Madness 2
Invisible
vaka
Burning
blackened
rokavieja

Crónicas

The Cult: "Me la debíais, cabrones"

«A veces hay que esperar media vida, pero esas veces siempre merecen la pena»

21 agosto 2019

La Riviera, Madrid

Texto: Óscar Lujuria. Fotos: Alejandro García

Seguro que muchas y muchos de los que me leéis tenéis un grupo que amáis por encima de todo, por encima de estilos, por encima de modas, es “vuestro grupo”, pero medio tapado. Sois a muerte de otras bandas (Los Maiden, Los Judas, Los Saxon…) pero en vuestro corazoncito hay una banda fetiche que no os cansaríais de ver una vez tras otra. A mí, esto me pasa con varias bandas, Los Burning; La Banda Trapera del Río… y de fuera de nuestras fronteras, The Black Crowes y de quien hablamos hoy, The Cult.

De siempre me ha vuelto loco la melena negra mas larga, lisa y bonita que pisó un escenario en aquellos años ochenta tan añorados, la voz mas personal (con permiso de Jim Morrison y Freddie Mercury) que hemos oído en el rock, el señor Ian Atsbury. Por entonces contábamos la leyenda de que era medio indio, su pelo, sus trajes, nos encajaba. Hoy día las redes te desvelan cualquier duda y podemos saber que nació en Inglaterra, que su padre era un marino mercante, que perdió a su madre cuando tenía 17 años y a su padre cuando tenía 29. Tal vez eso haya formado ese carácter frío, misterioso y distante que tiene, pero a mí me gusta seguir creyendo las leyendas con las que admiré a Ian; que es medio indio, que tiene poderes de chaman y que en sus discos hay algún embrujo de algún hechicero de una tribu india para que nos enganchen de la manera que lo hacen. A veces odio saber la verdad, me gustan más las leyendas…

Mi relación con The Cult había sido bastante desastrosa… hasta ayer. La primera vez que pude ir a verlos venían al campo de mi querido Rayo Vallekano (odio el uso de las K pero el Rayo Vallekano es con k o no es). Venían con Metallica y Suicidal Tendencies en junio del 93. Viajábamos desde Segovia varios colegas. Nos estábamos retrasando. A mis colegas se la sudaba, ellos querían ver a Metallica, pero yo estaba impaciente y malhumorado (“¡que no llegamos!”)… y no llegamos. No llegué a tiempo de ver a The Cult. En mi fuero interno pensé: “El chaman Ian Atsbury os va a castigar ¡perros!”, y lo cierto es que durante Metallica calló una chupa de agua de cojones. ¿Será medio indio, medio chamán, mi adorado Ian? Diga lo que diga Wikipedia, sigo creyendo que sí.

Los años 90 fueron demoledores para el Hard Rock, el grunge estaba arrasando con todo. “Mis” Cult sacan un disco con su nombre, “The Cult”, pero todos lo conocimos como “el de la cabra de cuatro cuernos”, por la portada. Anuncian gira. Fui a verlos al Universal Sur de Leganés y casi me da algo. Mi Ian con dos coletitas y su melena cortada (hoy día he aprendido que como si me sale en bata de guata y con rulos, pero en aquella época…) y ni rastro de los temas que llevaba marcado a fuego en el alma. ¡Qué disgusto! Para el año siguiente anunciaron su separación. Tenía una espina clavada con esta banda…

Pero volvieron… y se anunciaron en España. En el Azkena (pedazo de festi) con Ozzy, con Black Country Communion con Rob Zombie… Era ya 2011 y llevaba desde finales de los 80 queriendo ver a mi indio favorito como dios manda. Bueno, pues no pudo ser. Ian, seamos claros, salió aquel día con un pedo digno de ser enmarcado en una bodega y aquello casi rozó la vergüenza ajena. Le recuerdo perfectamente gastando bromas a uno del público al que, desde el escenario, debió ver meando. Riéndose él solo y dándonos un disgusto que solo los conciertazos de Rob Zombie, de Black Country Communion y ver a Ozzy haciendo de las suyas (aunque ya entonces mermadito) lograron que se me pasara. Eso, y que aquel día conocí a Potis y a Sam de Rock Damm, con quienes desde entonces tengo una buena amistad. Pero… seguía sin ver la magia del chaman. Lo di por perdido.

De repente se anuncia gira de The Cult interpretando el disco ‘Sonic Temple’. “¡Hostias! ¿Será ahora el momento?” Había esperado más de 30 años, lo daba por perdido, pero el destino me ofrecía una última oportunidad. A mí y a mas peña. Compartí primera fila con un murciano que los había visto 3 veces y venía buscando ese embrujo que yo buscaba. Había comentarios y run run en la sala de a ver que The Cult se nos iba a poner enfrente.

