peter martinez
sons of exodus
jorge valverde
brote

Una fiesta, drogas y una redada: La noche por la que Mick Jagger y Keith Richards acabaron en prisión

12 febrero, 2020 6:12 pm Publicado por  2 Comentarios

Aunque ahora mismo, a sus 76 años, el guitarrista de The Rolling Stones, Keith Richards, ha decidido dejar de fumar y perder así el último de los malos vicios que le quedaban, hubo una época en la que mantenerse sano no era una de sus prioridades, así como tampoco lo era para el cantante Mick Jagger quedarse en su casa tranquilo. Ambos músicos eran dados a organizar grandes fiestas que se acababan convirtiendo en una verdadera locura.

Como mayor ejemplo tenemos que remontarnos al 12 de febrero de 1967, día en el que Richards organizó una fiesta en su casa de campo de Redlands, en el condado de Sussex. Lo que parecía una velada entre colegas terminó siendo un infierno. Entre los invitados se encontraban Mick Jagger, Marianne Faithfull, George Harrison y su mujer Pattie Boyd, el galerista de arte Robert Fraser o David Schneiderman, entre otros.

Todos estaban a su bola cuando de repente una marabunta de policías entró en la casa de Richards con una orden de registro antidroga. Durante dos horas se dedicaron a inspeccionar el lugar y finalmente confiscarían anfetaminas, pastillas de heroína, una caja de hachís, hierba…

El 10 de mayo, Mick, Keith y Robert Fraser fueron acusados por posesión de drogas. Jagger por las anfetaminas, Fraser por la heroína y Richards por permitir el consumo de marihuana en su casa. Los tres volverían a sentarse en el banquillo en junio, cuando el juez les declaró culpables y mandó a la cárcel a Mick y Keith. El primero fue condenado a tres meses de prisión y 100 libras de multa y Richards a un año y una multa de 100 libras también. Sin embargo, más tarde, un editorial del periódico ‘The London Times’ logró cambiar la opinión pública y que los dos integrantes de The Rolling Stones fueran puestos en libertad, después de haber pasado casi un mes entre rejas.

De acuerdo con la versión del grupo, la redada fue en realidad un trampa orquestada por el periódico británico ‘The News Of The World’, que ya había publicado historias sobre un supuesto consumo de LSD por parte de Jagger, quien demandaría al medio por calumnias. De aquella noche han ido pululando decenas de leyendas urbanas, como la que cuenta que cuando los policías hicieron acto de presencia, la cabeza de Jagger se encontraba entre las piernas de Marianne Faithfull mientras el cantante comía una barrita de  chocolate Mars que ella albergaba en su vagina. Por supuesto, este hecho sería negado por los protagonistas del suceso en repetidas ocasiones e incluso la propia Marianne lo comentó en su biografía ‘Faithfull: Una autobiografía’: “Esa historia sigue sin gustarme, nunca me pareció graciosa y me volví loca tratando de averiguar quién había empezado el rumor”.

Redacción
Etiquetas: , , ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

2 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.