proyecto hatta

Crónicas

La Polla Records + El Drogas + Lendakaris Muertos + Kaotiko + Cerveza Suicida en Vitoria: El espíritu de la cochambre

«En definitiva, aquellos que ya les vieron anteriormente en este adiós a los escenarios no encontrarán demasiadas novedades en los conciertos que quedan de La Polla Records, pero anda que uno no repetiría varias veces recitales apabullantes en los que no se conoce el más mínimo sosiego.»

18 diciembre 2021

Buesa Arena, Vitoria

Texto: Alfredo Villaescusa Fotos: Iñigo Malvido

A mediados de los años setenta hubo una portada del periódico ‘La Voz de Castilla’ que ejemplificó como pocas cosas lo mucho que los franquistas temían a la libertad o al progreso en general. Se trataba de un festival musical en el  que tocaban bandas como Triana, Burning o Storm, entre muchos otros, y que la prensa calificaba con el despectivo titular de “La invasión de la cochambre”. Normal que semejante muestra de intolerancia cabreara a los propios asistentes, que quemaron en pilas ejemplares del periódico.

La Polla Records

Una actitud cerril similar a la de entonces mantuvieron muchos medios generalistas ante los esperados conciertos de La Polla Records en el Buesa Arena de Vitoria del 17 y 18 de diciembre. Abundaban los artículos que no mencionaban ni un solo aspecto que tuviera que ver con la música y en cambio ponían el énfasis en que había asistentes sin mascarilla, porque todos sabemos que los transportes públicos y los centros de trabajo están repletos de seres puros que siguen con obediencia ciega las normas que nos dictan los de arriba.

Y ya unos cuantos se frotarían las manos cuando se supo que el colectivo Bizitza había leído un comunicado en el primero de los bolos y entonces se les acusó de dar voz a “los antivacunas”, algo realmente curioso en un recinto en el que para entrar te exigían estar inmunizado. Lejos de alimentar polémicas, mencionar que en la segunda cita en el Buesa Arena de Evaristo y compañía ni rastro hubo de ese proselitismo del que se habló con tanta indignación. Lo que sí padecimos fueron tremendas colas que ralentizaron considerablemente el acceso y luego una vez dentro encontrar el asiento se antojó una empresa digna de ‘El laberinto del Minotauro’, si no fuera por un par de almas caritativas del personal de seguridad, seguramente todavía seguiríamos dando vueltas por ahí.

Kaotiko

Por este motivo no alcanzamos a llegar para Cerveza Suicida, ganadores del concurso Gazte Talent 2019, algo que nos fastidió bastante pues solemos tener vocación completista en lo que respecta a las crónicas. Por suerte, conseguimos catar unos cuantos temas a Kaotiko, otros paisanos de Agurain junto a los cabezas de cartel que se marcaron un soberbio recital contundente y a toda pastilla en el que atronaron himnos del calibre de “Otra noche” o “Fuera de juego”, ideales para calentar las gargantas. Mucho más que un simple entrante.

Si los ánimos ya por entonces andaban en temperatura ascendente, alcanzaron el punto de ebullición con Lendakaris Muertos, que comenzaron a pegar saltos desde “Gora España” y a soltar auténticos reveses sonoros con “Estamos en esto por las drogas” o “El último txakurra”. Todo un chute de adrenalina que no concedió ni un minuto de respiro, pues no era cuestión de quedarse quieto con apisonadoras de la envergadura de “Fuimos ikastoleros” “Cerveza sin alcohol”, “Drogopropulsado” o “Centro comercial”. Siguen siendo imbatibles en las distancias cortas, por lo que cualquier bolo suyo se parece más a un mero suspiro que a un recital al uso, casi ni te enteras de que lo has visto. Frenetismo al cubo.

Lendakaris Muertos

El Drogas tal vez en ocasiones apele más a lo reposado, pero cuenta también con armamento pesado como “Así”, “Salvaje mirar” o esas piezas pretéritas de Barricada que debería conocer cualquier persona decente tipo “En la silla eléctrica”, “Oveja negra”, “No hay tregua” y tantas otras. Por desgracia, en el sector donde estábamos tuvimos que aguantar a una petarda desinformada que no dejaba de llamarle “machista” y exigirle que pidiera “perdón” tras escuchar “Están para violarlas”, sin saber que en realidad Enrique Villarreal se estaba haciendo eco de unas palabras que pronunció un cargo del PP. No pedimos que los conciertos estén repletos de catedráticos, pero algo más de rigor antes de acusar sin ton ni son y quedar en ridículo para los que leemos periódicos. La indigencia cultural no conoce límites.

El Drogas

Una festiva sintonía de charanga nos dio la bienvenida al segundo bolo vitoriano de La Polla Records, con un Evaristo que nada más salir dijo “No conozco a nadie” y empezó a entonar “Salve”, según la costumbre imperante en esta gira de despedida. Para los que ya les vieron antes de la pandemia, poca sorpresa constituiría que se arrancaran a continuación con “Memoria de muerte” y “Así es la vida”.

Daba igual que no se apartaran demasiado del guión en el aspecto del repertorio, la peña movió la cabeza en señal de aprobación con “Lucky Man For You”. Tendemos a intelectualizar la mayoría de las cosas, pero en realidad no hace falta tanto para disfrutar y entregarse a un espectacular karaoke colectivo como el que se vivió esa noche.

La Polla Records

Las letras corrosivas, que todavía molestan a muchos fascistas, caían como losas y lo cierto es que asombra lo plenamente vigente que siguen hoy en día. Algunos incluso vieron cierta incongruencia que con tantas canciones sobre el control social acataran la discriminatoria norma del pase Covid para acceder el recinto, pero no nos confundamos de enemigos, de eso no tenían la culpa ni las bandas ni los promotores. Ahora sabemos que al final Evaristo rió el último introduciendo su peculiar caballo de Troya en el show.

