Madness Live!
leyendasdelrock
resurrection
farragua
bajacalifornia
interesvariable
landevir2
camorock
evildog
crazydrummersday
vargas2019
saurombarcelona

HELLFEST 2014: CALIENTE COMO EL INFIERNO

25 junio, 2014 11:07 am Publicado por  9 Comentarios

Clisson, Francia
Caliente es el adjetivo que primero se me viene a la cabeza después de 3 días en uno de los festivales veraniegos con mejor cartel de toda Europa, el Hellfest 2014, que albergó según cifras oficiales 154.000 personas en los tres días; calientes también fueron los shows de la mayoría de bandas que participaron este año repartidas en 5 escenarios, destacando sin duda los cabezas de cartel de cada día en los principales.

Guillermo Izquierdo (Angelus Apatrida)

Qué bien se siente regresar de nuevo a la región francesa de Clisson, al sur de Nantes, sus viñedos y castillo sirven de estampa para todos sus visitantes. Al acercarme al reciento desde la furgoneta del Hellfest que me trasladó desde el aeropuerto de Nantes hasta el festival, aprecié por el camino inmediatamente la magnitud de lo que se avecinaba: tiendas de campañas por la vía principal y por las zonas verdes adyacentes (en teoría prohibidas), caravanas de toda Europa me hacían pensar en las dimensiones que ha adquirido el festival en los últimos años, siendo éste uno de los más atiborrados de las ediciones que he asistido. Hellfest se ha empapado con ideas en infraestructura de otros festivales: este año tenía la novedad del Hellcity, un particular CamdenTown londinense donde se encontraba la zona de merchandising. También en la rotonda principal se erguía una guitarra gigante y el logo del festival, todo llamativo y acogedor; eso por no hablar de la noria que podía vislumbrarse desde muchos puntos del recinto. La única nota negativa respecto a infraestructura es por los baños, ya hace falta como en otros festivales la implementación de más zonas de duchas.
El jueves fue el día de mi llegada a altas horas de la noche, después de obtener la acreditación correspondiente me dirigí a la zona del camping, dadas las circunstancias de masificación hubo que organizar el itinerario, en esta crónica me centraré en los escenarios Mainstages y en la carpa del Temple y el Altar.

 

