parabellum
ratio rock
Ángel Negro
nurcry sin temer al sol
devil\\\
serafin mendoza
proyectoplasma
brunhilde
dirty honey

Crónicas

Iron Maiden + Lord of the Lost: Absolutamente apoteósico

«Aparece la réplica del Spitfire que abría los conciertos de la primera etapa de la gira y cierran finalmente el concierto con un arrollador “Aces High”, con la máquina a todo gas después de casi dos horas de concierto. ¡Absolutamente apoteósico!»

26 mayo 2022

Romexpo, Bucarest (Rumanía)

Texto y fotos: Dany Serrano

Amanece en la capital rumana un jueves de finales de mayo, y los dioses del Olimpo metalero han escuchado nuestras plegarias: en lugar del presagiado día de lluvia, nos toca un soleadísimo tostorrón de 31 grados. Y no es que le haga ascos a la lluvia en primavera, pero hoy teníamos una cita que preferíamos que nos fastidiaran lo menos posible. Después de dos años de pandemia, Iron Maiden retomaban por fin su aclamada gira “Legacy of the Beast” para hacer escala al sur de los Cárpatos, dónde íbamos a ser testigos del tercer concierto de esta segunda incursión Europea, y el primero de la gira en celebrarse al aire libre, después de dos bolos en pabellones en Croacia y Serbia.

Justo a cuatro años de que esta gira retrospectiva de la carrera de los británicos arrancara en Estonia, pandemia aparte, Harris y los suyos han tenido tiempo para dar a luz a una nueva obra de estudio, 'Senjutsu', que ha encabezado las listas de ventas en nada menos que 24 países. Motivo sobrante de celebración para la veterana banda, y una oportunidad para introducir novedades en su repertorio en directo. Y allí estuvimos para contároslo.

Vuelvo a recordar el tostorrón de 31 grados cuando nos comentan que hay gente que lleva guardando sitio en la cola para entrar al recinto desde las 10 de la mañana. Las puertas finalmente abren a las 18:30 y la avalancha humana se va haciendo hueco entre las tres secciones en las que han dividido el aforo: Aces High (justo frente al escenario), The Beasts, y finalmente The Troopers. La conversación sobre qué opinión merece el pagar por el privilegio de estar más cerca del escenario, cuando igualmente hay gente haciendo cola durante más de 8 horas, puede dar para otra crónica entera… pero a lo que vamos. Los primeros en llegar a la barrera sacan rápidamente sus banderas y tenemos a gente de todos los continentes (incluyendo hispanoparlantes). Por suerte, el sol está bajando justo detrás del imponente escenario que han montado para la ocasión, dando una más que agradecida sombra al público ya congregado (que a estas horas era ya bastante) para recibir a los alemanes Lord of the Lost.

Los teutones hacen un apoteósico despliegue de su particular marca de metal gótico, con una muy currada puesta en escena que les mete al público en el bolsillo desde el primer minuto. Otra cosa a destacar, aparte del favor del público, es el sonidazo que está atorrando ya desde los bafles, cosa poco usual para teloneros de bandas a este nivel. Si los Maiden suenan con la mitad de claridad que ya estamos oyendo ¡esto va a ser un regalazo para los oídos!

Lord of the Lost calientan más que de sobra al público congregado con una descarga de poco menos de una hora, donde nos dejan 10 dónde destaca sobre todo el groove, muy bailable, de su base rítmica, así como la característica voz barítona de su vocalista y líder Chris Harms. Mención especial merece también el hecho de que la banda, además de abrir la gira Europea de Maiden, está intercalando los conciertos con los británicos para hacer sus propios bolos como cabezas de cartel en salas que les pillan por el camino, como fue el caso de la Form Space en la capital transilvana de Cluj-Napoca la noche antes de tocar aquí.

El crew de Iron Maiden prepara a toda velocidad el escenario, y aquí llega la primera novedad: en lugar de la catedral que llevaban en el anterior tramo de esta misma gira, el escenario está decorado como un antiguo templo japonés. Dickinson ya lo apuntaba en alguna entrevista antes del inicio de la gira, y así fue. Suena la intro del “Doctor, Doctor” de UFO, Nicko McBrain se posiciona tras los parches y entran a saco con “Senjutsu”, el tema que abre su nueva obra de estudio bajo el mismo nombre. Primera impresión: esto en directo suena brutal. Y en cuanto al comentario anterior sobre la calidad de sonido de Lord of the Lost: otro nivel por encima. Todo el público coreando las letras y Maiden en modo apisonadora. Esto va a ser una noche increíble.

Segunda novedad: ¡El Eddie samurai de tres metros hace incursión en el escenario durante los solos de “Senjutsu”! Acostumbrados a que la infernal mascota del grupo haga su primera aparición con el concierto bastante más avanzado, la sorpresa y la eufórica respuesta del público se hace notar. Así como lo hace notar Dickinson, que hace gala de su extensa experiencia en esgrima para marcarse un breve combate con Eddie.

Le sigue a tan magna apertura otros dos temas del último disco, “Stratego” y “The Writing on the Wall”, recibidos con el mismo calor por el público rumano. Abrir una supuesta gira de grandes éxitos con tres temas de tu último trabajo es una propuesta arriesgada, pero el público de Maiden es leal como pocos y la respuesta es tremenda. Todo apunta a que esto es el presagio de una futura gira dedicada a 'Senjutsu', con el nuevo disco tocado íntegramente (algo que no sólo han hecho anteriormente con 'A Matter of Life and Death' en 2006), y es que la banda ya ha dejado caer que están barajando la idea para cuando terminen los compromisos de la actual gira.

Al acabar “The Writing on the Wall”, se apagan las luces, desaparece por completo la banda y rápidamente (en menos de cinco minutos) el crew de Iron Maiden desmonta todo el tinglado del templo japonés, dejando al descubierto el telón de catedral con el que ya estábamos familiarizados desde el anterior tramo de gira.

La banda reaparece para marcarse un contundente “Revelations”. Ya a estas alturas se denota que pese a ser sólo el tercer concierto de la gira, después de un parón de casi tres años, el grupo está en un tremendísimo estado de forma. Bruce Dickinson en particular suena muchísimo mejor que en la gira de 'The Book of Souls' (la última vez que hicieron parada en territorio rumano), quizás ya plenamente recuperado de su tratamiento por cáncer de garganta en 2014 o quizás el no tener que pilotar el avión de la banda durante toda la gira le deja más tiempo para descansar. En cualquier caso, el grupo suena increíble, y se les ve genuinamente contentos de estar de nuevo encima de las tablas (incluso se les caza sonriendo bastante más de lo que estamos acostumbrados).

Avanza el set con la siguiente sorpresa: retoman “Blood Brothers” de su disco de reunión del 2000, 'Brave New World', un tema que ha venido convirtiéndose en un clásico del repertorio de los ingleses, frenéticamente coreado por el público.

Le siguen “Sign of the Cross”, de la época del cantante Blaze Bayley, y “Flight of Icarus”, con la imponente escultura del conocido personaje de la mitología griega y Bruce Dickinson lanzallamas en mano; uno de los momentos mejor recibidos en el primer tramo de la presente gira.

A partir de aquí se adentran en territorio más familiar, empezando por “Fear of the Dark”, seguido por “Hallowed Be Thy Name” y “The Number of the Beast”, antes de “acabar” la velada con “Iron Maiden”, donde aparece el gran Eddie desde la parte trasera del escenario, llamas por doquier.

Una cosa que llama la atención antes de que entren con el bis, es el tremendo balance que han conseguido alcanzar con el setlist de esta gira, tras las modificaciones para el segundo tramo. Si bien llevamos ya algo más de dos décadas (prácticamente desde la gira de reunión de “Ed Hunter” de 1999) acostumbrados a que el grupo liderado por el bajista Steve Harris intercalen giras de grandes éxitos con otras más enfocadas a su nuevo material, con la segunda parte de “The Legacy of the Beast” han alcanzado, al menos en la opinión de un servidor, un equilibrio perfecto entre los grandes éxitos (sin caer demasiado en obviedades), nuevas canciones, y una substancial representación del sonido de corte más progresivo en el que el grupo lleva firmemente asentado en las últimas dos décadas, si bien podemos apuntar a que esta andadura ya la comenzaron con el 'The X Factor' de Blaze Bayley en 1995 (si no te lo crees, vuelve a darle otra escucha). Puede que no sea perfecto para todos (que al fin y al cabo es imposible), pero aquí hay definitivamente repertorio para todos los gustos.

El grupo reaparece en los bises abriendo con “The Trooper”, con Eddie nuevamente de vuelta al escenario con su tradicional casaca y Bruce Dickinson ondeando las banderas de Gran Bretaña y Rumanía sobre el escenario.

Siguiente sorpresa: ¡“The Clansman” en los bises! Y es que ya tiene que apostar Maiden fuerte por su legado para meter un tema del 'Virtual XI' a estas alturas del repertorio. Sin ningún problema: el recibimiento del público es tremendo y se nos queda otro tema consagrado como uno de los grandes clásicos de la banda, quizá el segundo más significativo de su etapa de los 90 tras “Fear of the Dark”.

Cierran con “Run to the Hills”, y cuando parecía que ya nos mandaban para casa, tras unos minutos suena la intro de Churchill. ¡Maiden vuelve con un segundo bis! Aparece la réplica del Spitfire que abría los conciertos de la primera etapa de la gira y cierran finalmente el concierto con un arrollador “Aces High”, con la máquina a todo gas después de casi dos horas de concierto. ¡Absolutamente apoteósico!

A finales de Julio, esta misma gira hará una de sus últimas paradas por Europa en Barcelona. Una ocasión absolutamente imperdible tanto para fans muy acérrimos como más casuales de la Doncella de Hierro. Up The Irons!

Setlist Iron Maiden

01. Senjutsu
02. Stratego
03. The Writing On The Wall
04. Revelations
05. Blood Brothers
06. Sign Of The Cross
07. Flight Of Icarus
08. Fear Of The Dark
09. Hallowed Be Thy Name
10. The Number Of The Beast
11. Iron Maiden
Bis 1:
12. The Trooper
13. The Clansman
14. Run To The Hills
Bis 2:
15. Aces High

Redacción
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Cojonuda crónica hacia el gran concierto que se marcaron los históricos IRON MAIDEN en la capital rumana presentando su nuevo álbum de estudio que junto con estos 15 temazos no me extraña que les saliese un gran concierto. En la capital croata estuvo bien que Steve Harris se acercase a Paul DiAnno después de su operación.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.