whisky caravan
adventus

MAREA: HAMBRE DE ROCK AND ROLL

2 julio, 2012 2:50 pm Publicado por  4 Comentarios

Pavelló Olímpic de Reus, Tarragona

“Aquí hace más calor que en la boda de Belcebú”. Kutxi Romero se descalzó nada más subir al escenario. Se desabrochó la camisa. El Pavelló Olímpic de Reus era una sauna. ¡Qué calorina! Y eso que todavía no habían empezado los saltos y los empujones. Esto es un concierto de rock and roll. Marea ya es una banda mediática. Al menos entre los adictos al guitarreo. El recinto estaba prácticamente lleno. Y eso cada vez es menos habitual. Los navarros están de gira presentando su disco ‘En mi hambre mando yo’. No pasaban por tierras tarraconenses desde el Cambrirock de 2007. Había ganas de Marea.

Por delante quedaban casi tres horas de concierto. Se lo curraron. En directo son aún más potentes. El pedazo de equipo de sonido que llevan es de los caros. En medio de una gran ovación, los de Berriozar (un pueblecito cercano al Pirineo navarro) se arrancaron con Bienvenido al secadero y La majada. Las gargantas empezaron a despedazarse. Brazos en alto. Sudor. Y un cartel con una proposición indecente: Kutxi, fóllame. Las fans estaban desatadas.

El cantante de Marea no paró de fumar sobre el escenario. Le da al tabaco rubio, al Ducados. Su voz no se resintió. Aguantó. El vilasecano Enrique Espera, que actuó de telonero, le echó una mano en el tema En tu agujero. El maestro Kolibrí estuvo impresionante a la guitarra y el enérgico Eduardo Beaumont ‘El Piñas’  –uno de los más jaleados– no paró de moverse de un lado a otro.

Los navarros combinaron canciones de su último disco con clásicos como Barniz, Duerme conmigo o Como los trileros. Ya llevan quince años dando caña y tienen repertorio de sobra. Kutxi abandonó el escenario durante un cuarto de hora. ‘El Piñas’ cogió entonces el micrófono para cantar Con la camisa roja, Alfileres y Trasegando. Fue uno de los momentos de la noche.

La temperatura seguía subiendo. Era insoportable. Los músicos lanzaban constantemente botellines de agua al público. Muchos se quitaron la camiseta. Kutxi volvió en plan folclórico y se marcó un fandango con baile incluido. El concierto entró en una fase más lenta. Demasiados parones. Demasiada palabrería. Cuando Kutxi se pone a hablar es capaz de aburrir a las ovejas. Se tiró quince minutos presentando a los miembros de la banda y a los técnicos que les acompañan. Estaba parlanchín. Se acordó hasta de Iker Casillas y Guardiola. “Son guapos”, dijo.

Los bises fueron generosos. Acabaron con Como el viento de Poniente, Perro verde y Marea. Se despidieron a lo grande.

Texto y foto: Javier Díaz Plaza

Etiquetas: , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

4 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.