guadaña octubre
visita inesperada
lustrad
jmcp
evanora
medictum ok
el barbas
solos
pipo & travelin\
diamond dogs

Robb Flynn (Machine Head) cuenta cómo girar con Pantera le volvió alcohólico: "Los días libres tomaba de 28 a 30 chupitos"

15 diciembre, 2021 6:05 pm Publicado por  7 Comentarios

Uno de los grandes enemigos que se han encontrado muchos de los protagonistas de la escena del rock y el metal en la carretera ha sido el alcohol. Numerosos son los ejemplos que tenemos de grandes desgracias o episodios de desintoxicación por parte de grandes músicos. El último que ha contado cómo se encontró con este problema ha sido Robb Flynn, líder de Machine Head, durante la conversación que mantenía con John Petrucci, de Dream Theater.

El espacio No F'N Regrests, que capitanea Flynn contaba con el guitarrista de la banda progresiva como invitado, pero este terminó tomando el papel de entrevistador mientras Robb recordaba cómo girar con Pantera terminó llevándole a la adicción: "He ido y venido muchas veces en mi vida con ello. Durante los primeros años que estuve de gira, estaba sobrio como juez, ni siquiera bebía después de los conciertos, estaba paranoico por perder la voz... Y luego me fui de gira con Pantera".

"A partir de ese momento, bebía todo el tiempo", seguía recordando Flynn. "Luego bebía entre siete y diez chupitos de vodka antes de los conciertos, y otros tres o cuatro durante el show, en el escenario. Y después, si tenía concierto al día siguiente, me detenía y no bebía nada. Pero si tenía un día libre, probablemente me tomaría otros 28 o 30 chupitos y probablemente tres o cuatro cervezas. Y luego, un día, pasa una década, me las arreglaba para hacerlo, dormía terriblemente, pero lo achacaba a estar en la carretera, a dormir fatal en la carretera, brincando arriba y abajo".

El de Machine Head sigue entrando en detalle: "Luego comencé a medir. Antes de eso, simplemente echaba vodka en un vaso de refresco y luego me tomaba un chupito, lo que casi nunca sucedía. Estaba como: "Me pregunto cuántos chupitos me estoy bebiendo antes del concierto". Y luego lo medí. Fueron 7. Me volaba la cabeza. En mi mente me estaba tomando tal vez uno o dos. Si iba a ser un concierto como cabeza de cartel, tal vez iba a tomar 11 o 12 antes y durante. ¡Y era vodka! Lo hice durante tanto tiempo que me sentía extraño subir al escenario sobrio. Y podía tocar muy bien. Mi voz podría haber sufrido algo... Pero otras veces, mejoraría mi voz, porque me dolía la garganta y el alcohol lo amainaba. No tuve ningún problema para tocar. En algún momento, me quedé sobrio por un minuto, quería dejarlo. Y en la primera gira estuve sobrio, pensé: "Maldita sea, estoy tocando mejor. Joder, estoy cantando mejor. ¡Mierda!"

Un sorprendido Petrucci se interesa por cómo podía ni siquiera tocar, cuando él asegura que no aguantaría ni un par de chupitos sin caerse al suelo: "Tu cuerpo se adapta. No quiero usar la palabra "alcohólico funcional". Hacía cualquier cosa que tuviera que hacer, tocaba todo el tiempo, tocábamos todo el tiempo. Seguía haciendo un calentamiento largo, tanto para la guitarra como para la voz. Esto era como otro calentamiento. Pero ahora lo hago sobrio y sé que es mejor. Es mejor a largo plazo, siento que duermo mejor. En la séptima semana de gira, estoy más fuerte".

PARA LEER MÁS:

Redacción
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

7 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.