VIERNES
El calor, el seco terreno y el consiguiente polvo fueron los protagonistas indiscutibles en estos tres días, cualquier nube que tapara por minutos el cielo de Clisson se agradecía enormemente y al caer la noche el frescor hacía disfrutar de las últimas bandas con mayor plenitud. Valientes aquellos que soportaron horas bajo el sol para poder ver a sus bandas favoritas, verdaderos guerreros dignos de admirar, seguro que el stock de protección solar del supermercado cercano al Hellfest quedó vacío, y es que aunque suene exagerado las condiciones fueron extremas.
Bien temprano en la mañana sobre a las 10:30 Angelus Apatrida eran los encargados de estrenar el Mainstage, a pesar de las tempranas horas, la llamada fue escuchada y sus fieles seguidores se acercaron para sacudir el polvo del árido terreno a base de mosh y circle pits. El nuevo acceso a la zona de concierto limitó en gran parte la afluencia de seguidores, pero progresivamente el área se llenaba y los Angelus sobre el escenario devastaban a ritmo de trallazos como: “Violent Dawn”, “Of Men and Tyrants”, “Vomitive”, “Give’Em War”, “You Are Next”, “Blast Off”, “Legally Brainwashed”. Un corto pero efectivo concierto que dejó claro el nivel del que gozan sobre el escenario. Por otro lado también comentar el gran trabajo que realizó el guitarrista Ekaitz Garmendia que está colaborando con ellos a causa de la baja de David G. Álvarez ya que se encuentra en reposo tras un accidente que sufrió el pasado mes, desde aquí le deseamos pronta recuperación.
Después de semejante descarga del excelente thrash de los de Albacete, solo hubo que caminar unos pocos metros para disfrutar de los franceses de Nightmare en el otro escenario principal. Dieron buen repaso de su discografía y recordaron al público temas que los hicieron conocidos en los ochenta.
Desde Singapur llegaban Impiety al Temple Stage. Su estilo es una combinación de géneros extremos (black, death y thrash), su crudeza sorprendió a más de uno ya que siendo sólo 3 sonaban como una apisonadora, ofreciendo un buen concierto.
El tiempo pasaba y el sol empezaba a pasar factura. Aun así nos acercamos a escuchar a los ingleses de Satan quienes atrajeron a fieles seguidores. Entre los temas más coreados encontramos “Time To Die”, “Opression” o “Alone In The Dock”. Gran trabajo vocal de Brian Ross al frente.
Era el turno de cambiar de escenario principal para escuchar más thrash, esta vez de parte de los Toxic Holocaust. Joel Grind y compañía ponían patas arriba el Mainstage, circle pits y crowsurfings acompañaron los temas de los americanos, tipo “Metal Atack”, “I Am Disease”, “666”,”War Game”, “Bitch” o el estupendo cierre con “Nuke The Cross” entre otros.
Era el turno de visitar el Temple Stage para presenciar el concierto de los australianos radicados en Holanda Destroyer 666. Crudeza y originalidad caracterizan sus devastadores composiciones cargadas de Black/Thrash. Gran recepción por parte de un público sediento de su original propuesta musical.
Los también holandeses Hail Of Bullets, cuyos componentes cuentan con miembros de Asphyx, demostraron la madera de la que están hechos, death metal del más puro fue el que derrocharon en temas como “Red Wolves Of Stalin” o su cierre con “Ordered Eastward”
Los filandeses Impaled Nazarene venían a devastar con su potente y extremo black/death/grind cual escuadrón militar; arrasaron con temas como por ejemplo “Armageddon Death Squad” que sacudió las cabezas de los presentes. El sonido en el bajo era tan potente que algunas veces petaba demasiado, aun así Mika y los suyos dieron un buen repaso de brutalidad.
Era alta la expectativa por ver el regreso de los americanos de Nocturnus AD. Mike Browning en los mandos de la batería y voz para anunciar “Lake Fire”, “Staning In Blood” entre otros clásicos temas. He de mencionar el alto nivel del guitarrista Demian Heftel que dejó a más de uno con la boca abierta por la ejecución a las 6 cuerdas. En general todos unos maestros interpretando viejos temas de su particular y original death metal.
Rob Zombie vistió de terror la calurosa tarde en el escenario principal, el montaje (el mismo que en Hellfest 2011) con imágenes de King Kong, el Hombre Lobo, Frankenstein y pie de micro con la figura de Nosferatu entre otras parafernalias, ayudó a mezclar su faceta de director apasionado por los films de terror con su música tanto en su etapa en solitario como con su ex banda White Zombie. Dentro de su setlist pude llegar a escuchar temas como: “House Of 1000 Corpses” (título de unos de sus singulares films), una versión de “Am I Evil?” de Diamond Head, que tenía más parecido a la de Metallica, después una curiosa interpretación de “Thunder Kiss ’65” que incluía un solo de guitarra de John 5, una versión de “Enter Sadman” de Metallica, y un estribillo de “School’s Out” de su ídolo Alice Cooper. Un Rob Zombie se mostró muy entregado al público saltando de un lado a otro y bajando del escenario para saludar a sus fans en varias ocasiones, entretuvo como pudo a los presentes bajo el intenso sol.
