magictostadora

Entrevistas |Iván Pérez Márquez (Extrasístole)

«No tengo más fórmula que ese botoncito mágico que se activa a veces y no se sabe por qué»

Por: Borja Díaz


No ha sido sencillo ni ha llevado poco tiempo, pero ya se encuentra entre nosotros ‘De bruma y de luces’, el primer trabajo de Extrasístole del que puedes leer nuestra crítica haciendo click aquí. Gracias a este lanzamiento, el artífice de este proyecto, Iván Pérez Márquez, charla con Borja Díaz.

El nombre de Extrasístole nos lleva directamente al corazón. ¿Cómo surge? ¿Buscabas esa asociación entre el grupo y el corazón?

“He tenido algunos episodios de extrasístoles a lo largo de mi vida, sobre todo en periodos de estrés y tensión; una especie de vuelco o golpe en la patata, parece que se detiene, y luego vuelve a su ritmo (no todo el mundo las nota.) Yo no sabía lo que era hasta me lo explicó un médico. Un latido a destiempo, fuera de lugar y de ritmo. Me pareció un buen nombre para un grupo de rock. Pensé que tenía cierta similitud de rebeldía con el espíritu del rock, salirse del ritmo impuesto  y de lo establecido. Así que pensé que era un buen nombre, me gustó”.

Han sido muchos años desde que empezaste a grabar este trabajo. ¿Cómo ha sido el proceso de composición y grabación?

“Empezamos a grabar en 2017. Han sido tres años para seis temas. La falta de músicos ha sido el principal obstáculo, esto conlleva invertir más tiempo y más dinero del habitual. Si hubiese tenido una banda al completo probablemente se hubiese grabado en medio año.

El proceso de composición ha sido ameno y gratificante. Me gusta mucho componer. Llevo haciéndolo desde mis 20; no es algo que me cueste. Normalmente va de la mano de la inspiración, y cuando llega me suele salir casi todo del tirón, ya sea la estructura de una canción, un solo, o la letra.  Y con un poco de suerte puede que todo junto (risas) .Las ideas ya estaban enteras desde hacía años, luego hay algunas que las he ido modificando con el tiempo y añadiéndoles melodías, riffs y otras partes que se me ocurrían, como por ejemplo en “Date cuenta” y “Un rostro iluminado”. A “El redentor” y “Te traería todas las flores” les escribí la letra un año antes de grabarlas. Ha habido de todo en el proceso de composición, pero bien.

La grabación ya ha sido otra historia. Se me hizo pesada. No había pisado un estudio en mi vida, y llevar en tu cabeza todas las partes instrumentales que lleva un grupo, incluido el bajo, instrumento que no toco ni domino, no es sano. Cuando se está a tantas cosas, se te escapan muchas otras. Me hubiese gustado ir y grabar solamente mis partes, como hace un grupo de manera, convencional y estar más relajado en el estudio. El procedimiento era siempre el mismo: preparaba la maqueta de la canción que íbamos a grabar, se la pasaba a Alberto para que le fuese echando un ojo, y cuando ya tenía algo de pasta para grabarla, la ensayábamos un mes antes de la grabación. Eso se reducía a cuatro o seis ensayos instrumentales antes de la grabación; y digo instrumentales porque las voces no las llegué a ensayar nunca, por falta de equipo y de sitio para ello. El ensayo vocal fue a base de un par de tomas en el estudio para calentar la voz.

En “De bruma y de luces” por fin colaboro un bajista, Jon Ander Amigo, un máquina que me quitó un gran peso de encima aportando sus líneas de bajo en la última canción que grabamos que es la primera del álbum. Como curiosidad, os diré que las canciones se han ido grabando en el orden inverso en el que están en disco. Empezamos por “Se hizo tarde” y acabamos en la primera”.

Hay temas más rockeros, más suaves, otras se acercan al hard rock. ¿Buscabas abarcar el máximo de estilos?

“No buscaba eso exactamente. Tenía que hacer una criba porque sabía que no iba a poder meter muchas canciones, ya se estaba empezando a prolongar mucho la historia. Mi intención era que se viese un poco el proyecto en todas sus intensidades. Que la gente escuchase lo que hacemos desde una punta a la otra, y también que el disco tuviese variedad, que por supuesto, dentro del rock, la hay. A mí también me gusta que sea así. Tiene que haber hueco para expresar todo tipo de emociones y sentimientos. Está bien ese desequilibrio, esa descompensación y compensación. Nunca me gustó esa sensación de escuchar un disco con diez temas y que parezca que todo suena igual. Cada canción tiene que tener su propia personalidad y distinguirse una de otra, y en mi caso, que son seis temas, más todavía” (risas).

