guadaña octubre
visita inesperada
lustrad
jmcp
evanora
medictum ok
el barbas
solos
pipo & travelin\
diamond dogs

Crónicas

Malditeria en Bilbao: Despegue sin remedio

«Su barco no corre riesgo de zozobrar, al contrario, su despegue sin remedio se torna una realidad cada día más palpable. ¡Que nadie se los pierda!»

4 diciembre 2021

Sala Shake, Bilbao

Texto y fotos: Alfredo Villaescusa

En un mundo plagado de ofendiditos habría que preservar a los grupos de rock n’ roll como si fueran linces ibéricos. Lejos de ese ambiente bienqueda en el que se que canta a lo establecido por esa sociedad tan moderna en la que nos hemos convertido, hay otros que operan a contracorriente. Rinden fidelidad a ritmos pretéritos y utilizan palabras como “nena” que suenan a noche de los tiempos, casi como soltar un “tronco” de esos que todavía se puede escuchar en el foro.

Pertenecientes a esa tradición que en nuestro país tiene referentes de alta envergadura como Tequila, Los Zigarros o Platero y Tú se podría englobar a los alicantinos Malditeria, una formación a la que conviene prestar atención desde ya gracias a su espectacular debut ‘Zozobra’. Para ello nada mejor que pasarse por alguna de las fechas de esa especie de gira por tierras vascas en la que recalaron en Getxo, Bilbao y Barakaldo, aunque me comentaron que se suspendió su último bolo.

No era nada fácil abrirse camino un finde con tiempo verdaderamente horripilante que invitaba más a quedarse en casa con la mantita que a andar vagabundeando por ahí esquivando la lluvia. El sábado además coincidían varios conciertos en la capital vizcaína, algunos de un estilo bastante similar, caso de Corazones Eléctricos, y otros con una más que evidente afluencia de público, como el que había de Radiocrimen a escasos metros en el Kafe Antzokia.

En tales circunstancias tuvieron que batirse el cobre Malditeria, por lo que debería valer el doble o el triple la cifra de asistentes que lograron en tan complicada noche. A pesar de que tampoco hubiera una ingente multitud, ellos se mostraron agradecidos desde el primer minuto e incluso llamaron a la ciudad “cuna del rock estatal”. Todo un halago hacia una afición que esperemos que vaya incrementándose en visitas venideras.

“El daño que has hecho” se antojaba una rotunda carta de presentación de los levantinos, te hace entrar de inmediato en su rollo, música con la única pretensión de pasárselo bien, dejemos los tratados filosóficos para otras ocasiones. “Ay mama” pisa el acelerador en la estela de Los Zigarros y no sería descabellado acordarse del “Dentro de la ley” de los hermanos Tormo. Por cierto, estos últimos les deberían adoptar, pues encajarían cual guante en alguno de sus shows. Principios y rock n’ roll por un tubo como denominador común.

Lo que sí que no esperábamos es que se arrancasen así de repente con una soberbia “Last Caress” de Misfits que la mayoría seguramente reconocerá por la popular versión de Metallica. Un auténtico temazo en cualquier caso, capaz de levantar a cualquiera con sangre en las venas. Relajaron posteriormente con “Cambiará el papel” y ese inicio blues que tanto evoca a Fito & Fitipaldis antes de añadir la consabida contundencia rockera.

Su llamado “rock n’ roll maldito” funcionó a pleno rendimiento con “Me estoy rehabilitando”, otro tema con coros stonianos que apela a lo básico y huye como de la peste de nuevos enfoques y esas majaderías varias de modernos de palo. Y no tuvieron reparo en marcarse otro homenaje “a su manera”, en concreto, “Lejos de aquí” de Antonio Flores, algo que desde luego pocos esperarían. Había buen gusto, sí, pese a que pensábamos que también se animarían con una de Platero y Tú, lo hubieran clavado entonces. En este aspecto, “Tuve que correr” parece influencia directa, aparte de poseer las cualidades necesarias para los directos en garitos. De hecho, su repertorio se nos pasó en un santiamén gracias a ese rasgo distintivo de sus composiciones.

Complicado resultaba resistirse a “Cuando caiga la noche” y esos ritmos deudores una vez más de Los Zigarros, algo que no debería ser malo, pues si alguna banda ha encontrado la horma de su zapato en el rollo del rock n’ roll son ellos, sin duda. Han demostrado que es posible conquistar a las masas sin venderse y sin dejarse ni un pelo de autenticidad en la gatera. Un espejo que devuelve una imagen realmente deslumbrante. Y encima al final intercalaron las estrofas de Eskorbuto “cuidado, somos los mismos que cuando empezamos”. Enorme guiño a la banda más honrada del mundo.

El respetable agradeció la visita con un “¡Arriba Alicante!” que certificó que la peña se lo estaba pasando genial. Lo cierto es que no era nada difícil con cortes directos a la yugular del calibre de “Por las chispas” y con “Trabajos sucios” hasta se acercaron unas chicas a bailar cerca del escenario. En semejante tesitura era inevitable no pedir los “oh oh oh” del estribillo a la entregada afición.

Con “Dr. Paradigma” se despidieron por unos momentos del personal, pero no tardaron en regresar con una revisión muy rock n’ roll del “Motörhead” de la banda homónima. Quizás se tratara de un obsequio hacia Aitor Bakaikoa, el amable y versado encargado del garito que previamente la había puesto antes de empezar el concierto, si no nos equivocamos. Y con la emoción desbordada arremetieron con “Solo quería jugar” en la que acabaron en el suelo punteando para delirio de los asistentes. Entramos de lleno en el juego.

Ojalá cada vez haya más grupos de rock n’ roll con la actitud de estos alicantinos, a los que no les importa tirar millas si se presenta la ocasión y con una actitud profesional e impecable en las distancias cortas. Su barco no corre riesgo de zozobrar, al contrario, su despegue sin remedio se torna una realidad cada día más palpable. ¡Que nadie se los pierda!

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

1 comentario

  • Juandie dice:

    Extenso resumen hacia el gran concierto que se marcaron en dicha sala bilbaina los cojonudos MALDITERIA presentando su último de estudio el cual ha calado muy bien por estos lares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.