whisky caravan
adventus

LEYENDAS DEL ROCK: CRÓNICA DEL FESTIVAL

20 agosto, 2012 5:36 pm Publicado por  30 Comentarios

Esta mi tercera ha sido, en algunos aspectos, una repetición de la segunda: parada y fonda en Orihuela, Cercanías a Beniel, plantada de tienda en una zona de acampada en la que reinaba un calor infernal  y equipada con una carpa para proveer de algo de sombra a los jevimetaleros que llegarían a Beniel para dos días de rock puro rock. Y como siempre, armada de mis herramientas de trabajo: grabadora, lápiz, bloc de notas y la sabiduría y recomendaciones maternas. Como novedad de este año, mi equipación incorporaba un elemento nuevo, una máquina de hacer fotos. Lástima que no sepa usarla.

A las 11 de la mañana del viernes ya costaba encontrar un rinconcito en el que colocar mi iglú-sauna rojo, los metalocampistas se adelantaron más que el año pasado. La organización, en vista de que en la última edición del festival la zona de acampada se había quedado pequeña, para este año la había ampliado y delimitado el perímetro.  Las instalaciones sanitarias consistían en las mismas muy frescas y aireadas duchas (la prometida intimidad para las chicas brilló por su ausencia, o quizás no supe verla) y los mismos cubículos de plástico verdes para ya saben ustedes qué.

Sufriendo y Gozando, este año, ha dado más por el mismo precio. Más horas de festival y más bandas que en la edición 2011, así que el viernes, la espera entre la plantada de la tienda y el inicio de la fiesta de bienvenida se hizo más corta, espera que estuvo amenizada en la carpa por una coral masculina uniformada de tatuajes, sudor y botas que interpretó durante un rato largo versiones a capella de Obús y de otras bandas con acompañamiento de percusión de lata y mesa de plástico, todo ello en tonalidad de cerveza mayor y hierbas aromáticas.

Si en algo se suele caracterizar el Leyendas es en su puntualidad. A las 16h ni un minuto antes y ni uno después, se abrían las puertas del recinto, y a las 16h15 se inauguraba el festival  con los vallisoletanos Iron What?, una banda de versiones de Iron Maiden. Se presentaban con un decorado a base de jeroglíficos egiptometaleros e incluso se trajeron a un Eddie con tridente rojo que de poco ensarta a su “Steve Harris”. Una gran actuación y un sonido excelente que hicieron saltar y botar al público que ya llenaba, con algunos huecos, la mitad del patio del colegio Río Segura, brazos levantados y puños encuernados. Yo nunca he visto a Iron Maiden en directo, ni creo que los vea porque no me gustan las grandes aglomeraciones humanas de los conciertos en estadios y similares, pero si sigo viendo a versioneros de esta calidad, me doy por satisfecha. David, el bajista, me comentaba después del concierto  los nervios que habían sentido, puesto que era la primera vez que tocaban “en un festival importante como éste”, y que estaban encantados  de que les hubieran invitado.  Tocaron todos los grandes temas de Iron Maiden que pueden caber en  45 minutos y  sonaron de maravilla. Creo que si muchos de los metaleros dispersos por las diversas barras cerveceras de Beniel hubieran sabido lo que se estaban perdiendo, hubieran llenado esos huecos entre el ya numeroso público. ¿Por qué la gente pasa tanto de los grupos que no conocen? ¿Acaso la garantía de calidad Leyendas, en este caso particular, no basta para que la peña vaya a escucharlos? No por hacer versiones son peores que los que hacen su propia música. Más vale una buena versión que un mediocre original.

Quince minutillos para el cambio, y la siguiente banda que salió a dar caña  fueron los madrileños Oker que, pese a algunas pequeñas dificultades con el sonido, hicieron una excelente actuación. El público era ahora más numeroso y denso que el que acompañó a Iron What?, y llenaba el patio hasta casi más allá de la cabina de sonido. Posiblemente fuera el grupo que más público atrajo hasta la entrada de Rosa Negra. Un pequeño lapsus de Xina, la vocalista, que saludó diciendo que “estamos encantados de estar aquí esta noche”, hizo sonreír a la peña, cuya mirada se levantó al cielo donde Lorenzo descargaba toda su intensidad a las cinco y media de la tarde, pero Xina  salvó la situación con habilidad e ironía preguntado “¿sabéis qué hora es?” que daba entrada al siguiente tema. ¿Qué decir de Oker? Una banda potente con una poderosa voz al frente y un sonido excelente. Sus tres cuartos de hora de actuación pasaron volando, y la gente quería más, pero el horario es el horario y había que dar paso al siguiente grupo, Steel Horse.

Nada más aparecer en el escenario entendí por qué Steel Horse es uno de los grupos favoritos de Oscar Sancho: ¡el bajista llevaba unas mallas plateadas!  Es más probable que sea también porque es una banda de gran calidad, y lo demostraron el viernes. Aunque el calor arreciaba de valiente, como dicen por tierras catalanas, la zona de aspersores estaba funcionando a pleno rendimiento y el sol había bajado un poco, y por eso no se entiende que el público se marchara y que no llenara el patio en apoyo a uno de esos grupos nacionales de gran calidad, aunque canten en inglés.  Los cuarenta y cinco minutos de Steel Horse supieron a poco y pasaron volando, y las mallas plateadas hicieron mutis por la rampa del escenario.

Los canarios Hybris subieron al escenario y atacaron con fuerza. De repente, un estallido y lo que parecía un muy peculiar fuego artificial salió disparado al bies y en diagonal más o menos hacia arriba desde el suelo  y casi le da  al músico a la izquierda del escenario. ¡Ohes!” y “¡ahes!” de sorpresa  entre las primeras filas, pero no, no era un efecto previsto porque el fuego seguía en el suelo junto a dos de los altavoces del escenario. El ex-Ankhara Pacho, Yeray y Víctor retrocedieron a toda velocidad hasta la batería. Los backliners, salieron cual Usain Bolt desde el fondo del escenario y, se precipitaron al lugar a sofocar el incendio con lo que tenían más a mano, camisetas negras.  Eran tres, cuatro o cinco factores en el escenario, corriendo de aquí a allá entre los músicos, golpeando el fuego con las camisetas, desenchufando, desconectando, moviendo, cables arriba, cables abajo, quitando, poniendo, colocando y recolocando cables, clavijas, enchufes y conectores. Todo el episodio duró como mucho, desde el estallido hasta que los técnicos quedaron satisfechos y dieron por solventado el incidente, cuatro o cinco minutos de reloj, quizás menos aún. Imagino que a los músicos esos pocos minutos se les harían interminables. Y si a alguien se le ocurre pensar que dejaron de tocar, se equivoca. Profesionales como la copa de un pino, los canarios Hybris siguieron a lo suyo, esquivando a los backliners y bailando a su alrededor.  Señores, aquí no ha pasado nada.

Una vez recuperada la normalidad en el escenario, Hybris siguió con su bolo con fuerza, energía y calidad. El público, aunque muy numeroso, no llenaba el patio, es una lástima pero se ve que después de más de tres horas bajo el sol, la gente necesitaba retirarse un rato. Marcos  sacudía las manos como si le sudaran, o como si le quemaran las teclas, pero el sonido salía impecable de todos los instrumentos. Cumplido su tiempo, sin retrasos ni adelantos, llegó la hora y se retiraron del escenario.

Y ahí fue cuando esta cronista se retiró un ratito. El calor, el sudor y los avatares asociados al hecho de andar ya peinando algunas canillas me obligaron a retirarme un rato y adoptar la horizontal, en rojo y piedra, durante unos minuticos en la zona de acampada. Me perdí toda la actuación de Vhäldemar y casi toda  la de Noctem. Este último grupo hace un estilo de música que no es precisamente de  mis preferidos, lo que no me impide decir que lo poco que vi de su bolo sólo se merece elogios y buenas críticas. Sonaban bien y la peña que les seguía parecía disfrutar de la música de la banda. En cuanto a Vhäldemar, pregunté por ahí y, en general, las opiniones sobre lo que habían hecho eran muy positivas.

Me instalé en un banco verde  a observar el patio. Desde el músico ataviado con mallas de tigre (mmmm….) hasta familias al completo llevando de la mano a los jevimetaleros del futuro, pasando por el colgao de turno (qué mal le sientan a algunos las drogas legales) que aprovechaba la jornada gratis que siempre regala Marcos Rubio a la población local para poner a parir a los hardroqueros y metaleros, y ya de paso a los “marxistas leninistas que no quieren que Castro gobierne en Cuba”. Y benielenses de a pie, de los que seguro alguno queda enganchado por el rock.

Empezaban a continuación los platos fuertes de la noche. El Leyendas está especializado en resucitar cada año a una o varias bandas que llevaban perdidas o extraviadas en la bruma de los tiempos. Rosa Negra es una de ellas. Llevaban veintiséis años sin tocar. Dieron un concierto fabuloso, muy cañero, un sonido potente, una gran voz al micro, buenos dedos a las cuerdas y gran gestión de baquetas y bombos. ¡Anda que no cuesta decir las cosas sin repetirse! Total para decir, ¡de puta madre!, pero claro, nueve grupos, nueve deputamadres queda como un poco pobre de leer.  Por cierto y en conversaciones posteriores, me entero de que el afónico Manuel (o era Miguel?, qué memoria la mía!), el rizos rubios de la guitarra de Rosa Negra, colabora en ¡trece bandas diferentes! Vaya lío cuadrar la agenda de todas esas bandas, el tío debe de ser un hacha de la organización. Ya se sabe, esos arcángeles del escenario tienen poderes, hasta cuando se apean de la tarima. Y éste en particular tiene las manos suaves, que así charlando y tal me tocó el brazo un par de veces y… lástima que el sábado tenía yo la vista puesta en el objetivo equivocado.

En el otro escenario, y tras la retirada de Rosa Negra entre protestas y peticiones de  más, Medina Azahara se ponía en marcha. Medina, uno de los grupos habituales del Leyendas, casi siempre en la fiesta de presentación es tan habitual como el inevitable Rafa Basa que los presentó. Parece que no hay Leyendas sin Medina Azahara ni sin Rafa Basa. De Medina Azahara hay poco que decir, son grandes, atraen masas de público, tocan siempre sus grandes clásicos, y añaden algún tema nuevo y un par de versiones que les gusta hacer. Este fin de semana oí críticas al hecho de que Medina Azahara toquen versiones. ¿Y por qué no? Hacer una versión, si no es una versión clonada del original, también es creativo,  más vale una versión bien hecha y personalizada que un mal tema original poco original. En cualquier caso, el patio del colegio de Beniel estaba a tope durante el concierto de Medina (parte del cual pude disfrutar desde una posición privilegiada, detrás del escenario y sentadita sobre una caja. Gracias a quienquiera me lo permitió).  Una hora y media de rock andaluz que supo a poco. Y un detallazo de la banda sacar a saludar y a corear un estribillo a su backliner.

El viernes fue un día capicúa, se abrió con una banda de versiones y se cerró con una banda de versiones, La Leñera, que tampoco este año he podido ver. No encontré opiniones, no pregunté a la gente adecuada que me pudiera dar su impresión sobre el concierto de La Leñera. Son un buen grupo, así que daré por sentado que hicieron un buen cierre de primer día de festival, aunque es posible  que me equivoque.

Amanece, y empieza la mañana…

Cola en los váteres de plástico verde que a las 8 y media o las 9 de la mañana no han pasado a limpiar todavía. Cola en las duchas, diez chorros de agua simultáneos invadidos de jevimetaleros armados de champús, geles, jabones, peines, cepillos y pasta de dientes y herramientas varias de higiene y limpieza. Señores del anuncio de ambipur, ¿les tengo que mandar un vídeo o fotos para que se lo crean?

Después de un par de cafés, un par de aguas y algo de comer, doy un breve paseo para estirar las piernas tras el cual me siento un rato en un banco a la sombra de un árbol cerca de la entrada de camerinos. En el banco, un Dünedain en actitud meditativa, y a unos metros, el coche de Dünedain aparcado, con Tony al volante, imagino que con los ojos cerrados tras las muy oscuras gafas de sol, esperando, supongo, que les abran la puerta para poder entrar y descargar sus cosas.

A las once, apertura de puertas. Los guardias que controlan el acceso estarán ahí todo el día, de pie bajo el sol, vestidos de marrón. Para este tipo de trabajo podrían darles ropa clara que da menos calor. ¿Cuándo aprenderán los diseñadores de uniformes a pensar en los currantes que se los ponen?

A las once y cuarto, comienza el día de pago del festival. Si ayer empezamos con hierro, hoy empezamos con más hierro, el de los murcianos Iron Curtain, metal tradicional cantado en inglés y en castellano, y que se lanzan al asalto del público con una tralla mareante. Cuerdas veloces, baquetas que vuelan, y voceras poderoso, sonido potente y caña, mucha caña. Primera vez en el Leyendas, anuncian, y el público ya les monta un pogo en el patio en el tercer tema. Desayuno con metal, puro metal, ¡sí señor! A media actuación anuncian una versión de Judas Priest, “Hot Rockin’” … y se traen a un invitado a cantarla, Adrián,  que se planta una gorra Halford en la cabeza. Iron Curtain dedica el último tema de su actuación, “Rocker” a todos los roqueros nacionales. Y como siempre, vuelan botellas de agua desde el escenario. Cuidando la salud del personal.

Se ve que el sonido que se acerca al extremo gusta para desayunar, porque Iron Curtain y, sobre todo, Vita Imana, han conseguido llenar el patio del colegio a las tres cuartas partes, no demasiado denso, pero de todas maneras es una cantidad muy respetable. No sé cuanta gente cabe a la vez en el recinto del festival, pero creo recordar que el año pasado se habló, si no me equivoco, de cinco mil entradas vendidas.

Estábamos en Vita Imana. En el escenario, un decorado que, a primera vista parece muy zen, igual que la intro con la que empiezan su concierto, dándole la espalda al público. Falsa alarma. Se dan la vuelta y… ¡toma tralla! Latigazos sonoros que fustigan al público. Una potentísima base rítmica de batería y percusión de bombos, bongos y gong, cuerdas que desgarran el oído, riffs “demoledores” (el adjetivo entrecomillado es de la banda) y una voz que desgrana poderosa las letras de los temas en castellano. Metal fusión para desayunar el sábado del Leyendas. A mí me tira lo más clásico y menos duro, menos extremo, pero esto es sensacional. Y mientras intento acostumbrarme a toda esa potencia que me atraviesa los tímpanos, pongo más atención en el  decorado. ¿Zen dije? Nada más lejos de eso. Los pájaros sobre fondo amarillo son aves infernales, lo que parece una escena marina de rocas y brumas sobre un mar tranquilo de color crepuscular es un paisaje mordoresco de humeantes rocas en un mar de azufre.  Vita Imana presenta temas de sus dos discos, y es el primero en ponerse reivindicativo. Si algo he echado de menos hasta ahora es un poco más de reivindicación y de protesta. A petición de Javier, el patio al completo le levanta ese dedo central a “esos cerdos políticos”, y el cabo de un momento, el bosque de dedos se transmuta en bosque de cuernos, que no bajan más que para descansar los brazos un instante durante toda la actuación del grupo.

Nos acercamos a la hora del vermut con un grupo menos duro, los abulenses Dünedain que empiezan con sus himnos “Buscando el norte”, “A mi libertad” y otros, sin olvidar “El año de la rabia”, en cuya presentación Tony se pone reivindicativo.  Así me gusta, que los músicos anuncien con claridad los temas que van a cantar, así las cronistas memoricortas como yo pueden tomar nota si no pueden conseguir un setlist. Toda la zona frente al escenario Jesús de la Rosa está bastante llena de peña con los puños encuernados en alto, que ondean, oscilan, suben y bajan durante los 50 minutos de la banda de Madrigal de las Altas Torres.

Actividades ajenas a este festival me sacan del recinto al final de la actuación de Dünedain, así que, una vez más se hace necesario recurrir a otros informantes para conocer las impresiones que han dejado los grupos que no he podido escuchar. En el caso de Sphinx, el opinante será Pedro, el conductor del programa Dragones y Mazmorras, que explica que Sphinx “son muy buenos, los que más me han gustado”, lo que me hace deducir que han dado caña, que sonaban bien, etc. etc. Añade Pedro, así, por este orden, que Sphinx  no actuaban desde 2003 (nueve añitos, otra recuperación entonces de Marcos Rubio), que van a sacar su quinto álbum, que son de  Cádiz y que el año que viene salen de gira.

En lo que se refiere a Azrael y Centinela, mi reducido círculo de amistades en este Leyendas tampoco los ha oído. ¿Será porque la mayoría de esas amistades estaban conmigo? A ambos grupos los oí el año pasado, y me parecieron buenos, muy buenos. Supongo que en doce meses el cambio no habrá sido ni muy grande ni tampoco a peor, así que doy por sentado y por bueno que su actuación de este año habrá seguido una tónica general muy similar a la del año pasado: excelente sonido, caña y tralla a tope, temazos muy aplaudidos por el público, quejas por el calor, botellas de agua volando, Maolo sudando detrás de su batería y el vocalista de Centinela, Cano, una magnífica voz de la que se habló en los foros web cuando se hicieron todas aquellas conjeturas sobre quién sería el nuevo cantante de Mago de Oz, vestido de negro tras su micro.