De momento solo te acompaña Alberto Benito a la batería. ¿Buscarás más miembros para poder llevar estos temas al directo?

“Estoy en ello. Desde luego es mi intención, si no tampoco tendría mucho sentido. Me encantaría tener una banda al completo y poder llevarlos al directo. Necesito mínimo otro guitarrista y un bajista. ¿No puede ser tan difícil no? A ver si hay suerte... Necesito músicos que crean en esto casi tanto como yo”.

En tantos años tendrás muchas canciones guardadas en los cajones. ¿Hay posibilidad de que vean la luz próximamente?

“Tengo muchísimas canciones, en los cajones, encima del armario y hasta debajo de la cama; más les que vayan saliendo. Yo no paro de componer, que vean la luz o no depende de muchas cosas, pero no tengo ninguna intención de que se queden ahí, saldrán de una manera o de otra. No pienso estar otros tres años para sacar algo teniendo material de sobra, como si tengo que ir grabándolas y sacándolas una a una. Lo suyo sería tener un sello discográfico y que me echase un cable, pero no sé si eso existe a día de hoy (risas)”.

Aunque las letras tienen mensaje y mucha importancia, noto que el mayor protagonismo recae sobre la guitarra. ¿Cómo afrontas los temas a la hora de componer?

“Soy un flipado de la guitarra, es posible que el protagonismo guitarrero se deba a que no he tenido con quien discutir (risas). Suelo componer la música primero, porque siempre estoy trasteando con la guitarra, aunque no me salga nada. A veces me viene la letra con la música que estoy componiendo y van a la par. Otras veces es un solo de guitarra y luego me sale lo demás. Cada vez es diferente. No tengo más fórmula ni más procedimiento que ese botoncito mágico que se activa a veces y no se sabe por qué. Lo que sí se es que soy un vago para la escritura. Me cuesta mucho ponerme a escribir. Cuando lo hago parece que la música conecta con algo y me dicta lo que tengo que poner. Nunca he pensado en si voy a escribir sobre esto o lo otro, y haciendo música igual, nunca pienso nada, simplemente sale y listo. Una vez atrapadas las musas, sí que intento pulir con arreglos y perfeccionar un poco los solos”.

“El redentor” puede ser el tema más potente y hardrockero. ¿Te sientes más cómodo en estas canciones o surgen por igual los temas más cañeros y los calmados?

“Surgen de igual manera. Supongo que también va un poco con el estado de ánimo y como te sientas en ese momento. Te diré por ejemplo que “El redentor” y “Te traería todas las flores” las compuse en el mismo mes. Primero la música de ambas, y casualmente más adelante, en el mismo mes, también las sus respectivas letras. Son las canciones más nuevas del disco, y ya ves, nos vamos de un extremo a otro. De la nostalgia y la rabia al amor y el sosiego”.

En “Date cuenta” se juntan un ritmo más guasón, con un riff eléctrico, e incluso un toque de blues. ¿Musicalmente es el tema más trabajado con todos los cambios?

“Lo recuerdo como el tema en el que Alberto y yo tuvimos más química. Y efectivamente es la que tiene más cambios de tempo y musicales, pero no necesariamente fue la más trabajada. Lo primero que me salió de este tema fueron esos ritmos funk-blueseros junto con un solo improvisado a sentimiento. Luego lo fui puliendo. Con el tiempo me salieron los riffs, luego una letra que iba con la estructura básica y por último el estribillo. Esta canción ha sido para mí una excepción. De las pocas que he ido componiendo durante mucho tiempo y por partes. Aquí sí me quebré un poco los sesos sobre en qué lugar colocar cada parte de riffs solos, guitarras rítmicas y la melodía del bajo. Por último, dos días antes de ir a grabar se me ocurrió el slide de la intro. En definitiva, era un gazpacho, pero sabía que si la armaba bien tendría una buena canción”.

Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Borja Díaz

1 comentario

  • Juandie dice:

    Como el resto de temas sean tan buenos y potentes como este nuevo que viene en dicho video he de decir que será un buen álbum por parte de este musico bajo el nombre EXTRASÍSTOLE.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.