Madness Live!

Entrevistas |Mike Kroeger (Nickelback)

«A veces los haters pueden llegar a ser divertidísimos»

Por: Jason Cenador

Foto: Richard Beland

 

Más de dos décadas han tenido que transcurrir hasta que, por fin, la banda canadiense visite España para descargar sus clásicos mundialmente conocidos y, de paso, presentar su aplaudida última obra, ‘Feed the Machine’. Nickelback está a punto de aterrizar en Madrid, donde actuará en el Palacio de Vistalegre el próximo 15 de junio, y por eso Jason Cenador entrevista a un encantador Mike Kroeger. De principio a fin, resulta apasionante la conversación con el bajista de una de las bandas de rock más aclamadas – y a la vez odiadas – del mundo.

Dado que vais a llevar a cabo el primer show de vuestra carrera en España, ¿habéis pensado hacer algo especial?

“Me parece increíble que nunca antes hayamos estado en España y la verdad es que me da algo de vergüenza, pero bueno, no se puede cambiar el pasado; sólo se puede cambiar el futuro, y por eso vamos a llevar nuestro show con la producción escénica más grande que jamás hayamos hecho. Como ya he visto vídeos de actuaciones de otras bandas amigas en España, sé que el publico allí es fantástico, así que seguramente lo vamos a pasar muy bien. Seguro que los españoles nos dan un show ellos mismos también a nosotros (risas)”.

“Me da algo de vergüenza que nunca antes hayamos estado en España”

Os encontráis defendiendo en vivo vuestro último disco, ‘Feed the Machine’, que además es uno de los mejores de vuestra trayectoria. ¿Vais a tocar muchos de él o perseguiréis un equilibrio entre temas del presente y del pasado?

“Creo que vamos a tocar dos o tres temas del ‘Feed the Machine’. Teniendo en cuenta que tenemos nueve discos en total, creo que es necesario incluir temas de toda nuestra discografía, porque cada fan tiene sus gustos personales y habrá que satisfacer la mayoría de ellos dentro de lo posible”.

¿Qué expectativas tenéis de este show y del país en general, aparte de lo que habéis podido averiguar en los vídeos que me decías?

“Nunca he estado en tu país, así que mi conocimiento se limita a historias y testimonios de otras personas. Lo que sí te puedo decir es que muchos de ellos cuando vuelven a casa dicen que preferirían recoger sus cosas y mudarse a España, así que mal no puede estar (risas)”.

Lleváis en activo desde 1995. ¿Cómo contempláis los temas más contemporáneos en comparación con los de vuestros inicios?
“Cada disco es un reflejo del estado en el que se encontraba la banda en un momento dado, así que no podría compararlos, porque simplemente son diferentes reflejos de nosotros mismos. Cada álbum es una instantánea de nosotros a medida que pasan los años y, aunque hay bandas que lo pueden hacer y lo hacen, nosotros no creemos que sea justo comparar el presente con el pasado. No creo que haya que sentir vergüenza por el pasado, todos hemos tenido que seguir un camino”.

Desde luego, una constante en vuestra carrera ha sido la habilidad para facturar grandes himnos…
“Creo que mi hermano se ha ido convirtiendo en mejor compositor con el paso del tiempo, pero repito que no nos avergüenza nada de lo que grabamos en nuestros inicios. A menos que hayas hecho algo malo, no creo que nadie deba estar avergonzado de su pasado”.

“A menos que hayas hecho algo malo, no creo que nadie deba estar avergonzado de su pasado”

Por cierto, tu hermano se ha recuperado por completo de sus problemas de salud, ¿verdad?
“Sí, se ha recuperado a 100% y de hecho canta más alto que nunca”

¿También habéis solucionado todos los problemas legales acaecidos a causa de la cancelación de vuestra gira europea anterior?

“Sí, ya no tenemos que lidiar con esas aseguradoras rastreras, así que ahora nos podemos enfocar en la música sin distracciones molestas como esa (risa)”.

¿Cuál crees que es la clave de vuestro éxito, por encima incluso de otras bandas por el estilo?

“Esta es una pregunta única, singular y especial, porque me permite llegar a ser un gilipollas absoluto y hablar sobre lo maravillosos que somos (risas). Los canadienses no solemos hacer esto porque somos muy humildes; da igual si uno es el mejor jugador de hockey o el mejor político: uno siempre tiene que restar importancia a sus logros. Y yo soy así también. El significado de la palabra éxito depende de la percepción de cada uno, así que somos exitosos en el sentido que seguimos en la brecha. Repito que cada uno tiene un concepto diferente del éxito y cada uno debería luchar para alcanzar el éxito según su propia interpretación del término”.

