magictostadora

Crónicas

Dream Theater: En la cima del prog metal

«Con ellos no hay término medio; o les odias o les amas. Nosotros somos de los segundos»

31 enero 2020

Wizink Center, Madrid

Texto: José Luis Martín. Fotos: Sami Auvinen

Los estadounidenses Dream Theater, máximos exponentes hoy en día del metal progresivo internacional, con una brillante carrera discográfica y una solidez y firmeza en sus directos, no necesitan demostrar nada hoy en día de cara al gran público, pero su nivel de auto exigencia es siempre el máximo, y cada gira se convierte en un auténtico tour de force, para gozo y disfrute de todos sus seguidores. Cierto es que no es un grupo de fácil digestión si no eres amante de los sonido progresivos y que requiere una atenta y concentrada atención, pero con ellos no hay término medio; o les odias o les amas. Nosotros somos de los segundos.

La gira había levantado una gran expectación a nivel mundial, puesto que al gran aliciente de poder disfrutar de la conmemoración de su mítico álbum de 1999 ‘Metropolis Pt. 2: Scenes from a Memory’, se unía la puesta de largo de su magnífico último trabajo ‘Distance Over Time’, que ha resultado un gran éxito de crítica y público, ocupando las primeras posiciones entre los grandes discos de 2019. Seis años después de su última aparición en la capital, en el palacio de Vistalegre, dejándonos fuera de sus dos anteriores giras, y trece años después de su actuación en este mismo recinto junto a Symphony X, en el que sí abrieron la grada baja del Palacio de los deportes, volvían en solitario para solventar la deuda con sus fans.

El concierto comenzó a las 20:30 horas con una puntualidad británica, y tras una pequeña intro, apoyándose en la proyección de imágenes relacionadas con motivos de su último disco. El primero en aparecer fue el teclista Jordan Rudess, seguido del baterista Mike Mangini, el bajista John Myung, el guitarrista John Petrucci y en último lugar el vocalista James LaBrie. El show se dividió en dos partes claramente diferenciadas, dando buena cuenta de su excelente ‘Distance Over Time’ en la primera, poniendo la guinda al final con él también, y la segunda con la interpretación íntegra y en el mismo orden de ‘Metropolis Pt. 2: Scenes From Memory’.

Desde la inicial “Untethered Angel”, que abre el nuevo disco, la banda salió muy concentrada y mostrando ese nivel técnico y de virtuosismo marca de la casa que les caracteriza, pero sin perder de vista al público, con sus miradas y gestos de complicidad, especialmente LaBrie, que se mostró más cercano y con más movilidad que de costumbre, arengando y animando al público a mover los brazos y al acompañamiento con los coros en diversas ocasiones, dando las gracias en un más que correcto castellano.

Sólo hubo dos incursiones en discos ajenos a las dos principales referencias de la gira, una fue la extensa “A Nightmare to Remember” de dieciséis minutos, incluida en ‘Black Clouds & Silver Linings’, y otra la intrincada “In the Presence of Enemies, Part I”, de aquel ‘Systematic Chaos’.

Petrucci mostró esa técnica y versatilidad que le encarama como uno de los grandes guitar héroes dentro de la escena metálica, y sus duelos con el inquieto Rudess, que no paró de girar su teclado y ponerlo de todas las posiciones posibles, fueron momentos destacados dentro de la actuación. Y qué decir de sus dos recientes grandes joyas, como la majestuosa y elegante “Barstool Warrior” y la fantástica “Fall into the Light”, que son sobresalientes composiciones, que poseen unos arranques realmente espectaculares y que serán reconocibles con el paso del tiempo al escuchar apenas un par de acordes, contiendo unas melodías realmente embriagadoras.

Tras un pequeño descanso de unos veinte minutos, y amenizado con los grandes clásicos de Leo Reisman and his Orchestra, las luces se apagaban de nuevo para reaparecer con “Regression”, y el sonido del mecanismo de un reloj, que daba paso a la voz en off que iniciaba la cuenta atrás y nos transportaba al universo de esa grandiosa obra conceptual llamada ‘Metropolis, Pt. 2; Scenes From a Memory’.

Este disco conceptual, que narra la historia de un joven que descubre su pasado y el amor, asesinato e infidelidad de Victoria Page, surgió como una broma al titular la canción de su segundo disco ‘Images and Words’ “Metropolis Pt 1: The Miracle and the Sleeper” sin intención de hacer una segunda parte, pero que gracias a la insistencia de los aficionados, crearon esta obra maestra del metal progresivo. Este trabajo significó la incorporación de Rudess a la banda en sustitución de Derek Sherinian, y desde el primer momento mostró una integración plena en ella. Un auténtico portento de los teclados, que nos dejó algunos momentos muy brillantes como sus solos colgándose el keytar y acercándose a las primeras posiciones del escenario.

A pesar de que para algunos Portnoy siga siendo un músico añorado y respetado, Mangini demostró su gran pegada dentro de una compleja batería, y fue el perfecto complemento del eficiente Myung con el bajo, dotando a la banda de una base rítmica incuestionable. “Beyond this life” es uno de los momentos cumbre y de exaltación sonora, con una atmósfera intensa y rápida, unos solos vertiginosos y unas complicadas instrumentaciones.

Si hay un momento especialmente emotivo dentro del concierto, podríamos hablar de “Through Her Eyes”, una preciosa balada que sirvió de homenaje a grandes músicos fallecidos, con la aparición en la pantalla de lápidas como las de Neil Peart (Rush), Chris Squire (Yes), Freddie Mercury (Queen), Cliff Burton (Metallica), Randy Rhoads (Ozzy Osbourbe), Darrell Lance Abbott (Pantera), Keith Emerson (Emerson, Lake & Palmer) o Stevie Ray Vaughan entre otros, cantando LaBrie desde un taburete giratorio.

La instrumental “Dance of Eternity”, con esos giros sofisticado, y los duelos de teclados y batería, sirvió para que LaBrie tomara un poco de aire, dosificándose durante todo el concierto, y aunque sufrió en algunas partes, mostró un nivel más que aceptable. Concluyeron su relato con la épica “Finally Free”, para ofrecernos la propina de “At Wit’s End”, y cerrar el envoltorio, que contenía una pieza maestra en su interior, que el paso del tiempo ha conseguido revalorizar y poner en valor.

Aclamados por un público que terminó tan exhausto como los propios músicos, y tras una intensa y exigente actuación de casi tres horas, Dream Theater demostraron que juegan en otra liga dentro del prog metal. Expectantes quedamos a la espera de su nuevo desafío, que seguro que no dejará a nadie indiferente.

Repertorio:

Act 1:

01. Untethered Angel
02. A Nightmare to Remember
03. Fall Into the Light
04. Barstool Warrior
05. In the Presence of Enemies, Part I
06. Pale Blue Dot

Act 2 (Metropolis, Part 2: Scenes From a Memory):

07. Act I: Scene One: Regression
08. Act I: Scene Two: I. Overture 1928
09. Act I: Scene Two: II. Strange Déjà Vu
10. Act I: Scene Three: I. Through My Words
11. Act I: Scene Three: II. Fatal Tragedy
12. Act I: Scene Four: Beyond This Life
13. Act I: Scene Five: Through Her Eyes
14. Act II: Scene Six: Home
15. Act II: Scene Seven: I. The Dance of Eternity
16. Act II: Scene Seven: II. One Last Time
17. Act II: Scene Eight: The Spirit Carries On
18. Act II: Scene Nine: Finally Free

Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por José Luis Martín

9 comentarios

  • Juandie dice:

    Un placer haber leído esta extensa crónica del maravilloso y potente concierto que ofrecieron los maestros del Metal Progresivo en el mejor recinto de Madrid presentando su DISTANCE OVER TIME junto a uno de sus mejores álbumnes como es METROPOLIS PART2: SCENES FROM A MEMORY de principio a fin en su vigésimo aniversario junto con los grandes clásico de siempre bordándolo como mejor saben hacerlo.

  • Axel dice:

    Decir que Labrie estuvo aceptable es faltar a la verdad. No hay más que ver cualquier vídeo de los que hay colgados. No llega, no da de sí. El sonido, fatal, demasiado alto el teclado y demasiada voz. Petrucci, magistral. A Mangini no se le oía. Mi grupo favorito, pero no volveré a verlos mientras tengan ese cantante.

  • Raul dice:

    Muy sólidos aunque LaBrie falla en las partes más agudas. Los demás muy buenos pero Petrucci es el amo y señor ya que Porrtnoy no está.
    Muy buen concierto....como siempre

  • Barrabass dice:

    Ya dijeron arriba, el teclado muy por encima del resto. El sonido del bajo y el bombo era un murmullo, sin definición.

  • El JeAVi dice:

    No se donde estaban en el concierto,a veces es complicado , para escuchar bien cualquier concierto con esa P.A. line Array tan potente debes colocarte por delante de ellos y si posible centrado y algo alejado , sono muy bien en general , para la cuarta canción ya daba gusto , cierto alguna vez muy alta la entrada de los solos de teclado pero bueno, estos grupos profesionales en concierto de ellos solos casi siempre suenan de p.m. , otra cosa es La Brie que evidentemente no esta a la altura de sus compañeros ....sin mas .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.