Madness Live!

Entrevistas |Fernando Ribeiro (Moonspell)

«Alma Mater pretende formar una hermandad metalera para ayudar a la escena portuguesa»

Por: Yorgos Goumas

Alma Mater”, uno de los temas más reconocibles de la ya legendaria banda portuguesa Moonspell, ha dado nombre al sello discográfico y a la editorial de libros que su frontman Fernando Ribeiro y sus socios han montado para, no solamente lanzar y promocionar los trabajos de bandas portuguesas noveles, sino también para reeditar discos clásicos que han marcado la escena oscura. Yorgos Goumas se puso en contacto con él via Skype para saber más acerca de esta loable oferta cultural. La entrevista se hizo en “portuñol” y con la mujer de Fernando (Sónia Tavares, cantante de la banda The Gift) ayudándole ocasionalmente (“mi mujer domina el castellano mucho mejor que yo”, afirmó Fernando).

Con los tiempos que corren, admiro tu valentía a la hora de meterte en un tipo de negocio que cada vez se hace más complicado.

“Todo depende de la manera que quiera uno enfocar su negocio. En mi caso, lo he dirigido principalmente hacia los coleccionistas y/o completistas. Su objetivo principal no es ganar dinero, sino intentar reproducir las mismas satisfacciones e ilusiones que me ha dado a mí la música desde mi adolescencia. Es una empresa creada por unos amantes fanáticos de la música y va dirigida al mismo tipo de gente, a quienes vamos a ofrecer unas ediciones exclusivas y muy cuidadas que van a satisfacer hasta al coleccionista más exigente, tanto a nivel de presentación (caratula exterior doble), como de sonido (remasterización). También queremos ofrecer estos productos a unos precios más accesibles. De esta forma, los coleccionistas no tendrán que navegar por Internet, en Discogs o Amazon, durante horas o días, sin la garantía de que vayan a encontrarlo a un precio razonable. Aparentemente, este enfoque está dando sus frutos, porque ya hemos agotado la edición en vinilo del ‘Irreligious’(1996) y la del EP ‘Opium’.

Por otra parte, también existe el afán de querer ayudar algo a las bandas portuguesas y poner a su servicio mi experiencia después de medio siglo de carrera, para que puedan ver sus discos editados a través de nuestro sello. Por último, como aún mantengo una buena relación con Century Media y Clandestine Music (Ndr: una consultoría alemana que se especializa en música), hemos obtenido la licencia para poder editar en vinilo los discos de Moonspell que sacamos con ellos. Es una manera, arriesgada eso sí, de devolver a la escena lo que a mí me ha dado todos estos años. También hay que saber tomar decisiones estratégicas. Por ejemplo, vamos a editar ‘Infinity… A Timeless Journey Through An Emotional Dream’, el primer disco de doom hecho en Portugal (1996) de una banda que se llama Desire. Cuentan con un pequeño, pero nutrido y dedicado, grupo de fans y, dada la importancia de este disco para la escena portuguesa, seguramente habrá gente que querrá tenerlo en vinilo. A la vez, estamos preparando el lanzamiento debut de una banda de death metal clásico de Cascais con vocalista femenina que se llama Okkultist y, obviamente, no vamos a editarlo en vinilo, solamente en digipack. Eso sí, si llegan a ser exitosos y hay demanda, quizás hagamos una edición en vinilo en el futuro. Yo mismo colecciono vinilos y la gran mayoría de ellos son de bandas clásicas, no nuevas”.

Con respecto a las bandas portuguesas, también quieres servirles como una plataforma desde la que despegar, no solamente a nivel discográfico, ¿verdad?

“Efectivamente. No solamente queremos darles un contrato discográfico, un estudio y/o un productor, sino que, a raíz de mis contactos en el panorama metalero internacional, queremos poder ofrecerles la oportunidad de salir de gira. Además, podemos darles consejos para que no caigan en los errores que he visto que las bandas portuguesas cometen y otra vez. Quiero que el sello sea una manera de formar una verdadera comunidad metalera portuguesa, una hermandad, porque uno de los males de la escena de aquí son los chismorreos: las bandas hablan mal las unas de las otras… Moonspell ha sufrido mucho por esto a lo largo de los años, nos han atacado de manera injusta porque lo que no entienden, o lo que no quieren entender, es que nosotros simplemente hicimos lo que teníamos que hacer: trabajar muy duro, hacer sacrificios, aprovechar las oportunidades, hacer contactos y tener visión a largo plazo. Además, la culpa de la mala suerte siempre es de los demás: si, por ejemplo, tienen que abandonar su local de ensayo por la razón que sea, en lugar de buscarse la vida, achacan su falta de actividad o de su disolución a las autoridades, a los propietarios o a lo que sea. Moonspell también tuvo ha tenido que buscarse otro sitio para ensayar en más de una ocasión, ya que a las autoridades no les gustaba la música que tocamos. Aún así, no nos rendimos a la primera, como suelen hacer otros. Si gastas tu tiempo en inventarte excusas para tu fracaso en lugar de en intentar enmendar la situación, obviamente no vas a llegar lejos. La persistencia es una de las claves a la hora de alcanzar el éxito y, aunque suena algo evidente, muchas bandas no son conscientes de ello. Por ejemplo, estábamos haciendo la preproducción del debut de Okkultist junto a Pedro Paixão, el teclista de Moonspell, y la formación. Al final del proceso, nos dijo que ni se imaginaba que había que echar tantas horas en el local. La verdad es que aún están un poco verdes y había que ponerles en forma para la grabación, por eso les hicimos trabajar horas extra, pero no es la primera vez que he tenido que explicar a músicos más jóvenes algo que, para mí, es tan evidente: hay que pasar muchas horas en el local de ensayo, la perfección no viene así como así”.


“La persistencia es una de las palabras clave a la hora de alcanzar el éxito y, aunque suena algo evidente, muchas bandas no son conscientes de ello”.


¿Cómo surgió la idea de reeditar en vinilo el ‘Clouds’ de Tiamat (1992)?

“El año pasado estaba hablando con Johan (ndr: Edlund, líder de la banda) y me dijo que ya no iba a tocar en sus directos temas de discos como ‘Clouds’ o ‘Wildhoney’, y claro, yo intenté disuadirle de esta idea. Le dije que a la gente le siguen gustando estos discos y que podría integrar temas viejos con otros nuevos en sus setlists. Poco después, me entero de que han estado tocando el ‘Clouds’ integro en los directos de este año y se me ocurrió hablar con Century Media para que me dieran la licencia del disco, aprovechando así el tirón creado por los conciertos de Tiamat. Como ves, no soy un cínico, hay que ganar pasta y hay que aprovechar las oportunidades”.

También vais a editar en vinilo la colección de demos de Paradise Lost, ‘Drown in Darkness’. No sabía que los derechos de las demos los poseía Century Media.

“Resulta que los derechos, antes propiedad de Peaceville y Music for Nations, habían sido vendidos a Century Media y, una vez que cerramos el trato para ‘Clouds’, fueron ellos los que me propusieron la idea de editar estas demos en vinilo. Las demos tienen un valor sentimental añadido para mí, porque me traen a la mente muchos recuerdos de mi adolescencia: fue con estas demos, precisamente, como les descubrí y estoy seguro de que hay por lo menos unas 1000 personas que sienten lo mismo que yo (risas)”.

Aparte de discos de Century Media, ¿tienes pensado editar vinilos de catálogos de otros sellos?

“Claro. Actualmente estamos en negociaciones con Napalm Records (ndr: el sello actual de Moonspell), EMP y Nuclear Blast para editar en vinilo algunos de sus lanzamientos más interesantes, desde un punto de vista tanto musical como comercial”.

¿Los lanzamientos de Alma Mater están disponibles sólo online?

“No. También se encuentran en tiendas físicas, tanto especializadas como de grandes superficies, y como parte del merchandising de las propias bandas, tanto online como en sus conciertos. Contamos con los servicios de Mona Miluski, que tiene una agencia de comunicación y se encargará de promocionar nuestros productos con los puntos de venta y los medios de comunicación, tal como hizo con esta entrevista, por ejemplo”.

Admito que no conocía a Desire…

“A mediados de los años 90 hubo una cierta escena underground en Portugal gracias a un sello, Skyfall Records, que editó a bandas de black, death y thrash como Decayed, Disaffected o The Temple. Desire también debutó con ellos. Cuando salgo de gira al extranjero, los fans me hablan de las bandas portuguesas que conocen y el nombre que más veces han mencionado es precisamente el de Desire. Precisamente, fue idea del vocalista de la banda, Nuno “Tear”, que editáramos nosotros su debut en vinilo. A mediados del pasado junio les organizamos un concierto en Oporto y acudieron unas 400 personas, agotando las entradas. Ahora les estoy intentando convencer de que graben un disco nuevo (su segundo y último LP, ‘Locus Horrendus-The Night Cries of a Sullen Soul’, es del año 2002). Creo que el underground doom tiene potencial y visto el interés que aún suscitan Desire, creo que no deberían vivir solamente de su pasado sino crear un futuro y Alma Mater quiere formar parte de él”.

Veo que también habéis editado a un cantante de fado, Paulo Bragança (‘Cativo’). ¿Queréis expandiros hacia otros sonidos también o es algo puntual?

“Bueno, más bien es un cantante de anti-fado. No es un artista de fado al uso, sino que es visto como un anatema por parte de los puristas del género. En los años 90 fue muy grande aquí y toda una referencia dentro del género, pero después se metió en problemas, digamos, y durante una década vivió fuera de Portugal, en Dublín. Soy un gran admirador de su obra y creo que el propio género le ha tratado mal. El fado, hoy en día, se ha vuelto tan comercial que más bien sirve para vender sardinas y vino, se ha desvirtuado mucho, pero Paulo mantiene esa visceralidad que tanto se echa de menos en el fado actual. Para que te hagas una idea, el disco de fado que más ha vendido en Portugal recientemente ha sido uno que versiona temas del brasileño Roberto Carlos. Hoy en día, todos hacen un disco de fado, hasta yo mismo hice uno… Bueno, más bien era un disco de temas de Amália Rodriguez, la diva de fado, pasados por un filtro pop (ndr: se trata de un disco hecho en conjunto con miembros de The Gift,el disco más vendido en Portugal en 2009). Gracias a los turistas típicos que vienen al Barrio Alto (Ndr: uno de los barrios pintorescos de Lisboa, famoso por su vida nocturna) ahora se hace fado para que ellos… ¡bailen! Es decir, la solemnidad, el elemento más importante del fado, es sacrificado en pos del turismo.

Anteriormente, lo que se apreciaba en una cantante de fado era la visceralidad de su voz. Si estabas en un local de fado auténtico, la voz de la cantante te podía llegar a estremecer tanto que podías decirle en voz alta: “Eh, filha de puta” que era como si dijeras “eh, gran voz”, pero las de hoy en día suenan demasiado “azucaradas”, algo parecido a las cantantes actuales del metal (risas). Volviendo a Paulo, te voy a ser sincero, él ha pasado por muchas cosas en su vida y no es la persona más fácil a la hora de trabajar. Por eso se trata de un EP y no de un LP. Aunque vendió mucho en Portugal, creo que Paulo puede dar mucho más y este EP sigue estando por debajo de sus verdaderas posibilidades. Haber estado fuera de la escena tantos años requiere que se ponga al día y la verdad es que Alma Mater fue el único sello que de verdad quiso editar este trabajo. Paulo tiene que volver a ganarse la confianza del público a gran escala y, además, arreglar ciertas cosas en su propia cabeza. Definitivamente, se trata del artista maldito de fado por excelencia y, claro, como siento una gran predilección por los malditos de toda índole, era de recibo que nosotros editáramos su regreso discográfico. De verdad, espero que contribuyamos a que recupere su estatus de los años 90. Por cierto, ¿a cuántos cantantes de fado vas a ver actuando con ropa de motero o estando descalzo? Pues, a Paulo, ¿a quién si no (risas)?”

¿Se trata de un EP de fado puro o de fusión, como el flamenquito que tenemos aquí?

“La vertiente más famosa del fado es de Lisboa, pero también existe la vertiente de Coímbra que es más melancólica aún y solamente la cantan los hombres. Paulo fluctúa entre estas dos, pero también está interesado en la música de otras culturas. Desde luego, su fado no sirve para vender sardinas en la tele (risas), así que mejor que haya editado su disco con nosotros que con un sello de fado tradicional que no sabría qué hacer con él”.

¿Qué otros artistas tienes pensados a editar en breve?

“Estoy pensando en fichar a una banda de speed metal, In Chaos, que me recuerda a Metallica en su época con Flemming Rasmussen y que sabe combinar muy bien el tecnicismo con la melodía. También hay una banda de folk que se llama Cornalusa que ha llamado mi atención. Nunca he ocultado mi falta de afecto por el folk (mucha saturación y mucho beber hidromiel), pero este combo tiene algo mágico, algo especial que me recuerda tanto a los trovadores medievales como a bandas como Dead Can Dance, y me gustaría trabajar con ellos. De todos modos, el enfoque va a ser el metal, porque es el género que más me emociona y cuyo lenguaje conozco a la perfección”.

