Crónicas

Heleven + Docka Pussel + Dryweed: Nuevos horizontes en el metal

«Nos esperaba una potente descarga sobre el escenario de la sala sevillana con la visita de los granadinos Heleven junto a los locales Docka Pussel y Dryweed. Una combinación explosiva»

1 diciembre 2023

Sala X, Sevilla

Texto y fotos: Guille Sánchez

El mes comenzaba en Sevilla con varios eventos, entre los que destacaba el que recogía el sonido del metal más actual y progresivo de Heleven y el psychometal de Docka Pussel junto al stoner de Dryweed.

Heleven

Es muy habitual que en una ciudad haya más de un evento y no se sepa, a veces, a cuál acudir, ya sea por temas de dinero o por temas de que más de uno te interesa y no sabes cuál escoger. En esa ocasión, lo tenía bastante fácil, ya que en la Sala X tenía una apuesta que quería ver, ya que, los locales Dryweed y Docka Pussel recibían de acompañantes a los granadinos Heleven.

Lo que nunca falla, vayas al concierto que vayas, es el retraso en la apertura de puertas, lo que implica que el inicio de los conciertos llegue más tarde, como es lógico.

Los encargados de abrir la velada eran Dryweed con su stoner. Aún había poca gente en la sala cuando empezó a sonar la intro y dieron inicio con “Hole in the Sky”. El sonido lo sentía un poco mal ecualizado, ya que notaba que el bajo y la batería estaban por encima del resto y, dentro de las dos guitarras (que era la primera vez que veía a la formación con este nuevo miembro), la solista era la que, ligeramente, se podía apreciar un poco más.

Entre canción y canción había tiempo para los mensajes reivindicativos de todo tipo, ya fuese con “Cvlzd Worms” o con “Black Sheep”. Esos mensajes iban para todo el mundo: los genocidas en Gaza, el gobierno que no mira por su pueblo, etc. Por desgracia, el problema de sonido seguía estando ahí mientras sonaba “Sonic Tide”. De hecho, llegué a escuchar algún petardazo que venía del amplificador del bajo (algo que suele pasar o bien por la pedalera que lleva o por estar a máxima potencia).

Dryweed

Hasta que llegó la parte final del concierto y empezó a sonar “30 Silver Coins” fue cuando ya noté en un mismo nivel a la voz, guitarras, bajo y batería, ya con una sala que se notaba más llena y con más ambiente. El gran final lo dieron con “Freakshow” y “Nothing Worse”.

Pese a los problemas de sonido que hubo y que la sala empezó a llenarse de gente conforme se acercaba el final, el grupo siguió viniéndose arriba todavía más con sus movimientos sobre las tablas. Con la sala cerca de la mitad del aforo y un sonido ya bastante equilibrado, el ambiente era mucho más cálido, y eso permitió que el final fuera más redondo de lo que fue el principio.

Tras un descanso que pareció sacado de un episodio de los Looney Tunes, era el momento de Heleven. Llevaba tiempo con la mira puesta en esta formación, ya que la conocía desde hacía tiempo y me habían recomendado verla en directo desde hace bastante tiempo, sin contar lo que me gusta el sonido progresivo y del metal más actual.

Heleven

El problema era que el concierto no iba a hacerles justicia, y no fue por problemas de la banda, pero luego entraremos en detalles sobre eso. Con una iluminación que le daba a todo un toque solemne, comenzaron calentando el ambiente con “Stronger” y “The Sniper”, de su álbum 'New Horizons, Pt.1', pero ahí fue cuando todas las miradas del público empezaron a cruzarse, porque no se oía la voz por ningún lado.

Hubo también momento para los clásicos de la banda, porque no se olvidaron de “Broken” o “Something New”, pero el tema de la voz seguía sin cambiar.

Tras las clásicas presentaciones rutinarias, los sonidos graves de esas guitarras de ocho cuerdas zumbaban de lo lindo en la Sala X, y el sonido instrumental era increíble, pero sin voz. Era una banqueta a la que le faltaba una pata, y de las más importantes además. Creo que ellos mismos se dieron cuenta, porque su concierto fue realmente acelerado y se pasó como una exhalación.

Heleven

Conforme tocaron “Over the Clouds”, “Toro” y “Escape Room”, ya iban indicando que se acercaba el final de todo.

El toque definitivo vino con su último single de estreno, “The Mask”, y con una de las canciones más conocidas de este cuarteto, “Into the Oceans”. Sinceramente, me dio mucha pena lo que pasó esta noche, ya que se nota que este grupo tiene calidad a la hora de dar un gran concierto y que suenan realmente brutal y la gente se daba cuenta de ello, porque vivían con pasión los sonidos. El problema es que no tengo ni idea de qué tipo de problema tuvieron que les opacó toda su actuación.

Sé de sobra que no tuvimos lo que es un concierto de ellos al cien por cien, así que espero tener la oportunidad de volver a verlos pronto para redimirme.

Docka Pussel

Para terminar la noche, esperaba que esta vez no hubiera más problemas en el sonido, ya fueran momentáneos o permanentes, porque llegaba el plato fuerte: Docka Pussel jugaba en casa y tenía ganas de echar abajo el techo de la sala.

Tenían que empezar por todo lo alto, y qué mejor manera que con un clásico, “DSM-5”, y seguir con otro del mismo calibre como es “Blood”. Aunque no todo iba a ser ir por lo antiguo para empezar para ganarse el corazón de toda la sala (que ya estaba bastante llena), también había que hacerle sitio a su último trabajo, 'Underdogs', con “The Wistar Star” y “Undone”.

Otra de las cosas que destaca a Docka no es solamente el sonido de su concierto, sino su manera de moverse por las tablas para la creación de esa locura que tanto les caracteriza. Siguiendo con su último trabajo, “Undone” y “Violent Delights” ponían una vez más la sala patas arriba y la locura se iba adueñando de todo más y más.

Docka Pussel

Avanzando por el camino marcado de repasar lo más nuevo, continuaban con “November” y “Disomnia”, con incontables momentos de complicidad con el público presente. Casi haciendo un repaso completo del último álbum, terminaron de tocarlo casi por completo cuando les llegó el momento a “Deadlock” y “Love Beyond”, pero aún había hueco para algo más, algo especial.

Como dije al principio, querían echar abajo el techo de la sala, y no querían hacerlo solos, porque bajaron junto al público para interpretar uno de los clásicos que lleva tantos años acompañándoles, “Mother Storm”.

No es ninguna novedad el hecho de ver un concierto de Docka Pussel en el que lo ofrecen todo y más sobre un escenario, porque se nota que disfrutan haciendo lo que hacen, que les encanta y se desviven por ello. Si el sonido no les da ningún tipo de problema, no sería la primera vez que digo que es un grupo que alguien no debe perderse en directo si se tiene la oportunidad.

Redacción
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Pedazo de resumen hacia el gran concierto de los metaleros granainos HELEVEN presentando su último álbum de estudio en dicha sala hispalense.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *