whisky caravan
adventus

URIAH HEEP: GRACIAS POR LA LECCIÓN, MAESTROS

3 noviembre, 2010 2:00 pm Publicado por  – 1 Comentario

29 octubre 2010, Sala Heineken (Madrid)

Hoy voy a empezar estas líneas de una manera inusual, con un consejo. Y con un consejo aun más inusual, no leas esta crónica. ¿Para qué? Si estuviste en el concierto ya sabrás que es imposible describir lo que vimos, porque esa noche no es que tocásemos el cielo, es que entramos dentro, tuteamos a San Pedro y las copas las pagó Dios (bueno esto no, que si llega a pagar Dios las copas al precio que las ponen en la Heineken tiene que volver a vender a su hijo por un montón de monedas de plata, empeñar el oro del Vaticano y aun así lo tendría crudo…) Y si no estuviste vas a lamentar seriamente no haber acudido porque asistimos a una lección magistral de Heavy Metal setentero a cargo de unos maestros. Así que como ves poco puedo aportar tanto si fuiste como si no….

¿Te empeñas en seguir? Venga entonces trataré de contar lo que vivimos, lo que sentimos, lo que disfrutamos lamentando desde ya algo que sé hace mucho tiempo, el lenguaje verbal nunca tendrá la riqueza del lenguaje musical y va a ser difícil contar DE VERDAD lo que pasó esa noche. Al menos que quede este testimonio verbal… y que sea lo que Dios (si después del susto que le he dado haciéndole creer que pagaba una ronda en la Heineken, tiene ganas de algo) quiera.

Se barruntaba noche gloriosa en la sede de esta casa. Todos estábamos allí reunidos y nerviosos. Antonio, fotógrafo de clase y afición increíble, había venido de su Córdoba natal para ver a los maestros celebrar sus 40 años de Heavy Metal. Thais otra fotógrafa de la casa y Mariskal en persona comandando la expedición esperaban a que Rockcinante vaciase sus alforjas  a través de la radio de esta web para salir pitando. Así que a las 8 y diez, acabada la emisión en directo del programa como cada viernes, montamos en el coche los cuatro y volamos al concierto. En la sala el otro Antonio de la redacción, también fotógrafo, Mariano Muniesa, José Luis Martín copaban las primeras filas. Esta casa no iba a dejar tan magno acontecimiento sin cubrir y ahí estábamos todos dispuestos a contaros lo que os he dicho, como entramos dentro del paraíso a tutear a San Pedro durante la hora y media en la que Dios movió la melena blanca tras unas gafas de sol, sólo que Dios esta vez tenía nombre y apellidos: Mick Box.

Sin embargo el principio nos hizo dudar, uy el sonido… pero nadie se puso nervioso, no oímos bien la voz de Bernie Shaw, es cierto, el sonido no se yo… pero ellos estaban seguros y afianzados y pronto estábamos escuchando al rubio de la cartuchera soltar los clásicos de la banda mezclados con los temas de su último y gran trabajo de estudio “Wake the sliper”, de hecho abren el show con el tema homónimo.

En esos momentos me viene a la mente un amigo de mi tierna adolescencia, el Luigi, él me enseñó mi primera lección de Heavy Metal que he repetido mil veces, nuestra música, me decía Luigi, se basa en 4 pilares, Deep Purple, Black Sabbath, Led Zeppelin y Uriah Heep. ¡Que razón tenía el Luigi! Y qué injusta la historia que no conserva en el mismo plano a estos 4 pilares. Uriah Heep deben tener mucho más reconocimiento y más tras la lección magistral del pasado 29 de octubre, nunca es tarde, que estas líneas sirvan para avanzar un poco en ese sentido.

No sólo yo, la sala entera estábamos en un éxtasis difícil de describir, eso si, cuando me quise dar cuenta estaba sonando “Gypsy” la estaba cantando a coro con Mariskal y no había tomado un solo apunte de nada. Suerte de que ni soy ni pretendo ser periodista, simplemente escribo sentimientos para haceros llegar una pequeña porción de lo que se pudo sentir… Antes habíamos tenido un recuerdo para los grupos que tanto aquí (Mago de Oz) como fuera de aquí (Gamma Ray o Blind Guardian por ejemplo) han ido versioneando el legado de los maestros. David Collados, amigo personal con quien veo infinidad de conciertos y yo, íbamos comentando esa jugada. Otro paso más a ese reconocimiento de este pilar imprescindible para que nuestra música se asiente sobre cuatro columnas y no cojeé.

Nos está encantando el teclista Phil Lanzon, sonido setentero 100 %, coros sencillamente magistrales, entusiasmo, lo estaba dando todo. Pero nuestros ojos no paraban de escudriñar el escenario, como para ponerse a tomar notas, casa segundo que te perdías era una lección no aprendida. Qué decir del bajista Trevor Bolder, la que lió con Mick Box en “Look at your self”, baste deciros que le comento a David, ya sabéis, mi compi de conciertos ¿has visto lo que ha hecho Mick? Yo es que estaba mirando al bajista me dice, para acto seguido decirme ¡¡mira Mick!! Y le respondo es que ahora quien mira al bajita soy yo… increíble de verdad lo que estábamos viendo y disfrutando…

No me olvido de la pegada del bataca, Russell Gilbrook, sencillamente magistral.

El tiempo pasó volando, llegó el final, cesó el clamor pero ¿sabéis? La magia no se desvaneció, aun sigo en una nube, tanto que desde aquí hago una promesa, cuando vuelvan, seré yo quien pague una copa cueste lo que cueste a Dios, porque Dios estará ahí, no se lo va a perder esta vez y con esa melena que gasta le falta el litrillo de birra para saber porque no añoramos morir para ir al paraíso, nos basta una noche con Uriah Heep…

Seguro que en tu revista de siempre ¿hace falta que te diga el nombre? tienes una crónica más técnica, estas líneas eran para tratar de transmitirte un sentimiento, ojala hayamos conseguido acercarnos aunque si eres heavy, tu ya lo conoces. Un saludo

… y felicidades por estos primeros 40 años de METAL maestros, ¡LARGA VIDA A URIAH HEEP! Gracias por permitirnos entrar en el paraíso sin tener que morir ni ser buenos para ello.

Texto: Oscar Lujuria
Fotos: Antonio Vázquez
¡Por el puto rock and roll!

Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por

1 comentario

  • juan carlos sanchez dice:

    me pegue 600 kilometros desde Huelva expresamente para ver a uriah heep(vaya kaka de conierto) jajajaja…..impresionante la catedra de rock que presencie,parece mentira que esta banda no haya tenido el reconocimiento que se merece,impresionante la gente que estuvimos alli…se me ponia la carne de gallina cada vez que sonaba una cancion ,pero donde me quito el sombrero es en la humildad y profesionalidad que muestran importandoles poco si hay 500 como si hay 1.000.000 de espectadores…chapo por URIAH HEEP

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.