Madness 2
gusylosimpostores
Ars Amandi

‘US+Them’ de Roger Waters: Las contradicciones de un genio

7 octubre, 2019 12:48 pm Publicado por  15 Comentarios

He aquí las impresiones de Yorgos Goumas después del visionado de la película ‘US + Them’ en una proyección especial en unos cines céntricos de la capital. Una película que recoge imágenes de los tres conciertos que Roger Waters y su banda dieron en Ámsterdam en junio de 2018, dentro del marco de la gira del mismo nombre, “Us + Them”.

Un servidor tuvo el privilegio de acudir el 24 de mayo de 2018 a una de las dos citas de Waters con el público de la capital, dónde tocó ante un total de casi 28.500 personas (la afluencia en toda la gira fue de más de dos millones de personas). Dado que la película sigue casi exactamente el mismo setlist que el de aquella velada, sería recomendable volver a leer aquella crónica que escribí para acompañar este artículo.

Tal y como decía en aquella crónica, escrita en caliente y con los recuerdos aún vibrantes de la noche anterior, me resulta difícil hacer una crónica o reseña fría y distante sobre un artista que ha marcado mi vida. Sin embargo, con el paso del tiempo y con los recuerdos ya más enfriados, y después de haber revivido aquella velada gracias a la proyección a la que asistí, me han surgido nuevas reflexiones acerca de un artista lleno de contradicciones y demonios interiores que, a sus 76 años, no ha conseguido vencer aún.

Roger Waters en su concierto de Madrid en 2018. Foto: Alfonso Dávila

Somos el resultado de nuestras experiencias, disposición genética y decisiones, pero también de nuestras contradicciones e, igual que cualquier gran artista, Waters tiene varias y muy marcadas. Por ejemplo, si el concepto de “The Wall” surgió del sentimiento de aislamiento del artista de su público debido a la distancia existente en los grandes recintos y el consiguiente rechazo de la masificación de los conciertos, resulta casi irónico que le recordemos tanto a él como a Pink Floyd por sus bolos espectaculares en grandes espacios; él mismo ha dicho que no se imagina tocando en locales pequeños, y la verdad es que nosotros ya tampoco. También resulta curiosa la inclusión de una escena en cámara lenta en la que Waters escupe cual aspersor el champán que él y sus compañeros beben con máscaras de cerdos y perros durante la ejecución del tema “Dogs”. ¿Es una referencia al infame incidente en Montreal en 1977 en el que Waters escupió a un fan y que supuestamente fue la semilla de la concepción de “The Wall” o una muestra de ira teatral hacia los cerdos y perros que dominan nuestras vidas en forma de establishment?

Ser artista y no tener ego es algo inconcebible. El artista precisa tanto expresar su interior como saber que su aportación artística ha alcanzado a la gente y que su persona es famosa. El título del tema que dio su nombre a la gira y el documental están creados desde la división “nosotros contra ellos”, es decir, es un tema contra la guerra, básicamente. Sin embargo, al final del documental Waters rompe su silencio y, dirigiéndose al público, dice que en realidad no existe tal división y que todos somos “nosotros (us)”, todos somos uno.

Pues bien, el documental está plagado de primeros planos de Waters, en los que vemos, con todo lujo de detalles, toda su gama de expresiones faciales y gestos desafiantes. Que no quepa ninguna duda, se trata de su yo enfrentándose a todos los demás (them). Dicho sea de paso, la idea de captar las reacciones de los fans en las primeras filas está bien a la hora de transmitir una imagen más completa del ambiente imperante en un concierto (emociona ver a una chica joven con una lágrima surcando su mejilla). No obstante, a mi modo de ver, los directores han incluido demasiadas imágenes así, en detrimento de las de los impresionantes visuales empleados en el show. En el siguiente vídeo recogimos algunos de los mejores momentos de su concierto en Madrid:

Otro de los mensajes que Waters quiso transmitir a lo largo de esta gira es el deseo de ver cómo se derrumban los muros que separan a los pueblos, así que a lo largo del metraje hay muchas imágenes de los muros de Cisjordania y de la frontera entre México y EE.UU, dando así al concepto de “el muro” del homónimo disco una dimensión más en las ya existentes (en la Guerra Fría fue una metáfora también sobre el Muro de Berlín, por ejemplo). Curiosamente, hay una escena en el pequeño documental ‘A Fleeting Glimpse’ (nombre recogido de una de las frases de “Comfortably Numb”), una especie de “cómo-se-hizo” que se proyecta al final de la película, que es muy reveladora acerca del carácter contradictorio de Waters: un fan joven se le acerca en el coche que le lleva del recinto al hotel para felicitarle y le da la mano, pero Waters se niega a tocarle alegando que es “por una razón de gérmenes”. Quiero decir, por una parte aboga por la eliminación de cualquier tipo de barreras entre las personas, pero por otra él mismo sigue manteniendo su propio muro entre el mundo exterior y él.

La única gran pega que encuentro en el metraje, aparte del mencionado abuso de primeros planos tanto de Waters (por lo menos podría salir afeitado y acicalado) y de los seguidores, es la ausencia de uno de los himnos absolutos del rock, el “Comfortably Numb”, aunque por otro lado entiendo que formaba parte de los bises en aquella gira y que esos no han sido incluidos.

Roger Waters en su concierto de Madrid en 2018. Foto: Alfonso Dávila

A nivel de cinematografía obviamente todo es irreprochable, desde el uso del movimiento lento de las cámaras y el montaje pausado en acorde con el feeling de los temas hasta el sonido Dolby Atmos que hace que la sala retumbe. El documental consiguió que un servidor reviviera aquellos instantes vividos en el otrora Palacio de los Deportes y, seguramente, permitirá a aquellos que no lo experimentaron en primera persona tener una muy buena idea de lo vivido por los asistentes, aunque no alcance las cuotas épicas del ‘Roger Waters: The Wall’ (2014), codirigido igual que este por Waters y Sean Evans, con una producción escénica inigualable de todos modos.

Al igual que decía en mi crónica, uno puede estar más o menos de acuerdo con los puntos de vista de Waters, quien a veces me resulta cargante (el bombardeo de mensajes es incesante a lo largo del metraje) y santurrón (las imágenes de la vida de unos refugiados son demasiado estilizadas y parecen haber sido ideadas por unos acomodados ojos occidentales como si fueran para un anuncio de perfume), pero por otra parte uno se alegra de ver cómo su música sigue llegando al corazón de las nuevas generaciones, algo que se puede deducir por la edad de los fans retratados en la película y por las reacciones de los niños que participan en el show ataviados cual presos en Guantánamo (curiosamente su uniforme naranja contiene la frase “Maggie’s Farm”, un guiño a Bob Dylan y a su homónimo tema en contra de la explotación del hombre por otro hombre) mientras suena “Another Brick in the Wall (Part 2)”.

Se le puede acusar de ser contradictorio, egocéntrico y cargante, pero Waters no tiene que demostrar nada a nadie y no tiene miedo a la hora de expresarse, algo propio por otra parte de alguien que se encuentra en el otoño de su vida. Además ¿quién no podría compartir la mayoría de sus mensajes y su discurso acerca de la unión y del amor en tiempos revueltos? Y si además el envoltorio viene en forma de temas imperecederos y de una elaboración visual única y espectacular, ¿qué más se puede pedir?

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , ,

Categorizado en: , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

15 comentarios

  • Juandie says:

    Tanto con temas propios como de su banda PINK FLOYD en directo sigue siendo Roger Waters uno de los más grandes como he podido ver en este video del año pasado en la capital.

  • Marga says:

    Uno de los mejores conciertos a los que he ido

  • Anónimo says:

    Un genio loco y brillante

  • The oyster stateless says:

    ” por lo menos podría salir afeitado y acicalado” … Me temo que lo dices en serio!!! Anda ya!

    Ni en el otoño ni en la primavera Roger ha tenido miedo de expresarse

  • … y el nivel \”bestial \” de la banda y cantantes ????? Que me dices ??? Desde joven pink floid ha sido mi grupo favorito, pero , roger nunca me cayó muy bien , sobre todo desde la separación del grupo , pero , con esta pelicula he flipado en colores, y por unas horas he vuelto a mi juventud , gracias Roger.

  • Cacho says:

    \”Afeitado y acicalado \”???????
    no entendiste nada…..

  • Rogelio Aguas says:

    no está comfortably numb en la película? QUE????

  • Freddy says:

    Los humanos todos, somos contradictorios. No darle la mano a aquel joven es una muestra de ello. Esa unión que quiere Waters y que yo también quiero llegará pero por muy poco tiempo, porque siempre, no importa cuánto, ni cómo, pero siempre seremos contradictorios.

  • Anónimo says:

    Es Roger Water, gracias por estar vivo, evidentemente el tipo que escribió esto jamás en su vida brilló en tus canciones. Larga vida a Roger!!

  • Ester says:

    Yo estuve en el concierto ded Madrid, y ta lo he dicho anteriormente, sus ideas y sus catequesis por favor, en otro entorno. Yo fui a escuchar y sentir al pedazo de genio q es, no a recibir adoctrinamiento
    . Aún estando de acuerdo con el en muchas cosas, veo innecesario el exceso de información durante el concierto. Si quiere hacer eso, genial, pero q lo haga saber ya q no a todos nos gusta pagar por una cosa y q te vendan otra q nada tiene q ver con tus deseos e ilusión. Y si, como dicen dese redacción, no ha podido supererar sus demonios internos. Quizá por eso sea un genio.

    • Jesús says:

      Muy bien tu comentario , no se puede decir con mayor educación , yo también creo que esas reivindicaciones las debe hacer fuera de lo que es el concierto , creo que los seguidores van a escuchar su música y sus canciones , lo demás sobra .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.