La intro de la intro a las 9 y 10 de la noche nos ponía en alerta. Las luces a medio apagar. Nervios. Se apagan las luces del todo. La segunda intro avisa del bolo y aparece ese guitarrista hecho para lucir una Gibson en las rodillas y hacer un helicóptero perfecto que ni Pete Townshend iguala: Billy Duffy está en la ciudad. Despejen los aeropuertos. John Tempesta pega los parches con una seguridad y una potencia dignas de elogio. El sonido es perfecto. Los nervios aumentan. Parece que será el día, que salga el rey y a ver que pasa. Mientras Damon Fox se ha sentado a los teclados y Grant Fitzpatrick se ha colgado el bajo. Suena de lujo la Riviera. Que salga el rey. Y salió. De negro riguroso. Chupa abrochada. Gafas negras. El Rey Sol ilumina la Riviera. Apenas 3 pantallas, dos laterales y una central conforman el montaje de la banda. Sobriedad ante todo. Pero hemos venido al Culto. Sobran parafernalias. Sobran cuando oímos la voz de Ian, perfecta, única, mágica. Hoy sí. Hoy sí, cabrones.

La Riviera, con sold out y mucha gente en la puerta implorando una entrada, es puro culto al rock de calidad, a ese rock que no necesita etiquetas, a ese rock donde una guitarra mágica y una voz única enamora de por vida. Me parto con el teclista. No deja de gastar bromas a quienes estamos en su entorno pero no dejo de observar su imponente labor en los coros. Es difícil hacer los coros precisos a una voz única pero los está clavando. En el plano justo, al volumen justo, perfecto. Alguna vez apoya el bajista también pero lo del teclas es la polla. Eso, sumado a lo bien que toca el teclado y cómo consigue desde ahí que la guitarra de Billy en la preciosa balada “Edie (Ciao Bay) suene acústica (llevaba una eléctrica colgada Billy) en el momento preciso.

No tarda mucho la peña en venirse arriba y cantar el “ooooe oooeoeoe” típico de aquí pero Ian no manda parar. “Later”, dice, que hasta yo entiendo, (“Más tarde”). Al final, cuando se desate la fiesta. Ahora estamos en pleno culto.

Pero era imposible parar el éxtasis. Llegó con “Fire Woman”, el público cantaba, daba palmas, se entregaba y ni tan siquiera el problema con el micro de Ian al final del tema enturbió el momento. “Mucho caliente” dice el Jefe Indio a un Madrid entregado. Nos pide palmas flamencas. Para entonces me parece entender que el tema que nos presenta a continuación es de la época de Southern Death Cult, el origen de todo, la primera banda que formó Ian. “Rise” es el tema que aparece en el álbum de 2001 “Beyond Good and Evil” y precedía la traca final. Mientras, el entusiasmo de Madrid se había contagiado al público. Ahora Ian se movía como le recordaba de los vídeos, tocaba la pandereta, las maracas, arrojaba panderetas al público, su fama de fríos se hacía añicos para gozo y disfrute del rockerío que había petado la Riviera. Los bises fueron toda una fiesta. Los Cult (léase con u, que estamos en España) “mis” Cult devoraron la Riviera. Ahora sí, cabrones, me habéis costado mas de 30 años pero por fin he visto la magia del chamán indio. Y la amo. A veces hay que esperar media vida, pero esas veces siempre merecen la pena. La otra media vida que me queda será para saborear los recuerdos de un conciertazo de una banda única. Por siempre Los Cult.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

20 comentarios

  • Juandie says:

    Quizás no sea la grandiosa banda cañera y rockera de los 80 y con su mejor formación pero a dia de hoy y a pesar de la edad de sus componentes siguen ofreciendo un buen directo como el de esa noche en la mejor sala de Madrid a través de esos clásicos y algún que otro tema de estos últimos años. De todas formas THE CULT siempre son adorados y queridos en nuestro puto país.

  • Jorge says:

    Qué jodido orgullo compartir sublimes historias del rock. A mí siempre me parecio que The Cult y Aerosmith tenían el don del hard rock, por motivación, unos por misticismo y otros por glamour, fascinación y ese punto de que son bandas un poco tuyas, no son las preferencias de los chavales. Las dos mejores bandas que existen. No dudo en decirlo. Conciertazo de narices.

  • Anónimo says:

    UNA BANDA CON UNA VOZ DE HARD ROCK Y UNA GUITARRA CON UN SONIDO EXQUISITO.
    DE LO MEJOR. SONIDO MARSHALL GIBSON.

  • Gemma says:

    Buenas es unos de mis grupos he tenido la suerte de verlos en directo muchas veces nunca defraudan LOVE the cult

  • Cesar Cerdan Lopez says:

    Soy valenciano y era la quinta vez que los veía las cuatro primeras en Valencia. La primera vez que los vi cuando en el año 1991 vinieron a la Fuente San Luis presentando la gira del Ceremony y el concierto de ayer me recordó la energía de aquel concierto. Los dos mejores que he visto de ellos. Que sigan por muchos por muchos años, mi grupo preferido.

  • Reivaj says:

    Q envidia. Hace un año justo en Valencia su actuación dejó bastante que desear….

  • Lmsixx says:

    Para mi la de anoche fue la décima vez que les veía y es casi la mejor,por no decir tal cosa.Conciertazo sublime con el mismo repertorio que tocaron hace justo 2 meses en el Azkena,pero aquí la diferencia la marcó Atsbury,recordando al de tiempos mejores.Y tan solo una aclaración,Damon Fox es el teclista que tan bien lo hace,como demostraba con su banda Big Elf,para quien no le conozca….

  • Gregorio says:

    Hola
    Yo los vi también por primera vez en el 91 en la Fonteta, en Valencia, con la gira del Ceremony, aunque me pasó un absurdo tema con las copas y me perdí la mitad. Amén de ser uno de los conciertos más cortos en los que he estado, el pabellón estaba hecho una mierda y ni se podía pasar, ni mear,ni beber..
    4500pelas a la porra!!!

    El año pasado los vi también en Valencia, en el 4ever festival y los disfruté bastante más. Eso sí, el compañero comenta y tiene razón, que el concierto dejó que desear; estaban como desubicados y/o perdidos. Lo suplimos cantando nosotros casi más que el Atsbury, que tenía bastante poca voz esa noche. Menos mal que los demás grupos lo hicieron mejor y se salió Simple Minds No obstante, soy de los Cult hasta la muerte!!!!

  • jit says:

    acaso estuve yo en otro concierto???
    el sonido fue penoso y cambio varias veces a lo largo del concierto con una tonica comun: nunca sono el bombo. esto os lo digo como tecnico de sonido que soy.
    y como fan que les ha visto otras 2 veces me parece que la actitud de astbury en el escenario fue pasiva y su voz inexistente. no hizo nada por ganarse al publico. su voz… cuanto lo siento…. pero otro cantante qye se queda sin agudos con la edad, una verdadera pena. no dio ni un solo tono alto!!! ni uno!!! revisad las grabaciones que hayais hecho con el movil que eso no engaña.
    total que ayer sali triste de la sala y deseando que por lo menos se retiren ahora que les queda la honra…

    • Anónimo says:

      Con mi modesta opinión…. Desde arriba Si. Se oía el bombo, con las prisas lo de los agudos…. pues eso!!! Es la tercera vez que los veo en la Riviera y ha sido la mejor con diferencia… Ganarse al público, miércoles de agosto…. Sold out… QUE MÁS QUIERES… ESTÁBAMOS TODOS GANADOS. desde la RIOJA

    • Anónimo says:

      Salvando detalles técnicos puntuales…. De todas las veces que los he disfrutado en la Riviera ( 3.)La mejor con Mucho… GRACIAS POR ESTAR…

    • Allmanzor says:

      No. El concierto fue el mismo. Los diferentes somos los espectadores, ja ja.

      • jit says:

        toda la razon, soy exigente cuando pago, y creo que podia haberme llevado mucho mas por ese dinero. me sorprendio la gran entrega del publico comparada con la de astbury, duffy se gano el sueldo.

  • Diego says:

    Madre mía, que piel de gallina me ha puesto leer está crónica!!! Enhorabuena!! Fiel reflejo de la emoción y magia India vivida en la Riviera. Nunca se me olvidará este concierto. La Riviera fue #epic temple#. Larga vida!!

  • JCL says:

    Pues el primer concierto que dieron en Madrid y creo que en España como The Cult, en el antiguo pabellón de deportes del Real Madrid ha sido el mejor con diferencia de los que he visto en Madrid y he ido a todos menos el de conmemoración al disco Love. Ahí es donde Asbury aparecía con su melena lisa y todo de negro. Duffy también con melena imponente. Ahí amigo Oscar hubieras flipado, con el pabellón a reventar, cabrían unas 4.000 personas y el concierto fue memorable. El de este miércoles también estuvo bien, de los mejores, sobre todo Billy Duffy, la voz de Asbury aguantó pero lejos de la melodiosa dado de antaño y es que los años no pasan en balde.

  • Anónimo says:

    Con mi modesta opinión…. Desde arriba Si. Se oía el bombo, con las prisas lo de los agudos…. pues eso!!! Es la tercera vez que los veo en la Riviera y ha sido la mejor con diferencia… Ganarse al público, miércoles de agosto…. Sold out… QUE MÁS QUIERES… ESTÁBAMOS TODOS GANADOS. desde la RIOJA

  • jose manuel says:

    saludos de ese murciano….yeahhhh

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.