Madness Live!
leyendasdelrock
resurrection
farragua
visitantes
ñu
evildog
reveal
grantrailer
hellrock
azero

In Flames

I, The Mask

Nuclear Blast (2019)

Por: Alberto Zamora

7

Echando la vista atrás, el tropiezo (artístico, que no comercial) que supuso ‘Sounds of a Playground Fading’, y que coincidió con la salida de Jesper Strömblad, representó el momento más bajo de In Flames y, desde entonces, han levantado cabeza solo a medias.

‘Siren Charms’ no era tan mal disco como nos quisieron vender, aunque es cierto que dejaba de lado la agresividad (entendida comercialmente o no) de la que el grupo había hecho gala hasta el momento. Por su parte, ‘Battles’ representó una frenada y una regresión a un sonido mucho más característico. El reciente ‘I, The Mask’ puede verse como el resultado de ambos enfoques.

El principal enemigo del nuevo disco de los hijos de The Jester Head es un muy discutible orden de las canciones. Los suecos han decidido concentrar los temas más cañeros, y también los mejores, en la primera mitad, quedando la segunda deslucida debido a una ristra de temas con poca fuerza y demasiado similares entre sí, cortando de raíz las buenas sensaciones que proporcionan los seis primeros temas, equivalentes a ‘Batlles’, siendo los restantes los hijos de ‘Siren Charms’.

Sin ser death metal melódico, tanto “Voices” como “I, The Mask” (atención al estribillo) son buenos temas de metal moderno, que, a pesar de las melodías vocales, no renuncian a contundencia guitarrera. El riff de “Call My Name” rockea y es agradecido el enfoque vocal de las estrofas, dejando para el postre un tema pegadizo, al igual que el efectivo single “I Am Above”. El medio tiempo “Follow Me” oxigena reduciendo las revoluciones y “(This Is Our) House” funciona a pesar de su sonrojante letra.

Resulta sorprendente cómo entregando una primera mitad notable, el grupo decide entregar similar número de canciones que apenas ofrecen matices diferentes entre sí. Quedan por delante seis canciones, que, salvo ciertas partes de “Burn” y “Deep Inside” (horrible ese aire arabesco), abrazan el medio tiempo melódico, con riff más o menos heavy, que representa todos los clichés cargantes del grupo y especialmente de Anders Friden. Es posible que, de estar repartidos estos temas por el álbum, no se hubiera notado semejante bajón de calidad.

Es un disco con puntos de interés. No dejan de ser In Flames, lo que (casi) siempre es sinónimo de buenas canciones, pero la mixtura les ha quedado descompensada. A seguir currando.

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alberto Zamora

8 comentarios

  • Juandie says:

    De sobra es sabido que IN FLAMES llevan años que su sonido se ha modernizado a las tendencias americanas en sus últimos trabajos de estudio pero tampoco son malos discos y creo que este nuevo álbum habrá que pegarle una merecida escucha y darle una oportunidad.

  • Fran says:

    Estos tíos no se han modernizado, se han vendido a la industria y a la pasta, donde está el death sueco que hacían, yo era un súper fan de esta gente y ahora lo que hacen es una puta mierda, de come clarity en adelante no vale nada, vendidos.

    • Tryum says:

      Desde el Clayman diría yo, y con sus matices; involución? Tuve la oportunidad de verlos en el Machina del ya no recuerdo qué año, creo que era el segundo que se hizo (sólo se hicieron 3?), y lo recuerdo como uno de los mejores conciertos que he visto en mi vida.
      Qué lastimica.

    • Robert Lesmes says:

      Estos tíos ya tenían pasta antes de cambiar su estilo. Es terrible que solo haya malas críticas en el metal en general cuando alguien decide cambiar de estilo.

      Dejad que los músicos hagan lo que les dé la gana, todo el mundo tiene derecho a hacerlo.

      Si queréis escuchar siempre lo mismo tenéis a motorhead y mil grupos más.

      Lo digo sin gustarme absolutamente nada sus últimos discos. Pero sin desmerecerlos,

      • Joseba says:

        Amén. Sabías palabras.
        Ya cansa que se lapide a un grupo por que cambie de estilo musical . In flames ya hace muchos discos que cambió de estilo . Personalmente creo que cuando más perdió es con la salida de jesper strömblad.
        Desde que metallica dejo el trash y se cortaron las greñas ya hace unos años. Me choca que la gente aún se sorprenda de los cambios de los grupos. Escuchar una y otra vez le misma canción en distintos discos a mi se me hace tedioso.
        (Como alguno de aquí escuché lo nuevo de bring me the horizon le da un tabardillo.)

        Saludos y a disfrutar de la música

  • David says:

    Cada uno tiene sus gustos y punto de vista sobre lo que es bueno o malo. No obstante, creo que se nota demasiado los cambios de formación que llevan sucediendo desde hace unos discos que influyen de manera totalmente directa sobre el resultado.

    No se le puede pedir a Anders el registro vocal de los primeros discos. Ya se veía en los conciertos de los mismos que se quedaba sin voz.
    Pero algo está claro , In Flames han perdido toda la velocidad y agresividad que les caracteriza en post de llenar los conciertos de 15 añeros. si no revisar sus últimos conciertos y veréis a lo que me refiero.

    No es querer hacer siempre lo mismo como arriba se comenta. Es no perder lo que te caracteriza como banda y lo que te dio un nombre y ya ni las guitarras de In Flames suenan a In Flames.

  • miguel perez says:

    a mi me parec e un trabajo muy bueno,cuando más lo oigo ,más me gusta,también es verdad que se les piede exigir un poco más¡¡

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.