Dedicó “Maigenerasion” a “los más mayores” y no aminoraron en absoluto con “Igual para todos” o “Vuestra maldición”. Aquella noche no había tiempo ni para manifiestos ni hostias en vinagre, todo tralla encadenando unos temas con otros y certificando que el carismático frontman continúa en un estado de forma impresionante. A ver quién es capaz de pegarse semejante paliza sin dar la más mínima impresión de cansancio sobre las tablas. Que beatifiquen a este hombre ya.

“Hoy vamos a explicar la palabra feo” reveló las carencias de una democracia en la que lo importante sigue bastante atado, pues determinadas instituciones permanecen intocables, incluso aunque el comportamiento de sus representantes sea vomitivo a más no poder. Ojalá ciertos tipos con conducta poco ejemplar no regresaran jamás.

Menos mal que por lo menos “El congreso de los ratones” repasa los tejemanejes de una clase política cada día más ajena a la realidad de los trabajadores. Demos las gracias que aún se permitan estas cosas, pese a que la libertad de expresión hace años que se encuentra bajo mínimos. Y con la pandemia todavía más, el temor a ser tachado de negacionista está haciendo estragos en ese aspecto.

Pero incluso Evaristo  a veces necesita descansar, por lo que nos dejan con la charanga del inicio y luego el voceras al regresar nos toma el pelo diciendo: “¿Son fiestas o qué?”. Y no tiene reparo tampoco en anunciar “una canción antinacionalista” antes de una “Europa” para enmarcar en la que incluso se lleva las manos a sus partes pudendas mientras suelta “Europeos de los huevos, os vais a comer el mundo”. Genio y figura.

La Polla Records

El respetable atiende la clase magistral, monta pogos en la zona de pista, y en la grada se ocupan los pasillos, porque ver un bolazo de esta categoría sentado como que no es plan. No faltan “El avestruz”, “A tu lado” o “Radio Crimen” y tal vez el punto álgido de la noche se alcanza con “Ellos dicen mierda” y “No somos nada”, reconocidas al instante por la afición desde la primera nota. Resonó con más razón que nunca aquello de “Quieres identificarnos, tienes un problema”.

En “La solución final” Evaristo se acordó del ayuntamiento, que fijo que también trabajó en el noble propósito de que este evento no tuviera lugar y en esa tesitura reivindicativa encajaban a la perfección “Cara al culo” y “Toda la puta vida igual”. Turno entonces de otro breve parón amenizado por charanga una vez más y a la vuelta un señor Páramos igual de chistoso que antes soltando a la concurrencia: “Caguen dios, qué prisa tenéis. ¿Tenéis prisa para la vacuna de las 12?”. Aprovechemos antes de que prohíban chistes de este estilo.

La recta final fue otro de los instantes para recordar, con varios himnos interpretados de una tacada como “La justicia”, “Johnny, “La llorona” y un “Odio a los partidos” donde ironizó sobre el hecho de que “ahora el odio es delito”. “Así casca la basca” también sonó en este somero último repaso a su trayectoria en el que si te despistabas, te perdías ya tres o cuatro temas. Para no descuidarse ni un segundo.

En definitiva, aquellos que ya les vieron anteriormente en este adiós a los escenarios no encontrarán demasiadas novedades en los conciertos que quedan de La Polla Records, pero anda que uno no repetiría varias veces recitales apabullantes en los que no se conoce el más mínimo sosiego. Que les llamen lo que sea las fuerzas del sistema, el espíritu de la cochambre está más vivo que nunca. Los que incordian a los biempensantes heredarán la tierra.

Etiquetas: , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Alfredo Villaescusa

6 comentarios

  • Juandie dice:

    Extensa crónica de los grandes recitales que dieron estas grandes bandas impregnadas del mejor Punk Rock combativo en la rockera Vitoria.

  • Mingel dice:

    Es curioso, un concierto punk, donde los auténticos punks no han podido entrar por no tener pasaporte de buen ciudadano,. Que ironia

  • prisioner666 dice:

    "transporte público y centros de trabajo repletos de seres PUROS, obedientes ciegos, blah, blah,...", Este comentario únicamente puede salir de un gilipollas que no hay crónica que haga en la que no mencione "la situación " que todos sabemos. Si este misántropo quiere viajar en un metro sin mascarilla que le den la posibilidad, y si tiene un susto que vaya a llorar a la "derechita cobarde" a la que no me cabe duda que apoya. Este alter ego de Ayuso que va a los conciertos de gratix, y que es un escribiente de brocha gorda, pues de periodismo poco sabe , pues la necedad le lleva a pensar que el que Evaristo de voz a esta gente es mera casualidad. Evaristo quería protagonismo y es lógico que los medios se hagan eco , a ver si te enteras gorrón , que llevas poniendo pegas a cada concierto que vas, y siempre con el mismo mantra, kalandrakas !

  • Manu dice:

    Dejaos de buscar justificaciones baratas. Con lo de BIZITZA la cagaron y ya está. Se controla el ego y se aprende para la próxima. Yo creo en un rock combativo solidario y eso no lo veo en los antivacunas. Lo otro es punk desinformado y descerebrado. Antes la heroína y ahora esto. La raza del mono nos exterminamos solos.

  • Anónimo dice:

    Evaristo!!!me he enterado que pagas impuestos!!!vaya Punky de pastel!!!! jejejejeje.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.