john conde
reylobo
Gernika Fest
estereofitos
abogados del ritmo

BILLY IDOL: UN GRITO ENSORDECEDOR

19 julio, 2012 9:54 am Publicado por  5 Comentarios

Sala Rock Star, Barakaldo

Los más optimistas dicen que la edad en el fondo es un estado mental.  Aunque siempre hay alguno que se cachondea de semejante afirmación, lo cierto es que a lo largo de la vida uno se encuentra con personas cuya visión del mundo destila sabiduría a pesar de que todavía no hayan alcanzado esa experiencia vital que dan los años. Por el contrario, existen otros que por más que envejezcan jamás madurarán y se limitarán a ir de paso por su propia existencia igual que los zombies de las películas.

Quizás el bueno de Billy Idol lo que pretenda con esta gira por Europa sea recuperar el pulso de la juventud, eso que Héroes del Silencio denominaban ‘el espíritu del vino’: rememorar esos momentos épicos en que te pegabas la primera borrachera, escuchabas aquel grupo que elevabas de inmediato hasta los altares o conocías a aquella persona que ponía tu universo patas arriba. Todos esos instantes que sin duda merecen ser vividos. El poeta Rilke decía que la patria del hombre es su infancia, si de verdad existe tal concepto al margen de las banderitas, está claro que debería formarse de semejantes partículas de recuerdos.

Con esa intención, el rubio oxigenado se rodeaba de una banda impresionante en la que destacaban figuras de la talla de su fiel escudero Steve Stevens (Michael Jackson, Vince Neil), el teclista Derek Sherinian (Dream Theater) o el pluriempleado guitarrista Billy Morrison (The Cult, Circus Diablo o el proyecto de superestrellas Camp Freddy). Lo de menos era que no tuviera nada nuevo que presentar, pues lo último en estudio fue un álbum navideño en 2006.

Pese a que en ningún lugar aparecían anunciados teloneros, amenizaron la velada a temprana hora los locales Radio Activa con su hard rock macarra en la onda Uzzhuaïa. El sonido era un tanto pobre, pero en realidad las composiciones no estaban nada mal y bien valían para pasar el rato. Nos presentaron temas entretenidos como “Nuestra Maldición” o la versión de “Commando” de Ramones que nos hicieron olvidar  por momentos el sofocante calor. Aceptables.

Se conoce que admitir que te gusta Billy Idol debe tener cierta mala fama en determinados círculos porque en cuanto sorprendíamos a algún conocido por allí enseguida se apresuraba a soltar la recurrida coletilla: “Yo vengo por Steve Stevens”. Claro, y en Euskadi se ve a la selección española por los jugadores vascos.

Acomplejados o no, el ex Generation X logró una buena afluencia para una noche de verano como aquella, lo cual tiene su mérito teniendo en cuenta lo complicado que se va a tornar a partir de ahora ir a conciertos. Uno de los himnos de su antigua banda, “Ready, Steady, Go” marcó el pistoletazo de salida a este viaje en un túnel del tiempo veinte años atrás.

Porque si uno levantaba la vista parecía increíble comprobar que tanto Billy como Steve Stevens tuvieran prácticamente el mismo aspecto físico que en sus años de apogeo. El uno, quitándose la camiseta y luciendo abdominales a sus 56 añitos, y el otro, con ese inconfundible cardado en pie que por su consistencia ya debería patentar como marca registrada.

Y en cuanto a nivel musical, mantienen sus habilidades mejor que muchos de sus compañeros de generación. La voz de Idol sigue en un estado óptimo de conservación, aunque se nota que algunos tramos los sufre un poco, pero dando el callo a pesar de todo.

Y si en el pasado era imposible olvidar los punteos de Steve Stevens, tanto en su genial álbum en solitario ‘Atomic Playboys’ como en aquel mítico solo en el “Dirty Diana” de Michael Jackson, ahora cualquiera de sus fans no podría estar más orgulloso. Aparte de dejar su impronta en cada tema, tuvo ocasión de explayarse de lo lindo en un solo que comenzó con arrebatos flamencos y terminó de manera frenética recorriendo el mástil de arriba abajo.

Uno de los momentos memorables del bolo después de la adrenalina de “Dancing With Myself” fue “Flesh For Fantasy”, donde Billy se despojó de su chaqueta con movimientos sexys, con una coreografía igual que en el video. Una impresionante estampa se alcanzó en el estribillo con toda la sala puño en alto gritando ‘¡Flesh!’. Estaba claro que la entrega por parte de los asistentes era máxima, por eso se le notaba al hombre tan a gusto por allí, acercándose cada dos por tres para dar la mano a la peña.

Si bien el repertorio pudo ser mejorable en algunos aspectos, puesto que había cortes que pasaban sin pena ni gloria, el de Stanmore trató de configurar un show muy variado, con piezas rockeras, esas que todas esperábamos, y también remansos de paz para relajar ánimos. En este sentido, muy sentidas le quedaron “Sweet Sixteen”, aunque la bajó un poco de tono para no sufrir demasiado, y “Eyes Without A Face”, ambas en formato acústico.

No podría faltar su versión del “L.A. Woman” de The Doors, de hecho, el mismo Billy actúa en la laureada película del director Oliver Stone sobre las leyendas californianas. Y, por supuesto, se desgañitó en los gritos finales, no se me ocurre mejor homenaje a Jim Morrison.

El recinto retumbó en el impepinable “Rebel Yell” con cientos de almas bramando ‘more, more, more’. Stevens hizo que tocáramos el cielo con un solo de órdago antes de que Billy repitiera con insistencia si nos sentíamos bien. Alargar la canción le restó pegada, pero por contra nos dejó una imagen irrepetible con la banda despidiéndose al tiempo que atronaba en la sala la palabra ‘more’. Para los bises, todavía quedaba munición pesada: “White Wedding”, primero en acústica para despistar y luego ya como la recordamos. Finiquitaron con “Mony Mony”, la pachanguilla de Tommy James & The  Shondells, aunque sonó más potente que en disco.

Da igual que pasen los años, Billy Idol vive en un estado físico y mental de eterna juventud, un Dorian Gray que quizás guarde su retrato en algún oscuro sótano. De lo que no cabe duda es que esa noche se distinguió un grito ensordecedor miles de millas a lo lejos.

Texto y foto: Alfredo Villaescusa

Redacción
Etiquetas: , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

5 comentarios

  • juan diego dice:

    La vuelta de un grande del PUNK con un pokillo de arrugas de mas.Ojala sake un nuevo disco y haga gira por aka!!!

  • jose ruiz dice:

    Me alegra de que vuelva al candelero Billy, todo un Crack

  • german dice:

    hermosa cronica,da gusto leer una cosa asi,felicitaciones

  • karlos ortega dice:

    Alfredo se te ha ido la pinza. ¿Por qué mezclas política y rock and roll? En Euskadi hay gente que no vemos a la selección española. ¿A qué venía esa txorrada? Lo que importa es Idol. Y si señor, es grande.

  • Nekane dice:

    Radio Aktiva, grupo humilde donde los haya, con unas canciones desgarradoras y siempre con un mensaje directo y esperanzador. Hay que escuchar a fondo las canciones de este grupo de Basauri, canciones que hablan de nosotros, mujeres y hombres luchadores y luchadoras y de nuestras preocupaciones, de nuestros mil opresores y de como combatirlos. AUPA RADIO AKTIVA!! SON LOS MEJORES!!!..a seguir luchando y trabajando en nuevas canciones. Yo os espero!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.