el dromedario sober
sormoky
clang
artabans redemption
dino rockys
haches
spin offs
3n
poire
javier solo
VAIRE
Playa 4
tres de copas

Mägo de Oz: Escuchamos tema a tema “Bandera negra” junto a Txus Di Fellatio y Moha

11 junio, 2021 3:07 pm Publicado por  4 Comentarios

Como el pirata intrépido que se adentra en el océano hacia un horizonte inexplorado pero con la sapiencia de haber surcado innumerables mares con anterioridad, la renovada formación de Mägo de Oz inaugura época con ‘Bandera negra’, su primer disco con la dupla formada por Víctor de Andrés y Manuel Seoane al frente de las guitarras tras la partida de Frank y Carlitos. Será finalmente el 10 de septiembre, una semana después de lo anunciado cuando se aplazó la fecha de lanzamiento, el día que este nuevo disco -muy probablemente el mejor del grupo en los últimos años -navegue por los escaparates de las tiendas y las plataformas digitales. Artículo de Jason Cenador.

No es, en absoluto, rupturista este álbum, y tampoco es una jarana constante como alguno pudo pensar al ser sus dos temas más festivos, “El cervezo (el árbol de la birra” y “Tu madre es una cabra”, sus primeros dos adelantos. Es más, estamos ante un disco más consistente, variopinto, completo y permeable a diferentes aromas musicales que los dos anteriores, siempre bajo el inevitable e inconfundible sello de Mägo de Oz marcado por ese privilegiado don de la melodía que tantos éxitos le ha granjeado durante tres décadas de trayectoria.

El alma máter de la banda, el batería Txus Di Fellatio, y el violinista Carlos Prieto “Moha” nos recibieron amablemente en los Estudios Cube de Madrid, por los que una vez más han renovado la apuesta con resultados formidables. También están en ese santuario donde la buena música se torna imperecedera Carlos Escobedo, frontman de Sôber y socio del estudio, y Alberto Seara “Flor”, el maestro de los canales, las pistas y los botoncitos con los que barniza esa magia que parte de un pentagrama y resiste incólume al paso del tiempo.

Tema a tema, quien firma estas líneas degusta, codo a codo con su compañero Juan Destroyer, la escucha del duodécimo álbum de estudio de larga duración y temas de nuevo cuño de Mägo de Oz. Todo, por supuesto, para contártelo con pelos y señales, y, de paso, dar fuelle a tu apetito por catar, dos años después, las bondades del sucesor de ‘Ira Dei’. Ajústate la bombona de oxígeno y vamos a bucear bajo la nave de ‘Bandera negra’.

Moha y Txus Di Fellatio (Mägo de Oz), en los Estudios Cube

TEMA A TEMA

  1. La isla de las siete calaveras

En esta intro, el sonido del mar nos mece al tiempo que una liviana y estilizada guitarra acústica se pasea sobre las olas. El violín describe una dulce melodía antes de que la pieza rompa en una mayor contundencia, momento en el que, nos imaginamos, caerá el telón en directo apareciendo todos los músicos frente a la enfervorecida audiencia. Dice Txus que le recuerda esta intro a la de ‘La Leyenda de la Mancha’ por su sencillez. La piratesca melodía nos conduce a la primera canción propiamente dicha del trabajo, que es, en realidad, una continuación de la obertura.

  1. Al abordaje

“Tenemos la puta manía de empezar con temas muy rápidos”, nos recalca enseguida Txus, reconociendo su imborrable influencia de Iron Maiden, de quienes menciona temas inaugurales como “Aces High”. Más que una manía, es una buena costumbre que han vuelto a poner en práctica con un tema adrenalínico que es, además el más largo de todo el compacto, con más de ocho minutos de duración.

Enseguida nos acribillan unas guitarras muy ágiles que, por su sonoridad, a un servidor le trae a la cabeza aquellos veloces temas de Tierra Santa, como “Pegaso” o “Tierras de leyenda”. Las guitarras no tardan en ceder el protagonismo a unos teclados igualmente vertiginosos, y los tres crean un conglomerado de poderoso heavy metal que enseguida nos mete en materia. Zeta sigue siendo él mismo en la estrofa, con esa garganta que se ajusta a lo que sus canciones demandan, y Patricia Tapia canta con garbo el puente que nos conduce a un estribillo marca de la casa sucedido por un virtuoso movimiento de teclado cortesía de un Javier Díez siempre brillante.

La parte instrumental de esta canción es una fehaciente demostración de que Mägo de Oz ha buscado y logrado exprimir el jugo creativo e interpretativo de su actual plantilla. Víctor de Andrés, Manuel Seoane y Javi Díez se van pasando el testigo con formidables y poderosos movimientos a sus instrumentos, empastando entre sí muy bien sus partes y también con ese imprescindible y ágil violín de Moha.

