guadaña octubre
visita inesperada
lustrad
jmcp
evanora
medictum ok
el barbas
solos
pipo & travelin\

Crónicas

Ramdel + La Ley de Mantua: “Hipnotizados por luchadores del rock”

«Las dos bandas crearon el ambiente ideal para dejarnos embelesados, sin poder apartar la mirada del escenario»

18 diciembre 2021

Sala Elefante Blanco, Madrid

Texto y fotos: Borja Díaz

Ramdel

Un luchador de nuestra escena como Ramón Delgado presentaba en directo su nuevo proyecto, Ramdel. El veterano bajista, que ha colaborado con infinidad de artistas y ha estado en numerosos grupos como Indiana o The Credenbeat, tiene entre manos un disco, ‘Siempre en el ring’, del que tocaría sus canciones por primera vez encima de las tablas.

Y para acompañarlos en una velada tan especial, tuvieron a La Ley de Mantua. Este trío madrileño poco a poco va sumando adeptos a su causa, y no es para menos. Con un par de EPs, y tres trabajos de larga duración en su haber, tienen repertorio más que suficiente para regalarnos un show lleno de intensidad, en el que son capaces de transportarte a cualquier lugar, atrapándote en su ambiente.

La Ley de Mantua

Hacía mucho tiempo que un grupo no lograba evadirme de lo que ocurría a mi alrededor como lo hicieron ellos. Su rock alternativo, con toques que van desde Héroes del Silencio a Muse, golpeó con fuerza desde la inicial “Las luces de tu almohada”. La emoción de “Despiértame” o la colaboración de Ramón Delgado en “Lo que nos mueve”, eran apuestas seguras. La voz de Álex afinaba agudo en “Redtastic”, Sergio le pegaba duro a los parches en “La reina de Mab”, y Nacho llevaba el peso de la melodía en muchas partes del concierto, como en “No volveré a casa”.

Una actuación hipnotizante, de esas en las que no puedes apartar la vista del escenario mientras disfrutas de cada acorde, y el cuerpo se contagia del ritmo que suena por los altavoces. Pusieron el listón muy alto para Ramdel, pero tener a Ramón Delgado es sinónimo de calidad. He comenzado hablando de su carrera, pero es que todo ese bagaje, lo traslada al directo, pisando el escenario con seguridad.

Ramón Delgado con La Ley de Mantua

Así lo hizo desde la primera frase que dijo al situarse frente al micro: “Malos tiempos para el rock and roll”. La música, como siempre, es la mejor cura, pero tras arrancar con “Aposté por ti”, nos confesó que estuvieron a punto de suspender el concierto. No sólo por el mal fin de semana, lleno de cenas y eventos que se priorizan en muchas ocasiones por delante del rock, la mayor amenaza fue la Covid-19, que evitó que algunos amigos de la banda estuvieran presentes al haber dado positivo. Estos malos momentos se pasan mejor con temas como “Te dejé partir”, donde ese rollo a lo U2 llenó la sala según iba caldeándose.

Estaban presentando el primer trabajo de este proyecto, ‘Siempre en el ring’, del que sonaron todos los temas, dejándonos pequeñas historias que la voz de Ramón transmitía como un orador. El buen rollo y simpatía de “Hoy nos toca”, con el que seguro que más de uno se sintió identificado, dejó pasó a una canción de los Beatles, “Helter Skelter”, y con ella sí que nos pusieron a todos a botar. Si los focos se los lleva el protagonista de la noche, no hay que obviar el buen hacer de Arturo y Jordi a las guitarras, dándolo la potencia necesaria a esta versión que hicieron suya.

Ramdel

La historia de cualquier podría ser la de “Rutina”, un medio tiempo que nos dejó embobados mirando al escenario, disfrutando de la emoción con la que la interpretaron. Y sin romper esa atmosfera que habían creado y que ya nos rodeaba a todos, el toque blues de “El tiempo pasa”, quedó perfecta. Ahora era Ramón quien pedía la presencia de Alex, de La Ley de Mantua para subir las pulsaciones con “Sobre suelo mojado”. El sonido de la sala falló en algunos momentos, no apreciándose del todo las voces, pero eso no impidió que la gente diese un paso adelante para disfrutar del ritmo contagioso y la energía que le pusieron.

Entramos en la recta final con “No te quiero besar”, originalmente del grupo mexicano Riesgo de Contagio, pero que se han apropiado dándole más protagonismo al bajo y un punto más de energía. “November Maybe December” contagia alegría, y así lo hizo, acompañándonos mansamente hasta llegar a la última canción del repertorio. Si Miguel Ángel se había guardado algún gramo de fuerza desde la batería, fue el momento de soltarlo todo en una apoteósica versión de la Creedence Clearwater Revival. Qué manera de terminar con “Ramble Tamble”, y ahora sí que sí, soltando adrenalina tanto encima como debajo de las tablas.

Una hora de concierto que se nos hizo corta en la presentación de este nuevo proyecto de Ramón Delgado, que lleva el nombre de Ramdel. Nos dejó con ganas de más, lo que habla de su buen hacer. Y es que las dos bandas crearon el ambiente ideal para dejarnos embelesados, sin poder apartar la mirada del escenario, e hipnotizados por estos luchadores del rock.

Borja Díaz
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Borja Díaz

1 comentario

  • Juandie dice:

    Digna y rockera descarga de una buena banda como son RAMDEL en dicha sala madrileña presentando su nuevo álbum el cual ha calado muy bien en nuestro pais.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.