Entrevistas |Fortu (Obús)

«Me quedan otros setenta años de dar por culo»

Por: Alfredo Villaescusa

Ya está a la vuelta de la esquina la que será la quinta edición del festival gratuito Arrockyo En Vivo, que se llevará a cabo los próximos 28, 29 y 30 de junio en la localidad madrileña de Arroyomolinos, municipio a media hora de Madrid. El prometedor cartel estará liderado en esta ocasión por Obús, Saurom, Reincidentes o Albertucho, entre otros. Ante lo inminente de una cita que desde ya se antoja histórica, el vocalista Fortu, una de las grandes figuras del panorama patrio, departe con Alfredo Villaescusa acerca de este evento clave y otras cuestiones relacionadas con la banda.

En nada estaréis en el Arrockyo en Vivo, ¿cómo os tomareis ese concierto?

“Va a ser una gran fiesta y además es un cartel muy apetitoso, porque hay una gran variedad de grupos, cada uno en su género o estilo. Va a ser también un festival diferente a los que ya hay y eso me recuerda a los años ochenta, cuando había tanta variedad de bandas, la verdad es que me apetece… Hay que dar las gracias al Ayuntamiento por esta iniciativa con palos tan diferentes, gustos para todos va a haber”.

Este evento en concreto vuelve tras unos años de ausencia. ¿Siguen siendo necesarias este tipo de citas?

“Hombre, yo creo que sí. Cada vez hay más demanda y festivales hay muchos, pero después de la situación en la que estamos en la que todo son problemas y malas noticias y desgracias, realmente lo que necesita el mundo de vez en cuando son este tipo de historias, ¿no? Festivales donde la gente se olvide de las desgracias y malas noticias que nos dan los telediarios. Todo lo que sea olvidarse de malos rollos, pues bienvenido sea. Es positivo que el Ayuntamiento haya tomado la iniciativa, porque son los que pueden hacerlo, tienen un presupuesto, y en vez de gastárselo en otras tontadas, apuestan por la música, por la cultura. Esto siempre es muy bueno para el pueblo”.

Vosotros tocáis el sábado, la jornada dedicada al metal. ¿Trata este país de manera adecuada a los grupos veteranos?

“A los de fuera, sí, de puta madre (risas). Los de aquí parece como que nos hacemos viejos, pero los de fuera son historia, son grandes…Nos pierden el respeto de una manera total. Y te voy a decir una cosa, las bandas de aquí de los setenta y ochenta no tenemos nada que envidiar a las de ahí fuera. ¿Sabes por qué? Porque nosotros seguimos estudiando y componiendo. Los de fuera viven del revival, de las canciones clásicas de aquellos años, mientras que nosotros tenemos que estar demostrando constantemente que sabemos componer, que seguimos trabajando… Es una enseñanza que nunca perdemos, el estar aprendiendo constantemente y ofrecérselo a nuestro público, pero me apena muchísimo que la gente apoye a los de fuera y no a los de aquí.

Recuerdo que en los años ochenta había bandas muy buenas, pero han ido desapareciendo, porque hay que comer. Nosotros tenemos la suerte de que nos llega por lo menos para poder sacar un pequeño sueldo al mes. Iron Maiden, por ejemplo, decían que éramos una gran banda, cuando por aquel entonces dábamos más conciertos que ellos y estaban por debajo de nosotros. Yo la verdad es que siempre he estado activo, cuando no era con Obús, era con Saratoga. Lo cierto es que no se nos reconoce. Mientras las balas pasen cerca y no nos den, hay que vivir la vida y seguir luchando. Eso ya solo es un aliciente y una batalla ganada”.

Obús, sin embargo, sigue en la brecha, pues no hace mucho lanzasteis el single “Sobrenatural”

“Bueno, en realidad hemos sacado tres temas, “A pico y pala”, que indica que somos una banda que seguimos picando, que somos de un barrio de Vallecas del que nos sentimos orgullosos. Luego sacamos “Hasta la última estación”, para mostrar que seguimos vivos todavía y que todavía quedan muchas estaciones por las que tenemos que pasar. Tanto a mi primo Paco como a mí todavía nos queda mucho ferrocarril y muchos viajes que dar. Y este “Sobrenatural” habla de alguien que te tiene enamorado, o cogido. Es una canción entre el amor y el desamor. Tiene además un riff muy directo que la gente lo capta bien.

Estamos muy orgullosos de estos tres nuevos temas que van a ir dentro del próximo disco. Te voy a dar una primicia, el 29 de este mes nos metemos ya en el estudio para empezar a maquetar el resto de temas que irán en el disco que saldrá a finales de año. Quiero sacarlo también en vinilo, porque yo soy un enamorado de este formato, y como yo, hay muchos”.

Un poco al hilo de que lo que hablábamos anteriormente de los grupos extranjeros, Obús podría seguir tirando de clásicos en los directos, ¿qué es lo que os incita a volver al estudio una y otra vez?

“Bueno, nosotros tiramos de muchos clásicos. Date cuenta de que Obús procede de una generación que cuando va a los conciertos quiere escuchar, por ejemplo, “Vamos muy bien”, “Dinero, dinero” o el ‘Prepárate’. Es como si vas a ver a The Rolling Stones y no tocan “(I Can’t Get No) Satisfaction”. Hay canciones que tienes que tocar sí o sí. A nosotros a veces nos dicen: “Es que tocáis siempre lo mismo…”. Vamos a ver, ¿y cuándo vais a Judas Priest, Metallica o Iron Maiden? ¿Qué os tocan?

Obús es una banda a la que le gusta mucho componer, tanto a Paco como a mí, por lo que seguimos ofreciendo canciones nuevas a nuestros seguidores y nuestra gente. Muchos nos conocen de hace ya tiempo, pero otros igual desconocen quiénes son Obús, y gracias a que hoy en día se mueve todo por redes sociales, de vez en cuando dan con una canción nueva. Hay algunos que dicen: “Pues mira, yo con esto, ¿para qué voy a sacar más? Si la gente quiere escuchar el “Dinero, dinero”…”. Vale, la gente quiere escuchar eso, pero yo quiero escuchar más cosas. Quiero escuchar canciones nuevas, pero también seguir estudiando. A Paco le pasa lo mismo”.

Fortu y Paco con La Heavy.

El documental ‘Obús: 40 años por y para la música’ también salió hace poco. ¿Os falta escribir un libro?

“Sí, y plantar un pino (risas). Yo la verdad es que tengo ya dos libros, una biografía de Fortu en la que cuento anécdotas graciosas y un libro de cocina. A lo mejor un libro de Obús, pues también estaría bien, me acabas de dar la idea, pero no lo había pensado. La verdad es que junto al documental, hubiera estado bien, tienes razón... De momento, queremos terminar el nuevo disco, que está sonando de puta madre, tiene una forma nueva de composición de Obús que la gente lo va a flipar. Estamos renovándonos cada dos por tres y eso mola. Y lo del libro, pues ahí está, tú lo has dicho y es una idea que te agradezco”.

Hablando de documentales, participaste en el de Tino Casal, que produjo los dos primeros discos de Obús. ¿Cómo os conocisteis?

“Fue por mediación de Luis Soler, que era productor ejecutivo de Zafiro. Nos propusieron que Tino Casal fuera nuestro productor, pero él todavía no era conocido, era simplemente un cantante de orquesta. Era un tipo que era diseñador, escultor, compositor…Era un genio. Su forma de vestir era muy moderna y renovadora, muy glam, muy tecno. Era algo que llamaba mucho la atención. A mí me enseñó muchísimo, a hacer producciones, a trabajar en el estudio… Aparte de mi productor, Tino Casal fue una persona que amé, que quise y a la que tuve mucho cariño. Era un grande entre los grandes, un amor de tío que se hacía querer.

Posteriormente, él sacó un disco, pegó el pelotazo y entonces era el tecno contra el heavy, porque entonces las tribus urbanas, como el rockabilly o el punk, estábamos así un poco medio a hostias. Llegó un momento en que Tino nos dijo: “Fortu, tenemos que dejarlo”. Debido a toda esa guerra que había de tribus, no perdonaban que un productor de tecno pudiera serlo también de heavy. Hoy en día me la hubiera pelado todo eso”.

Precisamente, en la época de ‘Poderoso como el trueno’ se empezó a comentar que Obús era un montaje. ¿Cómo os tomasteis aquello?

“¿Montaje? ¡Los cojones! Eso se debió a una mala interpretación, porque nosotros siempre decíamos que llevábamos bastante montaje en referencia al decorado escénico. Éramos los únicos en España que llevábamos un montaje como los que llevaban Iron Maiden o Motörhead en aquella época. Llevamos calaveras, misiles, pasarelas, escaleras…Era un circo de la hostia. La gente decía es que los Obús son un montaje, pero se interpretaba en otro sentido. No se enteraban de nada, o solo de lo que querían (risas). Fíjate, si venimos de un barrio de Vallecas y seguimos trabajando, a las pruebas me remito. Hay gente que no lo hace, pero nosotros lo hacemos. Te puedo decir que hay bandas por ahí supergrandes que no trabajan lo que trabajamos nosotros”.

Grupos como Obús, Panzer o Banzai introdujeron un componente suburbial en el heavy metal. ¿Se ha perdido hoy eso?

“Desgraciadamente, sí. Antes éramos más urbanos, más grupos de barrio. Antes había bandas como las que has comentado que ofrecían eso, pero fueron desapareciendo. Ahora parece que algunas vuelven, pero ojalá volvieran todas las bandas de los ochenta porque creo que daban bastante color al rock de este país”.

Un punto de inflexión sería también tu faceta televisiva, como participante de reality shows y demás. ¿Miraron entonces a Obús con otros ojos?

