Madness Live!

Leyendas del Rock 2017: crónica de la cuarta jornada

14 agosto, 2017 10:33 am Publicado por  3 Comentarios

Polideportivo municipal de Villena, Alicante.

Cuarto y último día de festival de una edición que ha batido records de audiencia un año más, con unos 20.000 espectadores cada día; una auténtica pasada. A modo de reflexión, cuento un poco cuales han sido mis impresiones. Ha habido muchas mejoras este año, como la idea de poner aseos VIP por el precio de 3 euros al día; una gran opción puesto que te los encontrabas limpios y sin problemas de espera. Los precios y ofertas para comer y beber, bastante asequibles, y un año más la gente recogía los vasos del suelo con los que por cierta cantidad de cubiletes les daban las monedas del festival para canjear por comida y bebercio. El tiempo ha acompañado, e incluso a primera hora de la tarde se pudieron disfrutar los conciertos sin el calor de antaño de otras ediciones. Las pantallas han mejorado en cuanto a planos y realización. Los mercadillos de ropa, discos, merchandising, etc, también han sido un rotundo éxito, así como los puestos que vendían las cervezas oficiales de las bandas. Villena a nivel turístico se ha beneficiado del festival, con stands en el recinto, varias promociones, ONGs, etc…

Como punto a mejorar, el tema de las colas y de la apertura de puertas. Creo que no están explotando lo suficientemente el potencial del festival, porque si abriesen puertas a las 2 de la tarde en lugar de a las 4, además de que mucha gente no se perdería a las primeras bandas, aprovecharían para comprar en el recinto, comer, etc… mientras escuchan música o ven vídeos proyectados. Amén de que no se saturaría tanto la cola. Asimismo, sigo sin comprender la coincidencia de horarios de grupos que pueden gustar al mismo tipo de público: ¿No sería más fácil poner a un grupo de metal extremo a la par que uno melódico? Ojalá para futuras ediciones se tomen en cuenta estas modestas observaciones.

Eclipse-Leyendas-del-Rock-2017

Eclipse

El día se presentaba brillante para los amantes del rock melódico. Por una parte, en la plaza del Ayuntamiento daba un acústico el señor Mike Tramp (ex vocalista de White Lion), así como en el escenario del camping los murcianos Hard Love y los madrileños Strangers amenizaban la hora de la comida con su gran propuesta de AOR. No obstante, yo llegué justo al recinto principal para ver desde el principio otras de las bandas más esperadas de esta edición, que incomprensiblemente colocaron a primera hora y con escaso tiempo, los suecos Eclipse. “Vertigo” de su último y nuevo disco ‘Monumentum’ fue la encargada de abrir el día, con toda una base de fans enfervorizados. “Somos Eclipse desde Suecia, ¿estáis preparados para rockear?” nos grita el carismático vocalista rubiales Erik Mårtensson, que ya desde el día anterior estuvo por el recinto haciéndose fotos con el público (cuanto tendrían que aprender Dave Mustaine y otros artistas similares del trato con sus fans). Temas como “Bleed & Scream” del disco homónimo, “The Storm” o el actual single “Downfall Of Eden” sonaron de lujo. Erik es un frontman muy carismático, jugueteando con su pie de micro rojo al estilo de cantantes como David Coverdale o Joey Tempest, y Magnus Henriksson me sorprendió como guitarrista, francamente eficaz. Desde luego, cortes como “Wake Me Up”, la versión acústica de “Battlegrounds” o la favorita de Mårtensson del último álbum, “Jaded”, tienen pinta de convertirse en clásicos del género. Recordaron su próxima visita en diciembre en Madrid, Bilbao y Barcelona. Se despidieron victoriosamente con “Blood Enemies” y “Stand On Your Feet”. Si hace unos escasos días hubo un eclipse lunar, este eclipse rockero me gustó infinitamente más. Seguirán creciendo.