Una vez liquidados y cerrados todos los asuntos que nos han sacado del recinto durante un par de horas (no es plural mayestático), toca regresar al tajo. Y qué mejor que reiniciar la sesión con Lujuria. Siendo como soy cronista ocasional de esta revista, y seguidora incondicional de MariskalRock.com radio y del Rockcinante, lo normal sería que después de leer lo que sigue, alguien me acuse de parcialidad. Allá quién lo haga. Lo cierto es que Lujuria me parece un grupo especial, por lo que hacen y por cómo lo hacen.

Al grano. Tras una pequeña intro en la que su voz en off  dice… no me acuerdo lo qué, o tal vez canta, Oscar Sancho sale al escenario. Las entradas  de Oskar en el escenario son siempre, o a mí me lo parecen siempre, espectaculares. Y por ello, mis felicitaciones tanto a él como a su estilista, y no es coña. Me encantan sus trajes de escena. El del Leyendas 2010 era… bueno, mejor lo leéis vosotros mismos, y el del 2011, pues ídem. Este año, parece que Oscar (y su estilista) han tenido en cuenta  la hora de su actuación. Bajo la luz del intenso y reluciente sol, el rubio Oscar de larga melena aparece centelleante, joda a quien joda, desde la parte trasera del escenario, una blanca, nívea y brillante visión que, por fortuna, aunque deslumbrante, no es cegadora, y permite ver al resto de la banda haciendo un gran trabajo con sus sesenta minutos.  Cuando el sudor de nieve va llegando, a las cinco de la tarde, tras el comienzo de los sones de bordón, a las cinco de la tarde, Oscar se quita la blanca levita y las botellas de agua siguen lloviendo desde el escenario. Oscar, siempre reivindicativo, entre canción y canción lanza sus diatribas contra Dios, la patria y el rey, y el patio lleno responde con los cuernos en alto y botando  y coreando los temas. Como siempre, el público quiere más, pero Lujuria abandona el escenario y deja paso a  Saratoga que, por supuesto, responde a las expectativas y ofrece un concierto fabuloso ante un patio lleno casi hasta los topes.

En la zona más alejada del escenario, durante el concierto de Saratoga, pudimos disfrutar de un pequeño interludio a cargo de los bromistas de turno, que, ansiosos por chupar barro y colillas, hicieron unas cuantas planchas en el charco que se había formado junto a las duchas de aspersión a pocos metros de la barra del bar. Tras Saratoga, el thrash metal de Ángelus Apátrida y el folk metal de los suizos Eleuveitie, a los que no puede llegar a ver porque el cambio de vestuario se había hecho indispensable en esta cronista.

El final del concierto de Avalanch fue espectacular, aunque parecía que tenían menos público que Saratoga, y los finlandeses Stratovarius volvieron a llenar por completo el patio, ahora abarrotado, un concierto que sólo pude ver de lejos, desde la barra del bar, porque no había manera de acercarse al escenario. En lo que respecta a  Warcry, a mí, personalmente, después de dos o tres temas, me aburren, lo que no quiere decir que su descarga no fuera excelente y que metieran toda la caña que ellos saben meter, así que salí a comer algo, pero me aseguré de regresar a tiempo para no perderme ni un solo segundo de la actuación de Banzai.

Y llegó para mí, uno de los mejores momentos del festival, no sólo porque pude disfrutarlo desde las primeras filas, sino porque fue todo un descubrimiento. Todo un descubrimiento, porque en la época de actividad de Banzai, hace veinticinco años, una andaba por ahí corriendo mundo sin enterarse de lo que pasaba en este país. Salieron así, sin decorado, sin humo, sin petardos, sólo ellos, cinco músicos y sus instrumentos. A la antigua, música y rock en estado puro, sin distracciones. Fabuloso. Dioses del metal. En esta edición del festival, salvo los arcángeles en blanco y negro de Lujuria, y los semidioses de Rosa Negra, todavía no se me había aparecido ninguna divinidad.  Muchos buenos músicos, sí, pero esto… De ellos conseguí un setlist  que pienso guardar como oro en paño, no por el setlist en sí, sino por lo que dice el que esté escrito a lápiz y a mano.  (Aunque es posible que sólo quiera decir que necesitaban una segunda copia o que se les había roto la impresora, pero me gusta pensar que no es así, de hecho, estoy convencida de que no lo es).

Los soberbios solos de guitarra de Salvador Dominguez me llevaron a tiempos incluso anteriores a los de los Banzai de hace un cuarto de siglo, cuando los músicos improvisaban en el escenario. Salvador, Manzano, David y el resto de la banda descargaron ante un patio abarrotado, ahora sí, que cayó rendido, igual que yo, a los pies de los dioses del metal. Pero se acabó.

Paco, Fortu y Fernando hicieron su aparición en el escenario cruzando el telón de una especie de puerta que cerraba una caja sobre la que se había instalado la batería de Carlos. Un montaje complicado y barroco, con la obra gráfica de Fernando Nanderas, que dejaba poco espacio en el escenario en el que había instalada una especie de pequeña tarima en el centro del escenario por la que Fortu y Paco subían y bajaban,  era el nuevo decorado de los de Vallecas. Obús tocaron sus grandes éxitos, e incluyeron media versión acústica de “Complaciente y cruel” en la que Fortu se retira marcha atrás acompañado de las dos chicas que ha subido al escenario. Una no puede dejar de preguntarse si complicar tanto las cosas no distrae de lo más importante, la música. Quizás todo este montaje tuviera su razón de ser al final del espectáculo, pero no tuvimos ocasión de comprobarlo, porque había que cumplir el horario y Obús se tuvo que retirar dejando sin tocar cuatro temas y sin poder hacer su presentación y demás actos habituales del final de sus conciertos.

Saurom eran los encargados de cerrar el festival. Llevaban tiempo amenazando con liarla, y la liaron. No sólo el sábado, sino también la madrugada del viernes al sábado en la carpa de la acampada. Pero el espacio es escaso, el tiempo apremia y esta es otra historia. La que nos ocupa es lo que nos ofrecieron el sábado. Heavy metal y espectáculo en estado puro. Sus invitados, Wyrdamur, las taberneras, tragafuegos, malabaristas con antorchas y, por supuesto, todo los miembros de Saurom, tiraron la casa por la ventana y montaron un espectáculo metalero de inspiración medieval, fuegos artificiales de los de verdad incluidos, que será difícil olvidar. ¡Grasiah pisha!

Mis agradecimientos a los pobres fusilados García Lorca y Oriamendi.

Etiquetas: ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

30 comentarios

  • juan diego dice:

    Cada año se supera este pedazo de festival murciano.De lo ke mas me alegro es ke sean el 90% bandas españolas.Ke vean otros festivales de aki ke hay calidad sin salir de nuestras fronteras.Habra ke ir por lo menos un par de veces en la vida.UN SALUDO PEÑA!!!

  • jrh dice:

    Una critica excesivamente mala. La mitad de los grupos se los pierde y de los que ve dice “eran buenos”, ahh y los que no ve “si el año pasado eran buenos…este años supongo que tb lo han sido”… anda ya

  • si pero dice:

    diez chorros de agua simultáneos invadidos de jevimetaleros armados de champús, geles, jabones, peines, cepillos y pasta de dientes y herramientas varias de higiene y limpieza. Señores del anuncio de ambipur, ¿les tengo que mandar un vídeo o fotos para que se lo crean?

    “AHÍ LAS DAO” COMPAÑERA

  • Me parece una cronica malisima. La mitad de los parrafos no cuentan nada de lo sucedido alli. Me parece lamentable ver como este medio pierde calidad a pasos agigantados. Una pena

  • asd dice:

    Vaaaaaya una mierda de cronica.

  • jacobo dice:

    felicidades a la organizacion del leyendas y asd en lun picha si no te gusta la cronica no la ubiera leidoo

  • ruben dice:

    un texto de ¿20.000 palabras?, para acabar diciendo…. nada. Muy mala crítica la verdad. Es muy cierto que “a buen entendedor pocas palabras bastan”, toma nota. Suerte la próxima vez.

  • Purple dice:

    “No por hacer versiones son peores que los que hacen su propia música. Más vale una buena versión que un mediocre original”
    Esta llamando músicos mediocres a Maiden? jajajaj
    Sin comentarios, q cronica mas lamentable…

  • Butifarrametal dice:

    Jacobo a ver chico…¿cómo va a saber si le gusta la crónica antes de leerla? “si no te gusta no haberla leído” dice jajajaja lo q hay q leer!! Y estoy de acuerdo, me he quedado casi igual de informado sobre el festival después de esta crónica minimalista a más no poder…periodismo de pandereta xD

  • Wallace Maison dice:

    Esta crónica no representa lo ocurrido ni por asomo. Ni para los que estuvimos ni los que no. Es alucinante como no se habla de Saratoga ni dos párrafos ni se citan los temas que se eintrepretaron de las demás bandas. Con todos los respetos y al igual que los que arriba transcriben la crónica es muy floja y deja mucho que desear. Lo pasé genial en el Festival y disfrute mucho. Enhorabuena al rock patrio que sigue en pie levantando pasiones. Si señores.

  • aquel rockero distraido dice:

    madre mia quien hizo esto?? mirar mas a quien enviais a los festivales que esto es penoso!

  • @fonsimc dice:

    No juzgare la calidad de la cronica porque no estuve en el Leyendas y no puedo corroborar si los grupos son buenos como pone el/la autora de la cronica, pero lo logico hubiese sido que lo hubiese firmado, ya sea con su nombre o algun mote no???
    Es que si no, esto podria llevar a la confusion de quien la escrito, lo mismo cogieron a cualquiera de los que alli estuvieron y a cambio de un bocadillo y un refresco le pidieron que hiciese la cronica.

    Pd. Lo que digo, lo hago con todo el respeto y como critica constructiva. Saludos y R&R

  • Pitus de la Birra dice:

    Por favor, una crónica decente.

  • skunk df dice:

    hola juandiego aqui ya kon estos festivales se te bajan los humos y son la hostia no?yo evidentemente k no soy komo tu aunke este festival a excepcion de mis paisanos vita i mana no digo k este festival es una porkeria y eso k lujuria no me gustan pero bueno lo dejo ahí no me gustan y ya está y tampoko digo k es una mierda de festival k por cierto no lo creo esta bien y punto pero las bandas excepto la k mencione komo kno me van pero no digo k no valen para.. tomar por c…como haces tu asik respeto pork yo creo que lo que tu tienes es mucho tiempo libre por ultimo decir k es bueno k hagan festivales en los k kasi todas las bandas sean españolas ya sean o no de mi agrado

  • miguel dice:

    En esta web tenemos nuestra crónica, decirme que os parece y si me dejé algo, gracias

    http://www.soldeacero.com.es

  • oscar dice:

    pues si xD q critica mas mala, mira que perderse a eluveitie que fue el grupo mas esperado del festival…
    el que mas llenó todo

  • Rosa Salleras dice:

    ¡Vaya! se ve que no he sabido expresarme bien en algunos puntos:
    Purple, lo que quiero decir es que yo, personalmente, prefiero escuchar en un concierto a músicos y bandas que tocan versiones de otros como lo hacen IronWhat? a escuchar músicos que interpretan temas propios mediocres,
    no que los originales de Maiden sean mediocres.
    No todos los músicos tienen el don de la creación igual de desarrollado, y no todos pueden componer buenos temas. De hecho se trata de un homenaje a los músicos que hacen versiones, a los que mucha gente no les reconoce el valor que tienen. Sí lo hace el Leyendas, al incluir siempre varias bandas de versiones, siempre excelentes, en su festival.
    En lo que respecta a lo de los grupos no vistos, prefiero reconocer que no estuve en un momento determinado del festival antes que inventarme lo que pasó, o copiarlo de otros, como hacen muchos.
    Lamento que haya a quien no le haya gustado mi crónica. ¡Qué aburrido sería si a todos nos gustara lo mismo! No olvidéis que tendréis una crónica mucho más completa en el próximo número de la Heavy. En cualquier caso, todos los comentarios han sido leídos y bienvenidos, sean positivos o negativos. Significa que la habéis leído hasta el final, y por eso ya os doy las gracias a todos. Escribimos para que se nos lea, guste o no guste, y si además se crea polémica y controversia mejor.

  • LFV-Metal dice:

    Que pena de crónica. Si cubrís algo hacedlo bien, que yo sepa normalmente en este tipo de festivales si se quieren hacer bien las cosas se envía a más de una persona para cubrir todos los grupos con el mayor detalle posible.

    Por cierto comentarios un tanto extraños para metaleros como el de que “no va a ver a Maiden porque no le gustan las aglomeraciones”, no me extraña que con esas “preferencias y prioridades” le haya salido una crónica tan mala.

