magictostadora

NERVOUS TREND: HIJAS DE SIOUXSIE

7 julio, 2014 9:53 am Publicado por  1 Comentario

Sentinel Rock Club, Erandio (Bizkaia)

Pocos términos han sido tan manoseados y pervertidos en los últimos tiempos como el post punk. Ya no es suficiente con que las tribus gafapastiles se apropien de los Ramones y de Joy Division, de unos años a esta parte las miradas se dirigen hacia ese género que en su concepción original valía para designar a todas aquellas bandas de querencia a menudo tenebrosa que se hartaban de los tres acordes y se ponían a juguetear con sintetizadores.

Por ello no es de extrañar que con frecuencia se recurra a esta etiqueta para clasificar engendros comerciales que poco o nada tienen que ver con la rabia punk primigenia. Pero al igual que en la irreductible aldea de Astérix, todavía quedan algunos auténticos fieles a la etimología correcta que demuestran que a día de hoy sigue vivo un movimiento que se caracterizó por su vanguardismo y transgresión.

Nervous TrendEn una de esas ocasiones en que se alinean los planetas, tuvimos la oportunidad de ver por estos lares a un par de combos fuertemente influenciados por Siouxsie & The Banshees, una pieza fundamental para entender la evolución musical de las últimas décadas, pues su influjo se ha sentido en nombres tan dispares que van desde Jeff Buckley o Massive Attack hasta los primerizos U2 antes de que llenaran estadios. Todo ello sin olvidar la descomunal aportación a su sonido del guitarrista John McGeoch, al que muchos por sus extraordinarias habilidades conocían como ‘el Jimmy Page del post punk’.

Pese al enorme atractivo de la velada, apenas se congregaron unas veinte personas para catar tan arriesgadas propuestas. Las primeras en salir, las danesas Prison, se definían como ‘post punk feminista’, aunque lo suyo estuviera más cercano a las cajas de ritmos y a la cold wave francesa, una vertiente del rock gótico de los ochenta que bebe sobre todo de los primeros álbumes de The Cure y con figuras de calidad incontestable del tipo de Asylum Party o Norma Loy.

Este trío de chicas que parecían salidas de una casa okupa engatusaron con sintetizador ensimismante, el preceptivo bajo taladrante a lo Joy Division y una voz casi calcada a la de Siouxsie. Notamos un tanto perdida a la joven guitarrista, lo cual tampoco es de extrañar teniendo en cuenta que debutaron a las tablas el pasado abril. Fueron muy breves, pero en ese lapso de tiempo demostraron su capacidad para crear atmósferas envolventes, caso de “Kundle”, que podría sonar tranquilamente en una sesión gótica de sibaritas. Muy prometedoras.

Y sin excederse tampoco en la duración, los australianos Nervous Trend remitieron asimismo a Siouxsie & The Banshees, pero dejando de lado su faceta ‘arty’ o experimental para centrarse en la esencia punkarra que destilaba el debut ‘The Scream’ de 1978. Bastante más rodados que los anteriores, contaban con una bajista que recordaba a la legendaria Patricia Morrison (The Sisters of Mercy) y un batería con camiseta de Spectres que daba gusto verlo, pues aporreaba con fervor militar y ejecutaba unos cambios de ritmo que solo podían causar estupefacción en los oyentes. Una pura bestia incapaz de permanecer quieto un segundo y que se reveló con diferencia el mejor músico de la velada. No era de extrañar que al término del recital se levantara todo sudado tambaleándose. Vaya palizón.

Con una trayectoria discográfica todavía exigua, desgranaron su EP de cinco temas, iniciando con la ortodoxia post punk de guitarras chirriantes y bajo ensordecedor de “Border Lines”, antes de la rabia congénita heredera del 77 de “Dead End”. La voceras, con un timbre reminiscente en demasía a la compositora de “Happy House”, lo mismo se desgañitaba casi tirándose al suelo que se bajaba del escenario y daba paseos descontrolada entre el respetable.

Iban a piñón fijo y su bolo se pasó en un santiamén, quizás demasiado, de hecho, las canciones interpretadas no alcanzaron la docena, probablemente tampoco tendrían más, pese a que adelantaran piezas no incluidas en el EP como “Distraction” o “Decency”. Es en esas ocasiones cuando las versiones deberían obligatoriamente hacer acto de presencia. En su lugar, tras un breve parón, volvieron con un único bis, que acabó de un plumazo cuando la cantante tiró el micro al suelo, se abrió paso entre el público y bajó a todo correr las escaleras que separan el lugar de conciertos del bar. Pura actitud punk, desde luego.

Recuerdo aquella vez en un garito, no hace demasiado, que un chaval intrigado por la camiseta que llevábamos puesta nos preguntó: “¿Qué es Siouxsie?”. Aquella noche habría sido una oportunidad propicia para degustar a un par de grupos con vocalistas que parecían ser hijas de la mismísima Susan Janet Ballion, una pléyade de artistas inspirados por ella que no se limita a la televisiva Alaska, como muchos piensan en nuestro país, sino que extiende sus tentáculos desde Dinamarca a las antípodas.

Texto y foto: Alfredo Villaescusa

Redacción
Etiquetas: , , , , ,

Categorizado en:

Esta entrada fue escrita por Redacción

1 comentario

  • Juandie dice:

    Según he leído por aquí gran actuación el de esta banda australiana compuesta por chicas donde mezclan ferozmente el punk con el gótico donde brindarón esa noche grandes temas de su cosecha aunque para mí no me suenen de nada dicha banda!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.