Era el turno de dirigirme unos metros hacia la izquierda para disfrutar de los brasileños Sepultura, que iniciaron con “The Vatican”. La aglomeración de público hacía ver que los brasileños cuentan con una importante legión de seguidores. En el escenario un envejecido Paulo Jr. y un Andreas Kisser ataviado con la camiseta de la selección brasileña ofrecían un demoledor show; Andreas siempre tiene tiempo para saludar a sus compatriotas latinoamericanos en español. Entre otros temas clásicos estuvieron “Refuse/Resist”, la devastadora “Arise” o “Policia”, cover de Titãs, banda de rock brasileña, que ya hacían en la época dorada con los hermanos Cavalera. Esta vez tocada de una manera diferente, siempre haciendo ver la actual etapa de Sepultura. Para cerrar, “Blood Bloody Roots” puso a todo el mundo a saltar entre crowdsurfings y moshpits.
Afortunadamente solo quedaba dirigirme de nuevo unos poco metros hacia la derecha, y digo afortunadamente ya que apenas había espacio para moverse en el recinto para ver el plato fuerte del día. El atardecer adornaba el recinto del Hellfest y los esperados Iron Maiden estaban allí para ofrecer uno de los conciertos más memorables de todo el evento. Era una de las bandas que faltaban para completar la lista de grandes nombres de este gran festival y estábamos a punto de adentrarnos en el Maiden England EuropeanTour.
Iron MaidenBruce Dickinson se defendió con aceptable francés a lo largo de las 2 horas de show haciendo amena la tarde y anunciando el resultado de la selección francesa en el mundial. Saltó de un lado a otro, un frotman en todo el sentido de la palabra. “Scream for me Hellfest”, repetía constantemente mientras la multitud coreaba los clásicos de varias generaciones, todo esto con Eddie en las respectivas portadas como protagonista en los telones tras el escenario. Pirotecnia, un setlist de lujo y un recinto lleno hasta arriba hicieron de esa tarde un excelente recuerdo, imborrable. Pero no sólo Bruce fue el héroe de la velada, Steve Harris, Dave Murray, Adrian Smith y Janick Gers animaban a las masas, se movían por todo el escenario sonreían, en fin, gran tarde la que se vivió ese primer día de festival. Comentando con amigos después del concierto todo el mundo quedó con ganas de más concierto y eso solo los grandes pueden lograrlo, dos hora de show que hacía olvidar el intenso sol y la nube de polvo.
Setlist: “Moonchild”, “Can I Play With Madness”, “The Prisioner”, “2 Minutes To Midnight”, “Revelations”, “The Trooper”, “The Number of the Beast”, “Phantom of the Opera”, “Run To The Hills” “Wasted Years”, “Seventh Son Of A Seventh Son”, “Fear Of The Dark”, “Iron Maiden”, “Aces High”, “The Evil That Men Do”, “Sanctuary”.
De nuevo al escenario contiguo para ver a los americanos de Slayer. Brutal inicio con “Hell Waits”, un envejecido y barbado Tom Araya al frente era custodiado por Kerry King y Gary Holt a los lados respectivamente, atrás en la percusión regresaba al que fuese su puesto años atrás Paul Bostaph, quien cumplió perfectamente la ejecución de los temas con su toque personal. “The Antichrist”, “Necrophiliac”, “Mandatory Suicide”, “Captor of Sin” o “War Ensemble” fueron algunos de los temas que pude presenciar con la fuerza que siempre los ha caracterizado.
Después de ver el buen estado de la banda tras la muerte del recordado y siempre presente Jeff Hanneman, sentí curiosidad por ver qué se cocía en el altar stage con el tributo Death To All, el miembro reconocible en el bajo era el magnífico Steve DiGiorgio. El año pasado había tenído la oportunidad de verles aunque esta vez no era la misma alineación ya que contaron con miembros de Obscura en la batería y la guitarra. Algún que otro fallo de guitarra en “Spirit Crusher” pero brillantes interpretaciones de “Symbolic”, “Zombie Ritual” o su cierre con “Pull The Plug”
El cansancio pasaba factura después de la soleada tarde pero habían ganas de ver a los griegos de Septicflesh. La banda liderada por Seth tuvo una perfecta ejecución de sus temas pero notaron rápidamente que el público no daba más. Se lo ganaron con temas como “Persepolis” o seguidamente con “Annubis”. Este fue el fin de la jornada de un día intenso lleno de excelentes conciertos.

