Madness Live!
demonik
elperrodelbar
70000tons
daeria
magodeoz
morlanriver
tarque
gritandoensilencio
ancestronautas
estereofitos
confessintheblues
eldromedariorobedvd
rosendo
dobleesfera
ironmaiden
obus

El lado oculto de Black Sabbath: 32 curiosidades paranoicas

13 febrero, 2017 8:25 pm Publicado por  Deja tus comentarios

portada-black-sabbath-psy

Hace unos días el mundo metalero respiró aliviado en el momento que Tony Iommi declaró que el concierto del pasado 4 de febrero en el Genting Arena de Birmingham podría no ser el último y que, además, tampoco descartaba un nuevo disco (sólo se iban a prescindir de las giras prolongadas). En la redacción teníamos pensado hacer un artículo acerca de las razones de por qué el mundo iba a ser un lugar peor sin Black Sabbath. A raíz de las últimas declaraciones de su líder de facto, Yorgos Goumas cambió el enfoque y hurgó en los archivos cibernéticos y las biografías tanto de Ozzy como de Iommi para rescatar hechos y anécdotas poco conocidas acerca de la legendaria banda. Esperemos que el otro artículo tarde mucho en hacerse.


1. Cuando Ian Anderson (Jethro Tull) robó a Iommi

earth-1968

Earth

Según Ozzy, la banda empezó a hacerse un nombre en el circuito de los locales y promotores. Una noche, cuando todavía se llamaban Earth, consiguieron convencer a los promotores de una sala que tocaran ellos en lugar de Jethro Tull. ¿El motivo? Estos últimos tuvieron un percance en la carretera y no llegaron a tiempo. Los promotores, para evitar la cancelación del evento y los respectivos disturbios, les dieron la oportunidad (Ozzy cuenta que tenían la costumbre de aparcar la furgoneta con todo el equipo fuera de los locales donde iban a actuar las grandes bandas que pasaban por Birmingham, esperando que ocurriera lo que pasó precisamente con Jethro Tull). Siempre según el vocalista, Ian Anderson llegó al local haciendo autostop para avisar de que no llegarían a tiempo para la actuación; así fue como el flautista, guitarrista y vocalista descubrió a la banda y, sobre todo, a Iommi. Quedó tan impresionado por su actuación que, poco después, le pidió que se uniera a Jethro Tull, ya que su guitarra había dejado la banda por diferencias musicales.

El paso de Iommi por la banda no duró mucho, ya que sintió que no había química y que, además, todo era demasiado frió: “Empezábamos a ensayar a las 9 de la mañana y a las 13 tomábamos el almuerzo. Ian se sentaba apartado del resto de la banda y eso me parecía algo raro”, cuenta Iommi. “Además, los managers me hacían sentir como un afortunado que había sido elegido para tocar con la banda, y no como alguien que había entrado por sus propios méritos” A los pocos días, Iommi decidió volver a Birmingham para dedicarse a Earth. Este breve periodo ha quedado patente en el show “Rock’n’Roll Circus”, programa que montaron los Rolling Stones para la televisión británica en el que participaron artistas de la talla de los Who, Eric Clapton y John Lennon, entre otros. Iommi toca en el tema “Song for Jeffrey”; además, según como ha comentado en más de una ocasión, dejó su impronta en el tema “Nothing Is Easy”, posteriormente grabado por Jethro Tull para el disco ‘Stand Up’ (1969) por el guitarrista Martin Barre.

2. El debut de Led Zeppelin motivó la revolución de Sabbath

Robert Plant, quien era de una ciudad cercana a Birmingham, era amigo de Black Sabbath. Cuando Led Zeppelin editó su debut homónimo en 1969, Ozzy se quedó alucinado: no podía parar de escucharlo. Una noche, volviendo de un concierto, Ozzy preguntó a Iommi si se había dabo cuenta de lo heavy que sonaban los Zeppelin. Iommi, quien conducía la furgoneta, sin rechistar y llegar a mirarle, le dijo: “Nosotros seremos más heavies”. Curiosamente, según Bill Ward, cuando Iommi compuso el tema “Paranoid” en apenas 20 minutos, ya que los ejecutivos le pidieron un tema más como relleno para el disco, Ozzy tenía reticencias porque le sonaba muy parecido al “Communication Breakdown” de los Zeppelin.

3. La primera paga de Ozzy

La primera vez que sonaron Black Sabbath en la radio (BBC 1) fue con el single “Evil Woman”… a las 6 de la madrugada. El primer adelanto por parte de su discográfica fue de 105 libras a cada uno. Ozzy afirmó que nunca antes había tenido una suma de dinero así entre manos.

4. Los satanistas contra Black Sabbath

iglesia-black-sabbath

Los crucifijos no son casualidad

Poco a poco, los ocultistas, satanistas y demás practicantes de las artes oscuras, empezaron a hacer acto de presencia en los conciertos de la banda, invitando a sus miembros a participar en sus rituales en cementerios. Sabbath, obviamente, no estaba por la labor (sólo Geezer Butler había leído libros acerca del tema en una pequeña fase de su adolescencia). En una ocasión, Ozzy respondió a una de esas invitaciones diciendo: “Mirad, amigos, los únicos espíritus malignos que me interesan son el whiskey, el vodka y la ginebra”. En otra ocasión, fueron invitados a tocar en Stonehenge, el famoso monumento con connotaciones druídicas/paganas y ellos se negaron. ¿El resultado? Los satanistas les echaron un conjuro a modo de venganza.

Como ya habían tenido alguna experiencia oscura con el paranormal (sesiones de ouija), les entró el miedo en el cuerpo y pidieron al padre del Ozzy que les confeccionara a ellos también unas cruces metálicas como la que había confeccionado para su hijo, para que se sintieran protegidos (los miembros de Black Sabbath crecieron en el seno de familias católicas). El acoso de los satanistas durante los inicios de la banda fue una constante y en un concierto en Memphis podría haber acabado en tragedia. Un fan alocado que llevaba una capa subió al escenario. Ozzy estaba acostumbrado a tener seguidores subiendo al escenario y como mucho, les hacía una llave en la cabeza en plan de cachondeo, les daba un par de golpes suaves y les soltaba. Sin embargo, dadas las pintas de este tipejo, Ozzy le empujo violentamente hacia Iommi. De repente, los pipas corrieron hacia él y le tumbaron en el suelo dándole un golpe con una barra de hierro: el voceras no llegó a ver que, debajo de su capa, el sujeto ocultaba una daga. Según Ozzy, el acoso no cesó, ya que el grupo de satanistas se había enterado en qué hotel se alojaba la banda en Memphis y, a su llegada, se encontraban esperándoles en el aparcamiento cantándoles una especie de cánticos. Exhaustos por toda la velada, los Sabbath les ignoraron y se retiraron a sus aposentos pero, en mitad de la noche, el grito de uno de sus roadies les hizo saltar de sus camas. Resulta que habían dibujado una cruz invertida con sangre en su puerta. Evidentemente, llamaron a la policía pero, siempre según Ozzy, a la policía le pareció todo esto más bien gracioso y el asunto no llegó a mayores. A la mañana siguiente, Ozzy salió de su habitación y otra vez se topó con el grupo de satanistas sentados en el pasillo en forma de circulo y con velas encendidas cantando cánticos. Harto de ellos, se acercó y sopló a las velas diciéndoles: “Feliz cumpleaños”

5. Los espadachines gays paranoicos de “War Pigs”

paranoid-black-sabbath-cover

Cuando los ejecutivos del sello Vertigo escucharon el tema “Paranoid”, decidieron que el título del disco debería recoger el icónico tema, en vez del inicialmente planeado “Paranoid”. ¿Los motivos? El tema era más apto para sonar en la radio y era más fácil de promocionarlo en las tiendas de discos. El problema era la portada, ya que mostraba a tres especies de guerreros medievales con espadas y armaduras que no reflejaban para nada al nuevo título; además, por supuesto, eran de color rosa como los cerdos del título anterior. Cuando Ozzy vio la portada, comentó que parecían espadachines gays y Bill Ward le dijo que no eran eso sino espadachines gays paranoicos. 

6. El pasajero cadáver junto a Ozzy Osbourne

Ozzy cuenta en su biografía que las primeras señales ominosas en la carrera de la banda hicieron acto de presencia en un vuelo hacia EE.UU. en 1974, cuando un hombre que estaba sentado al lado de Ozzy murió en mitad del vuelo: “Empecé a oír ruidos como si se estuviera ahogando y de repente estaba sentado al lado de un cadáver. No sabía qué diablos hacer, así que pulsé el botón para que viniera una azafata. “¿En qué le puedo ayudar, señor?”, me preguntó toda remilgada y formal. “Creo que este chico ha muerto”, le dije enseñando al pibe con el dedo. “¿Perdona?”, exclamó incrédula. “He dicho que ha estirado la pata”, le dije mientras sujetaba como un trapo su brazo derecho (…) La azafata apoyó al pasajero en la ventana sobre una almohada y le cubrió con una manta: “Por favor, no mencione nada al resto de pasajeros. No queremos que cunde el pánico”, me dijo la azafata. “Para compensarle por esta inconveniencia, le podemos reasignar en un asiento de clase primera”, comentó. “¿Qué diferencia hay entre clase primera y business?” le pregunté. “Champán”, me dijo. “Perfecto”.

7. Los Black Sabbath americanos

coven

Unos meses antes de la edición del debut de Black Sabbath se había editado ‘Witchcraft Destroys Minds & Reaps Souls’, el debut de una banda de Chicago llamada Coven (aquelarre). Su música era de corte psicodélico y la temática, de corte ocultista y satanista. Además uno de sus temas se llamaba “Black Sabbath” y el bajista se llamaba Oz Osbourne.

8. Rob Halford, sustituto de lujo

Cuando los Sabbath accedieron a telonear a Ozzy en los EE.UU. en su supuesta gira de despedida en 1992, “No More Tours”, Ronnie James Dio, recién incorporado a la banda por segunda vez, se negó en rotundo y les dejó tirados. Apresurados, los Sabbath pidieron a Rob Halford que les hiciera un apaño y claro, él encantado de la vida. Consecuentemente, durante dos noches los temas de Black Sabbath sonaron con la voz del Metal God. Pero no iba a ser la única vez que Rob les hiciera el favor, ya que en 2004, Ozzy sufrió una bronquitis durante la gira con Ozzfest mientras estaban en Nueva Jersey, así que volvieron a recurrir a los servicios del bueno de Rob. Los resultados se pueden encontrar en el vídeo.

9. Tom Hanks y Geezer Butler: BFF

Geezer Butler es un ávido fan del Aston Villa, el club de futbol oriundo de Birmingham, y, curiosamente, otro seguidor acérrimo del club es el famoso actor Tom Hanks, un hecho que les ha llevado a entablar una buena amistad.

10. El día que Tony Iommi compuso una canción para Eurovisión

Tony Iommi compuso la balada “Lonely Planet” con la que Armenia participó en 2013 en Eurovisión. Resulta que Iommi había financiado la reconstrucción de una escuela arrasada por el gran terremoto de 1988 y desde entonces gozaba de mucha popularidad allí. La balada fue interpretada por la banda Dorians y acabó en el puesto 18, un puesto más arriba que el Reino Unido.

¡Hay muchas más historias que no te puedes perder! Explora este artículo a través de sus diferentes páginas.

Redacción
¡Síguenos!

Redacción

El equipo de redactores de MariskalRock te trae toda la información del mundo del rock y del metal, en todas sus vertientes.
Redacción
¡Síguenos!
Etiquetas: , , , , , , ,

Categorizado en: , , , ,

Esta entrada fue escrita por Redacción

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.