brunhilde
carmen molina
los ruidos
opera nera
sons of exodus

Lamb of God

Lamb of God

Nuclear Blast

Por: Alberto Zamora

8

En un mundo justo, Lamb Of God lideraría el mundo del metal en pleno 2020. Tienen una carrera infalible, coherente, de calidad, y presentan una demostrada contundencia en directo. Pero este mundo dista de ser justo, por lo que más que reinar en el metal, la tarea de los corderos de Dios es remover el estilo y recordar quién debería mandar aquí.

ENTREVISTA EXCLUSIVA A LAMB OF GOD EN LA HEAVY Nº423. ¡YA A LA VENTA EN KIOSCOS Y EN NUESTRA TIENDA ONLINE!


Me ponen enfermo esos grupos cuyos miembros comentan que empiezan a componer a solas con un piano, un clavicordio o un jodido theremin. En Lamb Of God, y es algo que afirman ellos mismos, todo empieza por el riff, y a partir de ahí vamos tirando hacia delante. ¿Os parece poco motivo para amarles? Os daré otro dato: ninguno de sus miembros sería póster de la Super Pop, y tienen una pinta de cazurros que quita el sentido. Como tiene que ser.

Tampoco vamos a engañarnos, el grupo nunca entregará un ‘Vulgar Display Of Power’, pero la fiabilidad de un disco como ‘Lamb Of God’ es suficiente para pasarlo en grande sin muchas complicaciones. Los aportes melódicos del anterior `VII: Sturm Und Drang´ han quedado reducidos a apenas un par de cortes: el single “Memento Mori”, con algún riff puramente metalcore de impresión, y la oscura “BloodshotEyes”. ¿El resto? Puro metal americano que oscila entre el groove, el thrash y el metal más allá de etiquetas.

“Gears” es puro groove de riff grueso mientras que “Reality Bath” y “Resurrection Man”, con esa sección puramente Slayer, destacan por la pesadez de las guitarras, siendo temas no especialmente veloces pero si altamente destructivos. Desde su propio título, un tema como “New Colossal Hate” es todo aquello que podemos esperar de los americanos.

Casi a modo de declaración de intenciones, las colaboraciones del disco son Jamey Jasta (Hatebreed), pegando la bronca en una sección puramente hardcore de “Poison Dream”; y Chuck Billy (Testament), quien presta sus cuerdas vocales en el tema más puramente thrash del disco, la veloz “Routes”. Y todos los que estuvierais preocupados por la marcha de Chris Adler, simplemente tenéis que escuchar el brutal comienzo de “On The Hook” para poner a Art Cruz en un pedestal.

Larga vida a los americanos. Nunca serán mi grupo favorito, pero jamás me pillareis diciendo una sola palabra mala sobre ellos.


Lamb of God es una de las bandas que protagonizan el impresionante nº423 de La Heavy, especial verano de 2020. En él encontrarás una completa e interesante entrevista con Mark Morton, guitarrista de la banda, que no podrás leer en ningún otro lugar. ¡Corre a tu quiosco y cómprala por 4€ o pídela en nuestra tienda online para que te llegue al buzón de casa!

Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Alberto Zamora

8 comentarios

  • Juandie dice:

    Después de ver y escuchar estos videoclips se vislumbra otro gran álbum de los cañeros LAMB OF GOD.

  • Pablo Go dice:

    Están a años luz del segundo ahora mismo

  • Dani Metalero dice:

    De las mejores bandas de metal en la actualidad, toda su discografía es realmente buena y la calidad en todos los componentes de la banda, brindan puros temazos!!! ...Para mi, esta gente junto con Fear Factory, Testament y los ya disueltos Slayer son los 4 grandes del Thrash con permiso del Sr. Cavalera claro está!

  • Álvaro dice:

    No son los riffs que tenían antes, son bastante aburridos y monótonos.

  • 666 dice:

    Aunque nunca sean tu grupo favorito (no entiendo cómo puede ser así), nunca diré tampoco una mala palabra sobre ti. Muy buena reseña, si señor.

  • RuriK dice:

    Un gran disco pero en varias ocasiones suena como reciclado de albumes anteriores y el nuevo baterista parece que quiere imitar a Chris Adler en lugar de tocar su propio estilo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.