SÁBADO
Otra vez bajo un sol castigador los Skid Row hicieron de las suyas ante el sediento público. Los americanos interpretaron primordialmente temas que les llevaron al éxito como “Big Guns”, “Peace Of Me”, “18 and Life”, “Monkey Business”, “Get the Fuck Out”, “Slave to the Grind” y su cierre con “Youth Gone Wild”. Corto show que logró calar bien en el ambiente.
Buckcherry atrajo la atención de un grupo de jóvenes seguidores y armaron la fiesta con temas como “Tired Of You”, “Ridin'” o el más coreado: “Crazy Bitch”.
El sol era tan intenso que uno de los mejores refugios era la carpa del Temple, así que nos acercamos hasta allí para apreciar a los noruegos de Trollfest con su festivo folk metal, que puso a botar a todo el mundo.
Los americanos de Incantation ofrecieron seguidamente en el escenario contiguo un potente directo con su particular y denso death metal, aplastante actuación.
Era hora de enfrentarse al sol y poder disfrutar del concierto de Extreme, los famosos rockeros venían interpretando los temas de su conocido disco ‘Pornograffity’. La gente cantó desde el primer tema “Decadence Dance” pasando por “When I’m President”, pero el momento clave de su actuación no podría ser otro que con Nuno Bettencourt con su guitarra acústica junto al vocalista Gary Cherone interpretando su éxito “More Than Words”. Más adelante “Cupid’s Dead”, “Am I Ever Gonna Change” o la pieza clásica “El vuelo del moscardón” seguida de la festiva “Get the Funk Out” sirvieron para divertir la soleada tarde. Escueto show pero suficiente para alegrar a sus seguidores.
De nuevo a resguardarnos un poco bajo la oscuridad de la carpa del Temple stage para escuchar el blackmetal de los suecos Shining. Abrieron con el tema “Han som hatar människan” de su disco del 2012 “Redefining Darkness”. Lograron conseguir una buena aceptación del público, quizás su show no fue tan crudo como tenía pensado que sería, pero aún así fue un interesante espectáculo.
Era el turno de los veteranos británicos Status Quo, que en este caso atrajeron un público contemporáneo a su época que se lo pasó a lo grande disfrutando como adolecentes, moviendo la cabeza y cantando con alegría. Buen sabor de boca dejaron al igual que con ZZ Top en 2013. Este año se pudo apreciar que el rock clásico tiene cabida en el Hellfest, aquí radica lo especial de su cartel, ya que atrae a todos los públicos. Obviamente no faltaron clásicos como “Whatever You Want”, su célebre versión de John Fogherty con el tema “Rockin’ All Over the World” y su cierre con “Rock and Roll Music” y “Bye Bye Johnny” del gran Chuck Berry. Memorable.
El cambio fue totalmente extremo. En el escenario de al lado Hatebreed levantaron una nube de polvo que fue una de las más brutales y salvajes del festival y que seguramente habrá llegado hasta los camerinos de los Status Quo. Era surreal, desde el minuto cero, moshing y circle pits, una auténtica salvajada musical. También quería destacar en el Altar stage el black metal de Tsjuder, contundente show el que pudimos apreciar por parte de este imponente trío noruego. Abrieron con temas como “Unholy Paragon” seguido del nuevo “Demonic Supremacy” y les dio tiempo para hacer una versión de Bathory, de la canción “Sacrifice”.
Soulfly tocaba en el Mainstage. Para el escaso tiempo que tenían igualmente incluyeron en su setlist temas de Sepultura como “Refuse/Resist” o “Roots Bloody Roots”.
Hubo que sacar tiempo para ver a Brutal Truth y qué suerte de poder ver parte de su actuación, ya que el propio vocalista aseguraba que probablemente sería la ultima vez que los viéramos como banda, así que afortunados lo que estuvimos en esa cruda presentación.
Deep Purple por mérito podrían haber sido los cabezas de cartel de ese día, por antigüedad, por maestría, por leyenda y así lo demostraron en su corta pero impecable actuación. Los británicos abrieron con material de su útimo trabajo ‘Now What?!’, específicamente con “Après Vous”, pero más tarde interpretarían la legendaría “Strange Kind Of Woman”. Una seña distinguible en los conciertos de Deep Purple es hacer de sus shows únicos, ya que interpretan los temas clásicos siempre de manera original como si de una improvisación se tratara, esta singularidad por otra parte camufla las carencias de Ian Gillan a la hora de cantar los exigentes temas que los hicieron famosos. Después de una nueva canción de su reciente disco titulada “Uncommon Man” nos regalarían otra gran interpretación del clásico “Lazy” seguida de “Perfect Strangers”, “Space Truckin'” y el mega clásico “Smoke on the Water”. El sol ya había bajado y la tranquilidad que se respiraba en la tarde hizo disfrutar de su actuación. Todo el line up que acompaña a Gillan es majestuoso y su show supo a poco pero valió muchísimo la pena ser testigo de estos maestros. En la parte final, el excelente cierre fue con “Black Night”.
Tom Hamilton y Joey Perry (Aerosmith)Era el turno de Aerosmith, quienes traían su propio montaje de escenario, eran los cabezas de cartel y lo demostraron con creces. Steven Tyler con su desconcertante mostacho y un beso marcado en la mejilla nos sumergió junto a sus compañeros en dos horas de un gran espectáculo. Tyler es un frontman sesacional que junto al brillante guitarrista Joe Perry nos regalaron un setlist lleno de Rock & Roll. Fueron grandes los detalles a lo largo del show, empezando por la pasarela que llegaba hasta el público, el cumpleaños de su batería Joey Kramer a quien se le cantaría el “Happy Birthday”, los vídeos e imagenes que se proyectaban en la pantalla del fondo, luces y juego de cámaras en todo el espectáculo, entre muchas otras cosas.
Iniciaron con “Back in the Saddle”, pasando por el clásico cover de Tiny Bradshaw “Train Kept A-Rollin'”, la fantástica “Eat the Rich” o la pegajosa “Love in an Elevator”. “Cryin'” puso a cantar a los presentes al igual que con “Livin’ On The Edge”. Tras “Last Child”, interesante aporte con Joe Perry a las voces en el tema de su último plástico “Freedom Fighter”, en el cual salían imagenes de él tocando por las calles de París cual músico callejero. Los clásicos de los 70 como “Same Old Song and Dance” o el famoso “Rats in the Cellar” moldeaban su actuación. La nota romántica fue con la conocida balada “I Don’t Want to Miss a Thing”, seguida de “No More No More”.
En la parte final, además de la versión de Los Beatles “Come Together”, otras mega conocidas canciones fueron “Dude (Looks Like a Lady)” o “Walk This Way”, que los llevó a la fama internacional, y “Mama Kin” de su primer y homónimo álbum. Se despidieron pero después de que la gente los aclamara volvería Tyler comentando que sentía no hablar francés, pero que él hablaba con música, sentándose en el piano e interpretando “Dream On” causando la ovación del público. Tom Hamilton da las notas de “Sweet Emotion” con la que se despiden en el centro de la plataforma. Todo el mundo con una sonrisa en la cara y de nuevo con ganas de más temas.
Para cerrar la noche habían 3 opciones: Ir a Avenged Sevenfold, a Carcass o a Millencolin. Me incliné por los segundos directamente y creo que acerté, los ingleses ofrecieron un directo arrasador con uno de los mejores sonidos que se escucharon en la carpa del Temple stage. Arrancaron con “Buried Dreams” y en la carpa no entraba un alma, moshpits por doquier y una intensa nube de polvo hacía de su show el más underground. Fueron cayendo poco a poco temas de clásicos pero también canciones de su último trabajo efectivamente mezcladas a lo largo de su setlist. Digamos por ejemplo que a “Incarnated Solvent Abuse” le sucedió “Cadaver Pouch Conveyor System”. Escuchar los nuevos temas en directo me ha hecho apreciar más su último trabajo, quizás en las grabaciones pierden esa crudeza presente en los directos. Más adelante la exquisita “Exhume to Consume “, “The Granulating Dark Satanic Mills”, “Unfit for Human Consumption” o “Genital Grinder” los llevaron en volandas. Jeff Walker agradeció a los fans por acercarse a verlos y dijo “Vosotros sois auténticos fans del metal, no como los que estan ahí fuera”, haciendo referencia al concierto que se estaba desarrollando en el Maingstage de Avenged Sevenfold. En la recta final “Reek of Putrefaction”, “Captive Bolt Pistol”, “Corporal Jigsore Quandary” y para cerrar su reconocida “Heartwork”. El cansancio hacía retirarse al público cual película de zombies. Salió Jeff Walker de nuevo a hacer el amago de volver a tocar pero al parecer los organizadores no lo permitieron. Este fue el día que más calor hizo y personalmente una de las jornadas más agotadoras, abrasante como el infierno, pero aún quedaba otra más.

