Madness Live!

Europe

Walk The Earth

Hell& Back / SilverLiningMusic (2017)

Por: Andrés Brotons

10.0

Hablar de un disco de Europe en estos tiempos, sigue siendo siempre un tema controvertido. Por una parte, están los “haters” que siguen asociándolos a sus discos más exitosos de los 80, especialmente al recientemente rememorado “Final Countdown” y cometerán el gran error de no acercarse nunca a sus nuevas obras, a pesar de que les sorprenderían sin duda alguna. Por otra, están los “haters-fans” que no aceptan esta nueva etapa de la banda, y preferirían verlos haciendo álbumes con el mismo patrón y sonido que los LPs que les encumbraron a lo más alto en esa ya lejana y fructífera década. Y finalmente, estamos, creo que la gran mayoría, los que hemos evolucionado con el grupo, aceptando que su sonido ha mejorado y transmutado en lo que siempre fueron: una grandísima banda de rock. Algo que la implacable industria discográfica de lustros atrás se encargó en parte de lastrar, convirtiéndolos en un fenómeno pop de masas, apto para todos los públicos (no en vano, estuvieron en el mismo sello de artistas históricos de la música popular como los desaparecidos Michael Jackson o George Michael).

Por tanto, esta nueva placa sigue la línea continuista de las anteriores, es decir, Europe sigue apostando por el hard rock más puro y de raíces setenteras que comenzaron a explorar en su octavo y meritorio disco ‘Last Look At Eden’, que continuaron en el más bluesero ‘Bag Of Bones’, y sobre todo, en el épico ‘War Of Kings’, su penúltima obra que les devolvió bastante notoriedad en el ambiente rockero. Aunque no hay que olvidar que en su dilatada y antigua discografía ya tenían unos cuantos temas de ese estilo (léase “Yesterday’s News”, “Dance TheNightAway” o “Memories”).

‘WalkTheEarth’, es nuevamente, un álbum puramente energético, con temas que enganchan tras pocas escuchas, otros más complejos, pero sobre todo, en los que se nota que hay muchísima calidad y horas de trabajo detrás del mismo. El productor Dave Cobb repite en la obra, grabada por primera vez en los legendarios estudios Abbey Road (donde Europe ya grabó un olvidado y limitado Ep en vivo en 2007) y consiguiendo un sonido mucho más puro y limpio que en el anterior. Buena parte de esto lo tiene recurrir a resonancias añejas sabiamente recuperadas como el añorado mellotrón, que encumbra definitivamente a Mic Michaeli como el nuevo Jon Lord.

De primeras, empezamos caminando con el primer single que da título al disco, “WalkTheEarth”, y que cuenta con un bonito video en blanco y negro dirigido por el ya habitual Patrick Ullaeus. Sorprende por su intro de teclado y un sonido a medio camino entre los Deep Purple más ochenteros (el puente es “Perfect Strangers” total) y los Rainbow, y un estribillo precioso marca de la casa “europea”, con una cadencia sin percusión en su primera parte, y con contundente batería en la segunda. Los coros vuelven a ser casi tan épicos como en su ciclo ochentero, algo que se echaba de menos desde hace unos cuantos discos. El solo de Norum es de los más inspirados de toda su historia, digno del mejor Brian May.

Un riff contundente nos asedia ahora, marcado por unos teclados casi zeppelianos y arábigos que introducen otro de los mejores temas, “TheSiege”, con otro estribillo absolutamente espectacular, muy melódico y ahora sí, completamente digno sucesor de la reformada banda de Ritchie Blackmore (los ecos a “Stargazer” también se dejan entrever).

Menos comercial y más súbita resulta la corta, y no obstante progresiva, “KingdomUnited”, que no llega a los tres minutos. En la misma tenemos a un Joey Tempest casi más narrando que cantando, con una ausencia de cantilena convencional, pues esa parte es puramente instrumental donde unos atmosféricos coros se encargan de ensamblar tan peculiar pieza que no te dejará indiferente. Es de las que necesita más de una escucha para pillarle el punto.

La balada del álbum es muy pareja de las que se incluyeron en sus últimos lanzamientos (no te esperes otro “Carrie” u “Open YourHeart”) y sólo un nombre y tema te vendrá a la memoria cuando la escuches, el del añorado David Bowie y su hímnico “Space Oddity” (que dicho sea de paso, sus líricas también inspiraron al trilladísimo “Final Countdown” de los suecos). La parte instrumental, con ese piano de Michaeli, recuerda muchísimo a la épica banda de Roger Waters y David Gilmour; preciosos esos guiños al fluido rosa, con una ornamentada parte final brillantemente hermosa.

Regresan las reminiscencias al rock psicodélico setentero con “Election Day”, que sin embargo vuelve a contar con uno de los estribillos más contagiosos de todo el trabajo; podría ser otro posible single. Como “lobos viejos” del negocio que son, el medio tiempo “Wolves” vuelve a auparlos en los sonidos más oscuros de su penúltima “Guerra de reyes”, nuevamente contrastado con las melodías sabiamente comandadas por la sugerente y única voz de Joey Tempest, y un nuevo solo inspiradísimo de mr. Norum (Gary Moore también puede descansar tranquilo habiendo dejado la impronta en su aventajado discípulo nórdico).

“GTO” es el nuevo tema rápido que me imagino a la perfección para abrir los conciertos, ciertamente tan heavy como su rememorado “Scream Of Anger”; otro temazo heavy que callará las bocas a aquellos que en años remotos se burlaban de la falta de dureza de la banda. Bestial la parte de Joey Tempest, que canta casi gritando, y alargando las largas notas de la directa canción con gran maestría.

Espectacular también la psicodelia de “Haze”, otra rola espectacular, crudísima, con un riff muy marcado, y unas baterías de Ian Haugland que directamente se salen, con incluso un solo central rimbombante a lo “Whole Lotta Love”; muchos ya lo señalan como uno de los mejores cortes que ha compuesto la banda en su historia. No es para menos, si lo escucha Ozzy Osbourne se los lleva directamente a una nueva edición de su OzzFest, pues puede recordarte tanto a Black Sabbath como al guitarra más icónico del Ozzman, su rescatado Zack Wylde.

“Whenever You’re Ready” es otro corte espídico que te dejará sin aliento, mientras que la final “Turn To Dust”, a pesar de bajar las revoluciones, se convertirá en otra de las favoritas de la fanaticada europea. Es otro medio tiempo, casi baladístico, que sin embargo guarda muchísima conexión con su etapa más ochentera, y el que quizás más puede gustar a los seguidores de aquellos años, a pesar de su abrupto corte final sin “fade off”.

El álbum se cierra con una pequeña y corta outro oculta jazzística que te descoloca, casi apocalíptica. Sin embargo, tan extraño final sólo te hace volver a dar una y otra vez al botón para escuchar de nuevo unos cuarenta y un minutos de disco, corto como los álbumes en los que se inspiran, pero absolutamente embaucadores. Y es que, como dicen en el estribillo del tema homónimo del álbum, los Europe, ahí siguen caminando paso a paso, como auténticos campeones.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: ,

Categorizado en: ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

  • Juan Toledo Díaz

    Me gustó mucho la crítica del nuevo disco… concuerdo totalmente… lo único en contra es que siento que hay que escucharlo varias veces para poder “digerir” las canciones… en cada uno de los discos de Europe siempre hay una canción que me vuela la cabeza y me toca el alma en el primer contacto con el álbum, pero en este disco me faltó eso… pudo haber sido Wolves, pero algo le faltó… algo subjetivo… de todos modos es un gran trabajo, admirable de mi banda favorita…

  • michel rodriguez

    Totalmente de acuerdo espectacular el disco de europe muy buena critica.

  • Pablo M

    Hola yo me considero del grupo hater-fan que comentas. Ya que sí: todo muy elaborado, muy trabajado, bla, bla, bla…. Pero esto ya no es Europe, es otra banda, para otro público. A los que les gustaban los Europe 80s 90s se van a aburrir como ostras con este disco, en mi humilde opinión. A los que busquen otro rollo rockero igual les sorprende. A mi desde luego no.

  • carlos

    muy buena critica correcta en todo, yo no cambiaría ninguna palabra, son unos musicazos con mayúsculas tristemente infravalorados, he sido, soy y sere un fanatico de ellos