Aún siendo un personaje humilde, tiene que ser alucinante para ti el hecho de poder tocar ante multitudes alrededor de todo el mundo.

“Efectivamente, es una locura. Si uno se para a pensar un momento, se da cuenta de varias cosas: en primer lugar, hay quien toma una decisión económica y compra una entrada para venir a vernos; en segundo lugar, toma una decisión social y decide dedicar parte de su tiempo libre para venir a vernos o decide pedir el día libre en el trabajo o buscarse una niñera para poder así venir con su pareja a vernos. Esas cosas son las que me hacen sentir más humilde aún”.

Ha llegado el momento de irnos al lado oscuro y abordar la pregunta del millón de dólares: ¿Qué que hace de Nickelback una de las bandas más odiadas del planeta?

“(Se parte de risa) No lo sé, mucha gente lo dice, pero digamos que hay más asientos en el autobús de la banda más odiada de la historia. Sinceramente, no sé si deberíamos reservar este ‘honor’ sólo para nosotros (más risas). Lo de este odio es todo un fenómeno incomprensible para mí, pero es un asunto que encuentro, en su mayor parte, muy gracioso. A veces la gente puede llegar a ser muy graciosa, y seguimos manteniendo a nuestro sentido de humor incluso si el humor se vuelve contra nosotros. Si es un chiste inteligente, nosotros nos reímos también, pero si es malintencionado o sin gracia, entonces no prestamos atención. Ahora, eso sí, a veces los haters pueden llegar a ser divertidísimos”.


“Sin todos esos haters, probablemente no habríamos llegado a este nivel de popularidad”


Conozco a algunos de ellos que ni siquiera os han escuchado en su vida. ¿Habéis conseguido sacar partido de este fenómeno de alguna manera? Se dice que la publicidad es buena incluso si hablan mal de ti.

“Estoy totalmente de acuerdo. Frank Sinatra dijo una vez: “No te preocupes por lo que dicen acerca de ti en la prensa… siempre y cuando deletrean tu nombre correctamente”. Siempre que la gente habla de ti, eso está bien, y sinceramente, creo que sin todos esos haters, probablemente no habríamos llegado a este nivel de popularidad o, incluso, habríamos desaparecido.  Gracias a esta gente, nuestro nombre se ha mantenido en primer plano. Es como si pulieran nuestro perfil por nosotros, por muy ridículo que suene. Nos mantienen en el centro de la atención del público aunque hablen mal de nosotros. Los numero hablan por sí solos: hemos vendido unas 50 millones de copias, así que no creo que seamos odiados por todos”.

¿Os imagináis alguna vez cómo sería vuestra dinámica si fueseis una banda de menor envergadura y repercusión?

“Supongo que es fácil imaginar una realidad alternativa, y en este caso, es algo que podría haber ocurrido perfectamente, pero afortunadamente las cosas salieron bien. Seguimos a pie de cañón y nos lo estamos pasando muy bien”

¿Habéis vivido episodios en los que os hubiera gustado no ser tan famosos? 

“La verdad es que la fama me la trae un poco floja. De hecho, sobre el escenario suelo llevar un sombrero para que proteja mis ojos de los focos y así consigo que poca gente me reconozca en la calle. Todos reconocen a Chad (Kroeger, vocalista) y muchos a Danny (Adair, batería) por sus tatuajes, mientras que a mí a veces me han confundido con el chico de la seguridad (risas). Pero es mejor así, porque puedo andar por la calle tranquilo”.

Foto: Richard Beland

¿Cómo lleva Chad lo de la fama?

“Igual que mucha gente famosa: hay veces que desearía no ser famoso y poder pulsar un botón para parar todo esto, pero la realidad es que no puedes simplemente pulsar un botón y pararlo. Si eres famoso, es lo que tiene, y si quieres salir a cenar con tu mujer… pues pregúntale a George Clooney sobre. Tengo muchos amigos que son músicos o actores famosos, y sé que ellos no pueden salir a hacer cosas simples como el resto de nosotros, y eso es precisamente lo que no quiero yo en mi vida. No me imagino no poder salir de mi casa libremente”.

Habéis hecho giras mundiales a lo largo de dos décadas. ¿Cómo percibís los cambios sociopolíticos alrededor del mundo?

