proyecto hatta

PRETTY MAIDS: CALIENTE Y MUY HEAVY

16 septiembre, 2013 10:14 am Publicado por  3 Comentarios

Sala Sonora, Astrabudua – Erandio (Vizcaya)

La trayectoria de los daneses Pretty Maids es tan inestable como la vida misma, siempre han estado embarcados en una empinadísima montaña rusa que les ha llevado desde la cima hasta  el abismo. Les encumbró Europa en los ochenta, les falló América en esa misma década y les rescató Japón en los noventa. A comienzos del nuevo milenio cayeron en el más profundo ostracismo, hasta el punto de sellar lo que parecía un punto final definitivo. Sin embargo, volvieron a renacer de sus cenizas erigiendo, ladrillo a ladrillo, una nueva y sólida etapa.

Tras el impresionante “Pandemonium” de 2010, la banda capitaneada por el vocalista Ronnie Atkins y el guitarrista Ken Hammer tenía la difícil tarea de suceder a un disco que ya se puede considerar que está en el top de su catálogo. “Motherland” no llega a la categoría de su predecesor, pero cuenta con grandes canciones que mantienen la línea ascendente de la carrera de Pretty Maids en esta nueva década.

Tras la aparición de los nórdicos en algunos de los festivales más importantes del verano, como Wacken, Graspop o Bang Your Head, han comenzado el nuevo curso con una gira que les ocupará hasta finales de año. Después de los conciertos de Barcelona y Madrid, tocaba el turno de Erandio, un municipio colindante a Bilbao. Más concretamente en la Ribera de Axpe, junto a la estación de metro de Astrabudua, está la sala Sonora, uno de los últimos locales en sumarse al circuito de ocio nocturno del Gran Bilbao. Su papel, tras el cierre de diferentes salas entre las que destaca la Rock Star Live de Barakaldo, tiene que ser crucial al menos en lo que a conciertos de aforo reducido se refiere.

Sonora es una sala pequeña con buena disposición y un escenario limitado que prácticamente convierte a la banda y al público en una misma unidad. Curiosamente los artistas tienen que acceder por un lateral de la sala pasando junto a la gente, lo que complica mucho la retirada a camerinos antes de los bises. No llegaron a los tres centenares de espectadores los que se dieron cita en la tarde noche dominical para asistir a la presentación de “Motherland” a cargo de los daneses Pretty Maids.

Sin teloneros de por medio, apostaron directamente por el que se ha convertido en el nuevo single, “Mother Of All Lies”, un tema con estribillo pegadizo y muchos colchones de teclados a cargo del ex Mercenary Morten Sandager, cuyo papel en la banda es clave tanto por la presencia de su instrumento como por su aporte en los coros. Es precisamente esa fórmula más melódica la que les está dando buenos réditos en los últimos tiempos, como volvieron a demostrar con “I See Ghosts”, también del nuevo disco.

“Hace mucho que no incorporábamos este tema a nuestro repertorio”, explicó Atkins al tiempo que comenzaba a sonar una de sus canciones más heavies: “Needles In The Dark”, el séptimo tema del que fue la gran obra maestra de la banda: “Future World”. Apretados al máximo en un escenario pequeño, los músicos ven muy cercenados sus movimientos dejando los pocos decímetros cuadrados libres al servicio de un frontman de libro como es Ronnie Atkins. Esas reducidas dimensiones sirven de excusa para los músicos más estáticos, como podría ser el caso de Ken Hammer. Sin embargo, nos vimos privados de ver todo lo que puede dar de sí en cuanto a actitud se refiere el último en entrar a filas: el bajista Rene Shades, con cierto aire estético a Nikki Sixx.

            Uno de sus clásicos más melódicos, “Love Games”, dio paso a dos temas nuevos: “Sad To See You Suffer” y “Why So Serious”. Es una pena que se dejaran en el tintero “The Iceman”, uno de los cortes de “Motherland” que mejor funcionaría en directo. “Yellow Rain” podría ser un resumen perfecto de lo que significa Pretty Maids, una banda capaz de ensamblar lo más melódico y lo más heavy en un mismo tema. Fue uno de los momentos álgidos de su paso por una Sonora con un ambiente caldeado al máximo.

Uno de los mejores regalos para los viejos fans llegó con “Queen Of Dreams”, del “Red, Hot & Heavy”, una canción con muchas influencias del heavy que tocaban sus vecinos escandinavos en los ochenta. El momento crucial llegó con las primeras notas de “Back To Back”, una obra maestra no sólo de Pretty Maids sino del heavy metal europeo en general.

Los dos componentes originales, Ronnie Atkins y Ken Hammer, llevaron perfectamente las manijas del show. El vocalista tiró de veteranía y supo administrar sus recursos, en ocasiones limitados, para fraguar una gran actuación. Mención aparte a la solvencia del batería Allan Tschicaja, que destacó por su contundencia. “Rodeo” fue un nuevo guiño a “Future World”, paso previo al homenaje que suelen dedicar a Phil Lynott, con la versión del tema que también compuso John Sykes; la emotiva balada “Please Don’t Leave Me”, coreada por todos los fans.

El inicio de “The Wall” de Pink Floyd sirvió de intro para “I.N.V.U.”, un claro ejemplo de la calidad que atesoraba el anterior “Pandemonium”. Siguieron el juego con el “Metal On Metal” de Anvil que desembocó en “Red, Hot & Heavy”, su corte más heavy en el sentido clásico.

No pudieron irse a camerinos, así que se arremolinaron en un lateral del escenario a la espera de acometer los bises. Hay que reconocer el mérito de una banda con más de 30 años de trayectoria, capaz de prescindir de ego y aclimatarse a todas las condiciones. “Pandemonium” fue el protagonista en la recta final del concierto con la potente “It Comes At Night” y la extraordinaria balada “Little Drops Of Heaven”. Era tan evidente como esperado: “Future World” cerró esta caliente noche de heavy metal.

Concierto intenso, de los de club de carretera, sudoroso y cercano, en el que la banda y el público se funden en plena fiesta. No deja de ser un lujo poder ver así a un grupo con la historia y la clase de Pretty Maids. Supieron hacer un balance casi perfecto entre los temas de sus dos últimos discos con los clásicos de “Red, Hot & Heavy” y “Future World” y, cómo no, entre la potencia y la melodía que siempre les caracteriza. Ojalá esta fase ascendente de la montaña rusa no se corte para una banda que ha merecido mucho más de lo que ha conseguido.
Texto y foto: Pedro Alonso

 

SET LIST

“Mother Of All Lies”
“I See Ghosts”
“Needles In The Dark”
“Love Games”
“Sad To See You Suffer”
“Why So Serious”
“Yellow Rain”
“Queen Of Dreams”
“Back To Back”
“Rodeo”
“Please Don’t Leave Me”
“I.N.V.U.”
“Red, Hot & Heavy”
---------------------

“It Comes At Night”
“Little Drops Of Heaven”
“Future World”

Redacción
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

3 comentarios

  • juandie dice:

    Buen setlist a cargo de una buena banda que por circunstancias en éste dificil mundo del ROCK no ha tenio la misma suerte que otras formaciones pero que nunca ha carecio de buenos temas grandes directos y fénomenales músicos.La única pega de lo que he leido más arriba es la poca asistencia de peña a los conciertos en salas pequeñas de estas bandas pero bueno quizás la puta crisis también tenga algo que ver.

  • jose dice:

    yo estuve y fue maravilloso concierto de una de las mejores bandas europeas ke kedan de los 80 impresionantes

  • Juan Vega dice:

    Gran concierto de una grandisima banda de hardrock.Pena ke haya sido en una sala tan pekeña,pero tuvo su punto positivo,ya que los ke estuvimos en las primeras filas intercambiamos nuestro calor y nuestro sudor con nuestros music-heroes.
    ¡Gracias a la sonora por traernos a nuestros Prettys y gracias a los prettys por regalar a nuestros oidos sus grandiosas canciones!
    ¡¡¡UP THE PRETTY MAIDS!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.