DOMINGO
Los suecos de In Solitude tocarían sobre el mediodía en el Mainstage. Supieron llamar la atención de un gran número de espectadores con un setlist que se basó al completo en canciones de su último y elogiado trabajo del 2013 titulado ‘Sister’.
Más tarde en el Altar Stage uno de los precursores del género que conocemos como grindcore. Los americanos de Repulsion estaban allí para deleitar a los amantes del ruido extremo. Su sonido no estuvo claro 100% pero es parte de su naturaleza, la crudeza en su música; la atención de fans y curiosos fue reseñable, conscientes de lo difícil de ver a esta banda.
El cuerpo de bomberos de Clisson hizo su aparición para rociar agua a la multitud durante el concierto de Angra. Los brasileños, ahora con el vocalista italiano Fabio Lione al frente, venían a celebrar su 20 aniversario al Hellfest. Qué mejor manera que dando un breve repaso a su trayectoria, con temas como “Angels Cry”, o “Carry On” seguida de “Nova Era”.
Los vikingos deathmetaleros de Unleashed abordaban el Altar stage con su potente death metal que hizo sacudir la cabeza de sus fans y un enérgico Johnny Hedlund hizo gritar cual ejército de guerra “Death Metal Victory”. Al final, cuando todo el mundo salía de la carpa, hubo que regresar rápidamente para escuchar su conocida “Before The Creation Of Time”.
La energía que desprende Jeff Waters hace que un show de Annihilator llame la atención sí o sí, y hay que añadir su técnica y virtuosismo. “Smear Campaign”, “King of the Kill”, “Road to Ruin”, “Alison Hell”, “Brain Dance”, “Phantasmagoria” y “Human Insecticide” fueron algunos de los temas que interpretaron los canadienses. Todo ocurría mientras los bomberos no paraban de esparcir agua al lado izquierdo del Mainstage 02, lo que hizo que la tarde fuera mucho más soportable.
Más tarde los thrashers americanos de Dark Angel congregaron a gran cantidad de fanáticos, debido a la cancelación de Megadeth, no habría mejor relevo que los californianos. Demostraron el nivel de su excelente thrash metal en temas como “Darkness Descends”, “We Have Arrived”, “No One Answers”, “Never to Rise Again”, “Death Is Certain (Life Is Not)”, “Merciless Death” y “Perish In Flames”.
Uno de los mejores conciertos del Hellfest también fue el ofrecido por los polacos de Behemoth, que después de la enfermedad de Nergal han vuelto reformados y con más fuerza que nunca con su blasfemo Black/Death metal. Venían a presentar su nuevo disco ‘The Satanist’ del cual iniciaron con”Blow Your Trumpets Gabriel” y “Ora Pro Nobis Lucifer”. Más adelante interpretaron bajo un despliego de llamas y sus característicos trajes “Conquer All”, “As Above So Below”, “Slaves Shall Serve” y la brillante “Christians to the Lions”. Su despedida fue con “O Father O Satan O Sun!”. Espectacular concierto que también se hizo corto.
Soundgarden no se hizo esperar, los de Seattle aparecieron en el escenario principal y si no fuera por la barba blanca de su guitarrista diríamos que vienen directamente de los 90’s. Chris Cornell no ha cambiado nada, su potente voz está más fuerte que nunca. Al principio estuvo el volumen un poco alto pero poco a poco se fue perfeccionando. Abrieron con “Searching With My Good Eye Closed” para pasar a la genial “Spoonman”. Más adelante “Rusty Cage” y “Outshined” calentaban el ambiente y no tardaron en interpretar su canción más reconocible: “Black Hole Sun”, que fue coreada por todo el mundo.
La curiosidad me invadía por acercarme al Warzone stage para escuchar a Misfits con Jerry Only al frente. Fue llegar y efectivamente la fiesta estaba montada: moshpits, crowdsurfing y una banda que ejecutó los temas clásicos a un ritmo muy correcto, muy parecido a las versiones originales. El público se la puso difícil a los de seguridad entre tanto caos pero se dejaron caer verdaderos clásicos del punk como “Hybrid Moments”, “Skulls” “Some Kinda Hate”, “Astro Zombies”, entre muchos otros. Divertido show.