  • juan diego dice:

    Bueno.Para empezar (skund d.f) yo he dao mi opinion sea positiva o negativa de dicho festival,en este caso positiva.Y tu no eres nadie y na para decirme lo ke tengo ke hacer o lo ke no te satisface a ti.Lo del tiempo libre me lo tomare como un cumplido porque no quiero perder el tiempo discutiendo con “hipocritas” como tu.Yo nunca he ido a dicho festival aunke si siguen haciendolo en el futuro y tengo pelas ire.Lo siento hijo pero estas pasao de tuercas!!!

  • juan diego dice:

    Y para terminar solo te deseo ke en la proxima ke mejores un poco tu ortografia niñato (skund df)!!

  • skunk df dice:

    seguramente sea mayor que tu por cierto faltas de ortografía tambien es hipócrita pues lleva tilde además defíneme hipócri,por que no tiene nada que ver una crítica kon eso que yo sepa. Y para terminar solo te deseo ke en la proxima ke mejores un poco tu ortografia niñato (skund df)!!ke es que ya que nos ponemos

  • jota dice:

    este es un buen festi, no veo porque tanta critica… http://detripasrockandroll.blogspot.com

  • Alejo dice:

    Festivalazo! Espero que el año que viene toquen bandas nuevas, me faltó WILD o EXCLAVITUD en el cartel!!! aupa ese leyendas!!!

  • JuanK dice:

    Buen festival… Pese al calor, de lo mejor Banzai, Angelus Apatrida, Obus, Lujuria, Centinela y Steel horse, el resto de bandas me dejaron frío la verdad, muy frío, sobre todo las del viernes. Estoy con Alejo, bandas nuevas ya! Wild o Ciclón o Nudo

  • Miri dice:

    Por lo visto me perdí una buena… 🙁

  • juan diego dice:

    Con este tipejo (skundf) me entran ganas de partirme el culo.Ahora digo ke le ha dao por mi.Eres MASOCA o que!!

  • @IsaJumanji dice:

    La verdad es que me esperaba muchísimo más de este medio.
    Un festival de tal calibre como es el Leyendas del Rock se merece un cobertura igual de potente que los grupos que tocan en él.
    Con lo que a mí respecta, no soy una experta, voy a comenzar mi tercer curso en grado de Periodismo, pero he de decir que la redacción de la crónica deja mucho que desear. Tantos cortes opinativos, descontrol a la hora de poner las comas, las fotografías sin pie de foto, el titular…Y eso de que no os dio tiempo a verlo, si vais a cubrir el evento, repartiros para asistir a todos o casi todos los conciertos.
    En fin, sólo espero que rectifiquéis para el año que viene.
    ¡Un saludo metalero!
    PD…Hablar de si a ti te parece aburrido un grupo no es muy lícito es una crónica, al menos explica el porqué.

  • @fonsimc dice:

    Si hablais de bandas nuevas yo propongo a Moskeo y Mercurio 😛

  • Mike Thrash dice:

    Bueno, yo es que me troncho. @IsaJumanji critica el modo de redactar de Rosa… ¡y ella tampoco sabe hacerlo! Ignoro por qué os meten tanta sintaxis en bachillerato y luego llegáis a tercer curso de carrera sin saber utilizarla al escribir. Si técnicamente la crónica de Rosa Sallera está mal compuesta (no sabe escribir, aunque gente que no entienda le haya dicho que sí), en el contenido es correcta porque una crónica es información y opinión. Y la opinión es sagrada, lo mismo que la veracidad en la información.
    Y de paso también quiero darle un tirón de orejas a los de esta variopinta redacción de HR. Como bien predica Mariskal, los amantes del metal no nos tragamos cualquier cosa. Pues aplíquense el cuento, que en mucho tiempo no había visto tanta respuesta a una crónica. Rosa es buena a la hora de plasmar sus impresiones, pero necesita urgentemente revisar un manual de técnicas de redacción. Que alguien puede presumir de haber sido maestro durante veinte años sin darse cuenta que tambíen se puede ser malo en su trabajo toda la vida.

  • corsario67 dice:

    vamos haberno seais tan pelotas con bandas como lujuria mago etc si son buenos pero dejar de menospreciar tanto a warcry que en esta pajina tan rockera los mentais de higos a brebas y mas despues de venir de latinoamerica y arrasar os tenia que dar verguenza soys unos falsos metaleros salir a la calle y preguntar por warcry haber que os comentan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.