64 nudos
hermana furia
motores
psychic equalizer
kutxi romero
icaro

ANATHEMA: RUMBO HACIA EL NIRVANA

12 octubre, 2014 11:40 am Publicado por  3 Comentarios

Danny Cavanagh (Anathema)

Sala Arena, Madrid

De nuevo los de Liverpool en la capital para presentar su último trabajo Distant Satellites, que sigue la línea de su anterior Weather Systems; para ello esta vez les toca la madrileña sala Arena, tras su paso por la nefasta Penélope allá por 2010 y por la grandiosa Joy Eslava hace apenas dos años, y de la que el propio Vincent Cavanagh guarda un gratísimo recuerdo.

La expectación que despiertan los conciertos de esta gente es impresionante, pues podemos decir que llenan completamente la “parte practicable” de la sala, a la que de nuevo habría que dar un tirón de orejas al encargado, responsable de la misma o lo que sea. Aunque ponía que la apertura de puertas era a las 19:30 horas, no es hasta casi las 20 horas que deciden abrir la puerta, habiendo ya una considerable cola en la calle Princesa; y, por si esto fuera poco, y doy fe porque desde quince minutos antes me encontraba allí, una vez pasas ya han comenzado los teloneros y aún queda bastante gente fuera esperando para entrar. No puedo por menos que incidir en este tema pues si no se empieza a tomar en serio, a la gente se le van a quitar las ganas de ir a conciertos, y esa gente paga un dinero (raramente barato) por una entrada con la que tiene derecho a, si llega puntual, ver el concierto completo. Lamentable de nuevo, pero vamos a lo que verdaderamente importa.

Como indicaba, conseguí entrar con el bolo de los Mother’s Cake ya comenzado, pero pude disfrutar de cuatro temas íntegros. Debo decir que no conocía prácticamente nada de este trío austriaco y me sorprendió muy gratamente; consiguieron ganar el programa Local Heroes de su país natal, y luego quedaron segundos en las finales europeas en el 2010. Practican una amalgama de sonidos, pero si hubiera que definirlo lo pondría como un sonido funk muy a lo Red Hot Chili Peppers con toques progresivos y de rock setentero. Son las líneas de bajo las que marcan la pauta durante gran parte de los temas, muy bien acompañados por la guitarra y sobre todo por el derroche energético de su batería, aporreando sus platos como si le fuera la vida en ello. Creo que lo mejor que se puede decir de un telonero con un estilo radicalmente opuesto al del grupo principal es que enganchan, meten caña y se llevan una merecida ovación.

Toca el turno de los protagonistas de la noche. Un concierto de Anathema es algo más que un simple bolo, es una sensación, un sentimiento, un sonido que te envuelve en todos sus temas, que te eriza la piel y te sobrecoge todo el cuerpo; es una interacción total con la música, con cada mínimo ápice de genialidad en cada tema interpretado. Así se puede resumir la sensación desde la primera nota de The Lost Song part 1 que abre también su último trabajo, con los hermanos Cavanagh al frente y la sensacional voz melodiosa de Lee Douglas acompañando; aquí al inicio se nota el acople del sonido, apreciándose sobre todo en el micro de Vincent que está bastante más bajo que el de la cantante. Pero lo sorprendente es que para la siguiente The Lost Song part 2 esos problemas quedan solucionados y el equilibrio vocal hace que el tema roce la perfección. Cabe destacar que uno de los mayores problemas a los que se enfrenta la banda en vivo es el hecho de que sus grabaciones en estudio son casi perfectas, y al trasladarlas al directo es harto difícil poder plasmar lo que transmiten las mismas; eso pasa con la joya que iniciaba su anterior trabajo, que no es otra que Untouchable part 1, que desde los primeros acordes de guitarra te hacen sentir un cosquilleo emocional. Pero sin ser mala ni mucho menos, pierde mucho con respecto a la versión original y la guitarra de Daniel Cavanagh suena demasiado metálica en comparación; aun así, el momento del in crescendo final es sublime para unir como no puede ser de otra forma a Untouchable part 2,que sí suena perfecta destacando el “duelo” vocal Vincent-Lee, simplemente sobrecogedor. Es el propio Vincent quien bromea en castellano con un “Hola, qué pasó, qué pasó” y dice no saber ni entender más en castellano. Acometen Thin Air y de nuevo ese sonido demasiado metálico (y en ocasiones por encima de los demás músicos) de la guitarra evita que sea perfecta, pues el resto de instrumentos suenan excelentes en un tema tan atmosférico como este.

Pasamos a un momento agradable y divertido, cuando Vincent dice reconocer a gente del pasado concierto en la Joy, dando paso a un animado Daniel comentando que lo más importante es la audiencia y, tirando de perogrullada nos explica que sin ella no habría discos ni directos; así llegamos a una de las joyas del nuevo trabajo, la preciosa Ariel que sin duda la bordan sobre todo y de nuevo en la parte correspondiente a Lee Douglas. Cabe destacar el papel que ha ido ganando la sensacional vocalista en los últimos trabajos, siendo ya en el anterior un claro referente para en este conseguir una participación principal en la casi totalidad de los temas. En The Lost Song part 3 aprecias que lo que suena alto son los instrumentos tocados por Daniel, pues primero cuando interpreta la parte del teclado y luego de nuevo con las seis cuerdas el sonido se dispara en demasía. Toca dedicar el siguiente tema al “road crew”, siendo el elegido Anathema para cerrar el trío de canciones seguidas del nuevo álbum. Tras presentar en la batería a John Douglas como uno de los mejores letristas del mundo nos dan una deliciosa pausa en The Beginning and the End y Universal; es complicado poder describir el feeling que hay en el ambiente, con el grupo envuelto en una casi oscuridad simplemente rota por la luz de la pantalla del fondo del escenario. Una más, dicen, que no es otra que la brutal Closer iniciada con ese inquietante sonido de voz distorsionado de Vincent para ir creciendo en intensidad hasta la explosión final. Inmejorable para retirarse antes de los ansiados bises.

Mientras la banda no está no dejan de sonar los teclados de la instrumental Firelight y no hay que esperar mucho para que salgan a interpretar Distant Satellites, con ese pegadizo ritmillo de fondo casi de DJ discotequero y donde el lucimiento de Douglas a la batería queda patente (está protegida por paneles, lo que le hace adquirir un sonido más envolvente). En opinión personal y sin desmerecer al resto, creo que es el tema que mejor les queda de la noche. Tras esto nos piden que encendamos los teléfonos, se hace “un poco” la luz y flotamos con la voz de Lee en A Natural Disaster, que es alargada en su final con ella y el piano, llevándose posiblemente el mayor aplauso de la jornada. Toca a retirada con Fragile Dreams de aquel genial Alternative 4 que marcó un antes y un después en el devenir de la banda y que es iniciado con los acordes del Shine on You, Crazy Diamond de unos tal Pink Floyd. Es terminar esta y saltar el Twist and Shout de los Beatles al grito de “Feliz cumpleaños, Lennon”. Se acabó lo que se daba. Se retiran ovacionados y hasta la próxima.

Llegados a este punto de nuevo la nota negativa para la organización, promotor, local o quien sea el responsable, pues la banda tenía previsto tocar Take Shelter pero por problemas de horarios no pudieron hacerlo (había una fiesta posterior en la sala). Es altamente indignante que la gente que religiosamente paga se quede sin poder disfrutar del concierto completo por algo ajena a ella y que, por desgracia no es ni la primera ni la última vez que va a ocurrir. Desde aquí hago un llamamiento a la seriedad y profesionalidad de los responsables que, a la hora de exigir el pago son los primeros, al igual que a la hora de desaparecer cuando surgen complicaciones. No cuesta tanto.

Texto: Luis de la Encina

Foto: Aitor Nova

Etiquetas: , , , , , ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

3 comentarios

  • Juandie dice:

    Muy buen concierto en la ARENA por parte de esta gran banda inglesa interpretando sus grandes temas más alguna que otra versión de PINK FLOYD,BEATLES,etc, donde dejarón un buen sabor de boca.Como siempre la peña rockera tiene que sufrir algún corte en dicho concierto porque los bakalas babosos tienen que entrar también a disfrutar de su mierda en todos los aspectos!!!

  • vedder dice:

    bueno concierto estuve ahí aprende juandiegos olivas jaaj en vez de poner a la gente a parir y copiar la crónica de los conciertos ves y así te enteras de que van las cosas ajaj

  • marina dice:

    Genial crònica y concierto (yo los vi en Barcelona). ¡¡¡Gracias!!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.