La apoteosis eléctrica se precipita sobre un pasaje en el que Patricia despliega su elegancia a medio tiempo cantando sobre un piano en un interludio sosegado y profundo que contrasta de manera bestial con unos agresivos breakdowns emanados del metalcore que nos descolocan antes de que las aguas vuelvan a su cauce con el estribillo. La letra divaga entre el hedonismo pirata y el mensaje que reside tras el diálogo entre el pirata (Zeta) y la sirena (Patricia), buscando el primero liberar a la segunda.

  1. Resacosix en pandemia

De izquierda a derecha: Txus Di Fellatio, Jason Cenador, Juan Destroyer y Moha

Habíamos dicho que este disco no es solo fiesta ni mucho menos, pero esto es Mägo de Oz y hay muchas ganas de cachondeo después de una temporada tan dura a causa de la maldita pandemia. Por eso, Moha ideó esta indisimulada apología de la jarana y el etanol, vivaz y desenfadada a más no poder, con una letra entre el desmadre y la sátira del costumbrismo pandémico.

En directo va a ser un desfase monumental este tema de naturaleza alegre en el que Txus canta una parte y, además, se cuela la archiconocida melodía original de la canción popular soviética “Katiusha”. Mägo de Oz sigue aprovechando a su favor con eficacia el recurso de integrar melodías por todos conocidos, y sigue sabiendo crear odas al buen rollo y la jovialidad como pocos, esta vez incluso tomando como punto de partida el confinamiento. No en vano, Moha nos vino a comentar en varias ocasiones que estaba que se subía por las paredes por volver a tocar, y el que pasar de recorrer medio mundo a lomos de tu música a encerrarse en casa tiene que ser, cuando menos, complicado. ¡Pronto volverán a la carga!

  1. No te fallaré

Nos equiparó Txus este tema con la orientación de ‘Ira Dei’ y nos mencionó las influencias que recaba de bandas como Nightwish, aunque no es hasta su grandilocuente interludio sinfónico cuando nos damos cuenta del porqué de la comparativa, pues es cuando los teclados emulan una orquesta envolvente que sienta las bases de unos diálogos de guitarra vertiginosos que por momentos nos devuelven a aquellos momentos de apoteosis de ‘Gaia II: La voz dormida’.

El tema en sí es accesible y coreable, al tiempo que muy robusto en términos guitarrísticos. Su estribillo, perfecto para Zeta, está muy en la onda de los que pueblan los últimos trabajos de Mägo de Oz, siempre con ese deje pegadizo que ha acompañado al grupo a lo largo de su historia.

  1. La dama del mar

Esta pieza a día de hoy aún inédita fue concebida, nos confiesa el líder de la banda, como el primer single, si bien finalmente la balanza se inclinó por lo festivo sobre el componente melancólico que posee. He de reconocer que a uno le tira bastante más para una escucha activa, pues es poliédrico emocionalmente: animado y ameno por un lado, melancólico por el otro.

Las sirenas vuelven al primer plano como personajes recurrentes en el álbum, y Patricia hace las veces de una de ellas en momentos en los que despierta esa faceta celta de Mägo de Oz que siempre está latente y en cualquier momento hace acto de presencia. Pegadiza y muy coreable, la canción cuenta con un intermedio folkie y muy alegre, de esos que animan a bailar en círculos, aunque eso no significa que las guitarras no reclamen y conquisten su parcela de protagonismo.

Se da la circunstancia de que la sirena protagonista de esta pieza rebosante de gancho es lesbiana, otra inequívoca defensa de la igualdad y los derechos LGTBI por parte de los artífices de “El que quiera entender que entienda”. “Cuántas noches te esperé, tu eres la elegida; solo un beso de mujer me dará la vida”, reza una letra en cuyo estribillo se relata cómo la mentada dama del mar llora prisionera “en su jaula hecha de mar”. El juego de voces en el broche final, por cierto, es de traca.

  1. El aplauso herido

Ya tiene el apelativo de “Maritormes 2” esta canción, dado que su melodía recuerda inevitablemente a aquel clásico de ‘La leyenda de La Mancha’. Patricia lleva la voz cantante de este tema repleto de autoafirmación, de la identidad cultural del metal y el rock que tantos años llevan paseando con orgullo. Como en tantas otras canciones de este álbum, el power metal tiene una cuota de protagonismo importante, en esta ocasión con el estribillo como apogeo.

Su segmento folkie, con la dupla entre el violinista Moha y su compañero a la flauta Josema perfectamente compaginada, recuerda mucho a la época de ‘Finisterra’, si bien el avezado uso del Morphwiz (sintetizador a partir de una pantalla) por parte de Javi Díez nos devuelve de golpe y porrazo a la actualidad en una parte instrumental a la que van sumándose unos y otros componentes cuales tripulantes que van incorporándose a sus puestos a bordo. Todos suman su buen hacer en los solos, en los que no se han privado de sacar provecho a sus cualidades y que se antojan más enriquecidos y elaborados que en anteriores entregas.

Hablando de actualidad, la letra parece tener una alusión a los últimos acontecimientos ocurridos en el seno de la banda con frases como “a veces es bueno poder cambiar algunas piezas para poder progresar; somos los mismos con distinta piel, la bruja del oeste vuelve” o “si confiaras más en mí sabrías que lo hago por ti; para seguir a veces algo hay que cambiar y abrir la ventana y ventilar”.

Saben que están en plena forma y que no les falta un ápice de ilusión, entusiasmo y energía, y es por ello por lo que en el estribillo se escucha: “Y a pesar de todo seguimos aquí, no nos des por muertos, yo canto por ti. No podrán pararnos si no faltas tú, brinda hoy conmigo por el puto rock and roll”. Pues brindemos.

  1. Tu madre es una cabra

Una de las canciones que constituyen la avanzadilla de “Bandera negra” y con las que Mägo de Oz se acercan a los cinco millones de visualizaciones en poco tiempo. En esta fiesta por todo lo alto participan los siempre divertidísimos La Pegatina en una confluencia que hará las delicias de miles de festivaleros ávidos de celebrar y cantar a la risa y la despreocupación.

  1. Guerra y paz

Carlos Escobedo (Sôber) y Moha, con La Heavy 432

El frontman de Sôber, Carlos Escobedo, presente durante toda la preescucha, es el artífice de esta composición que el propio Txus le pidió que hiciera, y ojo porque no pudo tomar mejor decisión: estamos ante una de las mejores canciones sin duda de todo el disco. Comenta el batería que le pidió al cantante y guitarrista un tema más heavy y que tras varias intentonas, este se alzó con el puesto de definitivo en el repertorio del álbum.

Es verdad que las guitarras son más cercanas a Mägo de Oz que a Sôber, y ostentan, por cierto, una pegada indudable, pero no es menos cierto que la voz de Zeta sí tiene unas tesituras más graves, más próximas a lo que acostumbra el brillante combo de los hermanos Escobedo, cuyo nuevo disco, ‘Elegía’, será uno de los bombazos del año. En el tema, en cualquier caso, apenas introdujeron unos pocos arreglos, entre ellos el puente folkie obra y gracia de Txus, manteniendo su esencia original y su irresistible magnetismo entre el poderío y la solemnidad.

El propio Carlos Escobedo, ya asiduo en los discos de Mägo, canta la segunda parte de una canción cuyo estribillo, de los mejores del trabajo, tiene una fuerza, una garra y una capacidad para evocar privilegiadas, cualidades que comparte con un solo de guitarra embriagador.

  1. Abrazos que curan

Hacía tiempo, comenta Txus, que no hacían un tema optimista como este, muy al estilo de “Hoy toca ser feliz”. Ligero, fluido y acústico, con el acento volcado por completo en la vertiente folk del grupo, no podría entenderse sin el contexto que nos ha acompañado en los últimos meses.

No es difícil transportarse mentalmente a una taberna irlandesa e imaginar una pequeña y simpática banda actuando sobre su tarima al escuchar el banjo de Manuel Seoane y la celta y alborozada flauta de Josema.

  1. El cervezo (el árbol de la birra)

Prometemos que, de servicio, los dos periodistas de esta casa presentes en Cube solo abríamos nuestro gaznate al agua mineral, pero con este corte bien apetece un zumo de cebada fresquito y sabroso. Este ensalzamiento del lupulado manjar fue el primer adelanto de ‘Bandera negra’ y ratifica a Mägo de Oz como una estupenda banda sonora para compartir unas cervezas en buena compañía.

  1. Quiero que apagues mi luz

Desde aquella escalofriante “El amor de una madre” de Warcry no me había emocionado igual con una canción con un tema tan sensible como la eutanasia como eje temático. Mientras escribo estas líneas, aún se me eriza el bello recordando una conmovedora letra con la que la banda madrileña consigue de manera sobresaliente hacernos empatizar con una temática que en muchos casos se percibe remota cuando no ha tocado ningún caso de cerca, el derecho fundamental e irrenunciable a una muerte digna.

La lírica de este tema es durísima, desgarradora, y partió del caso reciente de un hombre que ayudó a morir a su mujer con esclerosis antes de que fuera aprobada la ley de eutanasia, con las inaceptables implicaciones judiciales que ello conlleva. Y magistral, la letra es magistral. Emotiva y muy triste, realiza una increíble labor de divulgación e identificación con casos tan severos como el que la inspiró.