Tankard-Leyendas-del-Rock-2017

Tankard

Era el turno de los autoproclamados “reyes de la cerveza”. Alguien anunció desde el escenario con fuerza que desde Frankfurt llegaba Tankard, la mítica banda germana liderada por el vocalista Andreas “Gerre” Geremia y el bajista Frank Thorwarth. Tras la conocida zarzuela “El cóndor pasa” que fue usada como intro, “Zombie Attack” y la cañerísima “The Morning After” abrieron fuego en el escenario Jesús de la Rosa. Su actuación no difirió demasiado a la de hace un par de años: Tankard son Tankard, los tomas o los dejas, pero el grupo siempre suena profesional, tienen feedback con sus fans y letras divertidas e ingeniosas dedicadas íntegramente a la bebida de cebada, como en “R.I.B. (Rest In Beer)”. Acabaron con “A Girl Called Cerveza” y “(Empty) Tankard”, demostrando este combo thrash que fueron los mayores patrocinadores indirectos para animar a la concurrencia a consumir cañas y más cañas.

En el escenario pequeño Mark Reale, los bilbaínos Vhäldemar conseguían llenar la carpa con su heavy metal de corte clásico, y es que temas tan directos como “Metal Of The World” o “Energy” cargaron las pilas de energía metalera a todos los presentes. Su vocalista Carlos Escudero agradeció a toda la multitud haber llegado desde las 5 para apoyarles y, como anécdota final, en la última canción bajó del escenario para cantar entre las gradas recorriendo el pabellón de un extremo a otro. De los triunfadores del día en este recinto.

Battle-Beast-Leyendas-del-Rock-2017

Battle Beast

El escenario con el nombre Azucena se disponía precisamente para acoger a otra frontwoman foránea con tanta fuerza como el de la mencionada vocalista de Santa, la carismática Noora Louhimo. Battle Beast regresaban al Leyendas después de tres años, y en este caso, dando un salto cualitativo significativo, pasando a uno de los escenarios principales. Arropados por su último cuarto lanzamiento ‘Bringer Of Pain’, al que dieron un gran repaso, los finlandeses pusieron a todo el público patas arribas con temazos como el que titula el mencionado disco o el single “Familiar Hell”. No faltaron por supuesto clásicos de sus anteriores lanzamientos, como “Let It Roar”, que siempre me ha recordado un poco al “Hunting High And Low” de Stratovarius o la ya casi mítica “Black Ninja”. El portento vocal de Noora nos dejó sin habla, no obstante, sus compañeros la calificaron (en perfecto español) como “una mujer con los cojones muy grandes”. No me esperaba en un festival la balada “Far From Heaven”, pero lejos de calmar los ánimos, fue igual de bien recibida que sus temas más cañeros, como la industrial “Lost In Wars”. Los últimos temas fueron sus dos composiciones más comerciales, bailables y ochenteras, pero que en directo funcionan a las mil maravillas: “Touch In The Night” y “King For A Day”. El cierre fue para la rápida pero no menos melódica “Beyond The Burning Skies”. Un diez para la elección de su setlist. Aprovecharon de lujo sus 50 minutos, sobre todo porque ampliaron su base de fans en el concierto. No me sorprendería que regresasen próximamente como cabezas de cartel.

Una de las bandas que influenció a Metallica en sus orígenes actuaba en el Mark Reale, los mitiquísimos británicos Diamond Head. Iniciando su setlist con “Wild On The Streets” y “Borrowed Time”, los ingleses no dejaron indiferentes a la gran cantidad de gente que se acercó a verlos. No faltó el repaso a su último lanzamiento homónimo del pasado año con cortes como “Bones” o “Diamonds”, acabando su concierto con los clásicos que los Four Horsemen popularizaron, “Helpless” y “Am I Evil”.

Saratoga-Leyendas-del-Rock-2017

Saratoga

Saratoga volvía al Leyendas tras su concierto de reunión de hace un par de años, esta vez para presentarnos su último disco editado el pasado año, ‘Morir en el bien, vivir en el mal’, tocando esta vez con luz a última hora de la tarde, pero dando otro bolazo histórico. Así, tras un colosal “Tras las rejas” compuesto por el hacha Jero Ramiro, Tete nos saluda con un “Buenas tardes, buenas noches, supervivientes del Leyendas…”, para rápidamente comenzar a capela junto al público el estribillo de “Las puertas del cielo”, uno de los singles más conocidos del disco del que celebrarán su decimoquinto aniversario este otoño. Tras un coreado “No sufriré jamás por ti” del anterior line up de la banda, llega el repaso a dos de los cortes de su mencionado último LP y que fueron igual de bien de acogidos que sus clásicos, “Mi venganza” y el tema título, arropado por el gran Niko al bajo y la voz; sonaron matadoras. Tete estuvo una vez más simpático e inconmensurable, acabando muchos de los temas hasta con guturales. ¡Qué pedazo de frontman se ha hecho! No faltaron clásicos como “Vientos de guerra”, “Heavy metal” o “A morir”. En “Como el viento”, Novoa juguetea con todos los componentes de la banda, bromeando con esa apisonadora que es Dani Pérez. El final es para la siempre bien recibida “Perro traidor”, que en estos tiempos de constante corrupción y vergüenza nacional cantamos con más ganas si cabe.

Magnum-Leyendas-del-Rock-2017

Magnum

Aunque por su estilo más relajado Magnum dieron el concierto más tranquilo del día, también fue sin duda el más elegante de toda la jornada. Bob Catley regresaba al mismo escenario donde el pasado año estuvo de invitado con esa ópera rock que es Avantasia para demostrar que la veteranía es un grado. “Soldier Of The Line” y el clasicazo “On A Storyteller’s Night” arrancaron el show de la leyenda de Birmingham, del que sólo se mantiene junto a Catley el inmenso guitarrista Tony Clarkin de su primera pretérita etapa. No faltó el recuerdo a temas de su disco del pasado año, ‘Sacred Blood “Divine” Lies’. Magnum sonaron perfectos, con un sonido cristalino y bien ensamblados, incluso la hora fue ideal, sobre las 9 de la noche, cuando anochecía. Me encantó escuchar “Les morts dansant”, estuvo inconmensurable, así como “How Far Jerusalem” o “Vigilante”. Catley nos preguntó si queríamos más, y ante un sonoro sí, se despidieron con la lenta “When The World Comes Down”, dejándose en el tintero temas como “Kingdom Of Madness”. Veteranos con clase y bandas que hay que ver, porque poco a poco las iremos perdiendo.

Rhapsody-Farewell-Leyendas-del-Rock-2017

Rhapsody

Teniendo en cuenta que después de Magnum se anunció a Nightwish como cabeza de cartel del próximo año ante una audiencia que enloqueció, eso hizo que el concierto de reunión y gira de despedida de los auténticos Rhapsody fuera todavía recibido con mejor energía. Ver de nuevo a Fabio Lione reunido con el guitarrista fundador Luca Turilli era el mayor reclamo de esta reunión, porque realmente este concierto no me pareció tan diferente a cuando vi a los Rhapsody Of Fire el pasado año en el Metal Lorca, todavía con Lione en sus filas. Apostaron sobre todo por su tercer y mítico disco ‘Symphony Of Enchanted Lands’, con temas como el inicial “Emerald Sword” o el precioso “Wisdom Of The Kings”. Tuvieron un recuerdo para el fallecido actor que colaboró en sus discos, Christopher Lee, fallecido el pasado año, y para himnos de su primer disco como la mítica “Land Of Immortals” o el bien recibido “Dawn Of Victory” del tercero. Nuevamente se me pusieron los pelos de punta al escuchar a Fabio en ese registro más de tenor con la emotiva “Lamento Eroico”, siendo la siempre efectiva “Holy Thunderforce” la que puso el punto final. Aunque no los volvamos a ver, no olvidemos que aún quedarán dos “Rhapsodys” activos, los Luca’s Turilli Rhapsody del mencionado guitarrista y los Rhapsody Of Fire del teclista Alex Starapoli. No me sorprendería que alguno de estos dos venga el próximo año al Leyendas. Situación bizarra donde las haya…

Sabaton-Leyendas-del-Rock-2017

Sabaton

Llegaba el turno de Sabaton que, por tercera vez ya en este Leyendas, ofrecieron un concierto de órdago. Con “Ghost Division” y “The Art Of War”, y ante un público extasiado, el grupo arrancó su particular y bélica propuesta, con una escenografía espectacular con tanque incluido, fuegos y una pantalla donde se iban alternando diversas proyecciones. Vinieron en esta ocasión a defender su último disco del pasado año, ‘The Last Stand’, al que le pegaron un gran repaso, con temas como “Blood of Bannockburn”, “The Lost Battalion” o el homónimo que le da título. Me sorprendió mucho como el vocalista Joakim Brodén (que estuvo simpático y risueño a lo largo de todo el show) ha creado escuela, con sus fans caracterizados como él o ataviados con pinturas de guerra; la banda levanta pasiones, sin duda. Por supuesto, no faltaron clásicos como “Carolous Rex”, la potentísima “Screaming Eagles”, o ya como bises la siempre coreada “Primo Victoria” o “To Hell And Black”. Las caras de satisfacción de sus seguidores tras acabar el show eran más que evidentes, algunos me comentaron que le habían pegado un palizón a Megadeth respecto al día anterior. Aunque no faltaron algunas voces críticas que se quejaron del excesivo abuso de samplers, coros y pregrabados que lleva la banda, lo que era evidente en algún que otro tema que terminaba con fade out. Pero bueno, el grupo sigue creciendo y creciendo, y las críticas en ambas direcciones fluirán como siempre lo hacen con las bandas más grandes.

Mike Tramp & Band Of Brothers fueron otros de los triunfadores del escenario Mark Reale, puestos que a pesar de coincidir con Sabaton, la carpa se llenó para recibir con fervor al mítico ex cantante de White Lion. “Muchas gracias, es una noche perfecta; somos la generación del rock & roll”, nos dijo el agradecido cantante de origen danés. Por supuesto, su repertorio estuvo repleto de éxitos del león blanco, como “Tell Me”, “Little Fighter” o un coreado “Lady Of The Valley”. Su “banda de hermanos”, a la que presentó al final del show, sonó compacta y lo suficientemente eficiente, y Tramp se mantiene en una forma física envidiable a sus 56 años. Fue una gozada volver a escuchar temas como “Broken Heart” en manos de su creador; un histórico del hard rock melódico que lamentablemente muchos se perdieron.

Lujuria-Leyendas-del-Rock-2017

Lujuria

Al perder los suecos Bloodbath su vuelo que los traía al Leyendas, hubo un intercambio de horarios y Lujuria, que en un principio se iban a encargar de cerrar el festival como todos los años, adelantaron su concierto alrededor de la 1 de la madrugada. Tras la intro de su ópera prima ‘Cuentos para mayores’, reeditado en vinilo recientemente y al que pegaron un buen repaso, el tema “La costilla de adán” se encargaba de abrir el concierto más especial y divertidos de todos los que he tenido ocasión de ver a los segovianos. “¡Vamos a ver si vemos el cielo lleno de rayos metaleros!”, nos gritaba Oscar Sancho mientras arrancaban con “Al ladrón”. Oscar bromeó en referencia a Sabaton, comentando que aunque no eran suecos ni tenían cañones, sí tenían ovarios y cojones, a la par que arrancaban con más temas de su debut, “Que no lo vendan”. Siguió con cachondeo comentando respecto al tema del cambio de horario, que no le importaba, que adelantaba tomarse antes la pastilla y punto, arrancando a continuación con la infaltable “Estrella del porno”. Acto seguido, piden un aplauso para Thybreath, el grupo de Alcalá de Henares ganador del concurso “Tócate una con Lujuria en Leyendas”. El grupo interpretó un tema propio, sonaron tralleros, con un estilo cercano a In Flames o Machine Head: buenísimos y gran detalle de los segovianos teniendo regalos como estos. Sancho sigue con sorna con comentarios de ladrones hacia Rajoy o Cospedal, a quienes dedica “Cómemelo”. Agradece también a Tierra Santa el que puedan alargar un poco más su bolo por el problema horario, y sigue con sus delirantes monólogos ante el descojone del público (una amiga que tenía al lado, Chelo, no pudo parar de reír en un rato cuando Oscar soltó en referencia a los tiempos de su debut que “cuando era joven se daba cuatro pajas al día y no sudaba, y que ahora sudaba sólo con pensarlo”). Siguieron las sorpresas sobre el escenario con la presencia de la mítica cantante catalana de los 80 Joana Amaro, toda una pionera del metal en nuestro país, que interpretó junto a Sancho la bluesera “Todo su cuerpo”; les quedó impresionante. Amaro, que mantiene un físico espectacular, interpretó además otro de sus temas nuevos, “Libertad”. Óscar habló también de los problemas de los estibadores y entregó también unos premios en el escenario a algunas asociaciones como ARMMA (Asociación de mujeres metaleras de Albacete), no sin cierta sorna comparando el nombre de la asociación con el miembro viril, antes de saber que era una asociación de mujeres y pedir cachondamente disculpas. El show de Lujuria, porque fue un auténtico show donde no paramos de divertirnos, acabó con el organizador del festival, Marcos Rubio, sobre el escenario cantando con la banda “Corazón de Heavy Metal”. Impagables Lujuria.

Era el turno de los riojanos Tierra Santa, que una vez más dieron un concierto espectacular, repleto de clásicos que comenzaron sin tregua con “Alas de fuego”, “Pegaso” e “Indomable”. Siguieron con “Apocalipsis”, “Tierras de leyenda” o “La sombra de la bestia”, muchos de sus temas más celebrados, con un grupo gozando de muy buen sonido y demostrando que envejecen como el buen vino. “Esta es la historia de un capitán de barco que fue condenado a vagar por toda la eternidad”, nos decía el vocalista y guitarra Ángel para introducir “La leyenda del holandés errante”. El concierto fue especialmente participativo con el público, al que Ángel dejó cantar muchas de las estrofas en plan karaoke metal, guardándose el combo algunos de sus ases más especiales para el final: “La momia”, “El bastón del diablo”, “La canción del pirata” y “Legendario”. Y es que, sin duda, hicieron otro concierto legendario.

A pesar del cansancio arrastrado de cuatro días de festival, aún se quedó bastante público para ver al mencionado grupo histórico de death metal Bloodbath, que para quien no lo sepa, cuentan en sus filas desde el 2014 con Nick Holmes, vocalista de Paradise Lost, aunque evidentemente cantando en registros mucho más agresivos que en su banda madre. “So You Die”, “Cancer Of The Soul” o “Eaten” son algunos de los cortes que interpretaron con un sonido algo excesivo que nos hacía retumbar todos los órganos del cuerpo y que, desde luego, mantuvo en vela un poco más a los valientes que se quedaron hasta el final a este “baño de sangre” musical.

En definitiva, otra edición histórica de un festival que sigue creciendo, con un comportamiento cívico de las miles de personas que han ocupado la localidad de Villena en esta última semana. Y es que Villena, una ciudad de leyenda, al contrario de otras localidades que hacen lo imposible por borrar el rock de sus ofertas culturales, seguirá convirtiéndose año tras año en toda un ejemplo y referencia para otros ayuntamientos que despilfarran su dinero en gilipolleces. ¡Hasta el año que viene, leyenderos!

Texto: Andrés Brotons
Fotos: Hughes Vanhoucke

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción