guadaña octubre
jorge salan
puente rock 2021
eyrem
frack carducci
mar de fondo
higgs
hyde xxi
sodom
fausto taranto
escuela de rock de palencia
pipo & travelin\

THIRTY SECONDS TO MARS: EN ÓRBITA

1 noviembre, 2013 7:52 pm Publicado por  6 Comentarios

Pav elló Olímpic de Badalona

 Segunda noche de los hermanos Leto en España y el pabellón de Badalona (localidad cercana a Barcelona) no mostraba lleno. Observando la cantidad de gente que se acercó a disfrutar de una de las tres fechas de la actual gira Love, Lust, Faith + Dreams creo que hubieran reventado -como hizo Motörhead- el Sant Jordi Club, emplazamiento donde tocaron en su anterior gira. El público, cómo no, encantado, pero nosotros vimos porqué la prensa especializada empieza a estar cansada (en cuanto a los conciertos) de un juego que cada día que pasa se acerca más al pesado vodevil de los Green Day de antaño.

La verdad es que valorando con buenos ojos. Fueron de menos a más. Del karaoke colectivo a un tramo con Jared desnudo demostrando que sí sabe y puede cantar cuando quiere. Baja el telón. Aparece Jared elevado en encima de los focos. Empieza a sonar 'Birth' acompañada por los tambores japoneses Taiko. Luces y sombras se pelean y la música retumba en todo el pabellón (literalmente). Piel de gallina. Acto seguido 'Kings & Queens' desató la locura y pudimos ver cuáles son las bazas de este trío. Empieza el repertorio habitual de Leto, la estrella: ahora canto un poco y el resto lo borda mi audiencia fiel y  desbocada. Tras el estallido, 'Search & Destroy' mantiene esa intensidad a medio camino para recuperar y mostrar 'This Is War' (¿el mejor tema del combo angelino?). Durante su interpretación no paran de caer pelotas gigantes de goma de distinto color. Luego se atreven con 'Conquistador', pieza que hizo los honores del país donde tocaban. De ahí en adelante la interacción con el público se hace evidente. Jared hace subir a un chico que presenta 'Do Or Die' y el frontman agarra del foso una “senyera” (bandera catalana) y la pasea del mismo modo que lo hace en el videoclip.

Cerramos así el primer acto. El segundo empieza con un acróbata imitando al Hombre de Vitruvio de Leonardo Da Vinci con una rueda (reminiscencia al clip de ‘Up In The Air’ pero con Depuis Le Debut como BSO). Regresan los percusionistas al mando de las Taiko Drums y tanto Shannon Leto como Tomo Milicevic se dejan la piel al interpretar 'City Of Angels' (último video dirigido por Jared Leto, esta vez sin seudónimo).

Llega otro interludio y dos saltarines hacen acrobacias encima de un contrapeso/columpio mientras suena de fondo 'Pyres Of Varanasi'. Después de este número típico del Cirque du Soleil, que fue espectacular y nos hizo olvidar el subwoofer que retumbó en nuestros cuerpos en los primeros pasajes (recordemos que Badalona no es recordada por su gran sonido), aparece Jared Leto guitarra en mano. Empieza un set acústico, desenchufado, desnudo que incluye 'The Kill' (hace subir a un chico con una cresta), 'Hurricane' (invita a dos chicas vestidas de conejo), 'Alibi' (haciendo referencias a Halloween y sube el hombre caballo), continúa con 'Northern Lights' muy aclamada, sigue con 'From Yesterday' a petición, 'The Race' y termina con 'Stay' (versión de Rihanna escogida para esta gira).

Antes de cerrar el telón, bajan los invitados del escenario y el cénit apoteósico con 'Closer To The Edge' y lluvia de confeti a discreción. De nuevo, gente del público es invitada a subir para cantar 'Up In The Air' y unirse a decenas de miembros del Echelon español que ya forman filas en la parte de atrás del escenario. En lo más alto de la noche, Jared se despide hasta la próxima.

Termina una velada de 90 minutos que empezó sin buen sonido y con demasiado karaoke pero acabó con muy buen sabor de boca. Para nosotros, otro combate ganado por puntos a favor de 30 Seconds To Mars, para la banda otro peldaño en su escalada hacia convertirse en propuesta para estadios. Tanto a los amantes como a los detractores del concierto de ayer noche, les diré: hay grupos de directo y bandas de estudio. Es evidente que  existe cierto abismo entre los thirty seconds que conocemos y escuchamos con sonido envolvente en el sofá de nuestra casa, los creadores de clips espectaculares que viajan en la NASA y cortan las calles de Los Ángeles, y los 30STM que se suben a un escenario noche tras noche. Pese a quién le pese, yo fui con cero expectativas y me lo pasé en grande. No se le pueden pedir peras al olmo.

Texto: Pau D. Peñalver

Foto (Madrid): Fabián Oviedo

Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

6 comentarios

  • jacobo dice:

    gran cronica pero para mi se a kedao en tintero una o dos canciones tambien chulas de esta gente

  • oscar dice:

    Noche fantástica la que pasamos en el pabellón olímpico. Jared magistral y humano. Estelada incluida, piel de gallina.
    Lo peor, la poca afluencia de público. Es que no sabemos apreciar la buena musica?
    Mi novia y yo, acabamos afonicos con un apoteosico up in the air.
    Hasta la próxima.

  • balckapanther sadow-crow dice:

    hombre tienes buenas canciones eso si.. pero yo no soy un gran seguidor, pero a mi no me de sagrada, esta bien también que estén en orbita y que lo hagan bien lo que sean seguidores de esta banda estarán satisfecho , pero como todo hay que respetar , hombre en directo actúan bien, una cosa si no hubiera sido 3 localidades y hubiera sido 2 se hubiera llenado mucho mas, pero viendo que era fiesta Halloween y lo demás y salón manga Barcelona esta bien xd

  • juandie dice:

    Otra BASURA COMERCIAL.Prefiero a un pedazo de banda como son ANGELES DEL INFIERNO!!!

  • Llorenç dice:

    Totalmente de acuerdo contigo, Pau. Fueron in crescendo pero sin llegar al "notable".

    Hace muy poco que sigo esta banda y a decir verdad, esperaba algo más. Escuchando los albums se ve claramente que es un grupo de estudio, pero pensaba que los directos serían más "enérgicos". Mucho karaoke, mal sonido (hay momentos en los que apenas se oía a Jared) y parte "acústica", a mi gusto, demasiado larga.

    Hubo momentos de piel de gallina, sí, y no me quedé con mal sabor de boca, sólo con ganas de más.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.