Madness Live!

Entrevistas |Bourbon Kings

«Igual nos animamos a hacer alguna canción de trap-metal»

Por: Sergio Julián

Es una de las bandas revelación del año. Así queda plasmado en el Rockferéndum de La Heavy (4ª posición) y en su nutrida base de seguidores, que crece con el transcurso de las semanas. Los navarros Bourbon Kings han llegado para reventar la escena del rap metal estatal incluyendo elementos musicales nunca antes vistos en nuestra escena. Su último disco, ‘Performance’ (El Dromedario Records), es una demostración de buen hacer, reivindicación y riffs adictivos que quedan grabados en tu memoria. El próximo 10 de febrero, la banda iniciará su gira 2018 en la Fiesta-Concierto de La Heavy 400, en la que también estarán presentes los Inconscientes de Iñaku “Uoho” (Extremoduro, La Fuga) y los Sonic Toys de Alex (La Fuga). Sergio Julián tiene la ocasión de entrevistar al vocalista Aarón Da Boozer para descubrir sus inquietudes, el estado del género en nuestro país y descubrir el futuro que le depara a la prometedora formación.

Tras un periodo de hibernación del género, parece ser que estamos ante una segunda oleada de bandas de rap metal. ¿Por qué creéis que está sucediendo este fenómeno?

“Los grupos internacionales del género que en su día estuvieron en primera línea, han vuelto a reinventar su sonido y la manera de hacer esta música. Esto conlleva a que, otra vez, estén de gira mundial llenando salas o de cabezas de cartel de importantes festivales, beneficiando así a que el género vuelva a tener seguidores o que, los que en su día fueron, vuelvan a tener esas ganas de escuchar este tipo de música”.

¿El adiós de Riot Propaganda es una oportunidad o crees que ralentizará el crecimiento del género en la escena estatal?

“Grupos como ellos han contribuido que el rap-metal estatal siga siendo un género a tener en cuenta, aunque más bien lo ha hecho Habeas Corpus desde hace muchísimos años atrás, puesto que Riot Propaganda ha sido su continuación paralela. No creemos que vaya a afectar mucho: hay bandas consagradas que todavía están activas y otras tantas emergentes que van creciendo en número. En el underground estatal se abre el abanico y, además de bandas con temática política y denuncia social, hay muchos combos que recurren a muchos más temas, y eso siempre es enriquecedor. Esto no quiere decir, en absoluto, que no nos de mucha pena el adiós de Riot. Son una gente cojonuda, tenemos el gusto de conocer a Iker Alduntzin (batería) y nos hubiera gustado coincidir más en futuras ocasiones con ellos”.

Bourbon Kings me recuerda al caso de La Maravillosa Orquesta del Alcohol: el nombre del grupo puede no llegar a definir a la perfección el grupo. ¿Tiene algún significado especial para vosotros, más allá de la conversación que hacía con los ‘40º’ de vuestro primer LP?

“Nos gustaría decir que sí, pero la verdad que no esconde ningún significado especial. Los comienzos fueron así, y el alcohol (Bourbon en nuestro caso) fue la primera esencia de la banda. Nos encantaría tener otra explicación pero no la tenemos, somos así. Quien presencie un directo nuestro o analice alguna de las letras entenderá a la perfección de dónde venimos”.

A lo largo de ‘Performance’ surgen temas como la clase política, la violencia de género o la corrupción. Vamos a asumir temporalmente el papel del CIS. ¿Cuáles son los tres temas que más preocupan a Bourbon Kings?

Es muy difícil escoger solo tres, la realidad del día a día te sorprende y te golpea en la cara; aunque muchos problemas desaparezcan de los focos mediáticos, siguen estando ahí. Podríamos decir que los que más nos preocupan son el tema de los refugiados, el abuso infantil y la violencia de género, pero no podríamos dejar atrás la pobreza energética, la hambruna, los desahucios y un muy largo etc… Solo hay que ver un día el telediario o escuchar las noticias o leer un periódico para que las preocupaciones aumenten o se renueven”.

¿Es necesaria que la música tome una posición sobre ellos tal y como vosotros hacéis?

“Tenemos claro que en nuestra música sí es necesario. Hay otras bandas que basan sus letras en otras temáticas y no nos parece mal; al final, tu música debe reflejar lo que sientes o lo que vives, aunque no sea siempre lo mismo que los demás. Nosotros hemos creído que no podemos quedarnos al margen de nuestra realidad. Esta realidad viene de familias trabajadoras humildes de las que han luchado toda una vida para seguir adelante, así que viviendo lo que hemos vivido, necesitamos poner ese grito en el cielo, viendo todas las injusticias en nuestro entorno”.

Lo vuestro es rap metal, pero vuestro aperturismo a medio camino entre el nu metal, el metal alternativo y ligeros toques de post-hardcore hacen que, desde luego, vuestra propuesta suene fresca. ¿Qué os lleva a afrontar este formato prácticamente inédito en nuestro país?

“Se juntan muchos factores pero, en primer lugar, lo afrontábamos sin más pretensión que hacer aquello que más nos gustaba o parecernos a aquellas bandas que más nos transmitían. Otro factor, también a destacar, es que dentro de la banda hay gustos muy diferentes, y aunque nos una el nu-metal, cada uno tiene otros estilos referentes como puede ser el hardcore, el jazz, el hip hop o incluso el hard rock. Y otro de los factores es eso mismo: como aquí no se ha llegado hacer nunca nuestra mezcla… ¿por qué no hacerla?”

Pese a la tendencia metalera, vuestra base no deja de ser el hip hop clásico, últimamente compitiendo con un movimiento trap cada vez más convocante. ¿Qué opinión os merece la actual explosión del género?

“Creemos que al igual que el rap-metal nacional no se parece mucho al internacional (aunque empiezan a salir grupos nuevos con más toques del estilo), en el trap creemos que ha pasado lo mismo. Así que tampoco podemos dar mucha opinión sobre el trap nacional porque quitando las 4 o 5 canciones que conoce todo el mundo tampoco conocemos mucho más. Sí que podemos admitir que de la misma manera que es un género que está en plena ebullición, es un estilo polémico en cuanto a contenidos de algunos de sus referentes. Pero cada vez tiene más y más adeptos”.

¿Creéis que llegará algún día el trap-metal? (risas)

“Creo que estas prediciendo un futuro no muy lejano. En EE.UU., donde se originaron estos dos estilos, hay alguna banda de Rap-metal que ya meten samplers y sonidos muy característicos del trap, uniéndolos con guitarras eléctricas, batería… y les está quedando guapo. Como para crear un nuevo género lo vemos difícil, pero como para que se haga alguna canción que otra, puede ser. Y bueno, quién sabe, igual nos animamos a hacer alguna canción así en el futuro (risas)”.

Vuestro disco no da un segundo de respiro. Es denuncia, es violencia, es sentimiento. ¿Así os sentís en el día a día?

“¿Alguien no? Nos gustaría conocerle. Todos tenemos altibajos, tenemos rachas malas, otras buenas, días que estás jodido por varios motivos, días de euforia… Nuestras letras reflejan nuestro día a día, incluso según cómo te sientas puedes asumir, describir o afrontar un problema de manera diferente un día u otro y esa misma controversia se refleja en el disco. Podemos pasar de pedir ayuda porque estamos hundidos, a darnos cuenta de que estar hundidos nos va hacer fuertes, pasando por el “hoy necesito beber otra vez””.

¿Cuáles son vuestros planes en el futuro a corto plazo? Supongo que giraréis en 2018 pero… ¿en 2019?

“En 2018 giraremos. Ese es nuestro plan. Tenemos ganas. Todo el trabajo duro ha sido para poder tocar en directo para llegar a más gente, para que más gente vibre con nosotros en los conciertos. Así que paso a paso y, en 2019, ya nos plantearemos si sacar un disco, con una canción trap metal incluida; o seguir girando o un grandes éxitos… (risas) Quién sabe…”

¿Os pilló por sorpresa vuestro lleno en la Zentral de Pamplona o erais conscientes de vuestra creciente capacidad de convocatoria? ¿Qué tiene vuestros conciertos para que sean tan atractivos para el público?

“Entre tú y nosotros: ¡Estábamos acojonados! Claro que nos pilló por sorpresa, esperábamos menos gente y menos ambiente; la gente estaba entregadísima, por eso ahora mismo tenemos tantas ganas de coger la furgo y salir para tocar. En el escenario somos 5 tíos que disfrutan con lo que hacen, y lo más importante, que creen en lo que hacen. No sabemos por qué, pero la gente lo nota; a la gente se lo transmitimos y acaba siendo participe de cada gesto, de cada sentimiento, de cada movimiento de la banda y con toda la electricidad de, un no parar, se acaba disfrutando de ese directo. No hemos encontrado ningún secreto (risas). Pero la primera regla de este juego es el inmenso respeto que hay que tenerle a cada persona que viene a verte en concierto. Y eso hay que plasmarlo”.

Este verano entráis de lleno en el circuito de festivales con apariciones en el Extremusika, A Cop de Rock o en el Viñarock. ¿Cómo se ha fraguado?

“Nosotros somos una banda que nos movemos en la escena underground y sabemos cómo funciona esto. Sin el apoyo necesario es imposible meterse en este circuito por muy bien que hagas las cosas. La oficina del sello con el que hemos sacado este disco (el Dromedario Records) está haciendo un trabajo inmenso en este sentido y no podemos estar más agradecidos. Eso sí, también hay que decir que por mucho que haga tu oficina, si el disco no gusta, tampoco puedes entrar, así que estamos muy orgullosos de nuestro trabajo, porque nos está abriendo esos huecos por donde empezamos a colarnos”.

El próximo 10 de febrero estaréis en la Fiesta Aniversario de La Heavy. ¿Cómo afrontáis el concierto? ¿Podemos esperar alguna sorpresa?

“Con ganas, un poco de nervios también, pero con muchas ganas de bajar, hacer nuestro concierto y que la gente disfrute. Es una fiesta y vamos hacer disfrutar a todo el mundo. Sorpresas seguro que habrá; sobre la marcha queremos impresionar y haremos lo necesario (risas) ¡Muchas gracias por dar difusión a bandas pequeñas como la nuestra! ¡Nos vemos el 10 de febrero!

Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Sergio Julián Gómez