Ozzy Osbourne (Black Sabbath)Era el turno de Emperor. Majestuosa e impecable presentación la de los noruegos, el sonido fue perfecto y se agradeció enormentente al igual que con Behemoth poder apreciar bandas extremas en el escenario principal como en años anteriores sucedía en el Hellfest, ya que desde hace un par de ediciones han optado por confinarlas a la carpa gigante del Altar/Temple.
El show de los blackmetaleros inició con “Into the Infinity of Thoughts” seguida de “The Burning Shadows of Silence”, todo el mundo atento se extendía en gran cantidad por las inmediaciones del Mainstage. Más adelante interpretaron “Cosmic Keys to My Creations & Times”, “Beyond the Great Vast Forest” y “Towards the Pantheon”. No faltaron temas como “I Am the Black Wizards” o el que cerró su show “Wrath of the Tyrant”. Ojalá haya oportunidad de volver a ver esta estupenda reunión.
Increible, magnífico, gigante ha sido el concierto de Black Sabbath. El gran Tony Iommi nos deleitó con sus oscuros acordes, fuente de inspiración para muchos grupos. Ozzy animó a todo el mundo sin abandonar el escenario en ningún momento, siempre al frente, Geezer Butler en el bajo estuvo perfecto y en la batería también cumplió con creces Tommy Clufetos.
La elegida para abrir su concierto fue “War Pigs” con imágenes de dictadores como Hitler, Gadafi o Fidel Castro en las pantallas. El sonido rozaba la perfección y poco a poco nos fueron regalando clásicos como “Into the Void” o la fabulosa “Snowblind”, que también sonaron geniales. Los nuevos temas intercalados con míticas canciones como en el caso de “Age Of Reason” con el homónimo “Black Sabbath” resultaron muy interesante. Seguidamente “Behind The Wall of Sleep” sonó junto a un intro de bajo del señor Butler para dar inicio a “N.I.B”. El público, cual fieles creyentes, elevaban los brazos y Ozzy siempre estuvo atento de animar al personal. “Fairies Wear Boots”, “Rat Salad”, “Iron Man” y “God Is Dead?” fueron cayendo y el tiempo se hacía corto debido al disfrute de su directo. En “Children of the Grave” todo el mundo comenzó a brincar y la nube de polvo se hizo notar fuertemente. Cerraron, como no podía ser de otro modo, con el mítico “Paranoid”.
En general un magnífico show con los tres miembros originales como protagonistas en la pantalla principal dividida en 3 partes. La audiencia se notó muy receptiva dejando otro gran concierto para el recuerdo.
Al finalizar nos preparabamos para ver la última actuación del Altar Stage pero aún en el Temple tocaban los blackmetalesros de 1349, finalizando con “When I Was Flesh” y “Atomic Chapel”.
Opeth fue una de las bandas que la gente más pidió, antes de salir al escenario todos los aclamaban, llenaron por completo la carpa y no es para menos. La última vez que tocaron en el Hellfest fue el 2011 en el escenario principal, era normal que este año se les quedará un poco pequeño este otro, aun así ofrecieron otro excelente concierto con un sonido estupendo como el que tuvo Carcass la noche anterior.
Las voces guturales volvieron a Opeth y menos mal que no se inclinaron por tocar muchos temas de ‘Heritage’, que a pesar de ser un buen disco con el cansancio que había no hubiese sido compatible. Este fue su excelente setlist para cerrar la noche y la tercera jornada: “The Devil’s Orchard”, “Heir Apparent”, “Demon of the Fall”, “Hope Leaves”, “Deliverance”, “Blackwater Park”.
Y así concluia el Hellfest 2014 que quedará para el recuerdo como un año con uno de los carteles más alucinantes de Europa. Sólo queda esperar una nueva edición de este gran festival que crece de manera exponencial, esperemos que este crecimiento no afecte tanto a la calidad y confortabilidad del público y se adapte a las necesidades del mismo, que al fin y al cabo es el protagonista.

