skirl
catrina
blackbomber
psychic equalizer
oeste
tadini

Judas Priest: 40 años de "British Steel"

13 abril, 2020 8:50 pm Publicado por  9 Comentarios

El 14 de abril de 1980 Judas Priest lanzaba ‘British Steel’, su sexto álbum en estudio, y el que posiblemente podríamos considerar como su piedra filosofal. Sin duda alguna fue el disco que les catapultó hacia la cima, pese a ser ya por aquellos entonces una banda sólidamente establecida.

En 2017, Rob Halford, en una entrevista para el podcast “Rolling Stone Music Now”, reconocía la influencia que AC/DC había tenido en el disco: “Acabábamos de regresar de una gran gira con AC/DC por Europa y fuimos directamente al estudio. Salimos de ese tour muy concienciados. AC/DC es una gran banda en términos y estructura de canciones. Entramos al estudio con algunas ideas muy básicas, y esos riffs como “Living After Midnight”, “Breaking the Law”, “Grinder”, “Rapid Fire”, “Steeler”… todos salieron de donde estábamos en ese momento en nuestro desarrollo musical. Todavía estábamos creciendo y tratando de encontrar quiénes éramos y qué hacer a continuación. ‘British Steel’ es muy crudo y orgánico en ese sentido".

Efectivamente, después de la gira teloneando a AC/DC, la banda entró directamente a grabar el disco con Tom Allon por primera vez en estudio, ya que había producido el directo ‘Unleashed in the East’ que lo precedió. En principio fueron a los estudios Startling en Tittenhurst Park, condado de Berkshire en Inglaterra, cuyo dueño era el ex-Beatle Ringo Starr; sin embargo, al poco se cambiaron a la casa que Ringo tenía en los mismos terrenos de Tittenhurst Park, ya que los miembros de la banda preferían la casa al propio estudio. En aquellos tiempos el denominado sampling no tenía las prestaciones de la era digital, por lo que los efectos de sonido que se oyen en algunos de los temas tuvieron que ser grabados analógicamente.

En lo que al título del disco se refiere, fue cosa del bajista Ian Hill, quien en 2005 confesaba: “Yo pensaba que representaba todo lo que estábamos intentando hacer. Nosotros somos muy británicos en lo que a sonido se refiere, y el título simplemente me vino. Yo pensaba en los trabajadores de la British Steel Corporation, que estaban en huelga, de modo que el nombre estaba en los telediarios”. Al respecto, Rob Halford añadía: “Cuando Ian mencionó el título por primera vez todos nos preguntamos “¿Es esto realmente adecuado para el álbum? Pero cuanto más tiempo pasaba más apropiado parecía”. Glenn Tipton, que había trabajado cinco años en la corporación metalera, también recordaba que “Tampoco teníamos un título alternativo, nunca pensamos realmente en ello, y una vez que tuvimos el diseño de la portada tuvo sentido. Esa obra de arte realmente dio vida a todo”.

Y como no podía ser de otra forma, la portada también tiene su historia, como recordaba Ian “En algunos países pensaron que era ofensiva porque parecía que la cuchilla cortaba los dedos, por lo que lo pintaron con el aerógrafo para que solo estuviese sujetando la cuchilla, a lo que nosotros dijimos que no, que el dedo tenía que estar siendo rebanado”. El autor de la portada, Rosław Szaybo, falleció el año pasado.

Respecto al disco en sí, la versión que voy a comentar a continuación es la que salió en Europa, ya que la que salió en EE. UU. presentaba los temas en otro orden.

Cuando se reeditó el disco en 2010, la banda omitió a Holland, que aún estaba en prisión, de las imágenes promocionales.

Abría la versión original “Rapid Fire”. El mismo título ya te da una idea de que el tema va a ser rápido. Un guitarreo poderoso culminado con la entrada de la batería de Dave Holland, que debutaba en estudio con ese disco, nos lleva directamente al corazón del tema. Voces agresivas de Halford y duelos de guitarra intercalados amparados en el muro de sonido que levanta la sección rítmica, una delicia. Cuando está terminando se escucha una especie de guadaña cortando el aire, pero en realidad es un palo de billar agitado por Rob Halford.

