kelevra
Gernika Fest
adamantia
duro
fantactels
wrathnoise
four trips ahead
bow
aie
Deskarria2
escuela de rock de palencia
tridente
láudano
reciclaje
black sabbath

“Don’t Stop Believin’” de Journey: Un perro atropellado, un sueño y una llamada de auxilio

25 febrero, 2021 3:09 pm Publicado por  6 Comentarios

don't stop believin' journey

“Don’t Stop Believin’” es, sin duda, uno de los grandes éxitos de Journey, que decidió lanzarla como segundo sencillo de su séptimo álbum de estudio, ‘Escape’, el cual fue publicado en 1981. A pesar de que no llegó a alcanzar el primer puesto de las listas y que al principio no fue el mayor éxito de la banda, con el tiempo se ha ido convirtiendo en su firma y en parte de la cultura musical.

El mensaje de la letra es muy optimista, pero lo que casi nadie sabe es que la historia que sirvió como inspiración inicial no es tan agradable.

Por: Anna Moher

¿Cuál es la historia inicial de “Don’t Stop Believin’”?

libro jonathan cain

Portada del libro ‘Don’t Stop Believin’: The man, the band and the song that inspired generations’.

A principios de la década de los 70, el teclista Jonathan Cain dejó su ciudad natal, Chicago, para mudarse a Los Ángeles y por fin dar su salto a la fama, pero su incursión como músico en aquella tierra prometida no fue tan bien como él esperaba, sobre todo cuando su perro tuvo un accidente.

“Mi perro fue atropellado por un coche. Yo estaba en Hollywood y tuve que pagar la factura del veterinario, y afortunadamente le salvaron la vida”, aseguró Cain al HuffPost en Build Series. Después, contó que se vio obligado a llamar a su padre para que le ayudase con el dinero porque él no estaba ganando lo suficiente como para subsistir.

“Lo llamé por algo de dinero, para otro préstamo. Odiaba llamar a mi padre para pedirle dinero. Le dije: ‘Papá, ¿debería dejar esto y volver a casa? Todo parece empujarme y presionarme para que vuelva a Chicago…’”, comentó Cain.

Fue en ese preciso instante cuando su progenitor dijo las palabras que marcarían la trayectoria de Journey, puesto que esto fue lo que le contestó: “No, no vuelvas a casa. Mantente firme. No dejes de creer (ndr: en inglés, “don’t stop believing”)”.

“Todo lo que él me decía lo garabateaba en mi pequeño cuaderno, en el que escribía las canciones. Eso es básicamente lo que sucedió. Me dijo: ‘No dejes de creer’, y me lo tomé muy en serio. Me envió el dinero y empezaron a suceder grandes cosas”, continuó explicando el artista, que contó toda la historia en el libro ‘Don’t Stop Believin’: The man, the band and the song that inspired generations’ (‘Don’t Stop Believin’: El hombre, la banda y la canción que inspiró a generaciones’).

¿Cómo llegó a convertirse en un tema de Journey?

En 1980, Cain dejó su grupo anterior, The Babys, para unirse a Journey, reemplazando a Gregg Rolie en los teclados. Mientras componía canciones para ‘Escape’ junto al cantante Steve Perry y el guitarrista Neal Schon, el músico comenzó a hojear su cuaderno.

“Steve Perry me preguntó: ‘¿Hay alguna otra idea? Necesitamos un tema más’. Cuando miré en la parte posterior del cuaderno, vi el “Don’t Stop Believing”, y pensé, ‘Bueno, Steve Perry podría cantar esto si hago un estribillo, así que escribí el estribillo, lo llevé y todos juntos terminamos la canción en una habitación. Fue mágico”, declaró Jonathan.

Además, fue él quien propuso que esta pieza abriese el redondo: “Creo que cuando finalmente escuchamos la mezcla final, Neal me miró y dijo: ‘Hay algo especial en esto’. Y yo dije: ‘Pongámosla la primera canción del álbum, porque parece que atrae a los oyentes. Que sea la primera pista’”.

¿Quién compuso la letra de “Don’t Stop Believin’”?

En cuanto a la letra de “Don’t Stop Believin’”, fue escrita entre Jonathan Cain y Steve Perry. Cuando Cain llevó su idea al estudio, lo único que tenía era “Don’t stop believin’, hold on to that feeling”. “Volví a ver a la banda con esas dos líneas y con los acordes. Perry dijo: ‘Tío, estos acordes están genial’”, afirmó Jonathan en una entrevista con Bart Herbison, de la Asociación Internacional de Compositores de Nashville.

“Fue una improvisación para todos… Todavía no habíamos tocado el tema del estribillo todavía. Miré a Steve y le dije: ‘¿Metemos el estribillo ahora?’, y me dijo que no. Así que todavía no lo habíamos cantado. Steve era como un verdadero mecánico, entendía cómo encajaban todas las partes”, continuó contando.

Al día siguiente, Jonathan fue a casa de Perry y continuaron trabajando en la letra de la canción, en la que se hace referencia a Sunset Boulevard, una calle ubicada en Los Ángeles y que es un icono de la cultura de las celebridades en Hollywood. Así lo destacó Jonathan: “Todo el mundo subía y bajaba por el bulevar. Los estafadores, los soñadores, los productores, los actores y actrices, los aspirantes a estrella… todos conducían por Sunset Boulevard, buscando su conexión, su algo”.

“Don’t Stop Believin’”: De Glee a los Soprano

“Para mí, es un honor tener una canción que amada por tres o cuatro generaciones…”, subrayó Cain. En la difusión de este corte a lo largo de las décadas ha influido en parte el hecho de que haya sido utilizado en diferentes ocasiones como banda sonora en series y películas que han tenido una gran repercusión en públicos muy distintos.

Por ejemplo, en 2007 la canción volvió a salir a la palestra por ser usada en la famosa escena final de la serie The Sopranos de HBO, “Made in America”. Aunque el vocalista Steve Perry no tenía muy claro si quería que se usara el corte en la producción audiovisual, finalmente estuvo de acuerdo. Después de que se estrenase, las descargas digitales se dispararon.

Unos años más tarde, en 2009, se emitió el primer capítulo de la serie musical juvenil Glee, que eligió como canción principal “Don’t Stop Believin’”. Así, a lo largo de las seis temporadas que dura la misma los actores que participaron realizaron diferentes versiones del famoso tema de Journey. De hecho, hay personas que piensan que es un corte original de la serie de Ryan Murphy y que desconocen que pertenece a Cain y compañía.

Lo cierto es que en la serie hay espacio para todo tipo de géneros musicales, incluido el rock, como “Highway to Hell” de AC/DC, “Dream On” de Aerosmith, “School’s Out” de Alice Cooper, “It’s My Life” de Bon Jovi, “The Final Countdown” de Europe o “Here’s to Us” de Halestorm.

Asimismo, “Don’t Stop Believin’” hizo acto de presencia en el musical Rock of Ages, que repasa los éxitos de los años 80, tanto en el espectáculo que se desarrolló en Broadway entre 2009 y 2015, como en la película de 2012 protagonizada por Tom Cruise.

Anna Moher
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Anna Moher

6 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.