Texto: Edgar Bravo
Fotos: Iñigo Malvido

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

9 comentarios

  • Juandie says:

    Menuda pedazo de crónica la que me he zampao de este gran festival metalero que con el paso de los años no tiene que envidiar en nada al WACKEN alemán con la gran actuación de todas las bandas de estilos diferentes en este HELLFEST haciendo mención especial en esa pedazo de banda de nuestro pais como son ANGELUS APATRIDA que espero y deseo que con el paso del tiempo no sea la única banda hispana que vaya a dicho festival.Sin duda el mejor festival metalero que hay en el viejo continente!!!

  • 666 says:

    Hoy por hoy no ay mejor grupo en directo que IRON MAIDEN son los mejores son los putos amos en otras palabras son Dioses!

  • Juandie says:

    Lo tuyo es FANATISMO tío!!!!

  • WRATHCHILD says:

    Qué sabrás tú de fanatismo, si no los has visto nunca en directo ni lo harás, so tarado! ésta gente son la leche, bastante mayores que no aunque nunca paran quietos en el escenario.Grandes!

  • CHUS MARTÍN says:

    ESTE TIO CADA DIA QUE PASA ES MAS BOBO , MENUDA MARIONETA DE FERIA ESTA , QUE SE CREE EL COMENTARISTA DEL MARISKAL Y LO UNICO QUE HACE ES REPETIR LAS MISMAS NOTICIAS Y ADEMAS MAL!!!!

    HAY QUE HACER UN COLECTA PARA REGALARLE UN VIAJE A SIBERIA , PERO PARA LOS MESES DE INVIERNO Y CON ROPA DE VERANO.
    ESOS COMENTARIOS SI QUE ME DEJARIAN HELADO!!!JAJAJAJA….

  • Juandie says:

    Yo por lo menos si entro en todas las noticias es para OPINAR no como vosotros BORREGOS (txusa and wargirl) que mucho “presumir” de ir a conciertos y me parece que al que más cerca habeis ido al sido al MANICOMIO!!!

  • MOTLEY FOREVER says:

    Juandie es un pobre tonto sabelotodo….

  • Juandie says:

    Motpopero es un pobre IGNORANTE sin ninguna credibilidad en el mundo del metal por eso le gusta el POP (motpopero)!!!!

  • Anónimo says:

    Estuve el ultimo día y la verdad es que disfrute muchisimo, El sonido fue impecable por lo menos en los grupos que yo vi powerwolf,angra,annihilator,soundgarden,alterbridge, behemont ,black sabbath…….
    ozzy estuvo un tanto flojeras en la voz cantando en tono distinto al resto de la banda y algún gallo que otro pero compensa la poderosa guitarra de iommi.
    eche en falta debido al calor mas zonas de suministro de agua y la falta de merchandising official que se agoto casi todo el primer dia.
    festival con una gran variedad de tribus y buen rollo en todo momento.
    a repetirrrrrff

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.