uoho
apologia
mr goliath
nurcry sin temer al sol
gran asalto
runa llena
a destajo
oliskull death metal
invisible
ardi beltza
astral warrior
stratuz
dirty honey

Crónicas

The Exploited + The Casualties + Lion's Law en Bilbao: Un tridente contra el sistema

«Un tridente contra la línea de flotación del sistema de los que se hace obligado lanzar de vez en cuando para demostrar que el aborregamiento general ni de lejos ha triunfado en determinados sectores.»

7 abril 2022

Sala Santana 27, Bilbao

Texto: Alfredo Villaescusa Fotos: Iñigo Malvido

Tal vez a alguno le parezca una exageración, pero un servidor opina que el mensaje incendiario del punk sigue más vigente que nunca. Sobre todo después de haber tenido que soportar últimamente medidas autoritarias y represivas que tendrían dudoso encaje en cualquier democracia seria. Ya nos decían desde hace eones aquello de que “hecha la ley, hecha la trampa”, una doctrina que se ha revelado tremendamente cierta en lo que respecta a la libertad de expresión y otro tipo de derechos individuales.

The Exploited

Menos mal que todavía quedan bandas que continúan escupiendo bilis contra un sistema corrupto que solo perjudica a los de siempre y que se modifica en función de los intereses de los poderosos. Una actitud que conviene siempre alabar cuando es sincera, a pesar de que en ocasiones se cuelen algunos proyectiles de fuego amigo. Como esa patraña que estuvo rulando hace un tiempo de que Wattie de The Exploited era nazi, algo que de primeras no se sostendría si a cualquiera le diera por leer las letras de sus canciones de marcado carácter antibelicista en las que se cagan hasta en lo más barrido. Que me aspen si no se trata de la banda que más veces utiliza la palabra “fuck” en su repertorio.

Dada la longeva trayectoria de un grupo mítico del hardcore punk británico como The Exploited, uno pensaba que la bilbaína sala Santana 27 estaría a reventar, en consonancia con los conciertos más recientes que hemos visto ahí, pero nada más lejos de la realidad. Pese a que había una nutrida multitud en el recinto, se pudo montar pogos sin demasiadas incomodidades y tampoco se reprodujo ese nivel de agobio de otras citas con humanidad desbordante.

Lion's Law

Por eso mismo, disfrutamos unos cuantos aguerridos de los parisinos Lion’s Law, combo que le daba al streetpunk con algún que otro toque metálico. Lo cierto es que tampoco inventaban la rueda a nivel musical, pero ni falta que les hacía con temazos contundentes del calibre de “PBS” o “I Don’t Give a Damn” que valían para dejarse la garganta y pasar un buen rato. Los cortes en francés como “Destin Criminel” les proporcionaban el punto exótico para hacer interesante su propuesta y a la vez perfectamente distinguible frente a la saturación de grupos en ese palo. Un entremés muy decente.

A los neoyorquinos The Casualties les vimos por primera vez en el festival Rebellion y nos sorprendieron bastante, puesto que no son de esos que epaten con sus trabajos de estudio. En las distancias cortas es otro cantar. Ya de entrada, nos pusimos todos firmes en cuanto sonó el “I Fought The Law” popularizado por The Clash antes de que irrumpieran en escena a velocidad vertiginosa con “1312”.

The Casualties

Dispuestos a montar un pifostio considerable, pidieron a la peña que se acercara más, al tiempo que solicitaban circle pits. Y la verdad es que pegaba montar pogos con piezas del estilo de “Ashes of My Enemies”, “Demolition” o “Fucking Hate You”, trallazos para levantar hasta al más reticente.

La predisposición al fiestón se mantuvo elevada entre el respetable desde el comienzo, no en vano había por ahí alguna bandera de The Casualties Army, y para cuando el vocalista se sumergió en la marabunta se montó hasta un wall of death. Terminaron de romper la pana con su himno “We Are All We Have”, en el que incluso subieron a las tablas a un chico en silla de ruedas, y su inquieto frontman no se cortó tampoco a la hora de surfear entre los fieles, otra de esas tradiciones ineludibles en cualquier bolo punk antes de la pandemia. Locura a raudales.

The Casualties

Dan igual las décadas que pasen, si por algo destaca The Exploited hoy en día es porque su líder Wattie Buchan posee el mismo aspecto que hace años y además se encuentra en perfecta forma a sus sesenta y pico tacos. Tuvo un susto en el 2014, cuando sufrió un ataque de corazón en pleno escenario, pero al margen de ese inesperado paréntesis, sigue siendo un auténtico referente contemporáneo del movimiento del imperdible.

The Exploited

Para valorar la pasta de la que está hecha este hombre que en directo se toca los huevos sin ningún pudor y se da en la calva sus clásicos golpecitos con el micro, conviene recordar aquella anécdota en la que Billie Joe Armstrong (Green Day) le espetó que cuando muriera estaría encima de su tumba riéndose y Wattie le contestó lo siguiente: “Yo tengo algo que tú nunca tendrás, tío. Ya puedes tener una discográfica enorme y montones de dinero, pero yo tengo algo que tú nunca tendrás y eso es el respeto de los punks. Eso no lo puedes comprar, te lo tienes que ganar”. Pura leyenda.

Respecto al set list, los bolos de The Exploited no suelen deparar demasiadas sorpresas. Van a machamartillo enlazando unos temas con otros y soltando piezas que no necesitan presentación alguna para los fieles, caso de “Dogs of War”, la apabullante “Chaos Is My Life” o ese himno llamado “Alternative” para dejarse la garganta. No suele faltar tampoco ese “Troops of Tomorrow” original de The Vibrators que a estas alturas ya han hecho bastante suyo.

Dejaron claros los principios con “I Believe in Anarchy” y se acercaron al thrash metal con “Beat The Bastards”, donde pudimos ver al voceras de The Casualties flipándolo como uno más entre el público. “Fuck The System” permitió a la peña seguir montando pogos, algo que provocaba en Wattie cara de felicidad absoluta. Frente a tanto funcionario que podría estar en un escenario lo mismo que en una oficina, este tipo disfruta verdaderamente con lo que hace y eso se nota en detalles impagables como ese.

“(Fuck the) U.S.A.” provocó que hasta Luis Punk de Radiocrimen dijera que había sido su mejor repertorio en años. “Antes era muy heavy para mí”, nos explicó. Y para conservar en la memoria resultó ese momento en el que incitaron al personal a subirse a las tablas para “Sex and Violence” y acabó una multitud considerable coreando dicho tema. Que no se pierdan esos gestos de hermandad.

The Exploited

Regresó el vocalista para otorgar la estocada con otra piedra angular como “Punks Not Dead”, que en realidad era una respuesta hacia los críticos que decían que el movimiento estaba muerto, todo un lugar recurrente en la historia de la música, al igual que esos que asesinan el rock n’ roll casi cada año.

En definitiva, fue una noche en la que desquitarse de una vez por todos esos conciertos con sillas que tuvimos que soportar durante tanto tiempo. Un tridente contra la línea de flotación del sistema de los que se hace obligado lanzar de vez en cuando para demostrar que el aborregamiento general ni de lejos ha triunfado en determinados sectores. Nos la sudan las modas, algunos mensajes no envejecerán nunca.

Alfredo Villaescusa
Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

  • Juandie dice:

    Potente descarga por parte de estas tres pedazos de bandas del mejor Punk Rock combativo en una de las mejores salas rockeras de la rockera ciudad de Bilbao. Cuantos más años pasan los escoces THE EXPLOITED en directo siguen siendo tan aplastantes como en sus primeros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.