“Cuando estamos de gira, procuro estar al tanto de las noticias, sobre todo, las de cariz político, porque me interesan muchísimo. Soy consciente de que el nivel de manipulación de las noticias es elevado por parte de los medios de comunicación. No sé si estás familiarizado con la teoría de la ventana de Overton, pero es una teoría que describe lo que está socialmente aceptado y permitido a la hora de hablar, cual es el relato general permitido y cuáles son las opiniones y conclusiones aceptadas acerca de ciertos temas de interés general. Cuando estamos de gira por Occidente, nos damos cuenta de la manera particular en que los medios presentan ciertos temas. Pero también tenemos el privilegio de poder viajar por países como Rusia y claro, allí las cosas se presentan de una forma totalmente diferente. Los que son guerreros de la libertad para los occidentales son unos terroristas para Oriente, y viceversa”.

¿Cómo os ha influenciado todo esto a la hora de escribir vuestras letras?

“Hemos escrito tantos temas sobre fiestas y chicas que a estas alturas no creo que pudiéramos llegar a ser una banda con un tinte político, aunque conozco a varios políticos a quienes les gusta ir de fiesta con chicas (risas). Pero bueno, no creo que pudiéramos ser aceptados como una banda con una voz política. Tampoco creo que a nuestros fans les interesen estos temas ni que el propio establishment nos tomara en serio. Nuestros fans seguramente estarán hartos del politiqueo en la vida real y lo que querrán es algo que les ayude escapar de esta realidad. No acuden a nuestros conciertos para tratar de política, sino para pasárselo bien, y nosotros les damos fiesta. Nickelback y política son dos cosas que no pegan”.

Si tuvieras que elegir entre el pop hedonista y el metal más contundente, ¿por cuál te decantarías?
“Personalmente, elegiría el metal contundente; es la música que me hace seguir adelante, la que me hace sentir cosas. Aunque con la banda llegamos a abarcar una especie de pop contemporáneo o soft rock, no es uno de mis géneros favoritos a nivel personal”.

Supongo que esto servirá como respuesta a los que os acusan de ser demasiado comerciales…

“Los haters no entienden que la gente tiene varias dimensiones; que uno puede ser más que una cosa a la vez”.

¿Cómo creéis que va a evolucionar vuestro sonido en el futuro?

“Aún no hemos entrado en un nuevo proceso creativo, porque quedan muchas fechas por delante por todo el mundo, así que estoy tan desprevenido hacia lo que está por venir como tú. Creo que esta situación va a continuar hasta mediados del próximo año; hasta entonces puede que no entremos en el estudio, aunque por otra parte, tampoco necesitamos mucho tiempo para grabar. No sería descabellado decir que durante un descanso de la gira, unas tres o cuatro semanas, pudiéramos grabar un disco entero”.

Entonces, sois capaces de concentraros en la composición de temas nuevos durante una gira.

“Hemos compuesto y grabado durante las giras y también hemos pasado tiempo concentrándonos exclusivamente en el proceso creativo. Ambos casos fueron exitosos”.


“Somos los únicos responsables de si la cosa funciona o no, los únicos a la hora de perder y los únicos a la hora de ganar”


Tradicionalmente, habéis sido vosotros los productores de vuestros propios discos. ¿Cómo conseguís sacar este sonido tan consistente y envolvente?

“Creo que tiene que ver con la manera con la que grabamos los discos. Hace años nos dimos cuenta que los únicos que tenemos todo que perder somos nosotros. No queríamos dejar nuestras canciones en manos de alguien ajeno a la banda, a sus caprichos o a su humor dependiendo del día que tenga. Si pasaba por una mala racha o no mostraba el suficiente interés, bueno, él seguiría adelante con la siguiente banda, pero nosotros nos quedaríamos con el marrón, y la música es nuestra vida. No podíamos dejarla en manos de alguien fuera de la banda. Somos los únicos responsables de si la cosa funciona o no, los únicos a la hora de perder y los únicos a la hora de ganar”.

No puedo terminar esta entrevista sin sonsacarte la promesa que después de este bolo no tendremos que esperar otros 23 años para que volváis a tocar aquí.

“(Muchas risas) Tienes mi palabra de honor que eso no volverá a ocurrir. Creo que este concierto va a salir tan bien que tendremos muchas ganas de volver en breve”.


Nickelback actuará por primera vez en nuestro país el 15 de junio en el Palacio Vistalegre de Madrid.

Nickelback dándolo todo en directo en Nottingham (18/05/2018) Foto: Hughes Vanhoucke

Jason Cenador
Algún día en

Jason Cenador

Periodista y redactor at Mariskalrock
Periodista musical por vocación y Licenciado en Periodismo. Apasionado del rock y el metal en toda su riqueza. Libertario convencido.
Jason Cenador
Algún día en
Etiquetas: ,

Categorizado en: , , ,

Esta entrada fue escrita por Jason Cenador