clava!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.