Antes hablaste sobre algunas actitudes erróneas de la comunidad metalera portuguesa. ¿Qué otros errores has detectado en la mentalidad de las bandas noveles?

“Básicamente, tener mucha prisa y no tener una visión a largo plazo. Ahora, con las nuevas tecnologías creen que pueden tenerlo todo al alcance de su mano, creen que sólo con editar un disco pueden tener a miles de fans a través de Internet, pero obviamente las cosas hay que trabajarlas poco a poco y de manera concienzuda. Otros cometen el error de confundir a sus fans cambiando de estilo de un disco a otro. No digo que una banda deba aferrarse a un estilo solamente, los propios Moonspell hemos experimentado mucho; lo que me refiero es que, primero, uno tiene que construir una base sonora, una referencia reconocible y, a partir de ahí, empezar a incorporar nuevos elementos si así lo desea. Lo que no puede ser es que una banda empiece haciendo death metal y de repente cambie a post metal, por ejemplo. Hay que tener una mente abierta, pero también hay que dejar que las cosas evolucionen por si solas a largo plazo”.


“Primero, una banda tiene que construir una base sonora, una referencia reconocible y, a partir de ahí, empezar a incorporar nuevos elementos si así lo desea”.


Háblanos un poco de la faceta de editorial de libros de Alma Mater.

“El primer libro que editamos fue un recopilatorio de mis poemas traducidos por mí mismo al inglés, que se llama “Purgatorial” y que se vendió muy bien en los stands de merchandising cuando salimos de gira con Cradle of Filth a inicios del año. Ahora hemos editado un libro de poesía de Rui Sidonio, el cantante de Bizarra Locomotiva, una banda de metal industrial que nos ha teloneado por España, que se llama “A Equação Celeste do Mendigo”. Próximamente editaremos la colección de poemas de Till Lindeman, el vocalista de Rammstein, traducidos al portugués bajo el título “En Noites Tranquilas”. Tenemos varias ideas para el futuro, no solamente sobre obras nuevas, sino también de clásicos, porque los hay que no están registrados, así que no hay que comprar los derechos: el negocio de los libros es así. Me encanta moverme entre estos dos mundos, el de la música y el de los libros, y he sido afortunado de poder contar con buenos amigos y grandes conocedores de ambos ámbitos, quienes me han dado consejos inestimables. Por ejemplo, mis amigos en el mundo de los libros fueron los primeros en editar en Portugal la saga de “Canción de Hielo y Fuego” cuando casi nadie aquí conocía a George R.R. Martin y eso les hizo que pasasen de ser una pequeña editorial a convertirse en la más importante de Portugal. También pude comprarles a ellos la licencia de la biografía de Moonspell (“XX- Moospell 20 Años”) para hacer una edición en castellano, así que el próximo diciembre la vamos a presentar en la Feria del Libro de Guadalajara, en México”.

¿Estas preparando alguna obra literaria propia?

“Sí, estoy escribiendo dos libros: uno de poemas cortos, de tres versos con una estructura similar a la de los haikus japoneses, y otro que se llama “Sabatical”, que va a ser una especie de diario de gira en el que recojo, no solamente nuestras experiencias en la carretera durante los últimos dos años, sino también mis reflexiones a nivel filosófico, político y social a raíz de la gente y las situaciones a las que nos hemos enfrentado durante la vida en la carretera. Durante una gira, un músico, aparte de la prueba de sonido y la actuación per se, suele tener mucho tiempo muerto, tiempo que, en mi caso, ha servido para pensar… y mucho. En el libro también se recogen mis experiencias durante la gira con Cradle of Filth por Madrid y Barcelona, y también la gira por Rusia cuando se estaba preparando para acoger el Mundial. En septiembre nos vamos de gira por EE.UU. y va a ser nuestra primera vez por allí mientras está Trump en la presidencia, así que pienso observar con detalle todo el ambiente, seguramente dará mucho de qué escribir. El libro se llama así porque va a salir a principios de 2019, cuando Moonspell va a hacer una pausa de unos tres meses porque prácticamente no hemos parado de girar desde 1995. Después de este descanso, no solamente volveremos a la carretera, sino que empezaremos a componer el nuevo disco”.  

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Yorgos Goumas