Si además le sumas una composición exquisita a medio tiempo que partió de Josema y su flauta, con un violín que se te clava en el alma y un pulido juego de voces entre Zeta, que hace del hombre, y Patricia, que hace de la mujer enferma de esclerosis, es una joya tallada con meticulosidad y con un gran resultado. Precioso, por cierto, el amor que se profesan los dos personajes de la canción unidos ante una situación vital tan devastadora. Querrás volver a escucharla aunque te haga llorar, como pasaba con aquella “Desde mi cielo” de ‘Gaia II’.

  1. La vida pirata

Otro giro de 180 grados en un disco que, como dije y mantengo, es más completo que sus predecesores. Casi bordeando el punk rock, los miembros de Mägo de Oz se juntan a corear la típica canción de “la vida pirata es la vida mejor, con la botella de ron”, recordándonos las ganas que tienen de pasarlo bien ellos sobre el escenario y hacérselo pasar bien a los demás. Un breve desahogo para purgar penas y darle fuelle a la fiesta que iba a ser una pista oculta en el disco pero que al final se coló en el duodécimo puesto de su tracklist.

  1. Bandera negra

El tercer y último adelanto hasta la fecha del disco es la canción que le presta su título, la segunda más larga de compacto y una demostración de que hay mucha enjundia en él. Folk metal potente y de irremediables alusiones a ese universo pirata con el que tanto disfruta Víctor de Andrés y que cuenta con reminiscencias tanto a Running Wild como a Alestorm. Pero muy Mägo de Oz. Si alguien que la escucha no reconoce a la banda es que no la ha escuchado en su vida, especialmente en su etapa con Zeta al frente del micrófono. Será fija en sus próximos setlists.

  1. Después de la tormenta

… llega la calma. ¿O no era así el dicho? Ellos lo ponen en práctica cerrando el círculo de nuevo con sonidos del mar sobre los que navega una guitarra acústica que describe una melodía similar a “Maritormes”, emulando la de aquella “El aplauso herido” oficiosamente bautizada como “Maritormes 2”.

  1. Bonus track: Que el viento sople a tu favor (con Saurom)

Tarde o temprano tenía que suceder una mímesis entre las dos bandas de folk metal mejor situadas de nuestra escena por méritos propios. Al fin se alinearon los astros y casi todos los miembros de Saurom ponen al servicio de este tema original de ‘Gaia III: Atlantia’, incorporado un sinfín de pistas e instrumentos de diversa índole y transfiriéndole esa irresistible personalidad de la que tanta culpa tiene el particular timbre de su vocalista, Miguel A. Franco. Gustará tanto a los fans de Mägo de Oz como a los seguidores de la banda gaditana.


Tras la publicación de ‘Bandera negra’, Mägo de Oz tiene en su calendario una ambiciosa gira de la que, por el momento, están confirmadas las siguientes fechas:

20 de noviembre – Ciudad de México (México)
26 de noviembre – Cuenca (Ecuador)
27 de noviembre – Quito (Ecuador)2
8 de noviembre – Riobamba (Ecuador)
3 de diciembre – Cali (Colombia)
4 de diciembre – Bogotá (Colombia)
5 de diciembre – Medellín (Colombia)
8 de diciembre – Santiago de Chile (Chile)
15 de diciembre – San José (Costa Rica)

20 de febrero – Toluca (México)
24 de febrero – Monterrey (México)
25 de febrero – Saltillo (México)
26 de febrero – Torreón (México)

3 de marzo – León (México)
4 de marzo – San Luis de Potosí (México)
5 de marzo – Guadalajara (México)
6 de marzo – Morelia (México)
11 de marzo – Querétaro (México)
12 de marzo – Puebla (México)
13 de marzo – Oaxaca (México)
17 de marzo – Tuxtla (México)
19 de marzo – Mérida (México)

29 de abril – Madrid – Sala La Riviera
30 de abril – Barcelona – Sala Razzmatazz

Jason Cenador
Algún día en
Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Jason Cenador

4 comentarios

  • Juandie dice:

    Muy buen resumen hacia el nuevo álbum de los históricos MAGO DE OZ a través de sus temas y con el buen rollo de por medio. Me encanta la portada de su nuevo álbum.

  • Ghimel Mayfair dice:

    He podido también escuchar el álbum Bandera Negra, y puedo confirmar que es un disco que promete a los fans regresar al barco, a beber Ron y a cantar en sincronía con el vaivén de las olas.. Las canciones causan tranquilidad ante la tempestad, pero también sirven para surcar el mar. Sin duda es una receta ideal para estos tiempos. Mi canción favorita sin duda es “Bandera Negra”… La bruja no ha muerto ni morirá….

  • Exciter dice:

    Me encantará escuchar este álbum de la mejor banda tributo a Mago de Oz

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.