Le sigue “Metal Gods”, uno de los abundantes himnos que el disco contiene. Armado en torno a un potente riff y un gran estribillo, con el tiempo se ha convertido en el típico tema que todo el mundo vitorea cuando empieza a sonar en un concierto, puro metal pesado. Al final del tema se escucha una especie de marcha de robots pero que en realidad es sólo cubertería, según confesó Glenn Tipton: “Cargamos un cajón con cubiertos y lo sacudimos, después fuimos sacando cucharas y cuchillos hasta que quedó bien. Fue ensayo y error, pero al final mereció la pena”.

El tercer corte de la cara A es “Breaking the Law”, otro tema histórico. Rápido y sin cuartel, es el más corto del disco, por lo que desde su nacimiento quedó señalado como un más que probable sencillo, como así fue. Nuevamente la banda tuvo que recurrir al ingenio, en esta ocasión para el sonido de los cristales rotos, que fue hecho con botellas de leche, tal y como contaba Tipton. “Acabábamos de recibir un montón de ellas y lo que hicimos fue estamparlas contra el suelo y grabarlo. Sin embargo el sonido de las sirenas es real, salimos del estudio y grabamos un coche de policía que pasaba”.

Le sigue “Grinder”, con otro gran guitarreo dando entrada a Halford. Luego el riff se mantiene acompañando el gran trabajo del cantante hasta el estribillo, bastante trabajado, sobre todo en su enlace con el riff para volver al tema.

Cierra la cara A “United”. Fue escrita en la misma línea que “Take On the World” de ‘Killing Machine’, con la evidente intención de que la peña la cantase en los conciertos, algo que, sin la menor duda, consiguieron.

“You Don’t Have to Be Old to Be Wise” abría la cara B manteniendo la línea general del disco: grandes guitarras y gran trabajo de Halford, que nos regala algunos agudos dignos de señalar, aunque, por supuesto, su gran trabajo vocal no se limita a eso.

A continuación, venía una imperecedera “Living After Midnight”, otro de los himnos de la banda. El origen del título de la canción lo desveló en su día K.K. Downing. “Una noche Glenn y yo trabajábamos sobre algunas ideas de guitarra cuando de repente Rob estaba en bata en la puerta diciendo: “¿Os importa? Algunos estamos intentando dormir, es después de medianoche”. Un tema pegadizo, marchoso y contundente que acabó convertido en el primer sencillo del disco.

Le sigue “The Rage”, que para variar un poco la línea del disco empieza con un bajo curioso al que se une poco a poco la batería y una guitarra tímida hasta que el riff rompe. Luego la voz de Rob nos conduce a través de un ritmo heavy que nos trae a la memoria los primeros discos de la banda.

Cerraba la versión original “Steeler”, una buena despedida, no tan rápida como “Breaking the Law” pero aun así bastante vertiginosa y lo suficientemente contundente para no desentonar en un disco de este calibre.

‘British Steel’ tuvo un gran acogida, aunque no unánime, en lo que a la prensa especializada se refiere, ya que por ejemplo Sputnikmusic sólo le otorgó, en 2006, una puntuación de 2 sobre 5 y una crítica bastante despectiva que no reproduciré aquí. En lo que a las listas respecta, alcanzó el puesto 34 en el Billboard 200 de Estados Unidos, y en 1989 obtuvo la certificación de disco de platino (un millón de copias vendidas). Tres fueron los sencillos que se lanzaron, “Living After Midnight”, “Breaking the Law” y “United”, que alcanzaron los puestos 12, 12 y 24 en los UK Charts, respectivamente. En 2017 consiguió el tercer puesto en la lista de “los 100 discos de Metal más grandes de todos los tiempos” de la revista Rolling Stone. En definitiva, no sólo un gran álbum, sino una de las obras maestras del Heavy Metal.

J. Villasante

Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

9 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.