“No sé, yo creo que es un orgullo que vaya alguien del heavy a un programa donde la publicidad está prohibida. Yo iba a todos los concursos con mi camiseta de Obús y no me la quitaba ni para mear. Es un orgullo para todo el mundo. Y luego también no tiene nada que ver tu música con tus gustos personales o lo que puedas hacer. Yo me lo he pasado de puta madre en concursos. Ahora no estoy haciendo nada de eso, pero el día que vea un formato que me mole, lo volveré a hacer. Me divierto, gano pasta y ya está. No tengo que dar explicaciones a nadie.

A mis seguidores lo que tengo que presentarles es buen material, que sepan que todavía sigo vivo, que todavía sigo dando el callo en el escenario y que aunque tenga setenta años, me quedan otros setenta años de dar por culo. Y lo otro, pues como si me dedico al alpinismo o a tirarme de paracaídas. ¿Qué le importa a la gente? A mí me gusta también la cocina, soy cocinero”.

Oye, pues igual en MasterChef te pueden hacer hueco…

“He estado viendo al chaval este, a Alberto Marín, y me he sentido identificado y orgulloso, porque lo ha hecho superbien. Es un guitarrista, un músico que ha ido a un concurso, pues ole sus huevos. ¿Que le van a mirar ahora mal porque ha hecho MasterChef? ¡Anda a la mierda! Alberto, sigue haciendo lo que te gusta, tronco, y a tomar por culo. Ese es mi consejo”.

¿Entonces te veremos cocinando en televisión?

“¿En MasterChef? Sí, es un formato que me mola. No me han avisado, pero si me avisan y hay un acuerdo económico, claro que lo hago. No voy a ir por la cara, ¿eh? (risas) Yo no voy por la cara a ningún concurso, voy por la cara a cosas relacionadas con la música, que es lo que me mola. A los concursos sí me pagan voy, si no, no”.

Volviendo al aspecto musical, Obús tenéis un verano bien completo de actuaciones. ¿El directo sigue siendo algo fundamental para la banda?

“Sin directo no hay rock n’ roll para Obús. El directo es tan importante como los discos. ¿Sabes lo guapo que tiene Obús? Aparte de tener sangre joven como Carlos Mirat y Luisma, que son dos chavales jóvenes que llevan la base rítmica, tanto a Paco como a mí nos gusta lo que hacemos, sentimos lo que hacemos y además nos sentimos jóvenes con lo que hacemos, y somos muy mayorcitos ya…Es una lección de vida. Podría estar engordando y haciendo zapping en mi casa, o jubilado, viendo pasar a las niñas por el paseo marítimo tomándome un vinito blanco, pero eso no me mola. Lo que me mola es hacerme kilómetros, jugarme la vida en la carretera, subir al escenario y dar a mi público lo que ellos quieren ver”.

Entre los conciertos confirmados, supongo que será especial para vosotros lo de ser teloneros de Gene Simmons el 14 de agosto en La Riviera de Madrid y el 13 en el festival Porta Ferrada de Sant Feliu de Gixols…

“Bueno, van a ser dos conciertos más. Estamos emocionados porque se trata de Gene Simmons, que apareció en fotografías de los ochenta haciendo promoción del disco ‘El que más’. Pero vamos a ver, yo he tocado con Deep Purple, Saxon, Judas Priest, Kiss, Megadeth, ZZ Top… En definitiva, he tocado con muchas bandas internacionales. ¿Que vamos a estar de teloneros? Pues bueno, pero es algo que nos apetece hacer, no es por otra cosa. Nosotros no necesitamos a Gene Simmons para llenar La Riviera. Nos gusta ese formato, creo que va a ser una noche de rock n’ roll muy fiestera. Me mola también el formato que lleva Gene, más campechano, a pecho descubierto, me va a molar verle así, a ver qué es lo que ofrece y lo que da de sí”.

Por último, cambiando de tercio, quién iba a decir que tu madre, La Mari, se iba a convertir en todo un fenómeno de las redes sociales…

“Mi madre es una estrella, es la hostia (risas). Tiene muchas salidas y unos reflejos muy rápidos, te responde muy bien a la primera, ni se lo piensa, y le sale todo de corazón. La verdad es que lo hace todo muy natural y eso a la gente le mola. Esto lo hicimos cuando estábamos encerrados, en pandemia. Como estábamos aburridos, empezamos a hacer el gilipollas en casa y a grabar vídeos. En TikTok fue todo un éxito, tiene casi medio millón de seguidores. Esto lo hicimos en un principio para pasar el rato, pero hacemos el gilipollas tan bien que a la gente le mola” (risas).

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

  • Juandie dice:

    Pedazos de temas junto a sus dos videos para el futuro álbum de los históricos OBUS. Las mejores de las suertes para esa futura gira ibérica incluido este gran festival madrileño.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *